FE­TI­CHE AVEN­TU­RE­RO

Da­vid Bron­cano, lí­der de La re­sis­ten­cia, se ins­pi­ra en la tec­no­lo­gía pa­ra sus mo­nó­lo­gos, usa las re­des pa­ra ‘tro­lear’ y un re­loj con GPS pa­ra es­ca­lar.

El País - Retina - - Sumario - Por Ma­ri­ló Gar­cía Fotografía de Eli­sa Fer­nán­dez

Da­vid Bron­cano ado­ra la mon­ta­ña, y su re­loj in­te­li­gen­te tam­bién.

Hu­mor ne­gro y sin pre­jui­cios. Al fren­te de La re­sis­ten­cia, el la­te night de #0 en Mo­vis­tar, y del pro­gra­ma de ra­dio La vida mo­der­na en la Ca­de­na Ser, Da­vid Bron­cano (La Co­ru­ña, 1985) es el gu­rú de la gua­sa de los mi­le­nials. Par­te de su éxi­to ra­di­ca en uti­li­zar la tec­no­lo­gía co­mo ins­pi­ra­ción pa­ra sus chis­tes. “Me ha­ce gra­cia el con­tras­te en­tre una red so­cial o una app con co­sas an­ti­guas. Co­mo de­cir: ‘La vida mo­der­na se­ría re­trans­mi­tir por Twitch una matanza en un pue­blo de Ex­tre­ma­du­ra”.

Bron­cano re­co­no­ce ha­ber­se pa­sa­do las horas muer­tas ‘tro­lean­do’ al per­so­nal. “Ten­go ex­pe­rien­cia de mis años en Fo­ro­co­ches”. Pe­leas sim­pá­ti­cas siem­pre y cuan­do no tras­pa­sen cier­tos lí­mi­tes. “Cuan­do se en­fa­da al­guien por ton­te­rías te ríes. Es­tá bien que te ofen­das, pe­ro a mí no me im­por­ta. Allá tú. Otra co­sa son los lin­cha­mien­tos y el aco­so”. Ahí en­tra el con­fu­so efec­to al­ta­voz que po­seen las re­des. “An­tes, sin Twit­ter, no po­días de­cir­le a Ale­jan­dro Sanz lo que pen­sa­bas”.

Pe­ro sí hay al­go que Bron­cano eli­mi­na­ría: la in­fluen­cia de las re­des en los me­dios. “No en­tien­do por qué se le da pe­so a mo­vi­das que son la mier­da. Usan ‘la po­lé­mi­ca que ha in­cen­dia­do las re­des so­cia­les’ y se le da cariz de no­ti­cia cuan­do no lo es. Una de ca­da 50 es al­go no­ti­cio­so, el res­to no im­por­tan a na­die. Es tris­te”. .

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.