ÁN­GEL CANO

Cuan­do era el nú­me­ro dos del BBVA, Án­gel Cano no lu­cía la mis­ma ca­ra de fe­li­ci­dad. Tres años des­pués de su ce­se, pa­re­ce que se hu­bie­ra qui­ta­do un enor­me pe­so de en­ci­ma. Aho­ra es­te pre­ju­bi­la­do de la ban­ca de­di­ca sus días a las in­ver­sio­nes en star­tups, al d

El País - Retina - - Sumario - Por Rebeca Gi­meno Fo­to­gra­fías de Car­los Lu­ján

El ex­con­se­je­ro de­le­ga­do del BBVA re­fle­xio­na so­bre el fu­tu­ro del que fue­ra su an­te­rior mun­do, la ban­ca; y ha­bla del que aho­ra le ocu­pa: las in­ver­sio­nes en star­tups.

No”. Án­gel Cano (San­tan­der, 1961) res­pon­de ca­si sin es­pe­rar al fi­nal de la pre­gun­ta. Co­mo el que sube a la red pa­ra re­ma­tar el pun­to. El que fue­ra con­se­je­ro de­le­ga­do del BBVA des­de 2009 a 2015 ya no se ima­gi­na vol­vien­do a di­ri­gir un ban­co. La pre­gun­ta es obli­ga­da des­pués de tres años fue­ra del cir­cui­to, aun­que cual­quie­ra que ha­ble con es­te apa­sio­na­do del te­nis se da­rá cuen­ta de que ya no hay mar­cha atrás. “Si me que­da­ban ga­nas de vol­ver era du­ran­te el año uno. El año dos, po­qui­tas. Y el año tres, nin­gu­na”. Cano es­tá ple­tó­ri­co con su nue­va vi­da de in­ver­sor y de­por­tis­ta. Las ma­ña­nas las de­di­ca a ha­cer ejer­ci­cio y el res­to del día no se ob­se­sio­na con es­tar ocu­pa­do. “Mi agen­da es­tá lle­na en­tre un 40 % y un 80 %, pe­ro soy yo quien la ges­tio­na”. Man­tie­ne, eso sí, al­gu­na de sus ma­nías de di­rec­ti­vo: con­tes­tar to­dos los men­sa­jes an­tes de dor­mir. “No cues­ta na­da y mu­cha gen­te que es­tá arri­ba no lo ha­ce”. Ha­ce un año se jun­tó con seis ami­gos pa­ra crear Se­ven­zo­nic Ven­tu­res, un fon­do de in­ver­sión en star­tups. Ade­más, es so­cio en The Crowd An­gel, una pla­ta­for­ma de crowd­fun­ding que el año pa­sa­do mo­vi­li­zó 6,6 mi­llo­nes de eu­ros pa­ra nue­vas em­pre­sas.

Pa­re­ce que un ex­ban­que­ro es­tá pre­des­ti­na­do a in­ver­tir en star­tups. ¿Es­tá de acuer­do?

Sí, po­dría ser. Pe­ro en mi ca­so no soy so­lo in­ver­sor, me gus­ta más in­ter­ac­tuar con los em­pren­de­do­res, apren­des mu­cho de ellos y con ellos.

Tam­bién es­tá su otra pa­sión: el de­por­te.

Sí, pe­ro ade­más es­toy, por ejem­plo, en el con­se­jo de ex­per­tos de una ONG [World Vi­sion] que tra­ba­ja lle­van­do agua po­ta­ble y me­jo­ran­do la hi­gie­ne y sa­lud en paí­ses muy po­bres.

¿Se ima­gi­nó ha­cien­do es­to cuan­do sa­lió del BBVA?

En mis úl­ti­mos tiem­pos de con­se­je­ro de­le­ga­do ya me ape­te­cía de­di­car­me a es­to, pe­ro no te­nía tiem­po. Creo que cuan­do es­ta­ba en el ban­co no lo ha­cía­mos bien. Me reunía una o dos ve­ces al año con el equi­po en­car­ga­do. Me con­ta­ban lo que ha­bían he­cho, de qué iban las star­tups en las que ha­bía­mos in­ver­ti­do… No ser­vía de mu­cho.

¿Por qué?

Si no to­cas al em­pren­de­dor, si no co­no­ces a su equi­po, si no en­tien­des có­mo se trans­for­ma el ne­go­cio, no lo en­tien­des. Ade­más, tie­nes que asu­mir al­go que en la em­pre­sa pri­va­da nos cos­ta­ba y su­pon­go que se­gui­rá cos­tan­do: de esas 10 o 20 em­pre­sas en las que has in­ver­ti­do vas a per­der en ocho o en 18.

¿Có­mo de­ci­de dón­de in­vier­te?

Ideas bue­nas te lle­gan un mon­tón; bien eje­cu­ta­das, no tan­tas. Si el em­pren­de­dor te ha­bla mu­cho de él y no es­tá preo­cu­pa­do por la or­ga­ni­za­ción y su equi­po, la idea pue­de ser es­tu­pen­da y él un crack, pe­ro no va a fun­cio­nar.

Y su pa­pel, ¿cuál es?

Una vez de­ci­di­mos in­ver­tir en un pro­yec­to se­gui­mos al em­pren­de­dor de cer­ca. A es­ta gen­te jo­ven le fal­ta que le en­se­ñes a con­du­cir ese co­che tan po­ten­te que tie­ne en la ca­be­za. No­so­tros les ayu­da­mos con la es­tra­te­gia, nos plan­tean sus si­guien­tes pa­sos, les abri­mos puer­tas…

¿Con cuán­tas em­pre­sas es­tá in­ter­ac­tuan­do?

Al­re­de­dor de 15 y cre­cien­do.

¿Has­ta cuán­do?

Nun­ca les de­ci­mos “ya te apa­ña­rás”. Las em­pre­sas pa­san por mu­chas fa­ses y co­me­tes un error si crees que por­que son ma­du­ras las pue­des aban­do­nar. A los eje­cu­ti­vos no les gus­ta que ven­ga al­guien a de­cir­les có­mo ha­cer su tra­ba­jo. En reali­dad, el pa­pel de los con­se­je­ros in­de­pen­dien­tes no es ese, sino ase­gu­rar­se de que el eje­cu­ti­vo se es­tá dan­do cuen­ta de có­mo es­tá cam­bian­do el ne­go­cio.

Pe­ro en una star­tup no pa­sa eso.

Ha­blo de una em­pre­sa ma­du­ra, y la otra, has­ta lle­gar ahí, tie­ne que dar los pa­sos co­rrec­tos. Si yo fue­ra em­pren­de­dor nun­ca lle­ga­ría el mo­men­to en el que di­je­ra “ya me pue­des de­jar so­lo”. To­do lo con­tra­rio. Cuan­to más crez­ca y más di­ver­si­fi­que en pro­duc­tos y paí­ses, más apo­yos me ha­rán fal­ta pa­ra que me di­gan lo que yo no quie­ro es­cu­char o lo que no voy a ver por mi cuen­ta.

¿Có­mo se lan­za una em­pre­sa a tra­vés de The Crowd An­gel?

A ve­ces el fon­do que ten­go con mis ami­gos es­tu­dia el pro­yec­to an­tes de que lle­gue a la pla­ta­for­ma. Si das a co­no­cer que un fon­do ya ha in­ver­ti­do en una star­tup, eso ayu­da a cu­brir la ron­da de fi­nan­cia­ción. Es­te mun­do fun­cio­na así.

«[LOS BAN­COS] HAN IDO LEN­TOS POR UNA RA­ZÓN: LA TRANS­FOR­MA­CIÓN CUES­TA MU­CHO DI­NE­RO. DI­NE­RO EN GEN­TE, EN CAM­BIAR EL TA­LEN­TO, EN TEC­NO­LO­GÍA».

Tam­bién or­ga­ni­za­mos ce­nas en las que a ve­ces soy “el gan­cho”. Vie­nen in­ver­so­res po­ten­cia­les y co­no­cen al em­pren­de­dor. Es­tas co­sas tam­bién ayu­dan.

[Cano no pue­de des­co­nec­tar de un par­ti­do que dispu­ta Ra­fa Na­dal du­ran­te la en­tre­vis­ta. “A ver el se­gun­do set. Es­pe­ro que no ha­ya nin­gún dis­gus­to…”].

Las fin­tech, ¿has­ta qué pun­to es­tán ara­ñan­do ne­go­cio a los ban­cos?

Has­ta nin­guno.

¿No son una ame­na­za?

En ab­so­lu­to. Sí al­go com­ple­men­ta­rio. La ma­yo­ría de clien­tes pre­fie­re ju­gár­se­la con un ban­co aun­que sea más abu­rri­do y vie­juno que con una fin­tech. Es­tas em­pre­sas tie­nen que cen­trar­se en se­guir vi­vas. Pue­den te­ner éxi­to dos, pe­ro no 20, ni 50, y mu­cho me­nos 100.

¿Tie­nen ra­zón los ban­cos cuan­do se que­jan de la com­pe­ten­cia de los gi­gan­tes de In­ter­net?

Ama­zon pue­de lle­nar su pla­ta­for­ma de clien­tes así [chas­ca los de­dos]. Las fin­tech no tie­nen esa pa­lan­ca. Pe­ro si una em­pre­sa co­mo Ama­zon, con ese vo­lu­men de com­pras y ven­tas, de­ci­de un día aña­dir un sen­ci­llo pa­so co­mo “¿quie­res que te lo fi­nan­cie?”, eso des­tro­za­ría el ne­go­cio del cré­di­to al con­su­mo. Creo que un día pue­den dar un sus­to.

Apa­re­ce­rá ese bo­tón...

Sí, lo creo. El in­con­ve­nien­te es la ges­tión de la mar­ca. Em­pre­sas co­mo Goo­gle, Ama­zon y Ap­ple sa­ben que un pro­duc­to co­mo un prés­ta­mo con una cláu­su­la sue­lo te pue­de hun­dir la repu­tación. Hoy es­tos gi­gan­tes tie­nen otras prio­ri­da­des más im­por­tan­tes que in­ten­tar ser un ban­co. Pe­ro no pue­des ig­no­rar­los.

Po­cos días an­tes de ir­se del BBVA, en ma­yo de 2015, di­jo que ha­bía que trans­for­mar la in­dus­tria ban­ca­ria por­que la an­te­rior cla­ra­men­te no iba a fun­cio­nar. ¿No se es­tá trans­for­man­do ya?

Muy des­pa­cio. Han ido len­tos por una ra­zón: la trans­for­ma­ción cues­ta mu­cho di­ne­ro. Di­ne­ro en gen­te, en cam­biar el ta­len­to, in­ver­tir en tec­no­lo­gía…

En ese pro­ce­so, la ban­ca for­zo­sa­men­te ha­brá co­me­ti­do erro­res, ¿no?

Más por inac­ción que por ac­ción. Du­ran­te la cri­sis los pro­yec­tos de trans­for­ma­ción se ce­rra­ron en la ma­yo­ría de los ban­cos. La ma­yo­ría ape­nas ha in­ver­ti­do. Pe­ro no ha pa­sa­do na­da por­que ca­si to­dos han he­cho lo mis­mo…

No es­tán en des­ven­ta­ja…

Eso es. Pue­des no trans­for­mar­te to­da­vía, pe­ro den­tro de unos años, cuan­do quie­ras em­pe­zar, ya se­rá tar­de. Aquel que sea ca­paz de com­bi­nar el mun­do on­li­ne y el mun­do de las ofi­ci­nas, a ese le irá bien. Tie­nes que es­tar en per­ma­nen­te trans­for­ma­ción, con­tro­lan­do el ti­ming, no te de­bes pa­sar.

Ha­bla de su eta­pa de ban­que­ro co­mo “su vi­da lo­ca”, ¿por qué?

Era lo­ca des­de el pun­to de vis­ta de tra­ba­jo, ho­ras y via­jes… Yo no sa­bía de­cir que no. Y to­do en­tra­ba en la agen­da. Pum, pum, pum. No te­nía in­ter­me­dios mí­ni­mos, no te­nía paz es­pi­ri­tual y cuan­do lle­ga­ba a ca­sa me po­nía a co­rrer. Era ca­si to­do una uni­dad de ac­to. Por eso di­go lo de la vi­da lo­ca.

¿Y aho­ra? ¿Có­mo de­fi­ni­ría su vi­da?

Pla­cen­te­ra. Pun­to, jue­go y par­ti­do pa­ra Cano. (Na­dal tam­bién ga­nó).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.