/ / / / ELI­ZA KA­RIM. THERACHAT ELLIE.

El País - Retina - - Singular - (therachat.io). Es una he­rra­mien­ta uti­li­za­da por psi­có­lo­gos con la que los usua­rios pue­den in­ter­ac­tuar des­de ca­sa. Sir­ve pa­ra de­mos­trar el com­pro­mi­so de los pa­cien­tes con la te­ra­pia y da al psi­có­lo­go un re­gis­tro com­ple­to de los chats, jun­to con un aná­li­si

El asis­ten­te pre­ten­de ayu­dar a los pa­cien­tes con pro­ble­mas de an­sie­dad y sín­to­mas de de­pre­sión, re­gis­tran­do da­tos, dán­do­les in­for­ma­ción, un lu­gar don­de desaho­gar­se en cual­quier mo­men­to e in­clu­so ac­ce­so di­rec­to al nú­me­ro de emer­gen­cias cuan­do de­tec­ta pa­la­bras cla­ve co­mo sui­ci­dio. Woe­bot se po­ne en con­tac­to con el pa­cien­te va­rias ve­ces a lo lar­go del día a tra­vés del chat de Fa­ce­book y le pre­gun­ta qué es­tá ha­cien­do y có­mo se es­tá sin­tien­do. El ob­je­ti­vo es que, con el tiem­po, la IA re­ve­le pa­tro­nes que per­mi­ten vin­cu­lar cier­tos sen­ti­mien­tos y pen­sa­mien­tos con cier­tas si­tua­cio­nes. El va­lor aña­di­do que apor­tan es­tos pro­gra­mas es que son ca­pa­ces de de­fi­nir pa­tro­nes di­fí­ci­les de per­ci­bir pa­ra los hu­ma­nos.

Pe­ro no so­lo ha­ce preguntas, tam­bién pue­de man­te­ner una con­ver­sa­ción na­tu­ral. Una de las fun­cio­nes que más va­lo­ran los ex­per­tos es la de ex­pli­car al pa­cien­te lo que le pa­sa: es­to le ayu­da a en­ten­der y nor­ma­li­zar sus pro­ce­sos men­ta­les y emo­cio­nes. “Es muy di­dác­ti­co, te ex­pli­ca con­cep­tos y re­la­cio­nes cau­sa­les, por ejem­plo, te en­se­ña que lo que pien­sas con­di­cio­na có­mo te vas a sen­tir”, se­ña­la la psi­có­lo­ga Elisa Sánchez. Tam­bién ofre­ce so­lu­cio­nes prácticas: si es­tás es­tre­sa­do por el tra­ba­jo, el bot te pro­po­ne ma­ne­ras de re­for­mu­lar los sen­ti­mien­tos pa­ra en­fo­car­los de una for­ma más pro­duc­ti­va.

Co­mo se lee en la con­ver­sa­ción de ejem­plo, pue­de ser­vir pa­ra identificar y abor­dar pen­sa­mien­tos tó­xi­cos y en­ten­der qué son las dis­tor­sio­nes cog­ni­ti­vas, los pen­sa­mien­tos ca­tas­tro­fis­tas o por qué cree­mos que podemos leer la men­te de los de­más (“si ha­blo en pú­bli­co to­dos pen­sa­rán que es­toy ha­cien­do el ri­dícu­lo”). Son sín­to­mas ha­bi­tua­les de la an­sie­dad.

Woe­bot es so­lo uno de los ejem­plos más po­pu­la­res. Los chat­bots ga­nan te­rreno con­for­me la tec­no­lo­gía evo­lu­cio­na y la in­te­li­gen­cia emo­cio­nal se apli­ca a las má­qui­nas. Los avan­ces en el pro­ce­sa­mien­to del len­gua­je na­tu­ral han ayu­da­do a que los asis­ten­tes sean más úti­les. Co­mo ejem­plo, la cien­cia ha de­mos­tra­do que las má­qui­nas con em­pa­tía e in­te­li­gen­cia emo­cio­nal co­mo la fo­ca de pe­lu­che Pa­ro —que ha apa­re­ci­do en se­ries co­mo Los Sim­pson y Mas­ter of No­ne— re­du­cen el es­trés y la an­sie­dad y fa­vo­re­cen la au­to­no­mía. Es­te asis­ten­te es es­pe­cial­men­te útil pa­ra per­so­nas con de­men­cia, alz­héi­mer y au­tis­mo.

Pe­ro, ¿ha­blar con un or­de­na­dor ayu­da a me­jo­rar tu sa­lud men­tal? Las prue­bas que hay has­ta aho­ra, aun­que son es­ca­sas, di­cen que sí. Un gru­po de in­ves­ti­ga­do­res de Stan­ford com­pro­bó con un gru­po de con­trol que el Woe­bot po­día ayu­dar a la gen­te a sen­tir­se me­jor so­lo dos se­ma­nas des­pués de em­pe­zar la te­ra­pia vir­tual.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.