Die­ter Rams: di­se­ñar por lo que im­por­ta

El País - Retina - - Forma&función -

En el ADN de la em­pre­sa se si­túa la he­ren­cia de Die­ter Rams, uno de los me­jo­res di­se­ña­do­res de pro­duc­tos de con­su­mo de la épo­ca mo­der­na, que ha ins­pi­ra­do a un gran nú­me­ro de com­pa­ñías, en­tre ellas Ap­ple. Rams lle­gó a la fir­ma en 1955 pa­ra tra­ba­jar co­mo ar­qui­tec­to, cuan­do los her­ma­nos Braun (Ar­tur y Er­win) to­ma­ban las rien­das del ne­go­cio tras la muer­te de su pa­dre, Max Braun.

En 1956, tras su­mar­se al gru­po de di­se­ña­do­res, Rams pre­sen­tó el pri­mer hi­to de su ca­rre­ra: el SK4 Pho­no­su­per, una com­bi­na­ción de ra­dio y to­ca­dis­cos, con una ta­pa trans­pa­ren­te, una car­ca­sa de cha­pa me­tá­li­ca, con los la­te­ra­les de ma­de­ra. De­bi­do a su pa­re­ci­do a un pe­que­ño y so­brio fé­re­tro fue lla­ma­do “el ataúd de Blan­ca­nie­ves”, que en 1957 re­ci­bió el co­di­cia­do Gran Pre­mio de la Trie­nal de Milán. Des­de aquel mo­men­to, Rams tu­vo la li­ber­tad pa­ra desa­rro­llar, sin nin­gu­na li­mi­ta­ción, sus ideas. En 1961 se hi­zo car­go del de­par­ta­men­to de crea­ción.

“Die­ter Rams cam­bió el di­se­ño con­tem­po­rá­neo”, afir­ma Oli­ver Gra­bes. Tal fue su im­pac­to que al­gu­nos de sus tra­ba­jos son ex­pues­tos en el Mo­ma de Nue­va York, y la ma­yo­ría de ellos se pue­den ad­mi­rar en el pe­que­ño mu­seo de Kron­berg. Aquí es po­si­ble ver la ra­dio T3 (de 1958, en la que se ins­pi­ró Ap­ple pa­ra crear uno de sus ipods) o la cal­cu­la­do­ra ET 66 (de 1987, y que se ase­me­ja a aque­lla di­gi­tal que in­clu­yó Ste­ve Jobs en uno de sus pri­me­ros ip­ho­nes). “Nun­ca de­man­da­mos... pe­ro nos sen­ti­mos muy or­gu­llo­sos de que ha­yan imi­ta­do nues­tra for­ma de ha­cer di­se­ño”, co­men­ta en­tre ri­sas Björn Kling, dis­cí­pu­lo cer­cano de Rams.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.