CARABANCHEL CREATIVA

El País - Retina - - Sumario - Por Jorge G. Gar­cía Fo­to­gra­fía de Al­fre­do Arias

El IED In­no­va­tion Lab as­pi­ra a re­vi­ta­li­zar un ba­rrio obre­ro fue­ra del cen­tro de Madrid.

El edi­fi­cio don­de aho­ra con­vi­ven es­tu­dian­tes, im­pre­so­ras 3D y ga­fas de reali­dad vir­tual, le­van­ta­do en los 60, era el cla­ro ejem­plo del Madrid in­dus­trial. Una im­pren­ta y una fa­bri­ca tex­til se re­par­tían sus cin­co plantas y da­ban tra­ba­jo a per­so­nas pro­ve­nien­tes del éxo­do ru­ral que vi­vía Es­pa­ña en­ton­ces. Son dos imá­ge­nes con­tra­pues­tas afec­ta­das por el pa­so del tiem­po y el desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co. Cuan­do Da­rio As­san­te, di­rec­tor del IED Madrid (Is­ti­tu­to Eu­ro­peo di De­sign), se pa­seó ha­ce cua­tro años por las ca­lles del ba­rrio ma­dri­le­ño de Ca­ra- ban­chel, lo vio cla­ro. Esta era la lo­ca­li­za­ción per­fec­ta pa­ra abrir el In­no­va­tion Lab. “Es una evo­lu­ción na­tu­ral de la zo­na. En­tre to­dos, po­de­mos re­or­ga­ni­zar­la y dar­le un im­pul­so cul­tu­ral, ar­tís­ti­co e in­no­va­dor”, ex­pli­ca.

La ta­rea de As­san­te, además de am­bi­cio­sa, con­tras­ta con la reali­dad de una de las áreas obre­ras de Madrid. Con la ter­ce­ra ta­sa de pa­ro más al­ta de la ciu­dad, Carabanchel quie­re re­no­var­se, ol­vi­dar aque­lla ima­gen de su icó­ni­ca cár­cel fran­quis­ta de­rrui­da en 2008 y abra­zar la in­no­va­ción. Esta es la idea de­trás de la aper­tu­ra en ma­yo por par­te del IED del In­no­va­tion Lab. “Que­re­mos unir la for­ma­ción uni­ver­si­ta­ria con los pro­yec­tos y las em­pre­sas. Co­la­bo­rar en­tre to­dos pa­ra lo­grar ele­men­tos tan­gi­bles in­me­dia­tos”, ar­gu­men­ta As­san­te.

La tra­duc­ción ma­te­rial de esta fi­lo­so­fía es un es­pa­cio abier­to, cons­trui­do por unos he­xá­go­nos me­tá­li­cos y de ma­de­ra en ca­da una de las plantas. Par­te de es­tos ma­te­ria­les son los pro­pios res­tos de otros pro­yec­tos. No sor­pren­de ver ta­blo­nes en­te­ros re­ple­tos de tro­que­les y agu­je­ros. A ca­da una de es­tas zo­nas las han lla­ma­do la­bo­ra­to­rios, que abar­can des­de la crea­ción de pro­to­ti­pos en el Fab Lab has­ta uno de reali­dad vir­tual, el XR Lab. Tal y co­mo co­men­ta la di­rec­to­ra de es­te úl­ti­mo, Ana Re­vi­lla, su pro­yec­to ha si­do po­si­ble gra­cias a la co­la­bo­ra­ción con Iña­ki La­cos­ta, CEO de En­tropy Stu­dio, que ha pues­to co­no­ci­mien­to y ma­te­rial, co­mo ga­fas y soft­wa­re, al ser­vi­cio de la Uni­ver­si­dad. “Es­tá unión nos ha per­mi­ti­do desa­rro­llar una ex­po­si­ción de ar­te in­mer­si­vo en el mu­seo [sigue en pág. 28]

La aper­tu­ra en ma­yo del IED In­no­va­tion Lab, un es­pa­cio de en­cuen­tro en­tre uni­ver­si­dad y em­pre­sa, con­tri­bu­ye a la re­vi­ta­li­za­ción de un ba­rrio tra­di­cio­nal­men­te obre­ro de Madrid.

[vie­ne de pág. 26] Thys­sen en la que tam­bién es­tu­vo im­pli­ca­do el Fab Lab con la cons­truc­ción de unas cú­pu­las”, des­ta­ca.

Pe­se al po­co tiem­po que lle­van a pleno ren­di­mien­to, la con­di­ción de tra­ba­jar co­do con co­do en­tre to­dos no se ne­go­cia. Co­mo sos­tie­ne el má­na­ger del Fab Lab, Ig­na­cio Prie­to, al co­la­bo­rar unos con otros am­plían las mi­ras de los pro­yec­tos. Lle­gan a so­lu­cio­nes más in­te­gra­les que si ca­da la­bo­ra­to­rio ve­la­ra so­lo por sus pro­pios in­tere­ses. “Exis­te una cier­ta si­mi­li­tud con el desa­rro­llo de soft­wa­re en una co­mu­ni­dad abier­ta. To­dos te­ne­mos ac­ce­so a to­do. Es lo que nos per­mi­te avan­zar ágil­men­te”, su­gie­re. No en vano, en los próximos tres años for­ma­rán par­te de un pro­yec­to im­pul­sa­do por Red Bull en el IED In­no­va­tion Lab pa­ra bus­car so­lu­cio­nes a la mo­vi­li­dad de in­vi­den­tes.

EL SI­GUIEN­TE, EL FOOD LAB

El ba­rrio, po­co a po­co, se ha con­ver­ti­do en des­tino de re­co­no­ci­dos di­se­ña­do­res de mo­da, co­mu­ni­da­des crea­ti­vas y es­tu­dios ar­tís­ti­cos. ¿Cues­tión de co­lap­so y precios desor­bi­ta­dos en el cen­tro de Madrid? So­lo ellos lo sa­ben. Cues­ta com­pa­rar­lo con la evo­lu­ción del ba­rrio de Kreuz­berg en Ber­lín, pe­ro las se­ñas de iden­ti­dad son bas­tan­te pa­re­ci­das. Des­de es­te es­pa­cio del IED no se con­for­man con la in­no­va­ción de puer­tas pa­ra aden­tro. Han pues­to en mar­cha el pro­yec­to de Carabanchel Creativa en­tre el City Lab, el XR Lab y el Ayun­ta­mien­to pa­ra lo­ca­li­zar to­dos es­tos negocios y si­tuar­los en el ma­pa. “Es una par­te de la in­ves­ti­ga­ción que desarro- lla­mos en la Uni­ver­si­dad y de la que se pue­de be­ne­fi­ciar un dis­tri­to en­te­ro”, zan­ja As­san­te. El pró­xi­mo la­bo­ra­to­rio que ha­rá que la fa­mi­lia crez­ca un po­co más es uno re­la­cio­na­do con la co­mi­da. Lo lla­ma­rán Food Lab y es­tá cos­tan­do ter­mi­nar­lo por la in­fra­es­truc­tu­ra que re­quie­re. “Que­re­mos dar­le una visión cir­cu­lar a la in­no­va­ción en la gas­tro­no­mía. Des­de la dis­tri­bu­ción de los ali­men­tos has­ta la pro­pia co­ci­na”, ade­lan­ta el di­rec­tor del IED In­no­va­tion Lab, que ya co­la­bo­ra en el di­se­ño de mol­des y uten­si­lios de co­ci­na pa­ra un chef de es­tre­lla Mi­che­lin co­mo Diego Gue­rre­ro. La trans­for­ma­ción di­gi­tal no en­tien­de ni de sec­to­res ni tam­po­co de es­ta­tus.

A la trans­for­ma­ción del ba­rrio le que­da aún tiem­po. Pe­ro el IED ya ha pues­to su gra­ni­to de are­na a tra­vés de es­te es­pa­cio pa­ra im­pul­sar­la. Ha ace­le­ra­do un cam­bio im­pen­sa­ble pa­ra los ma­yo­res del ba­rrio. Por el mo­men­to, en Carabanchel ya se ha co­men­za­do a ha­blar de la­bo­ra­to­rios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.