CAR­TA DE LA DI­REC­TO­RA

El País - S Moda - - SUMARIO - EMPAR PRIE­TO Di­rec­to­ra

Co­mo qui­zá se­pan, cual­quier re­vis­ta fe­me­ni­na del mes de sep­tiem­bre sue­le ir car­ga­da de no­ve­da­des, de ro­pa de des­fi­le, que si el tra­ba­jo de tal o cual di­se­ña­dor, que si pa­ra es­te oto­ño-in­vierno va­mos a que­rer lle­var es­to y lo de más allá... En fin, un con­te­ni­do clá­si­co don­de el es­ca­pa­ra­te to­ma vi­da y la in­dus­tria des­plie­ga su co­la de pa­vo real pa­ra des­lum­brar­nos. Pues sí, no les en­ga­ño, en la ma­yo­ría es así. Aun­que real­men­te el re­to, co­mo co­men­ta­ba con mi equi­po al plan­tear es­tas pá­gi­nas, es em­pa­que­tar­les un nú­me­ro ex­tra que glo­se en imá­ge­nes y ex­pli­que en pa­la­bras, más allá de un bo­ni­to shop­ping, qué de­mo­nios ocu­rre aho­ra mis­mo en es­te mun­do po­ro­so y deu­dor de mu­chas otras dis­ci­pli­nas, cu­ya com­ple­ji­dad nun­ca de­frau­da, créan­me. La ca­pa su­per­fi­cial de es­te ma­trix apa­ren­te­men­te per­fec­to lla­ma­do ne­go­cio del re­tail es­con­de du­ras ba­ta­llas de su­per­vi­ven­cia mien­tras se es­tu­dia al in­di­vi­duo, blan­co de sus per­sua­sio­nes; por­que es él, y so­lo él, el due­ño del alien­to que ali­men­ta a es­ta ‘bes­tia’. El úl­ti­mo men­sa­je, a nues­tro en­ten­der, jue­ga con la ilu­sión de ves­tir­nos de éli­te ex­clu­si­va y, por tan­to, ex­clu­yen­te. ‘Neoburgués’ se lee en nues­tra por­ta­da, un tí­tu­lo que re­su­me el es­pí­ri­tu pal­pa­ble ba­jo la ma­yo­ría de las pa­sa­re­las in­flu­yen­tes, las que cor­tan el ba­ca­lao, ese del que lue­go se pro­ce­san mi­ga­jas de in­fe­rior ca­li­dad que se de­glu­ten en mer­ca­dos de to­do pe­la­je. Nues­tra vi­si­ta a una fir­ma pa­ra­dig­má­ti­ca de la ex­ce­len­cia co­mo es Fen­di (pág. 74) les pue­de ser­vir de ilus­tra­ción. Con la po­la­ri­za­ción del mun­do ten­sio­na­da en ex­tre­mo, con la ri­que­za con­den­sa­da en ci­fras ri­dí­cu­las de po­bla­ción, mien­tras no pa­ran de abrir­se de­ba­tes a la de­mo­cra­ti­za­ción, gas­ta­da en cuer­po y al­ma; no es ex­tra­ño que la mo­da, que se en­fren­ta a una de sus ma­yo­res cri­sis de con­su­mo de to­dos los tiem­pos, cai­ga una y otra vez en de­li­rios de gran­de­za que son, a la vez, re­fu­gio, bono de va­lor y es­ca­pis­mo, tan fiel a su pro­pia na­tu­ra­le­za, pe­ro tam­bién una ne­ce­sa­ria hui­da ha­cia ade­lan­te bus­can­do la de­fi­ni­ti­va ren­ta­bi­li­dad (‘El club del ‘Y yo más’, pág. 29). En una ca­rre­ra que em­pe­zó ha­ce años, pe­ro que aho­ra ve­mos lle­va­da al pa­ro­xis­mo, las co­lec­cio­nes son más y más ca­ras, ri­zan­do el ri­zo de la ex­ce­len­cia, pe­ro –y aquí es­tá lo ver­da­de­ra­men­te ‘nue­vo’ si es que hay al­go que lo sea en es­tos jar­di­nes– mos­tran­do sin pu­dor una ex­cen­tri­ci­dad ca­pri­cho­sa, la mis­ma que ha per­te­ne­ci­do por nor­ma so­lo a los es­ta­men­tos más al­tos a lo lar­go de la his­to­ria, re­crean­do pa­tro­nes, or­na­men­ta­cio­nes y pie­zas res­ca­ta­das de los ar­ma­rios más opu­len­tos. Vis­tá­mo­nos de ‘ri­cas’; no hay más que ver el re­sur­gi­mien­to del ves­ti­do de ga­la, en la pá­gi­na 54, en pleno cues­tio­na­mien­to del rol tra­di­cio­nal de la mujer y en cu­rio­so con­tras­te a los re­tos cru­cia­les (pág. 82) a los que se en­fren­ta hoy el fe­mi­nis­mo. Por to­do ello y más, de­mos una ca­lu­ro­sa bien­ve­ni­da al ‘y yo más’ que se ha car­ga­do es­tre­pi­to­sa­men­te aquel tí­mi­do norm­co­re ca­si de ayer, por no ha­blar del yup­pie es­tro­pa­jo­so de los no­ven­ta cu­yos ha­ra­pos va­lían mi­les de dó­la­res y cu­ya gra­cia re­si­día en que no se no­ta­ran. O co­mo cuan­do se ce­le­bra­ba la muer­te del lo­go con cham­pán cuan­do hoy es­tos sím­bo­los de opu­len­cia tras­cien­den el con­cep­to de mar­cas pa­ra ser ca­ta­lo­ga­dos de me­ro len­gua­je. Pre­gún­ten­le a un mi­lé­ni­co. Pe­ro que na­die crea que eso so­lo pa­sa en las al­tas es­fe­ras de la mo­da; cien­tos de mi­les de ma­nu­fac­tu­ras sa­tu­ran las ca­lles del pla­ne­ta imi­tan­do esa fal­sa ri­que­za en una to­tal in­cohe­ren­cia. La mis­ma fo­to que ilus­tra es­tas lí­neas fun­cio­na a mo­do de pre­mo­ni­ción per­fec­ta. Pro­vie­ne de la ins­ta­la­ción Ta­ke me (I’m Yours), que se hi­zo en 2015 en el Pa­la­cio de la Mo­ne­da de Pa­rís. Un back­ground ver­sa­lles­co epí­to­me del di­ne­ro, pa­ra una abun­dan­cia fal­ta de va­lor. ¿Co­mo lo va a ser una pren­da que va­le lo mis­mo que un bo­ca­di­llo y un re­fres­co en una te­rra­za? Una fo­to fi­ja que tam­bién ha­bla in­di­rec­ta­men­te del ele­fan­te en la ha­bi­ta­ción, ese di­cho an­glo­sa­jón tan gráfico pa­ra re­fe­rir­se a una evi­den­cia tan gran­de co­mo si­len­cio­sa, que so­lo se men­cio­na por lo ba­ji­ni en nues­tro país, y es la ra­len­ti­za­ción del con­su­mo de mo­da. ¿Otra gran cri­sis co­mo la de 2008? Nooooo, eso se­ría sim­pli­fi­car­lo mu­cho por­que no fal­ta el money es­ta vez. Más bien se tra­ta de una con­se­cuen­cia per­ver­sa de su im­pac­to, del abu­rri­mien­to en la so­bre­pro­duc­ción y el ago­ta­mien­to con­se­cuen­te de los re­cur­sos, que ha abier­to un cam­bio pro­fun­do de pa­ra­dig­ma y una evo­lu­ción en los há­bi­tos y en las con­cien­cias. Una in­for­ma­ción re­cien­te en The Guar­dian ci­fra ya en un 10% los lo­ca­les va­cíos en Reino Uni­do. El lla­ma­do apo­ca­lip­sis en el re­tail es una ame­na­za más que real en In­gla­te­rra y Es­ta­dos Uni­dos. Las vo­ces crí­ti­cas vuel­ven a ad­ver­tir de que la úni­ca ma­ne­ra es mi­ni­mi­zar más el con­su­mo (les re­co­mien­do la char­la con Oli­vier Sai­llard, pág. 34), mien­tras que los pro­fe­sio­na­les in­du­ci­dos por la so­cie­dad se es­fuer­zan por do­tar de con­te­ni­do, sen­ti­do y ra­cio­na­li­dad (cer­te­ra tam­bién es la en­tre­vis­ta a Ste­lla McCartney en la pág. 98) al ac­to de ad­qui­rir, un ver­bo al que ur­ge una trans­fu­sión de san­gre. Pe­ro la era del es­pec­tácu­lo y la ex­pe­rien­cia per­so­nal es­po­lea a las hues­tes, al borde jus­to de la pe­núl­ti­ma re­vo­lu­ción en la cul­tu­ra de la com­pra (pág. 68). Di­ce un hom­bre ins­pi­ra­dor en la pá­gi­na 90, lla­ma­do Ren­zo Piano y cu­yas pa­la­bras son un oa­sis de cal­ma en­tre tan­ta tur­bu­len­cia, que «la emo­ción es la for­ma esen­cial de lle­nar vi­das. No bas­ta con sa­tis­fa­cer una ne­ce­si­dad, hay que res­pon­der al de­seo, a los sue­ños...». ¿Y de qué sino es­ta­ría­mos ha­blan­do de to­do lo que ve­rán a con­ti­nua­ción? To­da la ra­zón, se­ñor mío, to­da la ra­zón.

Ta­ke me (I’m Yours), de C. Bol­tans­ki y Hans-Ul­rich Obrist.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.