EL ‘BIG DA­TA’ SE PO­NE AL SER­VI­CIO DE LA IN­VER­SIÓN

El ‘big da­ta’ es una gran opor­tu­ni­dad pa­ra la ges­tión de ac­ti­vos, pe­ro apro­ve­char­la no es fá­cil. Pa­ra trans­for­mar da­tos des­or­de­na­dos en ma­yor be­ne­fi­cio del in­ver­sor se ne­ce­si­tan equi­pos es­pe­cia­li­za­dos y un en­fo­que in­te­gral, co­mo el ofre­ci­do por Schro­ders.

El País - Retina - - Cargando… -

Te­ner la me­jor in­for­ma­ción, y te­ner­la an­tes que el res­to. La cla­ve pa­ra ser el me­jor en la in­dus­tria de la in­ver­sión es la mis­ma des­de tiem­pos in­me­mo­ria­les. Sin em­bar­go, aho­ra el big da­ta ofre­ce po­si­bi­li­da­des an­tes inal­can­za­bles. Re­des so­cia­les, geo­lo­ca­li­za­ción, bús­que­das por In­ter­net, con­su­mo eléc­tri­co… to­da una mi­na de in­for­ma­ción que no es fá­cil ex­plo­tar. Pe­ro si se lo­gra, la re­com­pen­sa es ex­tra­or­di­na­ria: in­ver­tir con ma­yor co­no­ci­mien­to de cau­sa, re­du­cien­do drás­ti­ca­men­te el mar­gen de error.

Es­tas po­si­bi­li­da­des no han pa­sa­do des­aper­ci­bi­das pa­ra la ges­to­ra de ac­ti­vos Schro­ders, fun­da­da en el si­glo XIX en Londres y dos si­glos des­pués pio­ne­ra en la uti­li­za­ción de big da­ta pa­ra al­can­zar las ma­yo­res ren­ta­bi­li­da­des fi­nan­cie­ras en la ges­tión de ac­ti­vos. La fir­ma creó ha­ce ya cua­tro años una uni­dad de aná­li­sis de da­tos, for­ma­da hoy por más de vein­te ana­lis­tas y con se­de en la ca­pi­tal bri­tá­ni­ca.

Su tra­ba­jo con­sis­te en cap­tu­rar, pro­ce­sar y ana­li­zar gran­des can­ti­da­des de da­tos, pro­ve­nien­tes de fuen­tes de in­for­ma­ción al­ter­na­ti­vas a las tra­di­cio­na­les en las ges­to­ras de ac­ti­vos, co­mo los in­for­mes de la ban­ca de in­ver­sión o el ser­vi­cio de in­for­ma­ción y aná­li­sis de Bloom­berg. Es un ser­vi­cio com­ple­men­ta­rio, que apo­ya a to­dos los equi­pos de in­ver­sión. Su­ma, no sus­ti­tu­ye, al aná­li­sis tra­di­cio­nal.

Al fren­te de es­ta uni­dad se si­túa Mark Ains­worth, que tra­ba­jó pa­ra el equi­po Mcla­ren, de fór­mu­la 1, co­mo es­tra­te­ga. En el equi­po tam­bién hay otros per­fi­les po­co co­mu­nes en la in­dus­tria fi­nan­cie­ra tra­di­cio­nal, co­mo ex­per­tos en ADN. “La tec­no­lo­gía per­mi­te ex­plo­tar otras for­mas de ges­tio­nar la in­ver­sión”, ex­pli­ca Car­la Ber­ga­re­che, di­rec­to­ra ge­ne­ral de Schro­ders pa­ra Es­pa­ña y Por­tu­gal, “y cree­mos que el fu­tu­ro de la in­dus­tria de ges­tión de ac­ti­vos pa­sa por in­cor­po­rar per­fi­les di­fe­ren­tes a los tra­di­cio­na­les”.•

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.