TU CA­RA ME SUE­NA

El País - Retina - - Entorno - Vi­deo­vi­gi­lan­cia en Chi­na

la Po­li­cía tar­dó so­lo sie­te mi­nu­tos en lo­ca­li­zar­lo e in­ter­cep­tar­lo uti­li­zan­do un al­go­rit­mo de re­co­no­ci­mien­to fa­cial que lo bus­có em­plean­do la red de vi­deo­vi­gi­lan­cia.

In­clu­so pe­que­ños pues­tos ca­lle­je­ros ins­ta­lan sus cá­ma­ras col­ga­das de un ár­bol. “De­ci­di­mos ha­cer­lo tras des­cu­brir que al­guien nos ro­ba­ba a me­nu­do”, cuen­ta una fru­te­ra de Shang­hái ape­lli­da­da Han. Jun­to a su ma­ri­do, ca­da día mon­ta va­rias me­sas lle­nas de fru­ta en un pa­tio del dis­tri­to de Hong­kou. Es un es­pa­cio abier­to, de for­ma que re­sul­ta difícil con­tro­lar­lo. “Las cá­ma­ras nos ayu­da­ron a identificar a dos ti­pos que nos ro­ba­ban a me­nu­do. In­for­ma­mos a la Po­li­cía y, des­pués de ana­li­zar las imá­ge­nes, los arres­ta­ron en po­cas ho­ras”, cuen­ta con una son­ri­sa triun­fan­te. La pa­re­ja ha pe­ga­do en un muro las imá­ge­nes que ce­rra­ron el ca­so con el ob­je­ti­vo de ahu­yen­tar a otros ami­gos de lo ajeno.

Es­ta in­fra­es­truc­tu­ra pú­bli­co-pri­va­da es la

idó­nea pa­ra po­ner en mar­cha un sis­te­ma de se­gu­ri­dad na­cio­nal ba­sa­do en re­co­no­ci­mien­to fa­cial y de vehícu­los. De he­cho, en la ciu­dad de Chong­qing ya se ha pues­to en mar­cha un pro­yec­to, apo­da­do Ojos Avi­zo­res, que re­co­pi­la las gra­ba­cio­nes tan­to de cá­ma­ras pú­bli­cas co­mo de las que ins­ta­lan ciu­da­da­nos o ne­go­cios. “Es­tos sis­te­mas tie­nen una fia­bi­li­dad del 95 % y van a pro­pi­ciar una re­vo­lu­ción en la for­ma de tra­ba­jar de las fuer­zas de se­gu­ri­dad. Nos van a per­mi­tir aho­rrar re­cur­sos hu­ma­nos y, aun­que se da­rán ca­sos de fal­sos po­si­ti­vos, me­jo­ra­rán no­ta­ble­men­te la efi­cien­cia de nues­tras ope­ra­cio­nes”, afir­mó el di­rec­tor de tec­no­lo­gía de la po­li­cía de Shenz­hen, Li Qiang, du­ran­te el con­gre­so Hua­wei Con­nect ce­le­bra­do el pa­sa­do mes de sep­tiem­bre en Shang­hái.

Un in­for­me de la po­li­cía de Chong­qing aña­de que la in­for­ma­ción re­ca­ba­da por las cá­ma­ras pue­de ser­vir tam­bién pa­ra de­tec­tar com­por­ta­mien­tos sos­pe­cho­sos en ciu­da­da­nos que no es­tán fi­cha­dos. Y el ob­je­ti­vo, se­gún ha re­co­no­ci­do la pro­pia Co­mi­sión Na­cio­nal pa­ra el De­sa­rro­llo y la Re­for­ma, es “la crea­ción pa­ra 2020 de una red de vi­deo­vi­gi­lan­cia om­ni­pre­sen­te, com­ple­ta­men­te in­ter­co­nec­ta­da, siem­pre en fun­cio­na­mien­to y to­tal­men­te con­tro­la­ble”.

“Pe­ro es im­po­si­ble que los agen­tes vean to­das las imá­ge­nes que recogen las cá­ma­ras. Me­nos aún en ciu­da­des de 24 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes co­mo Shang­hái. La IA, sin em­bar­go, pue­de ob­te­ner da­tos sig­ni­fi­ca­ti­vos de la mon­ta­ña de te­raby­tes que se ge­ne­ra ca­da día”, aña­de Zhu. Doc­tor en Es­ta­dís­ti­ca por la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia, el co­fun­da­dor de Yi­tu se for­mó en IA en el pres­ti­gio­so Ins­ti­tu­to de Ciencias Ma­te­má­ti­cas Cou­rant de Yann Le­cun (Nue­va York), que ha sen­ta­do las ba­ses de es­ta tec­no­lo­gía y que ac­tual­men­te di­ri­ge el de­par­ta­men­to de IA de Fa­ce­book, y aho­ra es­tá con­ven­ci­do de que Chi­na es el país idó­neo pa­ra desa­rro­llar la IA y po­ner­se en ca­be­za a ni­vel mun­dial por tres razones.

“Pri­me­ro, por­que tan­to el Go­bierno co­mo la po­bla­ción acep­tan rá­pi­da­men­te nue­vas tec­no­lo­gías y no es­tán es­pe­cial­men­te preo­cu­pa­dos por la pri­va­ci­dad, co­mo su­ce­de en Es­ta­dos Uni­dos y, so­bre to­do, en Eu­ro­pa. Se­gun­do, por­que hay mu­chos cien­tí­fi­cos que, co­mo yo, re­gre­san a Chi­na des­pués de ha­ber­se for­ma­do en las me­jo­res ins­ti­tu­cio­nes del ex­tran­je­ro. Y ter­ce­ro, por­que hay mu­cha gen­te. Eso quie­re de­cir que te­ne­mos mu­chí­si­mos da­tos a nues­tro al­can­ce, que es de lo que se nu­tre la IA. El big da­ta, jun­to a las no­tas que in­tro­du­cen los ex­per­tos pa­ra pro­pi­ciar el apren­di­za­je au­to­má­ti­co [ deep lear­ning, en in­glés], es la ba­se de es­ta tec­no­lo­gía”, ex­po­ne Zhu.

No obs­tan­te, a la vez que cre­cen sus fun­cio­nes y el in­te­rés por adop­tar­las, tam­bién au­men­ta la com­pe­ten­cia en el sec­tor de la IA apli­ca­da a la se­gu­ri­dad. Fa­ce++ es otra de las em­pre­sas que com­pi­ten por un tro­zo del go­lo­so pas­tel que se abre en el sec­tor pú­bli­co. Y, ade­más de sur­tir a gi­gan­tes co­mo Hua­wei de sis­te­mas de re­co­no­ci­mien­to fa­cial pa­ra des­blo­quear smartp­ho­nes —co­mo el Ho­nor V10—, ya ha con­se­gui­do ha­cer­se con al­gu­nos pro­yec­tos gu­ber­na­men­ta­les que han lla­ma­do mu­cho la aten­ción.

Por ejem­plo, el que de­ja en evi­den­cia a quie­nes cru­zan la ca­lle de for­ma irre­gu­lar en al­gu­nas de las prin­ci­pa­les in­ter­sec­cio­nes de Shenz­hen, la me­ca tec­no­ló­gi­ca del país. Las cá­ma­ras de­tec­tan a quie­nes ca­mi­nan por una zo­na en la que no hay pa­so de ce­bra o cuan­do el se­má­fo­ro es­tá en ro­jo, el al­go­rit­mo iden­ti­fi­ca a los in­frac­to­res, y lue­go el sis­te­ma mues­tra tan­to sus ca­ras co­mo sus nú­me­ros de do­cu­men­to de iden­ti­dad en una pan­ta­lla que al­gu­nos ya han bau­ti­za­do co­mo “el ta­blón de la ver­güen­za de los pea­to­nes”. Ade­más de la hu­mi­lla­ción pú­bli­ca, re­ci­bi­rán la co­rres­pon­dien­te mul­ta.

Aun­que el re­co­no­ci­mien­to fa­cial es aho­ra la fun­ción más en bo­ga, Yi­tu, fun­da­da en 2012, inau­gu­ró el Gran Her­mano chino con otro sis­te­ma, el de re­co­no­ci­mien­to de vehícu­los. “La pre­ci­sión es cer­ca­na al 100%”, afir­ma. “Lee las ma­trí­cu­las, co­te­ja las ba­ses de da­tos con el mo­de­lo y el co­lor del co­che iden­ti­fi­ca­do, y sir­ve tan­to pa­ra de­ter­mi­nar si al­guien via­ja con ma­trí­cu­las fal­sas co­mo pa­ra re­gis­trar infracciones de trá­fi­co que des­cu­bre”, se­ña­la Zhu, que apun­ta a una im­por­tan­te re­duc­ción de ma­nio­bras ile­ga­les allí don­de el sis­te­ma fun­cio­na.

Pe­ro no to­dos es­tán con­ven­ci­dos de que el po­der que ema­na de es­ta tec­no­lo­gía se uti­li­ce úni­ca­men­te pa­ra el bien. Hu­man Rights Watch (HRW) ad­vier­te de que el ré­gi­men de Pe­kín lo es­tá uti­li­zan­do pa­ra “vio­lar la pri­va­ci­dad de los ciu­da­da­nos y arre­me­ter

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.