Rein­ven­tar el le­ga­do de Pedro del Hie­rro

Na­cho Agua­yo rein­ter­pre­ta las si­lue­tas ori­gi­na­les de Pedro del Hie­rro, el di­se­ña­dor que rom­pió mol­des con su vi­sión em­pre­sa­rial

El País - S Moda - - SUMARIO - Tex­to ANA FER­NÁN­DEZ ABAD Fo­tos FE­DE DE­LI­BES Rea­li­za­ción FRAN­CES­CA RINCIARI

Jo­ven y con una vi­sión de ne­go­cio rompe­dora. Así era Pedro del Hie­rro (Madrid, 1948-2015) cuan­do en 1976, con so­lo 28 años, fue ele­gi­do co­mo el de me­nor edad en la his­to­ria de la Cá­ma­ra de la Mo­da –ba­luar­te de la al­ta cos­tu­ra en Es­pa­ña–, que por aquel en­ton­ces con­ta­ba con aso­cia­dos co­mo Pedro Ro­drí­guez y Ma­nuel Per­te­gaz. «Fue un re­vul­si­vo que des­per­tó gran­des es­pe­ran­zas. A pe­sar de que se le cri­ti­có por­que rom­pía un tan­to con los cá­no­nes de ele­gan­cia de la coo­pe­ra­ti­va, pron­to com­pren­die­ron que su es­ti­lo ca­sa­ba me­jor con lo que el pú­bli­co de­man­da­ba. In­ter­pre­tó las ten­den­cias in­ter­na­cio­na­les con un mar­ca­do se­llo his­pano y de­jó an­ti­cua­dos a sus co­le­gas», afir­ma Juan Gu­tié­rrez, res­pon­sa­ble de mo­da con­tem­po­rá­nea del Mu­seo del Tra­je. Ha­bía es­tu­dia­do Be­llas Ar­tes –su pa­dre, con quien tu­vo una re­la­ción com­pli­ca­da, fue el ca­te­drá­ti­co de Di­bu­jo de la Com­plu­ten­se Pedro Mo­zos– y re­fle­ja­ba su gus­to

por los trazos, las tex­tu­ras y los vo­lú­me­nes en sus pren­das. Es­te le­ga­do si­gue ins­pi­ran­do hoy al di­rec­tor de Di­se­ño de Mu­jer de la fir­ma, Na­cho Agua­yo, que ha que­ri­do re­in­ter­pre­tar las si­lue­tas icó­ni­cas del crea­dor y sub­ra­yar la fuer­za y la vi­gen­cia de sus pro­pues­tas en su co­lec­ción o-i 2018-19 lla­ma­da Pu­ro ar­te. «Fue un vi­sio­na­rio a ni­vel crea­ti­vo y co­mer­cial, reite­ra­ba la idea del lu­jo ac­ce­si­ble, te­nía siem­pre en men­te que la mo­da es un ne­go­cio», sub­ra­ya Agua­yo.

Abrió su ta­ller en 1971, tres años más tar­de pre­sen­tó su pri­me­ra co­lec­ción, en 1981 re­vo­lu­cio­nó el mer­ca­do al ins­ta­lar el pri­mer cór­ner de di­se­ña­dor en unos gran­des al­ma­ce­nes y en 1989 se in­cor­po­ró en ex­clu­si­va al gru­po Cor­te­fiel –aho­ra Ten­dam–, que ad­qui­rió la fir­ma en 1992. «Fue el pri­me­ro en en­ten­der una nue­va for­ma de ren­ta­bi­li­zar la mo­da. En­ton­ces mu­chos di­se­ña­do­res aún no com­pren­dían muy bien la ne­ce­si­dad de es­tar en gran­des su­per­fi­cies, no sa­bían desa­rro­llar una mar­ca. En la ac­tua­li­dad, so­mos con­se­cuen­cia de gen­te que, co­mo él, lo hi­zo sa­bien­do que el mer­ca­do no con­sis­te so­lo en crear co­lec­cio­nes de cos­tu­ra, sino en abrir­se al gran con­su­mo», apun­ta Mo­des­to Lom­ba, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de Crea­do­res de Mo­da de Es­pa­ña (ACME). Re­cuer­da Lom­ba que lo co­no­ció en la Fas­hion Week de Madrid, don­de Del Hie­rro de­bu­tó en 1985, año en el que na­ció tam­bién esa pa­sa­re­la lla­ma­da en­ton­ces Ci­be­les. «Fue uno de los pri­me­ros en des­fi­lar aquí, no se pue­de ha­blar de la Fas­hion Week hoy en día sin men­cio­nar a Pedro del Hie­rro, Ma­nuel Pi­ña y Je­sús del Po­zo, que fue­ron los pri­me­ros es­pa­das, ca­da uno con su iden­ti­dad y es­ti­lo. Él te­nía una cul­tu­ra im­por­tan­tí­si­ma que se no­ta­ba en sus co­lec­cio­nes», se­ña­la.

Esas re­fe­ren­cias ar­tís­ti­cas se tra­du­cían en la bús­que­da con­ti­nua de ma­te­ria­les. «Los te­ji­dos eran su fi­ja­ción, in­ves­ti­ga­ba mu­cho y le gus­ta­ba que en to­das las co­lec­cio­nes hu­bie­ra tex­tu­ras nue­vas. Nos sor­pren­día con una ga­sa co­mo que­ma­da al áci­do que pa­re­cía plu­mas de aves­truz, te­ji­dos de do­ble faz, tec­no­ló­gi­cos...», re­me­mo­ra Ro­sa­bel Ro­drí­guez, quien em­pe­zó co­mo pa­tro­nis­ta con él en el 98. «Los pa­tro­nes tam­bién le im­por­ta­ban mu­cho: tra­ba­ja­ba los es­co­tes asi­mé­tri­cos, abri­gos con man­gas ja­po­ne­sas, pren­das flui­das...», aña­de Te­re­sa Ro­drí­guez, que co­men­zó a tra­ba­jar en su ta­ller en 1993. Am­bas coin­ci­den en que era «una per­so­na muy co­rrec­ta, edu­ca­da, ama­ble... Otra co­sa es que te hi­cie­ra cam­biar tres ve­ces las co­sas, por­que era muy per­fec­cio­nis­ta». Los des­fi­les en Ci­be­les eran el mo­men­to cum­bre. Jun­cal Rivero, di­rec­to­ra ge­ne­ral del cer­ta­men Miss y Mís­ter Es­pa­ña (missy­mis­te­res­pa­ña.com), de­bu­tó so­bre la pa­sa­re­la con él: «For­ma­ba par­te del ju­ra­do que me eli­gió Miss Es­pa­ña, apos­tó por mí. Re­cuer­do ese pri­mer des­fi­le, era una co­lec­ción muy exó­ti­ca. Pa­ra él to­das las mu­je­res éra­mos sus mu­sas. Te mi­ra­ba con esos ojos lle­nos de bri­llo, nun­ca lo vi en­fa­da­do, y te ha­cía sen­tir es­pe­cial».

Tras 16 años sin su­bir­se a la pa­sa­re­la, la fir­ma re­to­mó el pa­sa­do enero su re­la­ción con la aho­ra MBFWM. An­tes, en los años du­ran­te los que Car­men March per­ma­ne­ció al fren­te de la mar­ca –de 2012 a 2015–, se pro­du­jo una in­ter­na­cio­na­li­za­ción que pre­sen­tó las co­lec­cio­nes de Pedro del Hie­rro en la Se­ma­na de la Mo­da de Nue­va York. «Con Car­men me em­pa­pé de quién era Pedro, lo co­no­cí y bu­ceé en sus ar­chi­vos», ex­pli­ca Agua­yo. De sus con­ver­sa­cio­nes con Del Hie­rro sub­ra­ya su pa­sión por el ar­te: «Ha­bla­ba de sus es­tu­dios y nos con­ta­ba que se iba al la­go Co­mo a di­se­ñar sus pro­pios te­ji­dos con ami­gos que eran fa­bri­can­tes pa­ra lue­go crear co­lec­cio­nes que re­fle­ja­ban esas re­fe­ren­cias ar­tís­ti­cas».

La fo­tó­gra­fa Syl­via Po­la­kov re­tra­tó con al­gu­nas de sus crea­cio­nes más sig­ni­fi­ca­ti­vas a mo­de­los y per­so­na­li­da­des co­mo Cris­ti­na de Hohen­lohe, Ali­ne de Ro­ma­no­nes, Jo­se To­le­do o Nie­ves Ál­va­rez pa­ra la ex­po­si­ción Co­lor, be­lle­za y tiem­po, que el Mu­seo del Tra­je le de­di­có al crea­dor en 2011, cuan­do ya vi­vía apar­ta­do de su fir­ma y de los fo­cos. Fue su gran despedida. Di­ce que era úni­co: «Pa­ra mí fue el me­jor de to­dos los mo­dis­tos de Es­pa­ña, era in­ven­ti­vo y mi­nu­cio­so. Su ro­pa des­ta­ca­ba en los editoriales de mo­da». Aña­de el con­ser­va­dor del mu­seo Juan Gu­tié­rrez que la ex­pe­ri­men­ta­ción fue su cons­tan­te: «Ago­tó in­fi­ni­dad de po­si­bi­li­da­des sin apar­tar­se de un es­ti­lo de­fi­ni­do con el que su­po fi­jar una iden­ti­dad de mar­ca cla­ra que le per­mi­ti­ría ex­pan­dir su fir­ma. Su se­ñas eran fan­ta­sía, ba­rro­quis­mo y sor­pre­sa»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.