EL FU­TU­RO DE SEAT

Es­te mi­la­nés de 51 años pre­si­de Seat des­de 2015 y el Seat Me­tro­po­lis: lab Bar­ce­lo­na des­de su crea­ción en 2017. El lí­der de la trans­for­ma­ción de la ca­sa as­pi­ra a provocar en la mo­vi­li­dad del fu­tu­ro una dis­rup­ción com­pa­ra­ble a la que cau­só la mar­ca en los a

El País - Retina - - Sumario - Por Pa­tri­cia Coll Fo­to­gra­fías de Fla­mi­nia Pe­laz­zi

Lu­ca de Meo, pre­si­den­te de Seat, pi­lo­ta la trans­for­ma­ción del ne­go­cio de la mar­ca.

Có­mo en­fo­ca Seat la trans­for­ma­ción di­gi­tal?

Co­mo una ven­ta­ja de ca­ra al clien­te. Hay que pen­sar siem­pre en me­jo­rar su ex­pe­rien­cia, bus­car so­lu­cio­nes com­bi­nan­do tec­no­lo­gías, an­tes de que lo ha­ga otro. Es­ta­mos en una fa­se de dis­con­ti­nui­dad, con con­cen­tra­ción en las ciu­da­des, cam­bios de­mo­grá­fi­cos, re­vo­lu­ción di­gi­tal y ener­gé­ti­ca. Son cua­tro ten­den­cias muy cla­ras que ten­drán im­pac­to tam­bién en nues­tro mun­do. Un ejem­plo son los co­ches eléc­tri­cos, en los que no te­ne­mos nin­gu­na du­da que te­ne­mos que in­ver­tir.

Además del de­sa­rro­llo de pro­duc­to, ¿cam­bia la pro­pia or­ga­ni­za­ción?

Cuan­do es­tás en una fa­se de ma­du­rez del mer­ca­do, las or­ga­ni­za­cio­nes que tra­ba­jan de ma­ne­ra se­cuen­cial fun­cio­nan. Di­se­ña­do­res, in­ge­nie­ros, com­pras, pro­duc­ción, ca­li­dad y ven­tas con­for­man una or­ga­ni­za­ción con­ver­gen­te ba­sa­da en las com­pe­ten­cias de ca­da una, que no ne­ce­si­tan tra­ba­jar mu­cho de for­ma con­jun­ta. En cam­bio, cuan­do es­tás en una fa­se de dis­con­ti­nui­dad, ne­ce­si­tas adap­tar­te a la in­cer­ti­dum­bre e in­ver­tir más en innovación, ex­pe­ri­men­tar, di­ge­rir lo nue­vo e in­te­grar­lo en los pro­ce­sos es­truc­tu­ra­les de la em­pre­sa.

¿Có­mo tra­ba­ja un Lab?

Los Lab per­mi­ten abrir la em­pre­sa a las star­tups, acos­tum­brar­se a tra­ba­jar co­mo ellas, que in­no­van con­ti­nua­men­te. El cen­tro del dis­cur­so es de dis­rup­ción. Te per­mi­ten, en el mar­co de una or­ga­ni­za­ción muy es­truc­tu­ra­da y es­ta­ble, ob­te­ner nue­va ener­gía y apren­der a tra­ba­jar di­fe­ren­te. Ve­lo­ci­dad, fle­xi­bi­li­dad, re­clu­ta­mien­to y ges­tión del ta­len­to for­man par­te de un mo­de­lo mu­cho más adap­ta­do a una fa­se de dis­con­ti­nui­dad.

¿Qué di­fe­ren­cia hay en­tre el Seat Me­tro­po­lis:lab Bar­ce­lo­na y otros la­bo­ra­to­rios di­gi­ta­les del gru­po co­mo los de Alemania o San Fran­cis­co?

El gru­po se coor­di­na pa­ra com­par­tir el tra­ba­jo y evi­tar du­pli­ci­da­des. No­so­tros nos con­cen­tra­mos en dos o tres te­mas. Uno es de bus on de­mand [au­to­bús ba­jo de­man­da], que bus­ca crear un ho­ra­rio di­ná­mi­co pa­ra el trans­por­te pú­bli­co, lo que po­dría dar­le ma­yor efi­cien­cia. Tam-

Tam­bién tra­ba­ja­mos en un pro­yec­to de

ri­des­ha­ring [tra­yec­to com­par­ti­do], con una apli­ca­ción que es­ta­mos desa­rro­llan­do pa­ra que las per­so­nas pue­dan com­par­tir tra­yec­tos de ca­sa al tra­ba­jo, así co­mo una app, About it, pa­ra fa­ci­li­tar el ac­ce­so a la in­for­ma­ción li­ga­da a la mo­vi­li­dad. Por otro la­do, he­mos desa­rro­lla­do una lla­ve di­gi­tal y una app pa­ra re­ser­vas de cars­ha­ring [co­che com­par­ti­do], que pro­ba­mos en un en­torno controlado a tra­vés de un pro­gra­ma pi­lo­to con los pri­me­ros pro­to­ti­pos eléc­tri­cos de Seat pa­ra los 1.000 pro­fe­sio­na­les del Pier01 de Bar­ce­lo­na Tech City [don­de se lo­ca­li­za el Lab].

¿Den­tro de la fá­bri­ca tam­bién em­pie­zan a tra­ba­jar de for­ma di­fe­ren­te?

Sí. Ya he­mos ro­to la je­rar­quía fun­cio­nal y he­mos pues­to a gen­te de di­fe­ren­tes áreas a tra­ba­jar jun­tos pa­ra so­lu­cio­nar un pro­ble­ma. Es un mo­de­lo mu­cho más adap­ta­do a la fa­se de dis­con­ti­nui­dad. La ma­gia es se­guir or­ga­ni­za­dos se­cuen­cial­men­te en el día a día y, a la vez, de­di­car un 5%, un 10% o al­gún día qui­zás un 20% de tus re­cur­sos a im­pul­sar pro­yec­tos que ne­ce­si­tan una ta­sa de innovación más al­ta y don­de se tra­ba­ja dis­tin­to.

¿En qué pro­yec­tos tra­ba­jan ya así?

En el pro­to­ti­po Seat León Cris­tó­bal, que in­te­gra 17 fun­cio­nes con la idea de so­lu­cio­nar las cau­sas de ac­ci­den­tes; en la co­la­bo­ra­ción con Sha­zam que per­mi­te a los clien­tes de Seat iden­ti­fi­car las can­cio­nes que es­cu­chan de for­ma se­gu­ra mien­tras con­du­cen; o en Is­rael, don­de he­mos ana­li­za­do 100 star­tups y se­lec­cio­na­do ocho pa­ra in­te­grar tec­no­lo­gías.

Tam­bién es­tán crean­do nue­vas com­pa­ñías, co­mo Xmo­ba…

Sí, es la nue­va em­pre­sa en­fo­ca­da a desa­rro­llar ope­ra­ti­va­men­te ne­go­cios de trans­por­te com­par­ti­do, que es­tá em­pe­zan­do tam­bién a tra­ba­jar en so­lu­cio­nes de mo­vi­li­dad y ha in­te­gra­do la em­pre­sa de cars­ha­ring de Ma­drid Res­pi­ro.

Y han crea­do Start4big con Cai­xa­bank, Te­le­fó­ni­ca, Ag­bar y Na­turgy.

Sí, pa­ra bus­car oca­sio­nes pa­ra com­par­tir ideas y pro­yec­tos. Aquí, me he da­do cuen­ta de que hay em­pre­sas fuer­tes, con mu­cha gen­te in­te­li­gen­te, di­ne­ro y pro­yec­tos. Pe­ro ca­da uno es­tá con sus com­pro­mi­sos, con su día a día. To­do sa­lió con la idea de crear un da­ta la­ke [re­po­si­to­rio de da­tos en bru­to] aun­que des­pués no lo con­se­gui­mos ne­ce­sa­ria­men­te.

¿La idea era com­par­tir big da­ta?

Era la idea ini­cial. Si com­par­tié­ra­mos to­dos los da­tos que te­ne­mos, los ano­ni­mi­zá­ra­mos, y pu­sié­ra­mos a un cien­tí­fi­co de da­tos a ana­li­zar, por ejem­plo, los da­tos de mo­vi­li­dad de los usua­rios de te­le­fo­nía mó­vil, se­ría muy fá­cil crear un ma­pa de mi­cro­mo­vi­li­dad pa­ra que el sis­te­ma fue­ra más efi­cien­te. Y he­mos crea­do una he­rra­mien­ta pa­ra com­par­tir los pla­nes de innovación en­tre las em­pre­sas.

¿Es­tos pro­yec­tos in­no­va­do­res son su gran apues­ta per­so­nal?

Al fi­nal las co­sas las ha­cen las per­so­nas y yo ten­go gran sen­si­bi­li­dad por los te­mas de innovación. Seat ne­ce­si­ta­ba va­len­tía pa­ra apos­tar por co­sas nue­vas. Una de las res­pon­sa­bi­li­da­des más gran­des de mi tra­ba­jo es dar co­ra­je a la or­ga­ni­za­ción pa­ra im­pul­sar que se ha­gan co­sas nue­vas, por­que ins­tin­ti­va­men­te la gen­te tie­ne mie­do a lo nue­vo.

¿Se ve co­mo un coach?

Sí, me veo así. Yo lle­vo es­ta res­pon­sa­bi­li­dad con pla­cer, por­que me gus­ta. Las gran­des em­pre­sas em­pu­jan el pro­gre­so y com­par­ten la pros­pe­ri­dad. Y no­so­tros que­re­mos po­si­cio­nar a Seat co­mo una gran em­pre­sa, co­mo fue al ini­cio de su his­to­ria, que dio la mo­vi­li­dad a to­dos los

“EN UNOS 20 AÑOS EL CEN­TRO DE LAS CIU­DA­DES SE VA A CE­RRAR AL TRANS­POR­TE IN­DI­VI­DUAL PRI­VA­DO”.

es­pa­ño­les, que sig­ni­fi­ca­ba dar­les libertad. En un mun­do don­de la mo­vi­li­dad cam­bia, po­si­cio­nar­se otra vez co­mo se po­si­cio­na­ba Seat ha­ce 60 años es el sue­ño de to­dos. Por­que la mo­vi­li­dad se rein­ven­ta y no­so­tros te­ne­mos que rein­ven­tar­nos con ella, te­nien­do el mis­mo im­pac­to que tu­vi­mos ha­ce 60 años. Es un gran re­to que nos mo­ti­va mu­cho.

¿Có­mo se­rá la mo­vi­li­dad del fu­tu­ro?

Mi vi­sión es que en unos 20 o 30 años el cen­tro de las ciu­da­des más im­por­tan­tes se va a ce­rrar al trans­por­te in­di­vi­dual pri­va­do. Una ciudad co­mo Bar­ce­lo­na ten­drá seis o sie­te ope­ra­do­res de trans­por­te. To­dos esos vehícu­los van a te­ner im­pac­to am­bien­tal ce­ro. Ha­brá mi­cros, pa­ra una o dos per­so­nas; trans­por­tes pa­ra seis o sie­te per­so­nas; y vehícu­los co­mer­cia­les pa­ra en­tre­gar pa­que­tes. Van a ser to­dos con tec­no­lo­gía no de com­bus­tión, ya ve­re­mos si eléc­tri­cos o con pi­la de com­bus­ti­ble, se van a po­der mo­ver so­los pa­ra po­si­cio­nar­se en los si­tios don­de va­mos a pre­de­cir la de­man­da, y no apar­ca­rán o se apar­ca­rán en un ga­ra­je y sal­drán en fun­ción de la de­man­da. Na­die uti­li­za­rá un co­che pri­va­do den­tro de la ciudad, lo uti­li­za­rán al­gu­nos pa­ra sa­lir de la ciudad o de va­ca­cio­nes.

¿A qué se de­di­ca­rá Seat cuan­do la gen­te de­je de usar su co­che en la ciudad?

Los pro­du­ci­re­mos, co­mo siem­pre, y po­dre­mos ope­rar es­tas pla­ta­for­mas en al­gu­nas ciu­da­des y ven­der nues­tros vehícu­los a otras pla­ta­for­mas.

Ha­brá me­nos vehícu­los…

Pe­ro la ta­sa de uti­li­za­ción se­rá qui­zá 10 ve­ces más al­ta.

¿La ma­yor ro­ta­ción se­rá su fuen­te de ne­go­cio?

En efec­to, ha­brá más ro­ta­ción y más con­su­mo de pie­zas y de to­do. Además, cuan­do ope­ras una pla­ta­for­ma de ser­vi­cios tie­nes un con­tac­to di­rec­to con el clien­te que hoy no te­ne­mos. Eso te da opor­tu­ni­dad de ne­go­cio. Gra­cias a la in­te­gra­ción del In­ter­net de las Co­sas, se van a ge­ne­rar co­ne­xio­nes y transac­cio­nes. Y don­de hay transac­cio­nes hay ne­go­cio, por ejem­plo si co­nec­to el vehícu­lo con el mó­vil de la per­so­na que lo uti­li­za y con el co­mer­cio.

En­ton­ces, ¿no le preo­cu­pa ven­der me­nos co­ches?

Sí, me preo­cu­pa, por­que ten­go que cam­biar el mo­de­lo de ne­go­cio, pe­ro tam­po­co me de­ses­pe­ro. Es­toy bus­can­do la so­lu­ción y vien­do có­mo una fá­bri­ca que hoy es­tá desa­rro­lla­da pa­ra pro­du­cir un gran nú­me­ro de co­ches, ma­ña­na ten­drá que es­tar pre­pa­ra­da pa­ra or­ga­ni­zar unas flo­tas de co­ches que se uti­li­za­rán en 100 ciu­da­des, que es­ta­rá co­nec­ta­da a ellas y pre­pa­ra­da pa­ra re­no­var cons­tan­te­men­te los co­ches… Es una trans­for­ma­ción. No va a pa­sar en dos años ni en diez.

¿Cuán­do se­rá?

Se van a ir vien­do ex­pe­rien­cias y lue­go to­do se com­bi­na­rá y pa­sa­rá rá­pi­do. Creo que pa­sa­rá en­tre 2030 y 2040.

¿Y dón­de se pro­du­ci­rá an­tes es­ta trans­for­ma­ción de la mo­vi­li­dad ur­ba­na?

Se­gu­ra­men­te en cen­tros ur­ba­nos de Asia y de Es­ta­dos Uni­dos. No sé si tam­bién en al­gu­nas ciu­da­des eu­ro­peas por­que son más com­pli­ca­das. Pa­sa­rá an­tes en ba­rrios to­tal­men­te nue­vos, por­que en es­te ti­po de en­tor­nos es más fá­cil. Pe­ro qui­zá Eu­ro­pa nos sor­pren­da.

Em­pre­sas co­mo Uber se lan­zan a nue­vos ne­go­cios co­mo el de las bi­ci­cle­tas eléctricas…

No so­lo Uber. To­do el mun­do va a ver quién es el pri­me­ro. Es una ca­rre­ra en es­te mo­men­to. Lo que nos di­fe­ren­cia es que no­so­tros te­ne­mos el con­trol por­que pro­du­ci­mos vehícu­los.

¿Con­tem­pla tam­bién a Tes­la co­mo un fuerte com­pe­ti­dor?

Lo veo con ad­mi­ra­ción, por el tra­ba­jo es­pec­ta­cu­lar que ha he­cho. Tes­la des­per­tó a to­da la in­dus­tria y es­to es po­si­ti­vo.

¿Ve­re­mos co­ches volar?

Siem­pre ha es­ta­do en la men­te hu­ma­na. Cuan­do le pi­des a un ni­ño que di­bu­je el co­che del fu­tu­ro, di­bu­ja uno que vue­la. En Du­bai la po­li­cía uti­li­za al­go si­mi­lar. Es­to ten­drá sen­ti­do pa­ra ur­gen­cias. Pe­ro, hay un te­ma de re­gu­la­ción, se­gu­ri­dad y rui­do, por la ener­gía ne­ce­sa­ria pa­ra volar.

¿Y cuál es su sue­ño?

Que cuan­do de­je es­te tra­ba­jo la gen­te no vea el fu­tu­ro co­mo una ame­na­za. No hay que sub­es­ti­mar la ca­pa­ci­dad de la in­dus­tria del au­to­mó­vil pa­ra rein­ven­tar­se. Nun­ca he­mos ven­di­do tan­tos co­ches. Al­go es­ta­mos ha­cien­do bien. .

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.