03. Te­na­ci­dad de hu­ra­cán 04. Mú­si­ca y re­ci­cla­je

DY­SON CY­CLO­NE V10 Di­se­ña­dor: Ja­mes Dy­son

El País - Retina - - Enportada -

Ja­mes Dy­son (Cro­mer, In­gla­te­rra, 1947) es to­do un hom­bre he­cho a sí mis­mo de los tiem­pos mo­der­nos, el ejem­plo de que una bue­na idea, con la de­ter­mi­na­ción ade­cua­da, es ca­paz de mo­ver mon­ta­ñas. Dy­son, un in­ven­tor que es­tu­dió en el Ro­yal Co­lle­ge of Art, se ma­ra­vi­lló con la tec­no­lo­gía ci­cló­ni­ca tras vi­si­tar un ase­rra­de­ro que usa­ba esta ener­gía y la qui­so em­plear en la as­pi­ra­do­ra Hoo­ver que te­nía en ca­sa, cu­ya bol­sa lle­na de pol­vo re­du­cía la suc­ción del apa­ra­to.

Cen­te­na­res de pro­to­ti­pos más tar­de, su as­pi­ra­dor de fuer­za ci­cló­ni­ca y sin bol­sa es­ta­ba lis­to y se lo qui­so ven­der a los gran­des fa­bri­can­tes pe­ro na­die com­pra­ba la idea. Y Dy­son, in­mu­ne al des­alien­to, de­ci­dió mon­tar su pro­pia com­pa­ñía. Hoy, su mul­ti­na­cio­nal es lí­der mun­dial en la fa­bri­ca­ción de as­pi­ra­do­res y su tec­no­lo­gía ha lle­ga­do a los se­ca­ma­nos, se­ca­do­res de pe­lo o ven­ti­la­do­res sin as­pas.

Su pró­xi­mo reto se­rá la fa­bri­ca­ción de coches eléc­tri­cos, y pa­ra ello ul­ti­ma ya una plan­ta de producción en Sin­ga­pur. Fu­tu­ris­tas, de lí­neas pu­ras y una eficiencia es­pec­ta­cu­lar, las as­pi­ra­do­ras sin bol­sa de Dy­son mar­can el fu­tu­ro a se­guir. Así ex­pli­ca el di­se­ña­dor uno de sus mo­de­los es­tre­lla, la Dy­son Cy­clo­ne V10: “Pa­ra que una má­qui­na ten­ga un al­to ren­di­mien­to, es im­pres­cin­di­ble que cuen­te con un mo­tor efi- cien­te. Nues­tras as­pi­ra­do­ras Dy­son Cy­clo­ne V10 uti­li­zan un mo­tor di­gi­tal mu­cho más pe­que­ño que los con­ven­cio­na­les, lo que nos ha per­mi­ti­do cam­biar com­ple­ta­men­te el for­ma­to. Cree­mos que las as­pi­ra­do­ras sin ca­ble son el fu­tu­ro. La tec­no­lo­gía nos de­be fa­ci­li­tar la vi­da, y es­te es un cla­ro ejem­plo”. •

THE VAMP Di­se­ña­dor: Paul Cock­sed­ge

APaul Cock­sed­ge le gus­ta ten­der puen­tes mu­si­ca­les en­tre el fu­tu­ro y el pa­sa­do. Al­gu­nas de sus crea­cio­nes más se­ñe­ras, co­mo The Vamp, par­ten de res­ca­tar del ol­vi­do los vie­jos al­ta­vo­ces pa­ra con­ver­tir­los en po­de­ro­sos strea­mers inalám­bri­cos. Así lo ex­pli­ca él mis­mo des­de su es­tu­dio en South Hack­ney, en Lon­dres: “Una ma­ña­na, ca­mi­nan­do por es­tas ca­lles, en­con­tré un mon­tón de al­ta­vo­ces aban­do­na­dos en una es­qui­na. Te­nían un post-it que de­cía ‘por fa­vor, lle­vad­me’. Al­gu­nos es­ta­ban bas­tan­te bien, otros eran más hu­mil­des, y yo me pre­gun­ta­ba qué po­dría ha­cer pa­ra dar­les una vi­da me­jor... Así que creé The Vamp”.

Lan­za­do en 2013, su di­mi­nu­to am­pli­fi­ca­dor es un strea­mer eco­ló­gi­co y de ba­jo cos­te. Se co­nec­ta en se­gun­dos a cual­quier al­ta­voz y trans­mi­te vía blue­tooth la mú­si­ca di­gi­tal de mó­vi­les y or­de­na­do­res. Con 4 wa­tios de po­ten­cia y re­ma­ta­do en alu­mi­nio, in­clu­ye una ba­te­ría in­ter­na re­car­ga­ble por USB e ima­nes de fi­ja­ción. Con él, Cock­sed­ge in­yec­ta “una nue­va vi­da di­gi­tal” pa­ra el al­ta­voz analó­gi­co. “Qui­se ha­cer una es­cul­tu­ra de vie­jos al­ta­vo­ces, con­tac­té con un al­ma­cén de re­ci­cla­je en Lon­dres y me di­jo que re­ci­bían 300 al­ta­vo­ces a la se­ma­na y me los da­ban ca­si gra­tis. Es in­creí­ble có­mo la gen­te no ve el va­lor de es­tos ob­je­tos, que pue­den se­guir fun­cio­nan­do y dán­do­nos mú­si­ca gra­cias a The Vamp”.

El al­ta­voz fue fi­nan­cia­do y lan­za­do a tra­vés de la pla­ta­for­ma Kicks­tar­ter. Co­mo un Ro­bin Hood del sonido, su pe­que­ño in­ven­to ha de­vuel­to la vi­da a un mon­tón de al­ta­vo­ces ve­te­ra­nos, que pa­san de es­tar co­nec­ta­dos a un vie­jo to­ca­dis­cos a un smartphone. Además de esta ca­ja ro­ja, Cock­sed­ge in­sis­te en dar­le for­ma al sonido en crea­cio­nes co­mo Chan­ge the Re­cord (cam­bia el dis­co), un vi­ni­lo en for­ma de cono co­mo al­ta­voz na­tu­ral pa­ra smartp­ho­nes. •

Lo su­yo, asegura, es a la vez sub­ver­si­vo y éti­co, eco­ló­gi­co y po­lí­ti­co, hu­mo­rís­ti­co y fun­cio­nal. El di­se­ña­dor fran­cés Phi­lip­pe Starck (Pa­rís,1949) ha crea­do una mar­ca pro­pia que de­rro­cha una per­so­na­lí­si­ma ma­ne­ra de en­ten­der el di­se­ño in­dus­trial.

Starck se ha ocu­pa­do des­de la gran ar­qui­tec­tu­ra has­ta los ob­je­tos sen­ci­llos, trans­mi­tién­do­les con­no­ta­cio­nes poé­ti­cas. “No tra­to de que sea un objeto be­llo”, asegura, “sino de di­se­ñar de otra ma­ne­ra, pa­ra el be­ne­fi­cio del ser hu­mano que lo use”. Sin em­bar­go, su la­do prag­má­ti­co es­tá ilu­mi­na­do por una al­ta con­cep­ción es­té­ti­ca, que con­vier­te en icono lo co­ti­diano y se ocu­pa, además, de las con­se­cuen­cias fi­lo­só­fi­cas del pro­pio objeto, ele­va­do a ser or­gá­ni­co y con vi­da pro­pia, ya sea una si­lla pa­ra Kar­tell o un ex­pri­mi­dor de na­ran­jas de alu­mi­nio.

Starck ha co­la­bo­ra­do con nu­me­ro­sas mar­cas de tec­no­lo­gía, des­de los dis­cos du­ros de La­cie has­ta la bi­ci eléc­tri- ca M.A.S.S. con Mous­ta­che, que su­po­ne “el ca­mino de la des­ma­te­ria­li­za­ción” pa­ra una ci­vi­li­za­ción que de­be abra­zar la elec­tri­ci­dad co­mo fuer­za mo­triz. Sin em­bar­go, sus pro­duc­tos más ma­si­vos en el ám­bi­to di­gi­tal han lle­ga­do de su alian­za es­tra­té­gi­ca con el gi­gan­te de tec­no­lo­gía fran­cés Pa­rrot. Con ellos ha pa­sa­do de ser un so­cio pun­tual a al­can­zar el ran­go de sub­mar­ca pro­pia. Di­se­ños icó­ni­cos co­mo los al­ta­vo­ces Zik­mu o los su­per­la­ti­vos au­ri­cu­la­res Zik, con una es­té­ti­ca so­bre­di­men­sio­na­da y fa­bri­ca­dos en piel va­cu­na y plás­ti­co ne­gro ma­te, han su­pues­to un gol­pe de fres­cu­ra, pre­sen­tan­do pro­duc­tos de ca­li­dad con to­das las bon­da­des di­gi­ta­les. Sus Zik se han re­en­car­na­do has­ta en tres ge­ne­ra­cio­nes al­can­zan­do un gran re­fi­na­mien­to, co­mo los sen­so­res in­te­gra­dos que des­co­nec­tan la re­pro­duc­ción de mú­si­ca o de­tec­tan la vi­bra­ción de la man­dí­bu­la pa­ra la can­ce­la­ción del rui­do ex­terno. Al­ta tec­no­lo­gía de au­tor pa­ra el mer­ca­do glo­bal. •

Qui­so ven­der su idea a los gran­des fa­bri­can­tes, pe­ro na­die la com­pra­ba. Y Dy­son, inum­ne al des­alien­to, de­ci­dió mon­tar su pro­pia com­pa­ñía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.