EL BÚNKER DE BRAUN

La fir­ma de pro­duc­tos de con­su­mo tie­ne su de­par­ta­men­to de di­se­ño e I+D en un pe­que­ño pue­blo de Ale­ma­nia. Aquí se for­jan las afei­ta­do­ras, re­lo­jes y ce­pi­llos de dien­tes del fu­tu­ro.

El País - Retina - - Sumario - Por Ós­car Gra­na­dos Fo­to­gra­fías de Lino Es­cu­rís

En­tra­mos en su de­par­ta­men­to de di­se­ño e I+D en Ale­ma­nia.

El rui­do es en­sor­de­ce­dor: ¡zis, zas, zis, zas, zis, zas! Un pe­que­ño y fino cin­cel ro­bo­ti­za­do des­car­ga su fuer­za so­bre un tro­zo de una du­ra re­si­na. Los mo­vi­mien­tos, ca­da vez más acu­cio­sos, van en to­das di­rec­cio­nes. No hay ma­ne­ra de pre­de­cir­los. La he­rra­mien­ta mar­ti­lla de un la­do, ha­ce una in­ci­sión en otro, de­li­mi­ta con­tor­nos. To­do ocu­rre en un par de mi­nu­tos. A su pa­so le­van­ta una cor­ti­na de pol­vo y re­si­duos, que cuan­do des­apa­re­ce de­ja ver el re­sul­ta­do: una sim­ple y sen­ci­lla afei­ta­do­ra (en reali­dad, el pro­to­ti­po de una), co­ci­na­da en el co­ra­zón del cen­tro de in­no­va­ción de Braun en Kron­berg (Ale­ma­nia). Aquí, en esta pe­que­ña ciu­dad a 17 ki­ló­me­tros de Fránc­fort, un ejér­ci­to de 400 per­so­nas, en­tre cien­tí­fi­cos, in­ge­nie­ros y di­se­ña­do­res de 70 paí­ses, tra­ba­ja crean­do al­gu­nos de los dis­po­si­ti­vos de hi­gie­ne per­so­nal que es­tán en nues­tros ho­ga­res.

De­ce­nas de afei­ta­do­ras y de­pi­la­do­ras (co­mo la fa­mo­sa Silk-épil) con la in­sig­nia Braun han si­do for­ja­das en esta es­pe­cie de búnker acris­ta­la­do com­pues­to de ocho edi­fi­cios que

en con­jun­to ocu­pan cer­ca de 113.000 me­tros cua­dra­dos. Tam­bién aquí han na­ci­do al­gu­nos de los ce­pi­llos eléc­tri­cos más utilizados en el pla­ne­ta, así co­mo re­lo­jes, cal­cu­la­do­ras, me­che­ros, electrodomésticos y otros apa­ra­tos elec­tró­ni­cos que por su di­se­ño han mar­ca­do ten­den­cia. “Nues­tros pro­duc­tos han re­vo­lu­cio­na­do al pla­ne­ta”, di­ce con or­gu­llo Oli­ver Gra­bes, je­fe del área de Di­se­ño de la em­pre­sa, que for­ma par­te del gi­gan­te P&G.

En es­te de­par­ta­men­to, el pa­sa­do se mez­cla con el fu­tu­ro. Tec­no­lo­gías co­mo el In­ter­net de las co­sas, in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial o im­pre­sión in­te­li­gen­te con­tri­bu­yen a mo­de­lar los nue­vos pro­duc­tos, que en mu­chos ca­sos ate­rri­zan en pro­to­ti­pos tri­di­men­sio­na­les que dan vi­da a una idea. Una vez he­cha la pie­za, la mano del hom­bre ha­ce el tra­ba­jo ar­te­sa­nal y apor­ta esos detalles que una má­qui­na no pue­de dar. De ello se en­car­ga Udo Bady, un ti­po al­to, de co­le­ta y con bar­ba blan­que­ci­na, co­no­ci­do co­mo lord of

the tools (señor de las he­rra­mien­tas). Su so­bre­nom­bre no tie­ne na­da de for­tui­to.

En su me­sa de tra­ba­jo, Bady tie­ne dis­tin­tas he­rra­mien­tas con las que es­ti­li­za y re­to­ca el pro­to­ti­po, que des­pués es compartido por to­dos los di­se­ña­do­res: una vein­te­na de per­so­nas que es­tán en­tre­mez­cla­das en una mis­ma sa­la. “He­mos cons­trui­do un equi­po hí­bri­do en­tre di­se­ño grá­fi­co e in­dus­trial, don­de exis­te un gran flu­jo cons­tan­te de ideas so­bre có­mo se­rá el di­se­ño fi­nal, pe­ro tam­bién so­bre el em­pa­que y su ima­gen de ven­ta”, di­ce Ren­ke Th­ye, que for­ma par­te de es­te gru­po. “Aho­ra, el di­se­ño es mu­cho más im­por­tan­te, por­que co­mu­ni­ca de ma­ne­ra in­tui­ti­va las ca­rac­te­rís­ti­cas de un ar­tícu­lo que ves, por ejem­plo, en Ama­zon”, ar­gu­men­ta el di­se­ña­dor Wolf­gang Steg­mann.

DI­SE­ÑO MÁS ALLÁ DE LA APARIENCIA

El es­pa­cio di­gi­tal se ha con­ver­ti­do en el nue­vo cam­po de ba­ta­lla. “Es­ta­mos cen­tra­dos tam­bién en có­mo co­mu­ni­ca­mos nues­tra mar­ca en las re­des so­cia­les, en el co­mer­cio elec­tró­ni­co, en có­mo po­de­mos tra­du­cir nues­tro con­jun­to de va­lo­res en ese nue­vo mun­do vir­tual”, des­ta­ca Gra­bes. Eso sí, siem­pre pen­san­do en la ima­gen. “Mu­chos creen que el di­se­ño es so­lo la apariencia del

pro­duc­to. Es­to siem­pre ha si­do di­fe­ren­te en Braun. Pa­ra no­so­tros, es una par­te in­te­gral del pro­ce­so de desa­rro­llo de un dis­po­si­ti­vo”. Por ello sus crea­cio­nes to­man tiem­po en gui­sar­se. “Ac­tual­men­te, tra­ba­ja­mos en los pro­duc­tos que lan­za­re­mos den­tro de tres años”, re­ve­la el en­car­ga­do del área. “Si hay que ha­cer un gran cam­bio po­dría­mos tar­dar has­ta cin­co años”, agre­ga.

Una vez que una afei­ta­do­ra, por ejem­plo, es di­se­ña­da, se crea una versión de en­sa­yo y se in­vi­ta a di­ver­sos usua­rios a tes­tear­la. “De he­cho, la ma­yo­ría de nues­tros dis­po­si­ti­vos de prue­ba no se pa­re­ce en na­da al re­sul­ta­do fi­nal, tan so­lo nos ayu­da a sa­ber si una idea es téc­ni­ca­men­te fac­ti­ble o no”, ar­gu­men­ta Sol­veig Si­ko­ra, je­fa del equi­po de desa­rro­llo ana­lí­ti­co. Pe­ro la fir­ma va más allá. En mu­chos ca­sos uti­li­za mé­to­dos de in­ves­ti­ga­ción más no­ve­do­sos, co­mo téc­ni­cas pro­yec­ti­vas, que per­mi­ten com­pren­der los sen­ti­mien­tos, emo­cio­nes y há­bi­tos de los clien­tes cuan­do se es­tán de­pi­lan­do, afei­tan­do o ce­pi­llan­do los dien­tes. A su vez, ha­ce un aná­li­sis de ti­po más aca­dé-

mi­co so­bre las ten­den­cias y desa­rro­llos en cam­pos co­mo la der­ma­to­lo­gía.

PREMIAR LA IN­NO­VA­CIÓN

Die­ter Rams es una le­yen­da vi­va de 86 años que ha de­ja­do hue­lla fue­ra y den­tro de Braun. Además de crear pie­zas em­ble­má­ti­cas, es­cri­bió un de­cá­lo­go con 10 prin­ci­pios que de­be te­ner un “buen di­se­ño”. Aho­ra, los alum­nos de las es­cue­las de esta pro­fe­sión, en to­do el mun­do, los re­pi­ten co­mo si fue­ran man­da­mien­tos sa­gra­dos. “Su tra­ba­jo ha si­do una ins­pi­ra­ción pa­ra mu­chas ge­ne­ra­cio­nes”, re­sal­ta Ro­sa­rio Cos­ta, je­fa de di­se­ño de la em­pre­sa da­ne­sa de juguetes Le­go, du­ran­te la en­tre­ga de pre­mios Braun­pri­ze a la que fue in­vi­ta­da co­mo ju­ra­do.

Es­te ga­lar­dón, otor­ga­do ca­da tres años, pre­mia las ideas y con­cep­tos de di­se­ño de pro­duc­tos in­no­va­do­res, sos­te­ni­bles y funcionales de jó­ve­nes crea­do­res. A lo lar­go del tiem­po, se ha con­ver­ti­do en una de las dis­tin­cio­nes más co­di­cia­das en­tre el gre­mio: tan so­lo en 2018 han con­cur­sa­do más de 3.000 ini­cia­ti­vas pro­ce­den­tes de 107 paí­ses.

En esta oca­sión, As­ha, un pro­yec­to sue­co, se ha lle­va­do el pre­mio en la ca­te­go­ría de jó­ve­nes ta­len­tos. As­ha es un dis­po­si­ti­vo que con­tro­la el pe­so de los be­bes al na­cer a tra­vés de una ba­lan­za di­gi­tal, in­te­gra­da por una man­ta que fun­cio­na con cé­lu­las solares. El apa­ra­to es­tá en­fo­ca­do a aten­der a los me­no­res de la India ru­ral, con di­fí­cil ac­ce­so al mé­di­co. Es­te ar­te­fac­to por­tá­til tam­bién mi­de la tem­pe­ra­tu­ra, pues cuen­ta con un ter­mó­me­tro in­fra­rro­jo que ob­via el con­tac­to pa­ra evi­tar la con­ta­mi­na­ción cru­za­da. El pro­gre­so de cre­ci­mien­to ga­ran­ti­za la aten­ción opor­tu­na en las pri­me­ras se­ma­nas del ni­ño.

DE MINIPIMERS A RE­LO­JES

En el mu­seo de Braun lu­cen en to­do lo al­to al­gu­nos de los ce­pi­llos de dien­tes con­ven­cio­na­les y eléc­tri­cos (de la mar­ca Oral-b) di­se­ña­dos por Rams, des­pués de que Braun fue­ra ad­qui­ri­da por Gi­llet­te, a fi­na­les de los años se­sen­ta. El di­mi­nu­to mu­seo al­ber­ga, de igual ma­ne­ra, las pri­me­ras mi­ni­pi­mer crea­das por la fir­ma, plan­chas, ca­fe­te­ras, tos­ta­do­ras, ba­ti­do­ras, ex­pri­mi­do­res y una se­rie de electrodomésticos que des­de 2012 son desa­rro­lla­dos y fa­bri­ca­dos por la ita­lia­na De­long­hi, que ad­qui­rió la li­cen­cia de Braun a P&G.

Pe­ro uno de los ar­tícu­los más pre­cia­dos en esta mues­tra son los re­lo­jes de pul­se­ra, un ni­cho de mer­ca­do al que Braun en­tró en los años ochen­ta. Hoy, tie­nen 15 mo­de­los y el año pa­sa­do ha re­lan­za­do dos de sus me­jo­res pie­zas: el AW10 y AW50, dos ejem­pla­res de clá­si­cas ma­ne­ci­llas blan­cas con el se­gun­de­ro ama­ri­llo, di­se­ña­dos en Kron­berg, que re­sul­tan to­do un atre­vi­mien­to en una era en don­de lo di­gi­tal se ha adue­ña­do de las mu­ñe­cas de ca­si to­do el mun­do. “Los vie­jos tiem­pos han vuel­to y es­tán de mo­da”, di­ce Gra­bes, quien suel­ta una son­ri­sa ner­vio­sa cuan­do se le pregunta si la em­pre­sa es­tá hor­nean­do un smart­watch. “Es al­go de lo que no pue­do ha­blar”, zan­ja y vuel­ve a reír co­mo si al­go se tra­je­ra en­tre ma­nos.

PRI­ME­ROS PA­SOS Pla­nos con el di­se­ño de una ba­ti­do­ra de va­so en los que el equi­po de Braun in­clu­ye pro­duc­tos de la com­pe­ten­cia y pre­sen­ta una pri­me­ra pro­pues­ta (arri­ba a la iz­quier­da).

SEÑOR DE LAS HE­RRA­MIEN­TAS En la otra pá­gi­na, Udo Bady en el ta­ller don­de se rea­li­zan pro­to­ti­pos de nue­vos pro­duc­tos, co­mo afei­ta­do­ras. En esta pá­gi­na, el mu­seo de Braun.

CA­SI 100 AÑOS DE HIS­TO­RIA Des­de arri­ba, to­ma­vis­tas en el mu­seo de Braun; un ipod y la ra­dio T3 en la que se ins­pi­ró Ap­ple, y la cal­cu­la­do­ra ET 66, si­mi­lar a la que apa­re­cía en los pri­me­ros ip­ho­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.