CA­SI LIS­TOS PA­RA COM­PAR­TIR

La mo­vi­li­dad al­ter­na­ti­va abre la puer­ta a nue­vas re­la­cio­nes ciu­da­da­nas ba­sa­das en la coope­ra­ción y el be­ne­fi­cio mu­tuo.

El País - Retina - - Negocio - Por Mon­tse Hi­dal­go Pé­rez Fo­to­gra­fías de Al­fre­do Arias

Asó­ma­te a la ven­ta­na. Al­gún día, to­dos los co­ches que ba­ña la luz po­drían ser tu co­che. ¿Ves ese apar­ca­mien­to pri­va­do? Cual­quie­ra de sus pla­zas po­dría ser la tu­ya. La jun­gla de as­fal­to tie­ne nue­vas re­glas. En la mo­vi­li­dad del fu­tu­ro hay si­tio pa­ra com­par­tir vehícu­los, es­pa­cios de es­ta­cio­na­mien­to, ener­gía y co­no­ci­mien­to. ¿Ves al desconocido que do­bla la es­qui­na? Tu co­che tam­bién es su­yo.

“La gen­te ya ve la con­ve­nien­cia de no te­ner que te­ner un co­che pa­ra po­der usar­lo”, se­ña­la Juan Pa­blo Ma­dri­gal, di­rec­tor de Mi­ni Es­pa­ña. La icó­ni­ca fir­ma aca­ba de su­bir­se al ca­rro de la mo­vi­li­dad com­par­ti­da con Mi­ni Sha­ring, una apli­ca­ción que per­mi­te com­par­tir los vehícu­los de la mar­ca con un círcu­lo de has­ta 10 per­so­nas, con­vir­tien­do el mó­vil de ca­da uno de ellos en una lla­ve que abre el co­che. “Sa­be­mos que hay pro­pie­ta­rios que ja­más de­ja­rían que al­guien con­duz­ca su Mi­ni, pe­ro en el otro ex­tre­mo, los más van­guar­dis­tas han em­pe­za­do inmediatamente a ha­cer­lo”, ase­gu­ra.

En­tre es­tos 10 per­mi­sos ca­ben ami­gos, fa­mi­lia­res, ve­ci­nos e in­clu­so com­pa­ñe­ros de ho­te­les, es­pa­cios de co­wor­kings y star­tups. “La ver­dad es que nues­tra idea ini­cial era el clien­te par­ti­cu­lar, pe­ro tam­bién es­ta­mos te­nien­do con­tac­tos con em­pre­sas”, admite Ma­dri­gal.

En Drivy, el círcu­lo de po­ten­cia­les usua­rios es in­fi­ni­to. Es­ta pla­ta­for­ma de al­qui­ler de co­ches par­ti­cu­la­res de ori­gen fran­cés lle­gó a Es­pa­ña en 2015 y ya tie­ne más de 5.000 vehícu­los re­gis­tra­dos y ca­si 200.000 usua­rios. En­tre Aus­tria, Bél­gi­ca, Reino Uni­do, Francia y Es­pa­ña, su­ma 50.000 co­ches y dos mi­llo­nes de con­duc­to­res en po­ten­cia.

Al prin­ci­pio hu­bo re­ti­cen­cias. “La gen­te lo veía muy ex­tra­ño”, re­cuer­da Jau­me Su­ñol, di­rec­tor ge­ne­ral de Drivy en Es­pa­ña. Aho­ra cre­cen a fuer­za de bo­ca-ore­ja. “Es lo que más nos es­tá fun­cio­nan­do. Los que ya lo han pro­ba­do se con­vier­ten en una es­pe­cie de embajadores de la mar­ca. Mu­chos in­clu­so em­pe­za­ron co­mo par­ti­cu­la­res y aho­ra han crea­do una em­pre­sa pa­ra de­di­car co­ches a la ac­ti­vi­dad”. Es­ta ver­tien­te pro­fe­sio­nal de Drivy su­po­ne un 10% de la ofer­ta de co­ches, pe­ro con­cen­tra has­ta la mi­tad de los al­qui­le­res.

¿Hay que es­tar lo­co pa­ra po­ner el pro­pio co­che en ma­nos de cual­quie­ra? En Mi­ni Sha­ring, la con­fian­za se cul­ti­va y flo­re­ce en círcu­los ce­rra­dos, co­brar es op­cio­nal. Drivy in­cen­ti­va es­te sen­ti­mien­to con re­tri­bu­cio­nes que pue­den os­ci­lar en­tre los 400 y los 900 eu­ros al mes. Y, pa­ra evi­tar sor­pre­sas, las dos com­pa­ñías tie­nen sen­dos acuer­dos con ase­gu­ra­do­ras que con­tem­plan las par­ti­cu­la­ri­da­des de la mo­vi­li­dad com­par­ti­da. “Es im­por­tan­te crear ese mar­co de con­fian­za pa­ra que dos per­so­nas que no se co­no­cen se pue­dan al­qui­lar el co­che. En Drivy es­to se ba­sa en un se­gu­ro que se ha con­fec­cio­na­do es­pe­cí­fi­ca­men­te pa­ra la ac­ti­vi­dad”, pre­ci­sa Su­ñol. Es­ta co­ber­tu­ra ex­tra se ac­ti­va en el mo­men­to del al­qui­ler y se man­tie­ne vi­gen­te mien­tras du­re. Pa­ra ter­mi­nar de amor­ti­guar el sal­to de fe es­tán los ha­bi­tua­les sis­te­mas de va­lo­ra­cio­nes, tan­to pa­ra pro­pie­ta­rios co­mo pa­ra con­duc­to­res.

En Parkfy, las eva­lua­cio­nes tam­bién son la cla­ve del amor a pri­me­ra vis­ta en­tre con­duc­to­res y pla­zas de apar­ca­mien­to pri­va­das. “Los pro­pie­ta­rios con más de trein­ta va­lo­ra­cio­nes, una me­dia de cua­tro o cin­co es­tre­llas, ba­jo tiem­po de res­pues­ta y se­ña­les de ac­ti­vi­dad re­cien­te pue­den con­ver­tir es­to en una au­tén­ti­ca fuen­te de in­gre­sos adi­cio­na­les”, ase­gu­ra An­to­nio Li­na­res, fun­da­dor de Parkfy.

La pla­ta­for­ma que na­ció en 2012 pa­ra fa­ci­li­tar los al­qui­le­res tem­po­ra­les de es­ta­cio­na­mien­tos en­tre par­ti­cu­la­res ha al­can­za­do ya los 4.037 es­ta­cio­na­mien­tos re­gis­tra­dos. “Sa­ca­mos pla­zas pri­va­das en cen­tros ur­ba­nos que de otro mo­do es­ta­rían in­fra­uti­li­za­das y las ex­po­ne­mos a gen­te que de no te­ner ac­ce­so a ese in­ven­ta­rio ge­ne­ra­ría una con­ges­tión adi­cio­nal y gas­ta­rían más de lo ne­ce­sa­rio”. En es­tos es­pa­cios, los pre­cios por día se fi­jan li­bre­men­te y os­ci­lan en­tre los 5 y los 20 eu­ros.

En el fu­tu­ro de Parkfy, Li­na­res va­ti­ci­na ma­yor ro­ta­ción de los al­qui­le­res y me­no­res tiem­pos de es­ta­cio­na­mien­to, así co­mo una ges­tión más sen­ci­lla de las transac­cio­nes, que aho­ra exi­gen que sean los pro­pie­ta­rios los en­car­ga­dos de dar ac­ce­so a sus pla­zas. “Po­dre­mos po­ner al­go del es­ti­lo de los re­par­ti­do­res de Glo­vo”.

El usua­rio de co­che eléc­tri­co tie­ne con­cien­cia de sos­te­ni­bi­li­dad, y yo creo que la par­te de com­par­tir y del uso ra­cio­nal de los bie­nes, en es­te ca­so el co­che, va muy en lí­nea con eso. Es al­go que tie­ne un im­pac­to en la so­cie­dad y en te­ner una mo­vi­li­dad más lim­pia”, ra­zo­na Juan Pa­blo Ma­dri­gal, que de­tec­ta en la aún pe­que­ña co­mu­ni­dad de pro­pie­ta­rios de vehícu­los hí­bri­dos y eléc­tri­cos una ma­yor in­quie­tud por las nue­vas for­mas de te­ner co­che.

Des­de 2012, es­te co­lec­ti­vo —y los as­pi­ran­tes a en­trar en él— en­cuen­tran en Fo­roev un es­pa­cio pa­ra el diá­lo­go y la di­vul­ga­ción de los en­tre­si­jos del mer­ca­do del co­che eléc­tri­co en Es­pa­ña. Los usua­rios de Fo­roev han in­ter­cam­bia­do ca­si 90.000 men­sa­jes en más de 10.000 con­ver­sa­cio­nes: du­das so­bre nue­vos mo­de­los, com­pra­ven­ta de vehícu­los, con­se­jos so­bre los ve­ri­cue­tos nor­ma­ti­vos aso­cia­dos a la ins­ta­la­ción de pun­tos de car­ga o la con­ce­sión de ayu­das…

Se or­ga­ni­zan in­clu­so que­da­das de los par­ti­ci­pan­tes (en el mun­do real). “To­da­vía hay po­ca gen­te que real­men­te se preo­cu­pa por es­te te­ma. Cuan­do

“HAY PRO­PIE­TA­RIOS QUE JA­MÁS DE­JA­RÍAN QUE AL­GUIEN CON­DUZ­CA SU MI­NI, PE­RO LOS MÁS VAN­GUAR­DIS­TAS HAN EM­PE­ZA­DO A HA­CER­LO”.

en­con­tra­mos gen­te co­mo no­so­tros, nos sen­ti­mos iden­ti­fi­ca­dos”, ra­zo­na Na­cho Mar­tín, ad­mi­nis­tra­dor del fo­ro. “Es­ta­mos vien­do que te­ne­mos un co­che que no con­ta­mi­na, que no ha­ce rui­do, que se con­du­ce me­jor y gas­ta me­nos, aun­que ini­cial­men­te pue­da cos­tar un po­co más. Y mu­chos aun así te po­nen pe­gas. Te sien­tes un po­co in­com­pren­di­do”.

Aun­que el in­cre­men­to de usua­rios re­gis­tra­dos —que ron­da los 3.000— ha si­do cons­tan­te des­de el prin­ci­pio, Mar­tín se mues­tra con­ven­ci­do de que aún no han da­do el gran ace­le­rón. “Cre­ce­re­mos más rá­pi­do cuan­do la ven­ta de co­ches eléc­tri­cos pe­gue el sal­to en Es­pa­ña. Aho­ra de­ci­mos que se han du­pli­ca­do las ven­tas, pe­ro es que es­ta­mos pa­san­do de un 0,25% a un 0,5%”, ra­zo­na.

Es bien sa­bi­do que, en­tre los obs­tácu­los que fre­nan es­te avan­ce es­tán el pre­cio de los vehícu­los y la es­ca­sez de pun­tos de car­ga. “No es que fal­ten, es que no es­tán don­de más se ne­ce­si­tan, en las ca­rre­te­ras pa­ra via­jar. Y el que no tie­ne pun­tos de re­car­ga en ca­sa lo pa­sa mal”, aña­de Mar­tín.

Es­ta ago­nía es la que se pro­pu­so re­sol­ver la di­vi­sión sue­ca de Re­nault con Elbnb. Es­ta web pre­ten­día ser, co­mo su nom­bre in­di­ca, el Airbnb de los pun­tos de car­ga. Igual que pue­des al­qui­lar un es­pa­cio pa­ra dor­mir, pue­des pe­dir car­ga pa­ra tu co­che du­ran­te el fin de se­ma­na, una no­che o por unas horas. “Elbnb tam­bién es la voz del pue­blo, al unir­te, aña­des una voz que re­cla­ma una me­jor in­fra­es­truc­tu­ra”.

La idea era que los pro­pie­ta­rios re­gis­tra­sen sus ca­sas pa­ra que los con­duc­to­res pu­die­sen en­con­trar­las con una fun­ción de geo­lo­ca­li­za­ción. Se­gún ex­pli­can fuen­tes de Re­nault, la com­pa­ñía ha de­ja­do de dar co­mu­ni­ca­ción ac­ti­va a es­ta ini­cia­ti­va, pe­ro man­tie­nen la pla­ta­for­ma abier­ta.

¿Se pue­de com­par­tir más la mo­vi­li­dad? En las mis­mas se­sio­nes crea­ti­vas que con­du­je­ron al lan­za­mien­to de Mi­ni Sha­ring sur­gió cons­tan­te­men­te la idea de una com­pra com­par­ti­da en la que la pro­pia ad­qui­si­ción del co­che se hi­cie­ra ofi­cial­men­te en­tre un con­jun­to de pro­pie­ta­rios. “Lo te­ne­mos pa­ra una si­guien­te eta­pa por­que no es tan sen­ci­llo. Además, a raíz de to­do es­to, he­mos es­ta­do es­tu­dian­do ser­vi­cios de con­ve­nien­cia pa­ra pro­pie­ta­rios y usua­rios, co­mo el la­va­do de co­che, o que va­yan y te re­pon­gan el com­bus­ti­ble, ser­vi­cios de re­pa­ra­ción y man­te­ni­mien­to... Han sur­gi­do un sin­fín de ideas que aho­ra só­lo es­ta­mos ini­cian­do”.

“[ EN PARKFY] SA­CA­MOS PLA­ZAS PRI­VA­DAS EN LOS CEN­TROS UR­BA­NOS QUE DE OTRO MO­DO ES­TA­RÍAN IN­FRA­UTI­LI­ZA­DAS”.

UN CO­CHE CO­MU­NAL Juan Pa­blo Ma­dri­gal, di­rec­tor de Mi­ni Es­pa­ña, ha im­pul­sa­do el pro­gra­ma Mi­ni Sha­ring. Su app (arri­ba a la de­re­cha) per­mi­te a has­ta 10 ele­gi­dos re­ser­var el co­che y abrir­lo sin ne­ce­si­dad de lla­ve.

EN­TRE VE­CI­NOS Jau­me Su­ñol, di­rec­tor ge­ne­ral de Drivy Es­pa­ña (iz­quier­da), y An­to­nio Li­na­res, fun­da­dor de Parkfy, dos pro­yec­tos que pro­po­nen al­qui­le­res en­tre par­ti­cu­la­res de co­ches y pla­zas de par­king.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.