La obe­si­dad, a es­tu­dio

La te­ra­pia gé­ni­ca o el tras­plan­te de la flo­ra in­tes­ti­nal po­drían cu­rar­la

El País - S Moda - - SUMARIO - Tex­to SILVIA CAPAFONS

Des­de 1975, la obe­si­dad se ha tri­pli­ca­do, se­gún la OMS. El 39% de los adul­tos pa­de­ce so­bre­pe­so, y el 13% son obe­sos. La co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca se afa­na en en­con­trar la ma­ne­ra de fre­nar la pan­de­mia y la so­lu­ción po­dría es­tar más cer­ca. Ha­ce es­ca­sas se­ma­nas, in­ves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Bar­ce­lo­na con­se­guían cu­rar la obe­si­dad y la dia­be­tes ti­po II en ra­to­nes gra­cias a la te­ra­pia gé­ni­ca y pu­bli­ca­ban la no­ti­cia en EMBO Mo­le­cu­lar Me­di­ci­ne.

Lo lo­gra­ron a tra­vés de la in­yec­ción de un gen te­ra­péu­ti­co, que una vez en el or­ga­nis­mo es ca­paz de re­gu­lar la ac­ti­vi­dad me­ta­bó­li­ca pa­ra que el ór­gano don­de se im­plan­te se­cre­te por sí mis­mo la pro­teí­na que con­tro­la el me­ta­bo­lis­mo. Así se man­tie­ne a ra­ya tam­bién la re­sis­ten­cia a la in­su­li­na. Co­mo ex­pli­ca a S Mo­da la au­to­ra del es­tu­dio, Fà­ti­ma Bosch: «No sa­be­mos có­mo y cuán­do fun­cio­na­rá en hu­ma­nos, el pa­so lo da­rá la Agen­cia Es­pa­ño­la de Me­di­ca­men­tos; pri­me­ro ha­brá que pro­bar en animales más gran­des». La ex­per­ta ase­gu­ra que ha ob­ser­va­do un be­ne­fi­cio aña­di­do: un re­tra­so en el en­ve­je­ci­mien­to. «Los roe­do­res tra­ta­dos con la pro­teí­na se man­tie­nen del­ga­dos, jó­ve­nes, y evi­tan los he­pa­to­car­ci­no­mas pro­pios del hí­ga­do gra­so», afir­ma.

Mien­tras el es­tu­dio pros­pe­ra, hay que pro­cu­rar que la gor­du­ra no se ‘pe­gue’: así lo ex­pu­so la So­cie­dad Es­pa­ño­la pa­ra el Es­tu­dio de la Obe­si­dad (SEEDO) en el con­gre­so de es­te año en ba­se a la teo­ría de que la en­fer­me­dad se desa­rro­lla de for­ma si­mi­lar a un vi­rus y se con­ta­gia. Se­gún un tra­ba­jo pu­bli­ca­do en Ar­chi­ves of Pe­dia­trics & Ado­les­cent

Me­di­ci­ne ela­bo­ra­do por la Uni­ver­si­dad Sur de Ca­li­for­nia, re­la­cio­nar­se en un en­torno con un al­to ni­vel de obe­si­dad aumenta un 25% el riesgo de pa­de­cer­la, y pa­ra la Uni­ver­si­dad de Har­vard as­cien­de a un 50%. Pe­ro ¡ojo!, no so­lo por imi­ta­ción, sino tam­bién por la com­po­si­ción de la flo­ra in­tes­ti­nal, que es muy pa­re­ci­da en in­di­vi­duos que vi­ven jun­tos y co­men de for­ma si­mi­lar. La mi­cro­bio­ta es­tá com­pues­ta, co­mo ex­pli­ca el doc­tor Gon­za­lo Gue­rra Fle­cha, fun­da­dor del cen­tro de en­fer­me­da­des di­ges­ti­vas CMED, por «más de 500 es­pe­cies y 4.000 sub­es­pe­cies. Cuan­to me­jor y más va­ria­da sea la ali­men­ta­ción, ma­yor di­ver­si­dad bac­te­ria­na ten­dre­mos y me­jor di­ge­ri­re­mos y apro­ve­cha­re­mos los nu­trien­tes». Aun­que es pron­to pa­ra afir­mar­lo, sí pa­re­ce cla­ra la re­la­ción en­tre una va­ria­da flo­ra y la del­ga­dez. De he­cho, no ha­ce tan­to que co­men­za­ron los tras­plan­tes de flo­ra bac­te­ria­na, y se de­mos­tró que los ra­to­nes obe­sos que re­ci­bían la de del­ga­dos per­dían peso. Es­to, tras­la­da­do a per­so­nas, po­dría ser la pa­na­cea. Pe­ro no es tan fá­cil, cuen­ta el pre­si­den­te de la SEEDO, Fran­cis­co Ti­naho­nes. «Pa­ra que fun­cio­ne ha­bría que co­men­zar un nue­vo es­ti­lo de vi­da acor­de a la nue­va mi­cro­bio­ta, con una die­ta va­ria­da, y no se sue­le cum­plir», con­clu­ye.

El doc­tor Gue­rra Fle­cha apun­ta a la im­por­tan­cia de los pro­bió­ti­cos pa­ra me­jo­rar nues­tra flo­ra, lo­grar que se ab­sor­ba me­nos gra­sa e in­cre­men­tar la in­mu­ni­dad; se tra­ta de bac­te­rias pre­sen­tes en el yo­gur o el ké­fir. «Hay que to­mar los que ten­gan más va­rian­tes de gér­me­nes, y tam­bién pre­bió­ti­cos (com­pues­tos que es­ti­mu­lan los pro­bió­ti­cos), que po­de­mos en­con­trar en los es­pá­rra­gos, pue­rros y ce­bo­llas». No pa­re­ce, por tan­to, que la obe­si­dad de­pen­da so­lo de las ca­lo­rías in­ge­ri­das. «Una per­so­na pue­de con­su­mir 1.800 y no apro­ve­char­las, o al con­tra­rio». Pe­ro sí es­tá de­mos­tra­do que se pue­de mo­di­fi­car el re­sul­ta­do, ya que «se ha . com­pro­ba­do que si to­ma­mos 20 ca­lo­rías dia­rias adi­cio­na­les, a los 20 años ha­bre­mos ga­na­do 20 ki­los», con­clu­ye Ti­naho­nes

Fo­to ANTÁRTICA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.