OJOS AVI­ZO­RES

El País - Retina - - Entorno -

con­tra la di­si­den­cia”. Sop­hie Ri­chard­son, di­rec­to­ra de la ONG en Chi­na, afir­ma que “las au­to­ri­da­des recaban ca­da vez más in­for­ma­ción de cien­tos de mi­llo­nes de ciu­da­da­nos co­rrien­tes, iden­ti­fi­can a los que se des­vían de lo que ellos con­si­de­ran ‘ideo­lo­gía nor­mal’, y uti­li­zan los da­tos pa­ra vi­gi­lar­los”. Es una ac­ti­vi­dad que, se­gún Ri­chard­son, “de­be­ría ce­sar has­ta que Chi­na adop­te un mar­co de pro­tec­ción de la pri­va­ci­dad creí­ble”.

HRW de­no­mi­na la su­ma de to­dos es­tos sis­te­mas de vi­gi­lan­cia co­mo “nu­be po­li­cial”, y avan­za que no so­lo sir­ve pa­ra se­guir to- dos los mo­vi­mien­tos de la po­bla­ción sino tam­bién pa­ra pre­de­cir­los. “El Go­bierno es­tá ex­plo­ran­do de for­ma ac­ti­va nue­vas tec­no­lo­gías, co­mo la analítica de big da­ta y los sis­te­mas ba­sa­dos en compu­tación en la nu­be pa­ra agre­gar y ‘mi­nar’ in­for­ma­ción per­so­nal —en la que se cuen­tan transac­cio­nes on­li­ne, his­to­ria­les mé­di­cos o afi­lia­cio­nes a di­fe­ren­tes or­ga­ni­za­cio­nes— de for­ma más efi­cien­te”, aña­de la ONG en un in­for­me pu­bli­ca­do el pa­sa­do mes de no­viem­bre.

La Po­li­cía asegura que úni­ca­men­te ac­ce­de a los da­tos de per­so­nas que tie­nen cau­sas pen­dien­tes con la ley. El pro­ble­ma, apun­tan di­fe­ren­tes or­ga­ni­za­cio­nes de de­re­chos hu­ma­nos, es que el sis­te­ma ju­di­cial no es in­de­pen­dien­te y es­tá su­pe­di­ta­do a los de­sig­nios del Par­ti­do Co­mu­nis­ta, que exi­ge a las em­pre­sas de In­ter­net aca­tar las le­yes lo­ca­les que abren las puer­tas de sus da­tos al ré­gi­men. Zhu, por su par­te, se de­fien­de res­pon­dien­do que él no es res­pon­sa­ble de có­mo se uti­li­za la tec­no­lo­gía que desa­rro­lla. “Ade­más, no es al­go que so­lo in­cum­ba a go­bier­nos. Em­pre­sas co­mo Goo­gle y Fa­ce­book ha­cen lo mis­mo sin que na­die pon­ga por ello el gri­to en el cie­lo”.

Por otro la­do, el em­pre­sa­rio sub­ra­ya que la se­gu­ri­dad es so­lo una de las mu­chas apli­ca­cio­nes que tie­nen los al­go­rit­mos de re­co­no­ci­mien­to fa­cial. De he­cho, los que desa­rro­lla Yi­tu ya se usan tam­bién en ca­je­ros au­to­má­ti­cos del Chi­na Mer­chants Bank. “El clien­te no re­quie­re una tar­je­ta pa­ra ope­rar. El sis­te­ma re­co­no­ce su ros­tro con una cá­ma­ra es­pe­cial —aquí no sir­ven las co­rrien­tes por­que ha­ce fal­ta un mayor ni­vel de se­gu­ri­dad— y no ne­ce­si­ta más que in­tro­du­cir el PIN pa­ra rea­li­zar la ope­ra­ción”, ex­pli­ca Zhu.

El gi­gan­te del comercio elec­tró­ni­co Ali­ba­ba tam­bién ha pues­to en mar­cha un sis­te­ma si­mi­lar en su nue­va ca­de­na de su­per­mer­ca­dos He­ma, en la que ni se uti­li­za di­ne­ro pa­ra pa­gar ni hay ca­je­ros que co­bren. El clien­te mues­tra su ca­ra frente a una cá­ma­ra, in­tro­du­ce su nú­me­ro de te­lé­fono pa­ra ve­ri­fi­car la iden­ti­dad, y cie­rra la com­pra sin ne­ce­si­dad de lle­var nin­gún mé­to­do de pa­go con­si­go. Por su par­te, la prin­ci­pal apli­ca­ción de men­sa­je­ría ins­tan­tá­nea chi­na, We­chat, tam­bién adop­tó es­ta tec­no­lo­gía en di­ciem­bre, y el­go­bierno chino anun­ció que per­mi­ti­rá el uso de las cuen­tas que ha­yan re­gis­tra­do los da­tos ne­ce­sa­rios pa­ra el re­co­no­ci­mien­to fa­cial co­mo do­cu­men­to de iden­ti­dad elec­tró­ni­co ofi­cial.

Es el pri­mer pa­so de la fu­tu­ra in­te­gra­ción de gran par­te de ser­vi­cios pú­bli­cos en una iden­ti­dad elec­tró­ni­ca que se ve­ri­fi­ca­rá con el ros­tro. En Chong­qing, por ejem­plo, el Go­bierno ya per­mi­te que las pa­re­jas —in­clu­so si uno de sus miem­bros es un ex­tran­je­ro re­si­den­te en Chi­na— se ca­sen sin pre­sen­tar do­cu­men­tos que ava­len su iden­ti­dad, uti­li­zan­do co­mo sus­ti­tu­to sis­te­mas de re­co­no­ci­mien­to fa­cial. Se­gún la agen­cia ofi­cial Xin­hua, es­to per­mi­te agi­li­zar los trá­mi­tes, por­que el pro­ce­di­mien­to que an­tes lle­va­ba diez mi­nu­tos con­clu­ye aho­ra en 0,3 se­gun­dos.

Pe­ro tam­bién se co­rre el ries­go de lle­var los sis­te­mas de re­co­no­ci­mien­to fa­cial al ex­tre­mo. Se de­mos­tró el año pa­sa­do en el Tem­plo del Cie­lo de Pe­kín, don­de se pu­so en fun­cio­na­mien­to un sis­te­ma de re­co­no­ci­mien­to fa­cial pa­ra dis­pen­sar pa­pel hi­gié­ni­co en sus ba­ños pú­bli­cos. Es una me­di­da des­ti­na­da a evi­tar el ha­bi­tual ro­bo del pre­cia­do ma­te­rial, pe­ro no ha con­ten­ta­do a to­dos: al­gu­nos critican que 60 cen­tí­me­tros pue­den no ser su­fi­cien­te, y que los 9 mi­nu­tos que hay que es­pe­rar pa­ra po­der pe­dir otra por­ción son ex­ce­si­vos cuan­do al­guien su­fre un apre­tón. Pe­ro eso la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial to­da­vía no lo en­tien­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.