AR­TE CÍ­BORG

El País - Retina - - Entorno - Cí­borgs

rar”, re­la­ta an­tes de po­ner un ejem­plo de lo que po­dría su­ce­der­nos: “Ima­gí­na­te que tie­nes que ele­gir en­tre cin­co abo­ga­dos. To­dos tie­nen una ex­pe­rien­cia si­mi­lar, pe­ro uno tiene in­ser­ta­do un chip en el que es­tá al­ma­ce­na­da to­da la le­gis­la­ción in­ter­na­cio­nal. ¿A cuál con­tra­ta­rías?”.

Otras vo­ces, sin em­bar­go, se mues­tran más es­cép­ti­cas. “Es­ta­mos bas­tan­te le­jos de po­der im­plan­tar un chip en el ce­re­bro pa­ra te­ner más me­mo­ria”, ex­pli­ca Ricard So­lé, fí­si­co y bió­lo­go, así co­mo in­ves­ti­ga­dor del ICREA, el ins­ti­tu­to ca­ta­lán de es­tu­dios avan­za­dos. “Hay co­sas pre­li­mi­na­res que a ve­ces en las no­ti­cias se hin­chan mu­cho, pe­ro la ar­qui­tec­tu­ra del ce­re­bro y la de un chip son muy di­fe­ren­tes. La bio­lo­gía no per­mi­te ha­cer cual­quier co­sa. Qui­zás en ta­reas sim­ples ha­ya ma­ne­ra de ha­cer esa co­ne­xión, pe­ro con­fío más en que las es­cue­las edu­quen bien a la gen­te”.

So­lé tiene más con­fian­za en otras áreas cien­tí­fi­cas, co­mo el mi­cro­bio­ma. “En el futuro, un cí­borg po­dría lle­var bac­te­rias mo­di­fi­ca­das ge­né­ti­ca­men­te que re­em­pla­cen fun­cio­nes o que apor­ten fun­cio­nes nue­vas”. Tam­bién des­ta­ca el cam­po de la edi­ción ge­né­ti­ca pa­ra co­rre­gir po­si­bles en­fer­me­da­des. “Ten­go muy cla­ro que es­ta prác­ti­ca per­mi­ti­rá más co­sas en el futuro”, asegura. “Pro­ba­ble­men­te, y si to­do va bien, los pro­ble­mas de ce­gue­ra se­rán me­no­res por­que re­em­pla­za­re­mos re­ti­nas por sis­te­mas elec­tró­ni­cos, o po­dre­mos co­rre­gir es­tos pro­ble­mas a tra­vés de cé­lu­las ma­dre”. Sin em­bar­go, tam­bién aquí hay lí­mi­tes. “Hay gen­te que di­ce que se po­drá me­jo­rar la in­te­li­gen­cia o el ca­rác­ter pe­ro, si al­go he­mos apren­di­do en los úl­ti­mos 15 años, es que esas cua­li­da­des no las con­tro­la un gen, ni dos, ni tres. Creo que se­rá im­po­si­ble ha­cer una ac­tua­ción so­bre el ADN pa­ra ob­te­ner un ni­ño más in­te­li­gen­te. No hay la más mí­ni­ma evi­den­cia de que eso sea po­si­ble”.

Des­de las pers­pec­ti­vas más op­ti­mis­tas has­ta la to­zu­da reali­dad del mé­to­do cien­tí­fi­co, pa­re­ce cla­ro que hay un es­pa­cio to­da­vía por formar y que es­tá ín­ti­ma­men­te vin­cu­la­do con los avan­ces de los que ire­mos sien­do tes­ti­gos. “El tiem­po nos irá in­di­can­do lo que es po­si­ble mo­di­fi­car”, re­su­me So­lé. Mien­tras tan­to, gen­te co­mo Moon y Neil se­gui­rán dis­pues­tos a ex­pan­dir, a su ma­ne­ra, los lí­mi­tes de lo hu­mano. “Yo quie­ro aña­dir­me una co­ro­na so­lar en­tre la piel y el hue­so pa­ra no­tar la ro­ta­ción del pla­ne­ta en mi ca­be­za, a tra­vés de un pun­to de ca­lor que tar­da 24 ho­ras en dar una vuel­ta com­ple­ta”, avan­za Neil. “Quie­ro que mi ce­re­bro se acos­tum­bre a la ro­ta­ción del pla­ne­ta pa­ra po­der mo­di­fi­car mi per­cep­ción del tiem­po”.

Prácticas co­mo es­ta pue­den pa­re­cer ex­tre­mas, pe­ro pa­ra ellos so­lo es una cues­tión de per­cep­ción. “Las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes ven to­do es­to de for­ma más na­tu­ral”, ex­pli­ca Moon. En la Trans­pe­cies So­ciety, nos ase­gu­ran, tie­nen ya más de 200 miem­bros, mu­chos de ellos muy jó­ve­nes. Uno de ellos es Ma­nuel Mu­ñoz, de 20 años y co­fun­da­dor de la aso­cia­ción. Él lle­va un dis­po­si­ti­vo ex­terno en su ca­be­za que le per­mi­te sen­tir la pre­sión at­mos­fé­ri­ca y sus cam­bios a tra­vés de una vi­bra­ción. O Kai Lan­dre, un joven mú­si­co que es­tá es­pe­ran­do a cum­plir 18 años pa­ra aña­dir a su per­cep­ción lo que él lla­ma “cos­mic sen­se”. “A tra­vés de un de­tec­tor de par­tí­cu­las que ana­li­zan la ra­dia­ción del es­pa­cio, po­dré sen­tir cuán­do en­tran ra­yos cós­mi­cos a la at­mós­fe­ra de la Tie­rra”, cuen­ta. “El chip tra­du­ci­rá la fre­cuen­cia de ca­da ra­yo a una no­ta mu­si­cal. Así, re­ci­bi­ré me­lo­días que lle­gan del es­pa­cio”.

Kai es­pe­ra que ex­pe­rien­cias co­mo la su­ya sean más ha­bi­tua­les en el futuro. “To­do pro­gre­so vie­ne de una idea desor­bi­ta­da. Lle­ga­rá un mo­men­to en el que es­tas tran­si­cio­nes sean acep­ta­das y co­mu­nes”. Har­bis­son com­par­te es­ta vi­sión: “De la mis­ma for­ma que las ope­ra­cio­nes trans­gé­ne­ro no se per­mi­tían ha­ce unos años, con las ope­ra­cio­nes tran­ses­pe­cie su­ce­de­rá lo mis­mo”. Pa­ra él, es­tas trans­for­ma­cio­nes tam­bién tie­nen un sig­ni­fi­ca­do más pro­fun­do. “Los co­mi­tés de bio­éti­ca no aprue­ban es­to que ha­ce­mos. No­so­tros, sin em­bar­go, cree­mos que, en vez de cam­biar el pla­ne­ta, de­be­mos cam­biar­nos a no­so­tros mis­mos. En unas dé­ca­das po­dre­mos re­gu­lar nues­tra tem­pe­ra­tu­ra y no cam­biar la del pla­ne­ta con ca­le­fac­ción. Y en vez de en­cen­der lu­ces ten­dre­mos vi­sión noc­tur­na. Es­to se­rá con­si­de­ra­do éti­co cuan­do la gen­te vea que es me­jor pa­ra no­so­tros mis­mos y pa­ra el pla­ne­ta”. An­tes de des­pe­dir­se, Moon y Neil nos ex­pli­can que el lo­go­ti­po de la Trans­pe­cies So­ciety es un circu­lo sin ce­rrar: “Por eso usa­mos el tér­mino tran­ses­pe­cie, por­que el ser hu­mano so­lo es al­go tem­po­ral”.

La in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial (IA) pa­re­ce con­quis­tar­lo to­do: des­de las ta­reas más au­to­ma­ti­za­bles has­ta las que re­quie­ren más cua­li­da­des hu­ma­nas, co­mo la psi­co­lo­gía. Aun­que re­sul­te difícil en­ten­der que un al­go­rit­mo pue­da desa­rro­llar al­gu­nas de las fun­cio­nes de un psi­có­lo­go, hay asis­ten­tes vir­tua­les en for­ma de chat­bots que ya desem­pe­ñan esas la­bo­res. Los psi­có­lo­gos creen que es una bue­na no­ti­cia y en­tien­den que es­ta tec­no­lo­gía pue­de ser una he­rra­mien­ta que com­ple­men­te su ac­ti­vi­dad. —Cuan­do sien­tes an­sie­dad, ¿das por he­cho que va a ocu­rrir al­go ma­lo? —No siem­pre, pe­ro me su­ce­de a me­nu­do. —Es­ta dis­tor­sión se lla­ma “adi­vi­na­ción” y es­tá vin­cu­la­da a la an­sie­dad. Con­sis­te en pre­de­cir el re­sul­ta­do de even­tos an­tes de que su­ce­dan. Pe­ro lo cier­to es que na­die pue­de adi­vi­nar el futuro, aun­que tú creas sa­ber que las co­sas van a em­peo­rar. Tu ce­re­bro te la es­tá ju­gan­do.

Es una con­ver­sa­ción que po­drían te­ner un psi­có­lo­go y su pa­cien­te. Pe­ro, en es­te ca­so, es el chat­bot Woe­bot quien con­tes- ta, una IA pro­gra­ma­da con he­rra­mien­tas de la te­ra­pia cog­ni­ti­vo-con­duc­tual, la más ex­ten­di­da en­tre los pro­fe­sio­na­les de la psi­co­lo­gía. Es un tra­ta­mien­to ba­sa­do en la idea de que no son los even­tos los que nos afec­tan, sino nues­tra for­ma de pen­sar so­bre ellos. “Y lo que pen­sa­mos, mu­chas ve­ces, vie­ne de­fi­ni­do por lo que nos de­ci­mos a no­so­tros mis­mos”, ex­pli­ca el chat­bot. Es­te ti­po de te­ra­pia es útil pa­ra tra­tar fo­bias es­pe­cí­fi­cas (co­mo la claus­tro­fo­bia o el mie­do a la al­tu­ras) o tras­tor­nos co­mo el ob­se­si­vo-com­pul­si­vo.

Va­rios asis­ten­tes vir­tua­les en for­ma de chat­bots desem­pe­ñan la­bo­res psi­co­ló­gi­cas. Y la cien­cia prue­ba que fun­cio­nan.

Moon Ribas y Neil Har­bis­son aña­den sen­ti­dos a su per­cep­ción con mo­ti­vos ar­tís­ti­cos.

Mikel Ja­so

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.