CO­CHES QUE HA­BLAN CON LOS PUEN­TES

La co­mu­ni­ca­ción en­tre los vehícu­los y su en­torno avan­za a pa­sos de gi­gan­te, aho­ra los au­to­mó­vi­les com­par­ten in­for­ma­ción con otras uni­da­des y con las in­fra­es­truc­tu­ras que los ro­dean.

El País - Retina - - Negocio - Por Ós­car Granados Fo­to­gra­fías de Al­fre­do Arias

El anciano quí­mi­co no es­tá se­gu­ro de ha­ber es­cu­cha­do co­rrec­ta­men­te: “¿10 li­tros de li­groí­na?”. Bertha Benz vuel­ve a in­sis­tir. Lo ha­ce con jus­ta ra­zón. Es agos­to de 1888 y ella es­tá ha­cien­do his­to­ria al recorrer más de 100 ki­ló­me­tros en el pri­mer au­to­mó­vil con mo­tor de com­bus­tión in­ter­na, que des­de aque­lla fe­cha no ha pa­ra­do de trans­for­mar­se. Hoy, 130 años des­pués de aque­lla anéc­do­ta, la in­dus­tria au­to­mo­triz quie­re rom­per to­dos los pa­ra­dig­mas y bus­ca mar­car un nue­vo hi­to: vehícu­los in­te­li­gen­tes que ha­blen en­tre sí y que sean ca­pa­ces de en­ten­der lo que su­ce­de en su en­torno.

Un co­che co­nec­ta­do con (ca­si) to­do. Ese es el sue­ño de los fa­bri­can­tes de au­tos, pe­ro tam­bién de las em­pre­sas de tec­no­lo­gía, te­le­fo­nía e in­fra­es­truc­tu­ras que en la úl­ti­ma dé­ca­da se han su­ma­do a es­ta re­vo­lu­ción. La con­ver­gen­cia sectorial no es ca­sual. La mo­vi­li­dad se ha con­ver­ti­do en un te­ma tras­ver­sal (y en un gran ne­go­cio) en la era di­gi­tal, que pro­me­te ha­cer­nos la vida más có­mo­da, efi­cien­te, y, so­bre to­do, más se­gu­ra. Eso es lo que se pre­go­na cuan­do se ha­bla de do­tar a los au­to­mó­vi­les y ca­rre­te­ras con cá­ma­ras ca­pa­ces de mi­rar más allá del ojo hu­mano, sis­te­mas de co­mu­ni­ca­ción in­te­li­gen­tes y sen­so­res ul­tra­só­ni­cos que de­tec­tan el mo­vi­mien­to de un pea­tón a la dis­tan­cia, y que pa­re­cen sa­ca­dos de la cien­cia fic­ción, pe­ro que ya son una reali­dad.

Pa­ra ver los en­sa­yos no hay que ir tan le­jos. En Ma­drid, In­dra ex­pe­ri­men­ta con los ser­vi­cios in­te­li­gen­tes de trans­por­te ba­sa­dos en sis­te­mas coope­ra­ti­vos (C-ITS, por sus si­glas en in­glés), que per­mi­ten la co­mu­ni­ca­ción y el in­ter­cam­bio se­gu­ro de da­tos en­tre los co­ches, las in­fra­es­truc­tu­ras y los cen­tros de con­trol de trá­fi­co. Pa­ra las prue­bas, uti­li­zan un vehícu­lo au­tó­no­mo equi­pa­do por el Ins­ti­tu­to Uni­ver­si­ta­rio de In­ves­ti­ga­ción del Au­to­mó­vil (In­sia) de la Uni­ver­si­dad Po­li­téc­ni­ca de Ma­drid (UPM) con apa­ra­tos de co­mu­ni­ca­ción de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción, al igual que un tra­mo del ca­rril del bus- VAO de la au­to­vía A-6, don­de se es­tán ha­cien­do los tests.

La in­for­ma­ción com­par­ti­da va des­de si­tua­cio­nes de atas­cos a obras en la ca­rre­te­ra o ad­ver­ten­cias cli­ma­to­ló­gi­cas ad­ver­sas y se nu­tre del ca­nal de in­ci­den­cias de la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Trá­fi­co, que co­la­bo­ra en el pro­yec­to. To­do ello se rea­li­za a tra­vés de la pla­ta­for­ma de con­trol de trá­fi­co de In­dra, que en­vía la in­for­ma­ción al vehícu­lo me­dian­te un sis­te­ma de co­mu­ni­ca­cio­nes. “Se tra­ta de fa­ci­li­tar a los usua­rios y co­ches au­tó­no­mos y co­nec­ta­dos in­for­ma­ción en tiem­po real que am­plíe su vi­sión y ayu­de a la to­ma de de­ci­sio­nes y a la se­gu­ri­dad”, di­ce Ma­nuel Ló­pez, di­rec­tor de trá­fi­co e in­fra­es­truc­tu­ras de la fir­ma tec­no­ló­gi­ca. Es­te pro­yec­to, que se pro­ba­rá pró­xi­ma­men­te en París y Lis­boa, bus­ca ha­cer me­lla en el te­rri­to­rio es­pa­ñol, pe­ro no es úni­co.

En Segovia, Seat y Te­le­fó­ni­ca han uni­do fuer­zas pa­ra pro­bar la tec­no­lo­gía Cellu­lar-v2x (Vehi­cle to Everyt­hing), que per­mi­te co­nec­tar el co­che a ca­si to­do, co­mo si fuese un te­lé­fono mó­vil. En ju­lio pa­sa­do, un se­má­fo­ro y un pa­so de ce­bra (equi­pa­dos con una cá­ma­ra tér­mi­ca y un sis­te­ma de co­mu­ni­ca­ción) fue­ron ca­pa­ces de lan­zar a un vehícu­lo se­ña­les de aler­ta cuan­do al­guien cru­za­ba la ca­lle o cuan­do la se­ñal de trá­fi­co es­ta­ba a pun­to de cam­biar a ro­jo. Es­tos avi­sos se veían re­fle­ja­dos en el cua­dro de ins­tru­men­tos del au­to que re­ci­bía

la in­for­ma­ción de ma­ne­ra in­me­dia­ta (con una la­ten­cia de un mi­li­se­gun­do), gra­cias al des­plie­gue de un ser­vi­dor de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción (Mul­ti-ac­cess Ed­ge Com­pu­ting, MEC) que ha per­mi­ti­do a la fir­ma de te­le­fo­nía ace­le­rar al má­xi­mo su co­ne­xión, acer­cán­do­la al 5G, ex­pli­ca Mer­ce­des Fer­nán­dez, ge­ren­te de Innovación de la com­pa­ñía.

El au­men­to de la co­nec­ti­vi­dad del vehícu­lo y la com­bi­na­ción de po­ten­cia in­for­má­ti­ca avan­za­da, sen­so­res y aná­li­sis de da­tos es­tán im­pul­san­do la tran­si­ción de au­to­mó­vi­les co­nec­ta­dos a au­tó­no­mos”, co­men­ta Alek­san­der Po­nie­wiers­ki, res­pon­sa­ble de In­ter­net de las Co­sas (IOT, por sus si­glas en in­glés) en Ernst & Young. Ac­tual­men­te en Eu­ro­pa hay más de 32 mi­llo­nes de vehícu­los co­nec­ta­dos (pa­ra in­ter­cam­biar in­for­ma­ción a tra­vés de In­ter­net), se­gún las es­ti­ma­cio­nes de PWC. En 2020 so­bre­pa­sa­rán los 71 mi­llo­nes de uni­da­des. En 2021, el 25% de los au­to­mó­vi­les en cir­cu­la­ción en Es­pa­ña en­tra­rá en es­ta ca­te­go­ría, de acuer­do con las pre­vi­sio­nes de Fa­co­nau­to, la pa­tro­nal lo­cal de los con­ce­sio­na­rios. El cam­bio no es una op­ción. A par­tir del pri­mer día de abril de es­te año, en la UE los co­ches de nue­va fabricación es­tán obli­ga­dos a in­cor­po­rar un sis­te­ma de lla­ma­das de emer­gen­cia (ecall), que en ca­so de ac­ci­den­te lla­ma de ma­ne­ra au­to­má­ti­ca al 112.

“Es­ta­mos en me­dio de la ma­yor trans­for­ma­ción des­de que se in­ven­tó el au­to­mó­vil”, ar­gu­men­ta Fa­bian Sim­mer, jefe del de­par­ta­men­to di­gi­tal en Seat. Y en es­ta nue­va era no hay lí­mi­tes pa­ra la ima­gi­na­ción. Nis­san, por ejem­plo, ha to­ma­do co­mo pun­to de par­ti­da un sis­te­ma de vi­sua­li­za­ción y su­per­vi­sión in­ter­pla­ne­ta­rio, crea­do por la NASA, pa­ra ges­tar una pla­ta­for­ma que per­mi­te a sus vehícu­los au­tó­no­mos ha­cer fren­te a di­ver­sos obs­tácu­los (ac­ci­den­tes, cons­truc­ción de ca­rre­te­ras, ci­clis­tas o pea­to­nes, en ge­ne­ral) que se en­cuen­tren por el ca­mino.

El sis­te­ma Seam­less Au­to­no­mous Mo­bi­lity (SAM) ges­ta­do por Maar­ten Sier­huis, ex­cien­tí­fi­co de la agen­cia es­pa­cial es­ta­dou­ni­den­se, per­mi­te al vehícu­lo apren­der de sus pro­pias ex­pe­rien­cias, que lue­go son al­ma­ce­na­das en la nu­be y com­par­ti­das con otros vehícu­los. La apli­ca­ción, aún en prue­bas, no es com­ple­ta­men­te au­tó­no­ma. Cuan­do el au­to per­ci­be una obs­truc­ción en su ru­ta, el pro­gra­ma se en­la­za a un te­le­ope­ra­dor. Es es­te el que bus­ca la so­lu­ción y la trans­mi­te al co­che pa­ra que reanu­de ope­ra­cio­nes. “Los con­duc­to­res es­tán más co­nec­ta­dos que nun­ca me­dian­te re­des que in­te­gran los co­ches, las per­so­nas y otras fuen­tes de in­for­ma­ción, si­guien­do el con­cep­to de smart city”, co­men­tan des­de la com­pa­ñía, que a la par es­tu­dia có­mo leer la men­te de sus usua­rios.

Pa­ra lo­grar­lo, la fir­ma ni­po­na desa­rro­lla la tec­no­lo­gía brain to vehi­cle (B2V), que es ca­paz de in­ter­pre­tar las

se­ña­les del ce­re­bro del con­duc­tor a tra­vés de una dia­de­ma in­te­li­gen­te. La innovación —en la que co­la­bo­ra Bit­brain, una fir­ma de Za­ra­go­za— de­co­di­fi­ca las se­ña­les ce­re­bra­les del usua­rio pa­ra asis­tir­lo en la con­duc­ción. Es así que pue­de de­tec­tar los mo­vi­mien­tos del hu­mano cuan­do es­tá a pun­to de ini­ciar un mo­vi­mien­to, co­mo gi­rar el vo­lan­te o pi­sar el freno o el ace­le­ra­dor, re­du­cien­do los tiem­pos de reac­ción en­tre un 0,2 y 0,5 se­gun­dos.

El sec­tor de In­fra­es­truc­tu­ras no es un me­ro es­pec­ta­dor. Los gran­des ope­ra­do­res de au­to­pis­tas sa­ben que su po­si­ción es tras­cen­den­tal. En los úl­ti­mos años se han em­bar­ca­do en un mar de pro­yec­tos: des­de co­la­bo­ra­cio­nes con fa­bri­can­tes de co­ches y uni­ver­si­da­des in­ter­na­cio­na­les, has­ta in­ves­ti­ga­cio­nes de alcance eu­ro­peo, co­mo In­fra­mix y C-roads, dos ini­cia­ti­vas en las que par­ti­ci­pa Aber­tis, a tra­vés de su fi­lial Au­to­pis­tas.

El pri­me­ro de es­tos pro­yec­tos quie­re crear una in­fra­es­truc­tu­ra del fu­tu­ro, to­man­do en con­si­de­ra­ción la co­exis­ten­cia de vehícu­los con­ven­cio­na­les y au­to­ma­ti­za­dos, ex­pli­ca San­tia­go Ro­drí­guez, di­rec­tor ge­ne­ral de ser­vi­cios de mo­vi­li­dad en Aber­tis. En es­ta ini­cia­ti­va, en la que co­la­bo­ran 11 or­ga­ni­za­cio­nes (en­tre em­pre­sas e ins­ti­tu­cio­nes eu­ro­peas), la fir­ma es­pa­ño­la coor­di­na­rá uno de los pro­gra­mas pi­lo­tos que se pon­drá en mar­cha du­ran­te los pró­xi­mos me­ses. Por su par­te, en el C-roads, Au­to­pis­tas con­tro­la­rá la apli­ca­ción de una se­rie de tec­no­lo­gías que per­mi­ta el flu­jo de in­for­ma­ción en­tre vehícu­los por me­dio de sis­te­mas inalám­bri­cos. Am­bos ejer­ci­cios se rea­li­za­rán en un tra­mo de la AP-7 en Gi­ro­na.

Cin­tra, fi­lial de con­ce­sio­nes de Fe­rro­vial, ha rea­li­za­do prue­bas de in­ter­cam­bio de in­for­ma­ción en­tre vehícu­los e in­fra­es­truc­tu­ras, en con­jun­to con el Cen­tro de Au­to­mo­ción de Ga­li­cia (CTAG), en un par de au­to­pis­tas por­tu­gue­sas. Y co­la­bo­ra con la Uni­ver­si­dad de Te­xas pa­ra des­ci­frar los im­pac­tos que ten­drá la mo­vi­li­dad del fu­tu­ro, ex­pli­ca Ni­co­lás Ru­bio, di­rec­tor de ope­ra­cio­nes de la fir­ma. Pa­ra el di­rec­ti­vo, la se­gu­ri­dad del co­che co­nec­ta­do y au­tó­no­mo es­tá en una efi­cien­te co­la­bo­ra­ción en­tre to­dos los sec­to­res del mun­do de la mo­vi­li­dad. Pe­ro es­te es so­lo uno de los re­tos que de­ben re­sol­ver los par­ti­ci­pan­tes de las dis­tin­tas in­dus­trias in­vo­lu­cra­das. El au­men­to en la ve­lo­ci­dad de co­ne­xión mó­vil y una re­gu­la­ción pa­ra el co­che au­to­ma­ti­za­do se an­to­jan co­mo pla­tos fuer­tes en el me­nú pa­ra los pró­xi­mos años.

LOS OPE­RA­DO­RES DE AU­TO­PIS­TAS SA­BEN QUE SU PO­SI­CIÓN ES CLA­VE, TRA­BA­JAN EN UN MAR DE PRO­YEC­TOS CON FA­BRI­CAN­TES Y UNI­VER­SI­DA­DES.

SIN PA­RAR Cin­tra ges­tio­na la au­to­pis­ta 407 ETR (Ca­na­dá), la pri­me­ra con un sis­te­ma in­te­li­gen­te de pea­je en el mun­do: los sen­so­res y cá­ma­ras identifican la ma­trí­cu­la y cal­cu­lan el re­co­rri­do pa­ra fac­tu­rar.

CO­MU­NI­CA­CIÓN Arri­ba a la iz­quier­da, in­te­rior y ex­te­rior del co­che au­tó­no­mo uti­li­za­do por In­dra y el In­sia (Uni­ver­si­dad Po­li­téc­ni­ca de Ma­drid); de­re­cha, Fe­li­pe Ji­mé­nez, di­rec­tor del In­sia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.