S

El País - Retina - - Entorno - Cí­borgs

en­ta­da en una ca­fe­te­ría cual­quie­ra de Bar­ce­lo­na, Moon Ribas (Ma­ta­ró, 1985) pa­re­ce al­guien com­ple­ta­men­te nor­mal. Sin em­bar­go, su per­cep­ción de la reali­dad no se pa­re­ce a la de na­die. “Ten­go unos sen­so­res in­te­gra­dos en los pies que me per­mi­ten re­ci­bir in­for­ma­ción sís­mi­ca en for­ma de vi­bra­ción”, cuen­ta pa­ra ex­pli­car por qué se con­si­de­ra una cí­borg. Bai­la­ri­na y co­reó­gra­fa, Moon se reali­zó es­tos im­plan­tes pa­ra “per­ci­bir el mo­vi­mien­to de una ma­ne­ra más pro­fun­da”. “Pa­ra mí fue una ex­plo­ra­ción. Sa­ber que el pla­ne­ta se mue­ve es muy dis­tin­to de no­tar­lo”, pro­si­gue. “Me sor­pren­dió per­ci­bir que la Tie­rra es un or­ga­nis­mo que se mue­ve y evo­lu­cio­na. Es­ta ex­ten­sión de los sen­ti­dos tam­bién me ha ayu­da­do a apren­der a vi­vir en nues­tro pla­ne­ta. Me ha crea­do más em­pa­tía y he apren­di­do so­bre esa des­co­ne­xión que te­ne­mos con él”.

A su la­do, su ami­go de la in­fan­cia Neil Har­bis­son (Lon­dres, 1984) lla­ma la aten­ción in­me­dia­ta­men­te. La an­te­na que le na­ce en la nu­ca y lle­ga has­ta si­tuar­se so­bre su frente ha­ce que, ins­tin­ti­va­men­te, le re­co­noz­ca­mos co­mo cí­borg. Su his­to­ria es co­no­ci­da: pa­ra pa­liar su acro­ma­top­sia, una en­fer­me­dad con­gé­ni­ta que so­lo le per­mi­te ver en blan­co, ne­gro y gri­ses, se im­plan­tó en el crá­neo ese dis­po­si­ti­vo que le per­mi­te per­ci­bir los co­lo­res en for­ma de vi­bra­ción, tra­du­ci­dos a no­tas mu­si­ca­les. “Es­cu­cho los co­lo­res”, re­su­me él. Pe­ro no so­lo los que el co­mún de los mor­ta­les te­ne­mos a nues­tra dis­po­si­ción: “Tam­bién per­ci­bo ra­yos ul­tra­rro­jos y ul­tra­vio­le­tas”, de­ta­lla. “Si al­guien sube o ba­ja el vo­lu­men de la te­le y me pa­sa el in­fra­rro­jo por de­lan­te, lo no­to. Me sor­pren­dió que la ciu­dad es­tá lle­na de in­fra­rro­jos”.

Moon y Neil son la ca­ra vi­si­ble del mo­vi­mien­to cí­borg en Es­pa­ña. Han apa­re­ci­do en ar­tícu­los de pren­sa, te­le­vi­sión y en charlas TED. Jun­tos han crea­do la Fun­da­ción Cí­borg y la Trans­pe­cies So­ciety, or­ga­ni­za­cio­nes que ayu­dan a otras per­so­nas a se­guir su ca­mino y que de­fien­den sus de­re­chos. Pa­ra al­gu­nos no son sino unos freaks ávi­dos de aten­ción. Ellos, sin em­bar­go, si­túan el ori­gen de su ex­pe­ri­men­ta­ción en un ám­bi­to muy con­cre­to.

“La gen­te ve es­to co­mo tec­no­lo­gía, pe­ro es ar­te”, pro­cla­ma Neil. “Cuan­do sur­gió la fo­to­gra­fía tam­bién se con­si­de­ra­ba so­lo tec­no­lo­gía. En nues­tro ca­so, la crea­ción de nue­vos sen­ti­dos, de nue­vos ór­ga­nos, pa­ra no­so­tros es un ar­te. Pe­ro di­se­ñar­te a ti mis­mo no es so­lo una ac­ción ar­tís­ti­ca; tam­bién tiene con­se­cuen­cias so­cia­les”.

Ellos han ido más le­jos que la ma­yo­ría de los hu­ma­nos, pe­ro ase­gu­ran que no son tan di­fe­ren­tes del res­to. “Es­ta­mos to­do el día uti­li­zan­do mó­vi­les, pan­ta­llas, y el he­cho de in­ser­tar­se tec­no­lo­gía en el cuer­po so­lo es ir un po­co más allá”, afir­ma Moon. “El gran cam­bio se pro­du­ci­rá cuan­do los hu­ma­nos pier­dan el mie­do a cam­biar­se a sí mis­mos”, re­to­ma Neil. “Psi­co­ló­gi­ca­men­te ya es­ta­mos li­ga­dos a la tec­no­lo­gía. Sim­ple­men­te ire­mos de la unión psi­co­ló­gi­ca a una unión bio­ló­gi­ca”. ¿Pa­sa­rá por esa de­ci­sión, la in­te­gra­ción de la tec­no­lo­gía en nues­tro pro­pio cuer­po, el futuro de la es­pe­cie hu­ma­na? ¿O ya he­mos ini­cia­do ese pro­ce­so sin dar­nos cuen­ta?

El tér­mino cí­borg se acu­ñó en 1960, en ple­na ca­rre­ra es­pa­cial. Los cien­tí­fi­cos Manfred Cly­nes y Nat­han S. Kli­ne uti­li­za­ron la con­trac­ción de las pa­la­bras cy­ber­ne­tic y or­ga­nism en un ar­tícu­lo de la re­vis­ta As­tro­nau­tics en el que pro­po­nían un sis­te­ma “hom­bre-má­qui­na” ca­paz de so­bre­vi­vir en en­tor­nos di­fe­ren­tes al te­rres­tre. An­tes de eso, la li­te­ra­tu­ra fan­tás­ti­ca ya ha­bía ima­gi­na­do dis­tin­tas fu­sio­nes de car­ne y ace­ro. Pe­ro ha­bría que es­pe­rar pa­ra en­con­trar­nos a los pri­me­ros hu­ma­nos dis­pues­tos a fu­sio­nar­se con la má­qui­na.

En 1997, el mé­di­co y cien­tí­fi­co Phi­lip Ken­nedy im­plan­tó a uno de sus pa­cien­tes, Johnny Ray, unos elec­tro­dos en el ce­re­bro. Ray, un ve­te­rano de Viet­nam, ha­bía des­per­ta­do de un co­ma con su men­te in­tac­ta, pe­ro no po­día mo­ver su cuer­po. Co­nec­ta­dos a un or­de­na­dor, los elec­tro­dos trans­mi­tían in­for­ma­ción tre­men­da­men­te bá­si­ca co­mo mo­ver el cur­sor del ra­tón o ele­gir pa­la­bras en un me­nú. An­tes de mo­rir, cin­co años des­pués de la in­ter­ven­ción, Ray se con­vir­tió en lo que mu­chos con­si­de­ran el pri­mer cí­borg. Po­co des­pués, en 2001, el elec­tri­cis­ta es­ta­dou­ni­den­se Jes­se Su­lli­van per­dió sus dos bra­zos en un ac­ci­den­te de tra­ba­jo. El Ins­ti­tu­to de Reha­bi­li­ta­ción de Chica­go di­se­ñó pa­ra él unos bra­zos bió­ni­cos que, co­nec­ta­dos a unos elec­tro­dos, res­pon­den a las ór­de­nes de su ce­re­bro. La idea pro­pues­ta por Cly­nes y Kli­ne pa­re­cía ca­da vez más cer­ca.

Pa­ra Kevin War­wick, con­tro­ver­ti­do pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de Co­ventry, la cues­tión no es si de­be­mos ser o no cí­borgs; quien no lo sea en el futuro se con­ver­ti­rá en una “sub­es­pe­cie”. Ex­po­nen­te del trans­hu­ma­nis­mo, esa co­rrien­te de pen­sa­mien­to que per­si­gue la evo­lu­ción de la es­pe­cie hu­ma­na a tra­vés de la in­te­gra­ción con la tec­no­lo­gía, War­wick se ha rea­li­za­do dis­tin­tos im­plan­tes des­de 1998. El pri­me­ro fue un chip que le per­mi­tía en­cen­der y apa­gar las lu­ces de su ofi­ci­na. Con el se­gun­do, trans­mi­tía da­tos a una mano me­cá­ni­ca. War­wick asegura que, tras va­rias se­ma­nas, lo­gró abrir y ce­rrar la mano a tra­vés de las se­ña­les que emi­tía su ce­re­bro. Otros, co­mo el aus­tra­liano Ste­larc, han cru­za­do la lí­nea bio­ló­gi­ca con in­ten­cio­nes ar­tís­ti­cas: en 2007 se im­plan­tó en un bra­zo una ore­ja ge­ne­ra­da en un la­bo­ra­to­rio. Sus per­for­man­ces sue­len gi­rar en torno a la búsqueda de nue­vas ma­ne­ras de in­ter­ac­tuar con nues­tro en­torno a tra­vés de la tec­no­lo­gía.

To­das es­tas ex­pe­rien­cias, jun­to con el influjo de la cien­cia fic­ción, alien­tan un futuro en el que sea­mos al­go más que hu­ma­nos. Pe­ro, ¿dón­de em­pie­za la reali­dad cien­tí­fi­ca y dón­de aca­ba la fan­ta­sía rup­tu­ris­ta? Pedro Diez­ma, ex­per­to en bio­hac­king, no tiene du­das en que la in­ter­ven­ción tec­no­ló­gi­ca en la na­tu­ra­le­za hu­ma­na va a formar par­te de nues­tra evo­lu­ción. “La gen­te que lle­va ga­fas ya es­tá bio­hac­kea­da”, apun­ta. “Si pue­des ha­cer­te una ci­ru­gía pa­ra cam­biar tu fí­si­co, y eso ya es­tá acep­ta­do, ¿por qué no la va a ha­ber pa­ra me­jo­rar tus ca­pa­ci­da­des, tu me­mo­ria, o pa­ra vi­vir más tiem­po? Al fi­nal, va im­plí­ci­to en el ser hu­mano avan­zar, cre­cer y me­jo­rar”, afir­ma.

Las ma­ne­ras en las que, se­gún Diez­ma, es­tas me­jo­ras pue­den lle­gar son di­ver­sas, des­de lo más avan­za­do —“lif­tings que de­pu­ra­rán los erro­res ge­né­ti­cos”— has­ta prácticas que pa­re­cen to­da­vía irrea­li­za­bles. “Exis­te un pro­yec­to lla­ma­do Ker­nel que va a per­mi­tir in­cor­po­rar­te un chip en el ce­re­bro que fun­cio­ne co­mo un dis­co du­ro ex­terno, aun­que pa­ra que esa po­ten­cia­ción sea real y ten­ga un efec­to en la so­cie­dad to­da­vía ha­brá que es­pe-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.