El co­mi­sa­rio Oli­ver Sai­llard ana­li­za lu­ces y som­bras de la in­dus­tria

El co­mi­sa­rio Oli­vier Sai­llard ana­li­za el va­lor del le­ga­do y el es­ta­do del sec­tor

El País - S Moda - - SUMARIO - Tex­to MAI­TE SEBASTIÁ Fo­to GRÉGOIRE ALE­XAN­DRE

El upcy­cling o su­pra­rre­ci­cla­je es la for­ma de re­va­lo­ri­zar un ob­je­to o ma­te­rial. En los se­sen­ta es­te pro­ce­so se tras­la­dó a la co­rrien­te ar­tís­ti­ca

ar­te po­ve­ra, que ha ins­pi­ra­do al his­to­ria­dor y co­mi­sa­rio de mo­da Oli­vier Sai­llard (Pon­tar­lier, 1967) pa­ra reivin­di­car que las co­sas pue­den ha­cer­se de otra for­ma. Fue en su eta­pa co­mo di­rec­tor del Pa­lais Ga­llie­ra cuan­do co­no­ció a la cos­tu­re­ra Mar­ti­ne Le­noir, la úl­ti­ma tes­ti­go del taller de ma­da­me Grès, co­no­ci­da por mol­dear la te­la co­mo una es­cul­tu­ra. Am­bos se em­bar­ca­ron en el pro­yec­to jun­to a la mí­ti­ca mo­de­lo Axe­lle Doué y con­fec­cio­na­ron 27 ca­mi­se­tas de la ta­lla XXL que el equi­po com­pró a cin­co eu­ros por In­ter­net, pa­ra in­ter­ve­nir­las con la téc­ni­ca del dra­pea­do de Grès. En el rei­na­do del street­wear es­to es un upcy­cling en to­da re­gla, aun­que Sai­llard con­fie­se que no ha oí­do esa pa­la­bra en su vi­da. «En el pro­ce­so tam­bién des­cu­brí el tra­ba­jo del psi­coa­na­lis­ta y fo­tó­gra­fo fran­cés Ga­tian de Clé­ram­bault, que in­mor­ta­li­za­ba mu­je­res con ves­ti­dos que él mis­mo dra­pea­ba. Era una es­pe­cie de te­ra­pia pa­ra él y es exac­ta­men­te lo que ha si­do pa­ra no­so­tros». En ju­lio, du­ran­te la Se­ma­na de la Al­ta Cos­tu­ra, Sai­llard pre­sen­tó Mo­da Po­ve­ra en un even­to dis­cre­to y pri­va­do, con el es­pí­ri­tu de los des­fi­les de an­ta­ño.

Su uni­ver­so es el de la con­ser­va­ción del le­ga­do de los gran­des coutu­riers de la mo­da. ¿Por qué par­te de una ca­mi­se­ta?

Por­que es el bá­si­co con­tem­po­rá­neo más uni­ver­sal. Que­ría­mos con­ver­tir una ca­mi­se­ta ba­nal y or­di­na­ria en una pren­da de al­ta cos­tu­ra. Des­de la ab­so­lu­ta mo­des­tia, lo con­se­gui­mos.

¿Se­rá un pro­yec­to co­mer­cial con con­ti­nui­dad?

Se ven­de­rán en Cor­so Co­mo a un pre­cio ase­qui­ble. Mo­da Po­ve­ra es una ini­cia­ti­va ar­tís­ti­ca que de­mues­tra que se pue­de in­tro­du­cir be­lle­za y so­fis­ti­ca­ción en to­do lo re­la­ti­vo a la mo­da. Y sí, me gus­ta­ría ha­cer otra se­rie li­mi­ta­da trans­for­man­do ca­mi­se­tas en ves­ti­dos de no­che.

SOS son las si­glas de su taller Stu­dio Oli­vier Sai­llard.

La­croix siem­pre me de­cía: «En tus pro­yec­tos lan­zas men­sa­jes de so­co­rro». No qui­sie­ra que so­na­ra pre­ten­cio­so, es so­lo una lla­ma­da de au­xi­lio pa­ra mos­trar que se pue­den ha­cer las co­sas de otra for­ma.

¿Qué opi­na del street­wear que ve­mos en las se­ma­nas de la mo­da?

Me in­co­mo­dan los que suben pren­das or­di­na­rias a la pa­sa­re­la sin más. En el tra­ba­jo de Mar­tin Mar­gie­la o en la pri­me­ra eta­pa de Jean-Paul Gaul­tier, ins­pi­ra­da en la ca­lle, se per­ci­ben sus in­ter­pre­ta­cio­nes. Hoy no veo la di­fe­ren­cia.

¿Qué sien­te al ver lo que ha­ce Gva­sa­lia en Ba­len­cia­ga? Ba­len­cia­ga fue el ma­yor coutu­rier de la his­to­ria. Me en­tris­te­ce ver unas san­da­lias de pla­ya con una eti­que­ta en la que po­ne su nom­bre. El tra­ba­jo de Dem­na es­tá tan cer­ca de Mar­gie­la que me aver­güen­za. La per­ma­nen­cia es im­por­tan­te en la mo­da. Ya ve­re­mos qué es­tá ha­cien­do Gva­sa­lia en dos años. No es­toy preo­cu­pa­do por él, pe­ro tam­po­co an­sio­so por ver su mo­da. No creo que su vi­sión fun­cio­ne más de cua­tro tem­po­ra­das. ¿Có­mo ve el fi­cha­je de He­di Sli­ma­ne pa­ra Cé­li­ne? Me abu­rre el bai­le de di­se­ña­do­res que sal­tan de una ca­sa a otra en una rue­da es­qui­zo­fré­ni­ca. Aho­ra las ca­sas le­gen­da­rias es­tán for­ma­das por fan­tas­mas. Ha cam­bia­do el con­cep­to de pro­pie­dad. Tam­bién en mo­da. Qui­zá en un fu­tu­ro so­lo al­qui­le­mos ro­pa… La ro­pa es al­go tan ín­ti­mo que no en­tien­do que al­guien la al­qui­le. Me pa­re­ce es­tú­pi­do. Pue­des ser tal y co­mo eres, sin ne­ce­si­dad de apa­ren­tar lo que no eres. ¿Ha­cia adón­de se di­ri­ge es­ta vo­rá­gi­ne? Es in­sos­te­ni­ble. La mo­da ne­ce­si­ta una rup­tu­ra ra­di­cal. Hay de­ma­sia­das co­lec­cio­nes. Al pú­bli­co no le in­tere­sa na­da, y es­ta­mos con­ta­mi­nan­do el pla­ne­ta. En al­gu­nas ciu­da­des de Fran­cia han in­cor­po­ra­do con­te­ne­do­res de re­ci­cla­je. Me pa­re­ce una bue­na idea, pe­ro tam­bién ha­ce fal­ta re­du­cir el con­su­mo. Es­ta es la cla­ve. Ima­gi­ne la uto­pía de la mo­da… En los se­ten­ta ha­bía una so­la tien­da de Chanel en la rue Cam­bon, ¿cuán­tas hay hoy en el mun­do? No pue­do con es­ta mo­da de cons­truir edi­fi­cios em­ble­má­ti­cos fir­ma­dos por ar­qui­tec­tos es­tre­lla en ca­da ciu­dad. Es ti­rá­ni­co y dic­ta­to­rial. He­mos cons­trui­do un gi­gan­te y no po­de­mos dar mar­cha atrás, pe­ro de­be­ría­mos ser más res­pon­sa­bles. Es el mons­truo de la mo­da. Así es, y las mar­cas es­tán ali­men­tan­do a ese mons­truo más y más. Ya es un mons­truo sin ca­be­za. ¿Qué con­se­jo da­ría a los di­se­ña­do­res que sa­len de las es­cue­las? Es­tos di­se­ña­do­res tan co­ol que hay aho­ra tie­nen la cul­pa de que mu­chos no quie­ran apren­der a co­ser y so­lo quie­ran ser di­rec­to­res crea­ti­vos. Me gus­ta­ría vol­ver a in­tro­du­cir el co­no­ci­mien­to del ar­te de la cos­tu­ra. Es al­go más hu­mil­de y te­dio­so, pe­ro te ha­ce más fuer­te que el res­to. Un di­se­ña­dor cu­yo le­ga­do que­rría reivin­di­car… Nun­ca he­mos te­ni­do en Pa­rís una ex­po­si­ción de­di­ca­da a Char­les Ja­mes. Tam­po­co a Clai­re McCar­dell. ¿Qué opi­na de la de­ci­sión de Dries Van No­ten, que ha ven­di­do una par­te ma­yo­ri­ta­ria de su fir­ma a Puig? Es di­fí­cil ser in­de­pen­dien­te. Ha si­do una bue­na de­ci­sión. Los di­se­ña­do­res que no lo ha­cen, ter­mi­nan crean­do co­lec­cio­nes te­rri­bles y las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes ol­vi­dan rá­pi­do su tra­ba­jo. Por eso, ala­bo la de­ci­sión de Dries, co­mo hi­cie­ron Mar­gie­la o Ann De­meu­le­mees­ter, pro­ba­ble­men­te por su con­di­ción de bel­gas sean más res­pon­sa­bles en es­tos tér­mi­nos, y más ele­gan­tes

"LA MO­DA NE­CE­SI­TA UNA RUP­TU­RA RA­DI­CAL"

«No que­ría­mos ha­cer un des­fi­le po­pu­lar ni cos­to­so. Lo hi­ci­mos en nues­tra pro­pia ofi­ci­na, con dos mo­de­los y muy po­ca pren­sa. Fue muy hau­te cou­tu­re», ex­pli­ca el co­mi­sa­rio de mo­da Oli­vier Sai­llard. So­bre es­tas lí­neas, le ajus­ta a la mí­ti­ca mo­de­lo Axe­lle Doué una de las 27 ca­mi­se­tas dra­pea­das con la téc­ni­ca de ma­da­me Grès.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.