Emily Ra­taj­kows­ki, mu­sa de Pa­co Ra­ban­ne

Emily Ra­taj­kows­ki, ima­gen de Pa­co Ra­ban­ne, pe­lea con­tra los arrai­ga­dos es­te­reo­ti­pos de gé­ne­ro

El País - S Moda - - SUMARIO - Tex­to PA­TRI­CIA RO­DRÍ­GUEZ

fue­ra de cá­ma­ra es pers­pi­caz, in­ge­nio­sa y cer­ca­na. Pe­ro cuan­do se en­cien­den los fo­cos se trans­for­ma en la ima­gen sen­sual que a dia­rio se vi­ra­li­za en la web. Ac­triz, mo­de­lo, in­fluen­cer y em­pre­sa­ria, Emily Ra­taj­kows­ki de­fien­de su de­re­cho a dic­tar las re­glas que go­bier­nen su cuer­po; uno que aco­ge sin re­mor­di­mien­tos su se­xua­li­dad. A po­cos días de ser nombrada mu­sa de Pu­re XS for her, la nue­va fra­gan­cia de Pa­co Ra­ban­ne, se reúne con S Mo­da en una vi­lla en la Cos­ta Azul: «Me gus­ta­ría cam­biar mu­chas co­sas, pe­ro pre­fie­ro em­pe­zar por lo que me to­ca más de cer­ca: las mu­je­res, es­pe­cial­men­te las más jó­ve­nes. Quie­ro dar­les he­rra­mien­tas pa­ra que com­ba­tan las ba­rre­ras que se van a en­con­trar», ex­pli­ca con con­vic­ción reivin­di­can­do su ero­tis­mo sin te­ner que ser eti­que­ta­da por ello. Holly­wood se em­pe­ña en en­ca­si­llar­la, pe­ro tie­ne una ad­ver­sa­ria pe­leo­na.

¿Por qué los pa­pe­les fe­me­ni­nos en pan­ta­lla han si­do tan pla­nos?

Es pro­duc­to de la mi­so­gi­nia y de la cul­tu­ra pa­triar­cal, que han pro­vo­ca­do una fal­ta de re­pre­sen­ta­ción: de ac­tri­ces, pe­ro tam­bién de di­rec­to­ras, guio­nis­tas, di­rec­ti­vas en los es­tu­dios...

Ree­se Wit­hers­poon, Char­li­ze The­ron o Margot Rob­bie tie­nen sus pro­pias pro­duc­to­ras, ¿con­si­de­ra se­guir sus pa­sos?

To­tal­men­te. Aca­bo de lan­zar mi pro­pia com­pa­ñía [la fir­ma de ba­ño Ina­mo­ra­ta] y es­toy vien­do cuan­ta ener­gía re­quie­re, pe­ro es al­go que me en­can­ta­ría ha­cer en el fu­tu­ro.

A raíz del mo­vi­mien­to #MeToo, ¿hay una sen­sa­ción ma­yor de her­man­dad en­tre las ac­tri­ces?

Aho­ra hay una com­pren­sión de es­tas di­ná­mi­cas de po­der de las que ha­blá­ba­mos. Hoy cuan­do una mu­jer en­tra a una reunión en la que to­dos son hom­bres blan­cos es cons­cien­te de ello. De que no es jus­to. Ha­ce unos años nos pa­re­cía nor­mal, lo te­nía­mos in­terio­ri­za­do.

¿Es­ta­mos an­te el fin de una era?

Se­rá un cam­bio gra­dual. Las ado­les­cen­tes es­tán le­yen­do so­bre es­te te­ma y es­tán vién­do­nos pro­tes­tar, así que cuan­do ellas lle­guen al mer­ca­do la­bo­ral ten­drán una to­le­ran­cia muy dis­tin­ta. Ha­ce fal­ta un cam­bio de men­ta­li­dad que em­pie­za en la edu­ca­ción.

«La gen­te con po­der abu­sa de él», de­cía ha­ce po­co. Siem­pre ha­brá al­guien al man­do, ¿có­mo evi­ta­mos que apa­rez­ca otro Weins­tein?

Es una cues­tión de res­pon­sa­bi­li­dad y de otor­gar po­der a quien ten­ga una pers­pec­ti­va de gé­ne­ro.

«Es au­daz, mo­der­na y se­gu­ra de sí mis­ma», di­cen de us­ted des­de Pa­co Ra­ban­ne. ¿Qué es­pe­ra de la co­la­bo­ra­ción con la fir­ma?

Ado­ro el con­cep­to de la cam­pa­ña: una mu­jer que se cui­da a sí mis­ma. La ca­sa tie­ne una pers­pec­ti­va de la fe­mi­ni­dad con la que me iden­ti­fi­co:

co­ol, pe­ro a la vez icó­ni­ca y fres­ca. Sus va­lo­res son afi­nes a mí.

Con ca­si 20 mi­llo­nes de se­gui­do­res, sus Sto­ries des­pier­tan más in­te­rés que los de cual­quier otra cuen­ta re­la­cio­na­da con la mo­da, se­gún el pro­pio Ins­ta­gram. ¿Qué son pa­ra us­ted las re­des so­cia­les?

Ha­cer una re­vis­ta, que ha­bla de ti, en la que te en­car­gas de la se­lec­ción de con­te­ni­dos. Con la pre­mi­sa de que fun­cio­na en tiem­po real. Pe­ro creo que es im­por­tan­te re­cor­dar que mi vi­da es más de lo que apa­re­ce ahí.

¿Có­mo ges­tio­na la con­fian­za en sí mis­ma cuan­do es­tá tan ex­pues­ta?

El nú­me­ro de se­gui­do­res es al­go muy abs­trac­to en lo que no pien­so mu­cho. Pre­fie­ro cen­trar­me en com­par­tir lo que me gus­ta

"HAY QUE EDU­CAR PA­RA EL CAM­BIO" EMILY RA­TAJ­KOWS­KI

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.