For­men­te­ra en oc­tu­bre: el pa­raí­so tran­qui­lo

El País - S Moda - - SUMARIO -

En el pun­to más al­to de For­men­te­ra, el fa­ro de la Mo­la, a 192 me­tros so­bre el ni­vel del mar, una pla­ca re­cuer­da que Ju­lio Ver­ne eli­gió el lu­gar co­mo ins­pi­ra­ción pa­ra su no­ve­la Hector Ser­va­dac, en 1887. Aho­ra es­te acan­ti­la­do for­ma par­te del en­tra­ma­do de 32 ru­tas ver­des que re­co­rre es­ta is­la ba­lear de so­lo 83,24 km2. «Por sus di­men­sio­nes, mo­ver­se es muy fá­cil, la cru­zas en un cuar­to de ho­ra. Y fue­ra de tem­po­ra­da, prác­ti­ca­men­te so­lo, se pue­de dis­fru­tar de es­pa­cios co­mo la pla­ya de Ille­tas, una de las me­jo­res del mun­do con una tran­qui­li­dad ab­so­lu­ta», ex­pli­ca Jor­di Ma­rí Ma­yans, cuar­ta ge­ne­ra­ción a car­go del hos­tal La Sa­vi­na (hos­tal-la­sa­vi­na.com), que su bi­sa­bue­la Fran­cis­ca abrió en los años cua­ren­ta, «cuan­do los pri­me­ros vi­si­tan­tes des­pis­ta­dos se ve­nían a pa­sar el día en el úni­co bar­co que ha­bía des­de Ibi­za y lue­go no po­dían vol­ver».

To­do ha cam­bia­do des­de en­ton­ces, pe­ro quie­nes vi­ven allí –12.280 ha­bi­tan­tes en 2017, un 45% más que ha­ce una dé­ca­da– ase­gu­ran que man­tie­ne su esen­cia: na­tu­ra­le­za, re­la­ja­ción, vi­da sin pri­sas. Ma­gia. «Lle­gué en el año 83 atraí­do por el mo­vi­mien­to hippy, en el que la fi­lo­so­fía y el ar­te eran lo im­por­tan­te, la is­la era es­pe­cial por eso, ade­más de por su be­lle­za y ener­gía», re­cuer­da Jo­sé Mar­cos Gar­zón, pro­pie­ta­rio de Ish­va­ra (for­men­te­raish­va­ra.com), una tien­da de ar­te­sa­nía en piel don­de crea san­da­lias, bol­sos o zue­cos. Pa­ra él «es

un lu­gar de paz y re­ge­ne­ra­ción, pe­ro tam­bién un si­tio cos­mo­po­li­ta don­de se vi­ve en li­ber­tad». Una esen­cia que ca­da oc­tu­bre (es­te año del 12 al 14) re­co­ge For­men­te­ra Zen (for­men­te­ra.es), un even­to con yo­ga, ta­lle­res, ac­ti­vi­da­des su­ba­cuá­ti­cas y ali­men­tos eco­ló­gi­cos.

La gas­tro­no­mía sa­lu­da­ble jue­ga un pa­pel cen­tral. La chef

Ana Ji­mé­nez Gar­cía ape­la a la cocina de raíz en Qui­me­ra (qui­me­ra­res­tau­rant.com); po­kes, cre­pes y ta­bou­lé des­ta­can en Can Pe­pi­to (can­pe­pi­to­for­men­te­ra.com); la piz­za healthy triun­fa en Mar­ga­ri­ta (gru­po­mar­ga­ri­ta.com); Chezz Ger­di (chezz­ger­di.com) re­in­ter­pre­ta los pla­tos ita­lia­nos «con es­pí­ri­tu in­for­mal y hippy», y el chef Borja Mo­lins usa pro­duc­tos de ki­ló­me­tro ce­ro en Sol Post, res­tau­ran­te del ho­tel Cala Sao­na (ho­tel­ca­la­sao­na.com).

Joan An­to­ni Fe­rrer Fe­rrer, uno de los pro­pie­ta­rios, nie­to del fun­da­dor del es­ta­ble­ci­mien­to, ex­pli­ca que «an­tes de la lle­ga­da del tu­ris­mo, la agri­cul­tu­ra y ga­na­de­ría a pe­que­ña es­ca­la eran los pi­la­res y por eso es im­por­tan­te man­te­ner el es­pí­ri­tu agrí­co­la del in­te­rior», al­go que ha­cen en su huer­to pro­pio bio­ló­gi­co y tra­ba­jan­do con pro­duc­to­res lo­ca­les. Coin­ci­de en es­te en­fo­que sos­te­ni­ble Mar­ta Gu­tié­rrez, di­rec­to­ra ge­ne­ral de Gec­ko Ho­tel & Beach Club (gec­ko­beach­club.com): «El eco­tu­ris­mo es cla­ve en la is­la, por eso he­mos adop­ta­do una po­lí­ti­ca de plás­ti­co ce­ro y co­la­bo­ra­mos con Sa­ve Po­si­do­nia Pro­ject (sa­ve­po­si­do­nia­pro­ject.org); son ob­je­ti­vos fun­da­men­ta­les pa­ra se­guir dis­fru­tan­do de es­te pa­raí­so».

La Po­si­do­nia ocea­ni­ca es el em­ble­ma del lu­gar, pre­sen­te en las jo­yas de Ma­jo­ral (ma­jo­ral.com) o los ves­ti­dos estampados de Ka­vra (ka­vra­de­for­men­te­ra.com). «Es el tesoro más pre­cia­do, res­pon­sa­ble del co­lor tur­que­sa del agua, y hay que pro­te­ger­la», sub­ra­ya Ál­va­ro Sa­siam­ba­rre­na, so­cio de Can Tres (can­tres­for­men­te­ra.com) jun­to a Pa­blo Ca­sa­do y Ber­nar­do Go­dino, un trío que ha­ce 10 años de­ci­dió abrir es­tos apar­ta­men­tos «atraí­do por la ener­gía que des­pren­de la is­la». La pin­to­ra Ra­quel Ca­ra­ma­za­na Bo­ca­ne­gra (ca­ra­ma­za­na­bo­ca­ne­gra. com), na­tu­ral de la lo­ca­li­dad ber­cia­na de To­reno, tam­bién sin­tió ha­ce nue­ve años esa ener­gía: de­ci­dió vi­vir allí e in­cluir sus pai­sa­jes y pai­sa­na­jes en sus cua­dros. «Me sir­ve pa­ra apren­der el ca­rác­ter y la his­to­ria de un lu­gar que tie­ne mu­cho que con­tar, ofrez­co imá­ge­nes evo­ca­do­ras de un si­tio má­gi­co don­de en oc­tu­bre se res­pi­ra paz, por­que For­men­te­ra no es so­lo pla­ya», apun­ta. De he­cho, mu­chos vi­si­tan­tes acu­den a la is­la pa­ra avis­tar pá­ja­ros co­mo la cu­rru­ca ra­bi­lar­ga, el chor­li­te­jo pa­ti­ne­gro o la par­de­la ba­lear, que anida en las ro­cas ca­li­zas de la Mo­la, allá don­de des­can­sa la pla­ca de­di­ca­da a Ju­lio Ver­ne

La is­la es la ins­pi­ra­ción: Ra­quel Ca­ra­ma­za­na Bo­ca­ne­gra re­fle­ja en al­gu­nos de sus cua­dros sus pai­sa­jes y cos­tum­bres (a la iz­da., tra­jes tí­pi­cos en la obra Pro­ce­sión). Aba­jo: el res­tau­ran­te de Gec­ko Beach Club (de­ba­jo, Lin­gui­ne alle von­go­le) apues­ta por pro­duc­tos de ki­ló­me­tro ce­ro. Dcha.: a pie o en bi­ci­cle­ta, las 32 ru­tas ver­des que re­co­rren la is­la in­vi­tan a des­cu­brir su na­tu­ra­le­za.

De arri­ba aba­jo: ho­tel Cala Sao­na, abier­to en 1954 por Juan Fe­rrer Cas­te­lló, abue­lo de los ac­tua­les pro­pie­ta­rios; fur­go­ne­ta del res­tau­ran­te Chezz Ger­di, evo­can­do el es­pí­ri­tu hippy; bra­za­le­te de Ma­jo­ral, que se ins­pi­ra en mu­chos de sus di­se­ños en la is­la y su flo­ra, y bar del ho­tel Es Ma­rés.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.