"EL #METOO ES UN ES­PE­JO"

El País - S Moda - - LA MIRADA APERTURA - RITXAR BACETE

vio­la­ción to­dos aque­llos ca­sos en los que no ha­ya un con­sen­so ex­plí­ci­to y se evi­ta­rían sen­ten­cias co­mo las del ca­so de Pam­plo­na, que con­si­de­ra co­mo abu­so se­xual 11 pe­ne­tra­cio­nes por par­te de cin­co hom­bres a una mu­jer re­te­ni­da con­tra su vo­lun­tad en un por­tal.

La cul­tu­ra cor­po­ra­ti­va pue­de ser más di­fí­cil de mo­di­fi­car que la le­gis­la­ción. Si al­go ha de­mos­tra­do el úl­ti­mo año es que los abu­sos sur­gen cuan­do hay un des­equi­li­brio de po­der y eso su­ce­de en to­dos los ám­bi­tos la­bo­ra­les. ¿Qué ha­cen las em­pre­sas pa­ra evi­tar si­tua­cio­nes de aco­so? Ca­si to­dos los es­fuer­zos se de­tec­tan en EE UU, don­de hay mie­do a las in­dem­ni­za­cio­nes mi­llo­na­rias. La an­ti­gua je­fa de ga­bi­ne­te de Mi­che­lle Oba­ma, Ti­na Tchen, se de­di­ca aho­ra a es­tas cues­tio­nes y ase­so­ra a em­pre­sas co­mo Pi­xar, don­de el #MeToo se ha lle­va­do por de­lan­te a su ca­ris­má­ti­co fun­da­dor, John Las­se­ter. Mu­chas em­pre­sas ven el abu­so co­mo un ries­go la­bo­ral. Mi­cro­soft, por ejem­plo, ha eli­mi­na­do la obli­ga­ción de bus­car el lla­ma­do «ar­bi­tra­je si­len­cio­so» en si­tua­cio­nes de aco­so se­xual, lo que de­ja­ba mu­chos ca­sos fue­ra de los tri­bu­na­les or­di­na­rios y crea­ba una cul­tu­ra de se­cre­tis­mo. Se en­tien­de co­mo una ma­ne­ra de ani­mar a las víc­ti­mas a de­nun­ciar.

Hay me­nos mie­do a ha­blar. Des­de el mo­men­to en que mi­llo­nes de per­so­nas es­cri­bie­ron «MeToo» en sus re­des, de­cla­rán­do­se víc­ti­mas, se ha le­van­ta­do cier­to es­tig­ma. Quie­nes quie­ren ri­di­cu­li­zar la no­ción de con­sen­so a me­nu­do pa­ro­dian una su­pues­ta re­la­ción en la que ca­da ges­to ten­dría que de­ba­tir­se. «¿Me per­mi­tes to­car­te un pe­cho?», etc. No es pro­ba­ble que na­die es­té man­te­nien­do re­la­cio­nes de es­te ti­po, pe­ro sí se ha­bla de nue­vos pro­to­co­los sen­ti­men­ta­les. «Aho­ra te lo pien­sas to­do dos ve­ces, in­clu­so a la ho­ra de man­dar se­gún qué men­sa­jes por Tin­der. Y vas con más tien­to en las re­la­cio­nes fí­si­cas», ase­gu­ra To­más, un usua­rio fre­cuen­te de apps de li­gar de 27 años que pre­fie­re no dar su ape­lli­do. Una no­ción nue­va, bau­ti­za­da co­mo «de­re­cho a im­por­tu­nar» es­tu­vo de­trás de la famosa tri­bu­na que va­rias in­te­lec­tua­les fran­ce­sas pu­bli­ca­ron en Le Mon­de, al­go que en­fu­re­ce a su com­pa­trio­ta Bas­ti­de. «Pa­re­ce que hay que pro­te­ger la ga­lan­te­ría. Los me­dios se han ima­gi­na­do que una con­se­cuen­cia del #MeToo es que no se­rá po­si­ble se­du­cir, co­mo si se im­pi­die­ra a la gen­te amar­se», cri­ti­ca.

¿Qué ven­drá a par­tir de aho­ra? Los de­trac­to­res del mo­vi­mien­to creen que «los prin­ci­pios fun­da­men­ta­les de la ley nun­ca han si­do tan ma­len­ten­di­dos». Eso de­nun­cia Peggy Sas­tre, fi­ló­so­fa fran­ce­sa que fir­mó y re­dac­tó la famosa tri­bu­na. «Pro­te­ger la pre­sun­ción de inocen­cia y pen­sar que una ale­ga­ción no es lo mis­mo que una con­de­na no sig­ni­fi­ca jus­ti­fi­car la lla­ma­da cul­tu­ra de la vio­la­ción, sig­ni­fi­ca pro­te­ger a los in­di­vi­duos de lo ar­bi­tra­rio». La pro­fe­so­ra y au­to­ra de li­bros co­mo

La do­mi­na­ción mas­cu­li­na no exis­te que, sin em­bar­go, se con­si­de­ra fe­mi­nis­ta, ci­ta al re­vo­lu­cio­na­rio Dan­ton, que di­jo po­co an­tes de que le en­via­ran a la gui­llo­ti­na: «Te­ne­mos que ser des­pia­da­dos pa­ra evi­tar que el pue­blo sea te­rri­ble». Có­mo se con­ju­ga esa pre­cau­ción ló­gi­ca con la ne­ce­si­dad de creer a la víc­ti­ma y el he­cho de que to­da­vía la in­men­sa ma­yo­ría de los ata­ques si­guen sin re­por­tar­se a las au­to­ri­da­des es al­go que no pa­re­ce que va­ya a re­sol­ver­se en el pró­xi­mo año o dé­ca­da.

Lo cier­to es que Es­pa­ña, que ha vi­vi­do un año im­por­tan­te pa­ra el mo­vi­mien­to fe­mi­nis­ta, no ha te­ni­do su Weins­tein. ¿Na­da ha cam­bia­do des­de Ne­ven­ka Fer­nán­dez? Pa­ra Isa­bel Val­dés, pe­rio­dis­ta de El País y au­to­ra de Vio­la­das o muer­tas (Pe­nín­su­la), «exis­te la creen­cia de que la co­sa no ter­mi­na de cua­jar por­que nin­gu­na mu­jer re­co­no­ci­da se ha atre­vi­do a dar el nom­bre de un hom­bre re­co­no­ci­ble […]».

La reha­bi­li­ta­ción de los aco­sa­do­res con­fe­sos tam­bién des­per­tó un de­ba­te con ca­sos co­mo el del có­mi­co Louis C. K., que tras con­fir­mar las acu­sa­cio­nes de com­pa­ñe­ras de mos­trar­se coer­ci­ti­vo y mas­tur­bar­se de­lan­te de ellas, re­apa­re­ció en el club Co­medy Ce­llar de Nue­va York. El pú­bli­co le aplau­dió an­tes in­clu­so de abrir la bo­ca. Ro­xa­ne Gay, la au­to­ra de Ham­bre y Ma­la fe­mi­nis­ta (am­bos en Ca­pi­tán Swing), es­cri­bió un ar­tícu­lo en The New York Ti­mes de­nun­cian­do que el có­mi­co, al igual que el pe­rio­dis­ta Char­lie Ro­se y el chef Mario Ba­ta­li, que pla­nean sus re­tor­nos me­ses des­pués de ad­mi­tir su «con­duc­ta inapro­pia­da», de­mues­tran que «no creen que ha­yan he­cho na­da ma­lo» y lo frus­tran­te que re­sul­ta que se le pi­da a las víc­ti­mas mos­trar­se mag­ná­ni­mas y ofre­cer un «ca­mino de re­den­ción» a los agre­so­res. Pe­ro lo que ha que­da­do cla­ro es que el rit­mo de Twit­ter no es el de la jus­ti­cia. El ca­so Weins­tein sir­ve co­mo ejem­plo: de las 75 acu­sa­cio­nes, so­lo tres se di­ri­men en los juz­ga­dos.

«Pa­ra los va­ro­nes –cree Ritxar Bacete, au­tor de Nue­vos hom­bres

bue­nos (Pe­nín­su­la)–, el #MeToo ha su­pues­to que te­ne­mos que vi­vir jun­to a un es­pe­jo in­vi­si­ble, irrom­pi­ble y pe­ga­jo­so en el que mi­rar­nos». Bacete es­pe­ra que de es­ta re­fle­xión sur­ja «el ver­da­de­ro hom­bre nue­vo» y ci­ta ini­cia­ti­vas co­mo la es­pa­ño­la #Soy365, de la Fun­da­ción Ce­paim y Pro­mun­do, en la que los hom­bres asu­men sus res­pon­sa­bi­li­da­des, ha­cien­do una es­pe­cie de ‘vo­to’ de igual­dad en su vi­da dia­ria.

Las mu­je­res es­tán ca­brea­das, y eso es una ex­ce­len­te no­ti­cia. Lo cree Re­bec­ca Trais­ter, a la que han lla­ma­do «una de las vo­ces más bri­llan­tes del fe­mi­nis­mo ac­tual». Es­te mes pu­bli­ca Good and Mad, un en­sa­yo que ensalza la ira que las mu­je­res han te­ni­do que re­pri­mir. Pa­ra Trais­ter, no exis­te ma­yor com­bus­ti­ble pa­ra el cam­bio po­lí­ti­co . que ese sor­do ca­breo que se ha ido ge­ne­ran­do a lo lar­go de es­te lar­go, y cor­to, año de #MeToo

De­neu­ve fir­mó el ma­ni­fies­to que de­fen­día el de­re­cho del hom­bre «a im­por­tu­nar». A su dcha., Har­vey Weins­tein.

Los me­dios, la ca­lle y la mo­da (ca­mi­se­ta de Wea­rBU) han apo­ya­do el #MeToo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.