La in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial no nos ha­rá ton­tos

Cier­tas ha­bi­li­da­des se­rán me­nos úti­les, pe­ro ha­rán falta otras. Al­gu­na muy an­ti­gua.

El País - Retina - - … / Singular / - RICARDO DE QUEROL

Re­co­noz­cá­mos­lo: no sa­bría­mos so­bre­vi­vir en una is­la de­sier­ta, o nos cos­ta­ría mu­cho más que a un sa­piens del Pa­leo­lí­ti­co, no di­ga­mos un si­mio co­mún. Su­fri­ría­mos pa­ra en­cen­der fue­go con pa­los o pie­dras, ha­bi­li­dad que do­mi­na­ban bien los nean­der­ta­les. Más ac­tual: las cal­cu­la­do­ras nos han he­cho per­der la ca­pa­ci­dad de ha­cer una di­vi­sión con mu­chos dí­gi­tos, que nues­tros abue­los re­sol­vían con lá­piz y pa­pel. Ha­ce años que no me­mo­ri­za­mos nú­me­ros de te­lé­fono, ni si­quie­ra de nues­tra gen­te más cer­ca­na. Qui­zás pron­to nos cues­te orien­tar­nos en las ciu­da­des sin Goo­gle Maps ni Wa­ze. En al­go más de tiem­po nos ol­vi­da­re­mos de con­du­cir au­to­mó­vi­les por­que irán so­los.

“Tal vez nues­tra in­te­li­gen­cia pue­de dis­mi­nuir por­que la de las má­qui­nas crez­ca”, aler­ta Ran­ga Yo­gesh­war, fí­si­co y di­vul­ga­dor, pa­ra quien es­ta­mos atra­ve­san­do una lí­nea pe­li­gro­sa: in­no­var sin en­ten­der los sis­te­mas que crea­mos ni sus con­se­cuen­cias. “El desa­rro­llo de la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial nos fuer­za a re­pen­sar qué so­mos y qué nos ha­ce hu­ma­nos”, di­ce.

No es nue­vo que po­da­mos uti­li­zar tec­no­lo­gía sin en­ten­der­la. Des­de la re­vo­lu­ción agrí­co­la y la apa­ri­ción de las ciu­da­des, los hu­ma­nos nos he­mos en­tre­ga­do a la es­pe­cia­li­za­ción. Con­fia­mos el pro­gre­so al co­no­ci­mien­to co­lec­ti­vo. A los que no so­mos he­rre­ros ni se nos ocu­rre ma­ni­pu­lar me­ta­les fun­di­dos. Si no con­fiá­ra­mos en los in­ge­nie­ros ae­ro­náu­ti­cos nun­ca mon­ta­ría­mos en un avión.

So­mos más in­te­li­gen­tes co­mo es­pe­cie que de uno en uno, aun­que el ge­nio sea in­di­vi­dual. No, la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial no va a vol­ver­nos ton­tos. La es­cri­tu­ra fue un gran im­pul­so al co­no­ci­mien­to aun­que de­va­lua­ra el ar­te de me­mo­ri­zar y re­ci­tar los re­la­tos. Al­gu­nas ha­bi­li­da­des se de­mos­tra­rán so­bre­va­lo­ra­das, qui­zás las que me­nos se es­pe­ra, y otras nos ha­rán más falta.

“De­ma­sia­das es­cue­las se cen­tran en que se apren­da de me­mo­ria la in­for­ma­ción. En el pa­sa­do es­to te­nía sen­ti­do, por­que esta es­ca­sea­ba”, es­cri­be Yu­val Noah Ha­ra­ri en 21 lec­cio­nes pa­ra el si­glo XXI (De­ba­te). Sin em­bar­go, hoy “lo úl­ti­mo que un pro­fe­sor tie­ne que pro­por­cio­nar a sus alum­nos es más in­for­ma­ción. Ya tie­nen de­ma­sia­da. En cam­bio, la gen­te ne­ce­si­ta la ca­pa­ci­dad de dar sen­ti­do a la in­for­ma­ción”, sos­tie­ne el pen­sa­dor is­rae­lí.

La edu­ca­ción, que no se­rá so­lo co­sa de ni­ños y jó­ve­nes, ten­drá que pre­pa­rar­nos pa­ra rein­ven­tar­nos una vez tras otra, por es­tre­san­te que pa­rez­ca. Pe­ro so­bre to­do, con­clu­ye Ha­ra­ri, se­rá im­pres­cin­di­ble que nos co­noz­ca­mos bien a no­so­tros mis­mos, o de lo con­tra­rio los al­go­rit­mos ma­ni­pu­la­rán nues­tra men­te y nues­tra vi­da más de lo que ya ha­cen hoy.

Tan­to in­sis­tir en las ha­bi­li­da­des téc­ni­cas y lo que más falta nos va a ha­cer, por fin se han da­do cuen­ta tam­bién los po­lí­ti­cos, es la fi­lo­so­fía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.