EL PA­LA­CIO DIS­RUP­TI­VO

Los alum­nos del cam­pus ma­dri­le­ño de Team­labs apren­den mien­tras crean sus pro­pias com­pa­ñías en un edi­fi­cio isa­be­lino cu­yas pa­re­des es­con­den ins­pi­ra­do­res men­sa­jes.

El País - Retina - - Sumario - Por Jo­sé Án­gel Pla­za Fotografía de Jacobo Me­drano

Team­labs, un cam­pus de innovación pe­cu­liar, si­tua­do en un edi­fi­cio con his­to­ria.

Be­lie­ve” (cree), “Du­da”, “Fail” (fra­ca­sa), “Vue­la” y “Fuck fear!” (¡A la mier­da el mie­do!) son los cin­co man­tras pin­ta­dos en las pa­re­des de la se­de ma­dri­le­ña del cam­pus de innovación y em­pren­di­mien­to Team­labs. Y aun­que es­tán es­cri­tos con le­tras gi­gan­tes­cas, pue­den pa­sar des­aper­ci­bi­dos si no se mi­ran des­de un pun­to con­cre­to, ya que se es­con­den ba­jo anamor­fo­sis, es de­cir, son de­for­ma­cio­nes re­ver­si­bles de una ima­gen. Es­ta intervención ar­tís­ti­ca sim­bo­li­za uno de los prin­ci­pios orien­ta­do­res del cen­tro, tal y co­mo se­ña­la Ibai Martínez, co­fun­da­dor y di­rec­tor ge­ne­ral: “Las co­sas so­lo co­bran sig­ni­fi­ca­do a tra­vés del mo­vi­mien­to, de la ac­ción, una vez que se mi­ran des­de una pers­pec­ti­va dis­tin­ta”.

Pe­ro esa no es la úni­ca me­tá­fo­ra plas­ma­da en el edi­fi­cio so­bre la for­ma­ción im­par­ti­da en Team­labs, una “uni­ver­si­dad dis­rup­ti­va” que im­par­te un gra­do ofi­cial en Li­de­raz­go, Em­pren­di­mien­to e Innovación (LEINN) si­guien­do las di­rec­tri­ces de una me­to­do­lo­gía fin­lan­de­sa ba­sa­da en tres pi­la­res: apren­der ha­cien­do, em­pren­der en equi­po y for­mar­se en via­jes in­ter­na­cio­na­les. Así, al recorrer las dis­tin­tas es­tan­cias del cam­pus, va­rias per­so­na­li­da­des reales y fic­ti­cias sir­ven de ins­pi­ra­ción a tra­vés de sus má­xi­mas: des­de el “To­do lo que una per­so­na pue­da ima­gi­nar otra pue­de ha­cer­lo reali­dad” de Ju­lio Ver­ne, has­ta el “No mi­res atrás” de la pro­ta­go­nis­ta de El via­je de Chihi­ro. To­do ello a lo lar­go y an­cho de ca­si 2.000 m2 de la pri­me­ra plan­ta de la ca­sa pa­la­cio Du­que de Al­ba, ubi­ca­da en el ba­rrio de La La­ti­na (Ma­drid).

INNOVACIÓN DES­DE 1861

Des­de su pri­me­ra edi­fi­ca­ción en 1590, es­ta lo­ca­li­za­ción ha te­ni­do usos de lo más va­ria­do. Pri­me­ro fue una ca­sa se­ño­rial, des­pués la re­si­den­cia de los que os­ten­ta­ron el tí­tu­lo de du­que de Al­ba en los si­glos XVII y XVIII, y a par­tir del XIX al­ber­gó vi­vien­das par­ti­cu­la­res, la se­de de la pri­me­ra Es­cue­la Su­pe­rior de Tu­ris­mo, una aca­de­mia de pro­to­co­lo y una cen­tral ban­ca­ria. La cons­truc­ción ac­tual, en­car­ga­da por el du­que de Ber­wick y Al­ba, fue rea­li­za­da en 1861 con los gus­tos es­té­ti­cos del Ma­drid isa­be­lino, y bue­na mues­tra de ello es que las im­pre­so­ras 3D, la cor­ta­do­ra lá­ser o los ta­ble­ros de me­to­do­lo­gía ágil de Team­labs [si­gue en pág. 24]

con­vi­ven con lám­pa­ras que cuel­gan de te­chos con fres­cos y ca­se­to­nes de ma­de­ra de la épo­ca. “Con es­ta mez­cla no so­lo con­se­gui­mos un cen­tro di­fe­ren­te con per­so­na­li­dad, sino que res­ca­ta­mos par­te de su pa­sa­do, ya que en­tre es­tas pa­re­des hu­bo mu­cha vida so­cial y nues­tra fi­lo­so­fía en­tien­de el es­pa­cio de tra­ba­jo co­mo un há­bi­tat”, apun­ta Martínez.

En la plan­ta que ocu­pa Team­labs exis­ten cua­tro ti­pos de es­pa­cios: las zo­nas co­mu­nes co­mo el co­me­dor, la co­ci­na y dos te­rra­zas ex­te­rio­res pa­ra so­cia­li­zar o tra­ba­jar de ma­ne­ra más in­for­mal; las ofi­ci­nas de las em­pre­sas crea­das por los alum­nos a lo lar­go de los cua­tro años de du­ra­ción del gra­do LEINN; las sa­las don­de se rea­li­zan las se­sio­nes de for­ma­ción y don­de los equi­pos de tra­ba­jo com­par­ten los avances de sus pro­yec­tos; y las zo­nas neu­tras o es­pa­cios re­ser­va­bles pa­ra se­sio­nes de tra­ba­jo o pa­ra re­ci­bir ase­so­ra­mien­to per­so­na­li­za­do por el equi­po de en­tre­na­do­res de Team­labs. Por cier­to, con la idea de am­pli­fi­car los re­fe­ren­tes fe­me­ni­nos, es­tos úl­ti­mos es­pa­cios han si­do bau­ti­za­dos con el nom­bre de mu­je­res que han con­tri­bui­do al de­sa­rro­llo tec­no­ló­gi­co, co­mo Hedy La­marr, Ju­de Mil­hon, Ada Lo­ve­la­ce, Gra­ce Mu­rray Hop­per y Evelyn Be­re­zin.

Has­ta el mo­men­to, unas 300 per­so­nas han com­ple­ta­do en es­te am­bien­te el pro­gra­ma LEINN, cu­yo tí­tu­lo es emi­ti­do por la Uni­ver­si­dad de Mon­dra­gón, y se­gún Martínez el 97% de es­tos gra­dua­dos es­tá tra­ba­jan­do (el 35% de ellos por cuen­ta pro­pia). Pe­ro Team­labs tam­bién ofre­ce for­ma­ción pro­pia co­mo Mas­ter­your­self, más en­fo­ca­da a pro­fe­sio­na­les con ex­pe­rien­cia que quie­ren reo- rien­tar su tra­yec­to­ria la­bo­ral, y cur­sos in­ten­si­vos de en­tre 10 y 15 horas so­bre dis­tin­tas dis­ci­pli­nas re­la­cio­na­das con la innovación y el em­pren­di­mien­to. “Nues­tro fin úl­ti­mo es for­mar se­res li­bres ca­pa­ces de ma­ne­jar la ad­ver­si­dad me­dian­te unos fir­mes va­lo­res y unas ca­pa­ci­da­des téc­ni­cas pa­ra desa­rro­llar sus pro­pios pro­yec­tos”, se­gún Martínez.

Además de es­te cam­pus, des­de el pa­sa­do sep­tiem­bre Team­labs cuen­ta con otro en el ba­rrio bar­ce­lo­nés de Po­ble Nou, don­de es­tán ins­ta­la­das com­pa­ñías tec­no­ló­gi­cas co­mo Fa­ce­book o Ama­zon.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.