FI­NAL El pe­rio­dis­mo, se­gún las cró­ni­cas de Ro­sa Ma­ría Ca­laf

La pe­rio­dis­ta Ro­sa Ma­ría Ca­laf mi­ra al mun­do en fe­me­nino

El País - S Moda - - SUMARIO - Tex­to SA­LO­MÉ GAR­CÍA

Su es­ti­lo pe­león, li­ge­ra­men­te áci­do, y su pe­lo ro­jo (con me­chón) la con­vir­tie­ron en la co­rres­pon­sal más fa­mo­sa de nues­tra te­le­vi­sión. Has­ta que un ERE la obli­gó a ju­bi­lar­se, «aun­que en es­ta pro­fe­sión, si quie­res, nun­ca de­jas de es­tar en ac­ti­vo». Aho­ra Ro­sa Ma­ría Ca­laf da con­fe­ren­cias por to­do el mun­do, co­la­bo­ra con va­rias ONG y, a sus 73 años, has­ta la han tan­tea­do pa­ra di­ri­gir RTVE. «Lo re­cha­cé. Soy pe­rio­dis­ta, no ges­to­ra». En­tró en te­le­vi­sión en los se­ten­ta. «Pa­sé un cas­ting ha­blan­do de la igual­dad y la trans­ver­sa­li­dad de la mujer en la so­cie­dad. Lue­go mi pri­mer reportaje fue ¡un des­fi­le de mo­da!». Siem­pre su­po que lo su­yo iba a ser tro­tar por el mun­do. «He es­ta­do en 183 de los 196 paí­ses de la ONU. Es­tu­dié De­re­cho an­tes que Pe­rio­dis­mo: que­ría ser di­plo­má­ti­ca. Me fas­ci­na via­jar, co­no­cer mun­do a tra­vés de sus gen­tes. A los 18 años me fui a Sue­cia ha­cien­do au­tos­top. Siem­pre con el apo­yo de mi pa­dre, que me edu­có pa­ra ser res­pon­sa­ble. Aho­ra cuan­do doy char­las a pa­dres siem­pre les animo a edu­car a los ni­ños pa­ra ser in­de­pen­dien­tes. Que les de­jen equi­vo­car­se y apren­der de sus erro­res». Que mi­ren al mun­do sin pre­jui­cios: «Aún me sorprende el ma­chis­mo de Ja­pón. Tan pun­te­ro en tec­no­lo­gía y con una es­truc­tu­ra so­cial tan an­dro­cén­tri­ca. Pe­ro, so­bre to­do, me emo­cio­na la ca­pa­ci­dad de re­si­lien­cia de las mu­je­res en La­ti­noa­mé­ri­ca. So­me­ti­das al pa­triar­ca­do, mal­tra­ta­das. Aún así, ca­si to­do el ac­ti­vis­mo en la re­gión es­tá li­de­ra­do por ellas».

Ha si­do co­rres­pon­sal de RTVE en EE UU, Ar­gen­ti­na, Ita­lia y la zo­na de Asia-Pa­cí­fi­co. En tiem­pos de la Pe­res­troi­ka abrió la co­rres­pon­sa­lía en Mos­cú. «Co­mo pe­rio­dis­ta li­dias con la cen­su­ra. Más si eres mujer en paí­ses con fun­da­men­ta­lis­mos re­li­gio­sos –del is­la­mis­mo al ju­daís­mo–. O con fé­rreas es­truc­tu­ras pa­triar­ca­les. Te cie­rran los ac­ce­sos, pe­ro go­zas de li­ber­tad en el ám­bi­to fe­me­nino. Ha­blan­do con las mu­je­res te en­te­ras de ver­dad de lo que pa­sa, más allá de la ver­sión ofi­cial». Ha apren­di­do a de­tec­tar otro ti­po de cen­su­ra, más su­til: «Su­ce­de cuan­do te ha­la­gan o te tra­tan ex­ce­si­va­men­te bien. To­do pa­ra que no ha­bles mal de tal go­bierno o tal per­so­na­je. Dis­fru­ta de su in­de­pen­den­cia y le exas­pe­ra que «a no­so­tras se nos cues­tio­ne por no te­ner hi­jos o por prio­ri­zar nues­tra ca­rre­ra por en­ci­ma de la ma­ter­ni­dad. Yo fui un bi­cho ra­ro. Me­dio si­glo des­pués no ser ma­dre, te­ner so­lo un hi­jo o te­ner­lo tar­dío, es se­guir sién­do­lo»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.