UN CRÍ­TI­CO DE LA TE­LE­FO­NÍA

Aleix Valls fue di­rec­tor del Mo­bi­le World Con­gress has­ta que de­ci­dió cen­trar­se en Li­quid, star­tup con la que ayu­da a las em­pre­sas en su di­gi­ta­li­za­ción.

El País - Retina - - Cargando… - Por Ja­vier Cor­tés Fo­to­gra­fía de Xa­vier Torres-bac­chet­ta

Pre­gun­tar al ex­di­rec­tor del con­gre­so más im­por­tan­te de te­le­fo­nía del mun­do si pre­fie­re An­droid o IOS es co­mo pre­gun­tar a un ni­ño si quie­re más a ma­má o a pa­pá, pe­ro Aleix Valls (Bar­ce­lo­na, 1977) evi­ta sen­ti­men­ta­lis­mos y se pro­nun­cia sin du­dar­lo: en su opi­nión, An­droid es un sis­te­ma más abier­to y las ex­pe­rien­cias son más ri­cas y po­ten­tes con él. “Es ver­dad que el po­der ad­qui­si­ti­vo me­dio de usua­rios de ip­ho­ne du­ran­te mu­cho tiem­po fue su­pe­rior y eso hi­zo que mu­chos desa­rro­lla­do­res sa­ca­ran an­tes so­lu­cio­nes en IOS por­que mo­ne­ti­za­ban me­jor. Pe­ro eso ya no pa­sa: hoy am­bas mo­ne­ti­zan igual de mal”.

Aun­que lo di­ce con cier­ta sor­na, su con­clu­sión par­te de una re­fle­xión más pro­fun­da. Valls es­tá con­ven­ci­do de que va­mos al Ap­po­ca­lip­sis. “El tiem­po de las apli­ca­cio­nes mó­vi­les es­tá lle­gan­do a su fin y es ho­ra de rein­ven­tar el mo­de­lo”. ¿Có­mo? Pa­re­ce que el si­guien­te pa­so es la voz. “So­bre ella, se

irá desa­rro­llan­do un eco­sis­te­ma si­mi­lar en el que las apps se­rán sus­ti­tui­das por fun­cio­na­li­da­des”.

La transición ha­cia una ma­yor co­mu­ni­ca­ción ver­bal con nues­tros ter­mi­na­les es so­lo el pri­me­ro de los pro­nós­ti­cos que rea­li­za es­te in­ge­nie­ro de ca­mi­nos y doc­tor en me­cá­ni­ca compu­tacio­nal de flui­dos. “Una de las ex­pe­rien­cias cru­cia­les que es­tán por lle­gar es la crea­ción de una fuer­te iden­ti­dad di­gi­tal de ca­da usua­rio”, ex­po­ne. “La pregunta que de­be­mos plan­tear­nos an­tes es quién ma­ne­ja­rá esta iden­ti­dad”.

NO SIN MI SMARTPHONE

Los smartp­ho­nes han ca­la­do de tal ma­ne­ra que no se­ría­mos ca­pa­ces de sol­tar­los aun­que fué­ra­mos ple­na­men­te cons­cien­tes de los ries­gos que en­tra­ñan pa­ra nues­tra pri­va­ci­dad. El mó­vil ha pe­ne­tra­do en nues­tro día a día y ha al­can­za­do el ran­go de mo­ne­da so­cial, un com­ple­men­to ne­ce­sa­rio pa­ra en­se­ñar a los de­más quién eres. “Exis­te un es­ta­tus so­cial re­la­cio­na­do con el mó­vil que tie­nes. Si lo pien­sas, no hay una ex­pli­ca­ción ra­cio­nal pa­ra com­prar un ip­ho­ne”, opi­na.

Lo que pa­re­ce cla­ro es que al mó­vil to­da­vía le que­dan unos cuan­tos años, y no por­que no le va­yan a sa­lir com­pe­ti­do­res. Más bien, se an­to­ja una cues­tión de mer­ca­do. “La in­dus­tria mó­vil es tan po­ten­te que pa­re­ce im­po­si­ble que se coor­di­ne una in­ver­sión eco­nó­mi­ca im­por­tan­te pa­ra una re­vo­lu­ción de dis­po­si­ti­vos”, sen­ten­cia, aun­que con­ce­de que los avan­ces en el hard­wa­re pue­dan desa­rro­llar­se por otras vías. “Ten­dre­mos me­jo­res cá­ma­ras, pe­ro no me­nos mó­vi­les”.

Valls re­co­no­ce que tie­ne más dis­po­si­ti­vos co­nec­ta­dos en ca­sa de los que le gus­ta­ría. Ha­cien­do alar­de de es­pí­ri­tu prác­ti­co, cri­ti­ca la ten­den­cia de co­nec­tar ob­je­tos que no apor­tan na­da a los usua­rios. Lo que de­no­mi­na el “In­ter­net de las co­sas es­tú­pi­das. La pal­ma se la lle­va el col­chón co­nec­ta­do. Me ima­gino a un di­rec­ti­vo en una reunión de tra­ba­jo al que le sal­ta una no­ti­fi­ca­ción de la app de su col­chón in­di­can­do que se es­tá pro­du­cien­do un mo­vi­mien­to ex­tra­or­di­na­rio cuan­do no de­be­ría ha­ber na­die en ca­sa”, bro­mea.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.