Jo­sep Serra

El País - Retina - - Singular - Ilustración de

Eres tu me­mo­ria. Lo que lla­mas yo, tu iden­ti­dad, es lo que se ha ido acu­mu­lan­do en tu ce­re­bro. Mo­ri­rás al­gún día, y es­ta­rás muer­to del to­do cuan­do na­die te re­cuer­de. Sal­vo que seas Da Vin­ci, Sha­kes­pea­re, Mo­zart o Cleo­pa­tra, qui­zás Len­non, Ma­ra­do­na o Meryl Streep, la pos­te­ri­dad no ten­drá ras­tro de ti. No cuen­tes con que tu le­ga­do di­gi­tal te so­bre­vi­va más allá de unos po­cos años. Ni de bro­ma va­rias ge­ne­ra­cio­nes.

Fa­ce­book o Twit­ter ya ofre­cen una es­pe­cie de su­ce­sión del per­fil de re­des so­cia­les: la pá­gi­na del di­fun­to pue­de ser ges­tio­na­da por su he­re­de­ro, y se con­vier­te en una cuen­ta ho­me­na­je. A ve­ces te lle­vas un sus­to cuan­do uno de esos per­fi­les de un di­fun­to al que ad­mi­ra­bas mar­ca “me gus­ta” en tu tuit, pe­ro ya va- mos acep­tan­do, por emo­ti­vo, el in­ten­to de los alle­ga­dos por alen­tar el re­cuer­do de quien se aca­ba de ir.

Una com­pa­ñía de Si­li­con Va­lley va más allá. La web eter­ni.me pro­po­ne que un bot co­ja el re­le­vo de tus re­des so­cia­les y si­ga pu­bli­can­do por ti. “¿Quién quie­re vi­vir pa­ra siem­pre? Pre­ser­va tus pen­sa­mien­tos, his­to­rias y me­mo­rias pa­ra la eter­ni­dad”, pro­me­te. Ya tiene 40.000 usua­rios. Se su­po­ne que cuan­do mue­ras ese in­ge­nio de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial ha­brá es­tu­dia­do a fon­do tus gus­tos, tus opi­nio­nes, las fo­tos de tus via­jes; y que con esa in­for­ma­ción se ha­rá pa­sar por ti. ¿Pa­ra siem­pre?

Pro­me­ter la eter­ni­dad es cla­ra­men­te un ex­ce­so. In­clu­so si tu cuen­ta que­da inac­ti­va cuan­do mue­ras, tus posts se­gui­rán ahí, al al­can­ce de quien quie­ra bus­car­los. La pre­gun­ta es si al­guien los bus­ca­rá pa­sa­do un tiem­po (bre­ve) de due­lo.

Es­cri­be el fi­ló­so­fo ar­gen­tino Juan Jo­sé Se­bre­li ( Dios en el la­be­rin­to, De­ba­te) que la fo­to­gra­fía fue el pri­mer in­ten­to de ven­cer a Tá­na­tos in­mor­ta­li­zan­do el pre­sen­te. Las fa­mi­lias po­sa­ban en el es­tu­dio co­mo que­rían ser re­cor­da­dos. Hoy, a di­fe­ren­cia de los vie­jos ál­bu­mes, se mul­ti­pli­ca el nú­me­ro de fo­tos, pe­ro “lo que so­lo im­por­ta es la exal­ta­ción del pre­sen­te”.

Y, en­ton­ces, ¿qué que­da­rá de no­so­tros en la red? “Se­ría ho­rri­ble pen­sar en un futuro le­jano don­de el úni­co do­cu­men­to que que­da­ra de nues­tra épo­ca fue­ra el uni­ver­so vir­tual, caó­ti­co e inú­til”, ex­pli­ca Se­bre­li. “El mun­do di­gi­tal fa­vo­re­ce el an­sia de eter­ni­dad, ya que to­do lo que se ha gra­ba­do per­ma­ne­ce en la nu­be, es im­po­si­ble bo­rrar­lo. Pe­ro a la vez ace­cha la me­mo­ria, por­que de­be incluir la se­lec­ción, es de­cir el ol­vi­do”.

No. Si no has he­cho al­go muy gran­de, na­die lee­rá tu muro. Ni que­rrá en­con­trar­se con tu imi­ta­dor al­go­rít­mi­co. Tu ras­tro di­gi­tal se­rá un grano de are­na se­pul­ta­do en una du­na. El ava­tar no te ha­rá in­mor­tal. Es una tram­pa más de las mu­chas que nos ha­ce­mos por el pa­vor que nos pro­vo­ca el úni­co fin po­si­ble. El adiós.

Que un ro­bot pu­bli­que por ti en las re­des es el úl­ti­mo in­ten­to (inú­til) de desafiar a la muer­te.

RI­CAR­DO DE QUE­ROL Di­rec­tor de y EL PAÍS Re­ti­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.