ES­CA­PA­DA Re­des­cu­brir la ex­clu­si­vi­dad en S’Aga­ró con Na­ta­lia Vodianova

Ga­la be­né­fi­ca y va­ca­cio­nes en fa­mi­lia en S’Aga­ró. Na­ta­lia Vodianova ex­pli­ca el ape­go de Ru­sia por Gi­ro­na

El País - S Moda - - SUMARIO - Tex­to NOE­LIA CO­LLA­DO Fo­tos CONSTANTIN PAPAKOSTANTINO

ata­lia Vodianova (36 años) no tie­ne tiem­po. A las múl­ti­ples obli­ga­cio­nes pro­fe­sio­na­les de su ca­rre­ra co­mo mo­de­lo, se su­man los com­pro­mi­sos de su or­ga­ni­za­ción be­né­fi­ca Na­ked Heart, apli­ca­cio­nes fi­lan­tró­pi­cas co­mo El­bi –pa­ra rea­li­zar mi­cro­do­na­cio­nes– o Flo –pa­ra aca­bar con el es­tig­ma aso­cia­do a la mens­trua­ción–, y pro­yec­tos tec­no­ló­gi­cos co­mo la Pic­sArt (apli­ca­ción de edi­ción de imá­ge­nes y red so­cial a la que Vodianova se ha uni­do co­mo res­pon­sa­ble de

ins­pi­ra­ción crea­ti­va). Ade­más, cla­ro es­tá, de las res­pon­sa­bi­li­da­des que con­lle­va ser ma­dre de cin­co hi­jos, de en­tre 1 y 16 años. Los tres ma­yo­res, Lu­cas, Ne­va y Vik­tor, hi­jos de su ex­ma­ri­do, el aris­tó­cra­ta británico Jus­tin Port­man (con 19 años, vol­vió a la pa­sa­re­la ape­nas 10 días des­pués de dar a luz al ma­yor); y los dos pe­que­ños, Ro­man y Ma­xim, hi­jos de su ac­tual pa­re­ja, An­toi­ne Ar­nault, hi­jo del magnate fran­cés Ber­nard Ar­nault (pro­pie­ta­rio del gru­po LVMH), que el pa­sa­do mes de ju­nio pa­só a di­ri­gir la ima­gen y co­mu­ni­ca­ción del gi­gan­te del lu­jo. «Di­ga­mos que ca­si no ten­go días li­bres», re­co­no­ce sen­ta­da en uno de los sa­lo­nes del ho­tel Alà­bri­ga en S’Aga­ró, muy cer­ca del que fue­ra el re­fu­gio de Er­nest He­ming­way, Liz Tay­lor y

Ava Gard­ner en la Cos­ta Bra­va a me­dia­dos del si­glo XX. Sus pla­yas fue­ron es­ce­na­rio de Pandora y

el ho­lan­dés erran­te (1951).

«No ten­go ape­nas va­ca­cio­nes», in­sis­te. «Por eso pre­ci­sa­men­te me las to­mo tan en se­rio.

Las or­ga­ni­zo del mis­mo mo­do que pla­ni­fi­co mi vi­da pro­fe­sio­nal. So­lo soy ca­paz de re­la­jar­me y pa­sár­me­lo bien cuan­do sé que to­do es­tá ba­jo con­trol. Cuan­do tie­nes cin­co hi­jos, agra­de­ces que to­do es­té pro­gra­ma­do al de­ta­lle: adón­de va­mos, có­mo lle­ga­mos has­ta allí… Su­pon­go que por eso soy tan bue­na or­ga­ni­zan­do even­tos. Por­que cua­drar mi vi­da fa­mi­liar ya es un re­to en sí mis­mo».

Inau­gu­ra­do a prin­ci­pios de año y con­si­de­ra­do el pro­yec­to más lu­jo­so de la zo­na (más de 30 mi­llo­nes de eu­ros de in­ver­sión), el ho­tel Alà­bri­ga aco­gió en abril una ga­la be­né­fi­ca pa­ra re­cau­dar fon­dos pa­ra la aso­cia­ción Viu Au­tis­me (con se­de en Plat­ja d’Aro), for­ma­da por fa­mi­lias con ni­ños con au­tis­mo. Na­ta­lia fue la ma­dri­na de la ga­la be­né­fi­ca, que con la ce­na (un me­nú ela­bo­ra­do por el chef con cin­co es­tre­llas Mi­che­lin Pa­co Pé­rez, re­si­den­te del ho­tel) y la pos­te­rior subas­ta de ar­te re­cau­dó más de 15.000 eu­ros. «De­be­mos dar voz a las per­so­nas con ne­ce­si­da­des es­pe­cia­les», de­fien­de Vodianova, que en 2004, tras la ma­sa­cre de Bes­lán (un gru­po te­rro­ris­ta ma­tó a 370 per­so­nas en un co­le­gio de esa lo­ca­li­dad ru­sa), fun­dó Na­ked Heart pa­ra apo­yar la cau­sa.

La jor­na­da be­né­fi­ca ofre­cía una opor­tu­ni­dad pa­ra mos­trar una vez más su fir­me com­pro­mi­so… y una ex­cu­sa pa­ra vol­ver a la re­gión. Por­que no era la pri­me­ra vez que la mo­de­lo vi­si­ta­ba la Cos­ta Bra­va.

"CA­SI NO TEN­GO DÍAS LI­BRES" NA­TA­LIA VODIANOVA

Un ho­tel y una ru­ta 'top'

Es­ta tem­po­ra­da las co­mar­cas de Gi­ro­na mi­ran a Ru­sia pa­ra pa­liar la ba­ja­da de vi­si­tan­tes na­cio­na­les. Ya en enero las pers­pec­ti­vas tu­rís­ti­cas pa­ra 2018 ade­lan­ta­ban la re­cu­pe­ra­ción de tu­ris­tas de es­te país. Cu­rio­sa­men­te, uno de los dos in­ver­so­res del Alà­bri­ga Ho­tel & Ho­me Sui­tes tam­bién es ru­so: Ser­gei Ru­sa­kov. Con vis­tas a una de las bahías más bo­ni­tas de Gi­ro­na y for­mas si­nuo­sas que evo­can una em­bar­ca­ción, es­te edi­fi­cio –del que di­cen es «el re­sort más lu­jo­so del nor­te de Es­pa­ña»– ofre­ce una al­ter­na­ti­va de di­se­ño y tec­no­lo­gía a la ofer­ta, con ca­rác­ter local y nos­tál­gi­ca, de la zo­na. Sus 29 sui­tes

(de 835 a 2.695 eu­ros) res­pi­ran lu­jo con­tem­po­rá­neo.

«Es di­fí­cil en­con­trar un buen ho­tel en la Cos­ta Bra­va», cree Vodianova. «La pri­me­ra vez que vi­ni­mos, los ni­ños eran pe­que­ños y ape­nas nos mo­vi­mos. Nos alo­ja­mos en una ca­sa y bá­si­ca­men­te hi­ci­mos pla­ya, pis­ci­na y mu­cho yo­ga. Es­ta vez, gra­cias a Ma­xim, el con­ser­je, pu­di­mos or­ga­ni­zar es­ca­pa­das a Gi­ro­na o Bar­ce­lo­na. Fue­ron ape­nas unas ho­ras, pe­ro tu­vi­mos tiem­po pa­ra vi­si­tar la obra de Gau­dí». Y co­mer, con las me­jo­res vis­tas de la ciu­dad, en la te­rra­za del res­tau­ran­te El Xa­let de Mont­juïc (Av­da. Mi­ra­mar 31). «La Sa­gra­da Fa­mi­lia es una sin­fo­nía. Emo­cio­na la ab­ne­ga­ción de su ar­qui­tec­to. El he­cho de que ca­si 150 años des­pués si­gan tra­ba­jan­do las grúas, mien­tras la gen­te vi­si­ta la ba­sí­li­ca, en cons­truc­ción, im­pre­sio­na. Tam­bién la idea de que la obra es­té en la vo­lun­tad del pue­blo. O sa­ber que quien la ima­gi­nó ja­más la ve­rá ter­mi­na­da».

En­tre los ser­vi­cios, el ho­tel ofre­ce jet pri­va­do, un ya­te pa­ra uso par­ti­cu­lar, ma­yor­do­mo, ex­po­si­cio­nes (La­sar­te Mix + Pop High­lights, de la ar­tis­ta Mercedes La­sar­te, ín­ti­ma ami­ga de Ti­ta Cer­ve­ra, has­ta sep­tiem­bre); beach club (con so­lá­rium con mú­si­ca en di­rec­to, y se­sio­nes de dj al caer el sol to­dos los jue­ves); tra­ta­mien­tos fa­cia­les de la zo­na well­being; gas­tro­no­mía fir­ma­da por Pa­co Pé­rez (en el res­tau­ran­te Te­rra); y ase­so­ra­mien­to a la car­ta: per­so­nal shop­per, even­tos per­so­na­li­za­dos… «La gen­te es muy hos­pi­ta­la­ria. Del ma­yor­do­mo al con­ser­je. Es­te ti­po de aten­ción no es ha­bi­tual en Eu­ro­pa», se­ña­la la mo­de­lo. «Créa­me, no son ama­bles por quien soy. He vis­to de to­do. A ve­ces por el he­cho de ser al­guien fa­mo­so te tra­tan con des­pre­cio, co­mo si te lo hu­bie­ran re­ga­la­do to­do».

El en­torno es pri­vi­le­gia­do. Em­pe­zan­do por el ca­mino de ron­da. La Fe­de­ra­ción Ca­ta­la­na de Aso­cia­cio­nes y Clu­bes Unes­co re­cla­ma des­de 1995 que se re­cu­pe­ren es­tos sen­de­ros que bor­dean el li­to­ral de la Cos­ta Bra­va. «Tam­bién la co­mi­da», ce­le­bra Na­ta­lia. En­tre las re­ser­vas de su mi­nu­cio­so pro­gra­ma des­ta­can nom­bres co­mo el res­tau­ran­te La Ta­ver­na del Mar (en S’Aga­ró) –que se re­no­vó en 2015 con el fi­cha­je de Da­ni Soto (Saüc y Mo­ments)–; la ma­ris­que­ría Xa­co (Av­da. del Ca­vall Ber­nat, 112, Plat­ja d’Aro) –«el me­jor ma­ris­co que he pro­ba­do en años»; o la he­la­de­ría Ro­cam­bo­lesc (San­ta Cla­ra, 50, Gi­ro­na). «La co­la pa­ra com­prar un he­la­do su­pe­ra­ba los 200 me­tros. El local era mo­ní­si­mo. Pe­ro so­bre to­do me sor­pren­die­ron los top­pings, muy bue­nos y na­da con­ven­cio­na­les».

Pien­sa vol­ver pron­to. «Te­ne­mos pen­dien­te vi­si­tar Portlli­gat. Es­ta vez no ha si­do po­si­ble. Por­que, ade­más de la fa­mi­lia, ha­bía­mos in­vi­ta­do a ami­gos». En to­tal, un gru­po de 16 per­so­nas, que in­cluía a la mo­de­lo Ma­ria­car­la Bos­cono y a su hi­ja. «¿Sa­bes lo di­fí­cil que es en­con­trar me­sa pa­ra tan­tos? Mu­chí­si­mo. So­bre to­do si bus­cas una re­don­da. Y no sa­bes lo que esa me­sa re­don­da sig­ni­fi­ca pa­ra mí. Se lo co­men­té al ma­yor­do­mo y cam­bia­ron la de­co­ra­ción pa­ra que tu­vie­ra una en la sui­te. Cuan­do tie­nes una fa­mi­lia caó­ti­ca co­mo la mía, ese ti­po de de­ta­lles ha­cen que te sien­tas en ca­sa»

Arri­ba, Na­ta­lia Vodianova con sus hi­jos Lu­cas, Ne­va y Vik­tor Port­man. De­ba­jo, la mo­de­lo con Ma­ria­car­la Bos­cono, en el ja­cuz­zi de Alà­bri­ga Ho­tel & Ho­me Sui­tes. A la dcha., te­rra­za y pis­ci­na del ho­tel.

So­bre es­tas lí­neas, vis­ta aé­rea de la atrac­ti­va y re­co­le­ta cala Can­yet, en­tre Tos­sa de Mar y Sant Fe­liu de Guí­xols (Gi­ro­na).

So­bre es­tas lí­neas, uno de los sa­lo­nes de Alà­bri­ga Ho­tel & Ho­me Sui­tes en S’Aga­ró. A la iz­quier­da, la mo­de­lo ru­sa en la ga­la be­né­fi­ca que el ho­tel or­ga­ni­zó en abril pa­ra re­cau­dar fon­dos pa­ra la aso­cia­ción Viu Au­tis­me. Vodianova fue la ma­dri­na del even­to.

So­bre es­tas lí­neas, ja­cuz­zi y pis­ci­na in­fi­nity con vis­tas a la bahía, en el beach club diurno. A la iz­quier­da, te­rra­za del res­tau­ran­te Sea Club, si­tua­do al ai­re libre, jun­to al mar, con un me­nú ba­sa­do en los pro­duc­tos del Me­di­te­rrá­neo; y a so­lo unos pasos del res­tau­ran­te Gar­den, tam­bién de Alà­bri­ga Ho­tel & Ho­me Sui­tes.

Arri­ba, pla­ya de Sant Pol, en S'Aga­ró. De­ba­jo, uno de los sa­lo­nes de Alà­bri­ga Ho­tel & Ho­me Sui­tes, en S'Aga­ró. A la dcha., zo­na well­being (ba­jo la di­rec­ción de Ig­na­cio Ara­noa). Des­ta­ca el tra­ta­mien­to ex­clu­si­vo Alà­bri­ga de dos ho­ras (295 €).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.