El mu­si­cal Anas­ta­sia lle­ga a Madrid

El mu­si­cal ‘Anas­ta­sia’ lle­ga a Madrid con 125 tra­jes de épo­ca

El País - S Moda - - SUMARIO - Tex­to ANA FER­NÁN­DEZ ABAD Fo­tos GIAN­FRAN­CO TRIPODO

Pa­ra Ja­na Gómez vol­ver a pi­sar las ta­blas del Tea­tro Co­li­seum, don­de de­bu­tó en­car­nan­do a Chip en La Be­lla y la Bes­tia cuan­do so­lo te­nía 10 años, es «muy emo­cio­nan­te, por­que ese es­ce­na­rio es­tá lleno de re­cuer­dos». Aho­ra tie­ne 21 y afron­ta el pri­mer gran re­to de su ca­rre­ra: ser la pro­ta­go­nis­ta de Anas­ta­sia, el gran mon­ta­je que lle­ga­rá di­rec­to des­de Broad­way –allí se es­tre­nó en 2017– a la Gran Vía ma­dri­le­ña el pró­xi­mo 4 de oc­tu­bre. So­bre el es­ce­na­rio Ja­na se trans­for­ma­rá en An­ya, la hi­ja pe­que­ña del úl­ti­mo zar ru­so, que es­ca­pa de la re­vo­lu­ción y se re­fu­gia en el Pa­rís bohe­mio, que re­ve­la su ver­da­de­ro ori­gen. Esa es la le­yen­da que ins­pi­ró la pe­lí­cu­la de ani­ma­ción Anas­ta­sia (1997) y an­tes, en 1956, el fil­me ho­mó­ni­mo pro­ta­go­ni­za­do por In­grid Berg­man y Yul Bryn­ner.

Am­bas cin­tas sir­vie­ron de guía a Te­rren­ce McNally (con cua­tro Tony a sus es­pal­das) pa­ra es­cri­bir el li­bre­to y a la di­rec­to­ra de ves­tua­rio, Lin­da Cho (pre­mia­da con un Tony por su tra­ba­jo en A Gentle­man’s Gui­de to Lo­ve and Mur­der, en 2014, y no­mi­na­da en la última edi­ción de los pre­mios por Anas­ta­sia), pa­ra crear los 125 mo­de­los que los ac­to­res lu­cen du­ran­te la obra. Re­cién lle­ga­da de Nue­va York, y con una se­ma­na de prue­bas de ves­tua­rio por de­lan­te, ase­gu­ra que «en­fren­tar­se a un es­pec­tácu­lo con tra­jes de épo­ca es di­fí­cil, por lo que hay que con­sul­tar mu­chas fuen­tes: pe­lí­cu­las, li­bros de his­to­ria, ex­po­si­cio­nes de ves­ti­men­ta...». En es­ta oca­sión, ade­más, el ar­chi­vo fo­to­grá­fi­co per­so­nal del zar Ni­co­lás II fue un gran apo­yo: «Fue un en­tu­sias­ta tem­prano de la fo­to­gra­fía. Re­tra­ta­ba a su fa­mi­lia, y mu­chas de esas fo­tos es­tán pin­ta­das a mano del co­lor fa­vo­ri­to de la za­ri­na, el la­van­da, y eso nos dio una pista so­bre los

to­nos que íba­mos a uti­li­zar en es­ce­na». Otra de sus re­fe­ren­cias fue el ar­te; en con­cre­to, los cua­dros de Gus­tav Klimt y Ot­to Dix: «Cuan­do ten­go una gran es­ce­na con mu­cha gen­te uso una pin­tu­ra pa­ra de­fi­nir su pa­le­ta de co­lo­res. Klimt me dio el am­bien­te del bai­le y Dix me sir­vió pa­ra dar un ai­re ex­tra­ño y de­ca­den­te a otras par­tes».

Pa­ra Cho, «la ro­pa crea per­fi­les psi­co­ló­gi­cos, cuen­ta có­mo se sien­te ese per­so­na­je, le ha­ce mo­ver­se de una for­ma con­cre­ta...». Ella pre­fie­re no ce­ñir­se a los de­ta­lles his­tó­ri­cos, adap­tar los tra­jes de an­ta­ño al ojo con­tem­po­rá­neo, «por­que las si­lue­tas de otras épo­cas a ve­ces no re­sul­tan atrac­ti­vas hoy en día y hay que re­cu­rrir al en­ga­ño pa­ra que to­do ten­ga sen­ti­do pa­ra la au­dien­cia ac­tual». An­tes de di­se­ñar, Cho es­tu­dió Psicología y di­ce que esa ba­se «fue una gran pre­pa­ra­ción pa­ra tra­ba­jar con ac­to­res y re­for­zar su ni­vel de con­fian­za con la in­du­men­ta­ria». Lo prin­ci­pal, se­gún ella, es «con­tar his­to­rias con la ro­pa; en Anas­ta­sia ella pa­sa de ser una ba­rren­de­ra ca­lle­je­ra a una prin­ce­sa y esa evo­lu­ción la ves en los co­lo­res y en lo que lle­va pues­to».

Ja­na Gómez con­fir­ma que el ves­tua­rio es fun­da­men­tal: «Pri­me­ro me pro­bé las ro­pas que lle­vo en el pri­mer ac­to, más hu­mil­des, cuan­do An­ya aca­ba de sa­lir del or­fa­na­to, y esas pren­das me ha­cen mo­ver­me de una de­ter­mi­na­da ma­ne­ra. Y al po­ner­me el ves­ti­do ro­jo, el úl­ti­mo que luz­co en la fun­ción, mi ac­ti­tud es otra, me obli­ga a es­tar muy er­gui­da, a sen­tir­me una prin­ce­sa, sir­ve pa­ra ma­ni­fes­tar el cam­bio que ex­pe­ri­men­ta el per­so­na­je».

Gómez se con­fie­sa «una apa­sio­na­da de los mu­si­ca­les», di­ce que lo lle­va en la san­gre: «Mi pa­dre es ac­tor y mi ma­dre bai­la­ri­na, cuan­do te­nía dos años él es­ta­ba ha­cien­do Grea­se y ella Chica­go, esos fue­ron los pri­me­ros que vi». Su pro­duc­ción favorita es Los mi­se­ra­bles, pe­ro cree que es im­por­tan­te «com­pa­gi­nar los gran­des for­ma­tos con el ries­go, obras más con­tem­po­rá­neas», co­mo Ca­si nor­ma­les (que ha­bla so­bre la en­fer­me­dad men­tal), en la que par­ti­ci­pó el año pa­sa­do jun­to a Ni­na. «Me en­can­ta­ría lle­gar a Broad­way al­gún día. Con Anas­ta­sia me he sen­ti­do muy cer­ca, via­jé a Nue­va York, don­de co­no­cí a Ch­risty Al­to­ma­re, la pro­ta­go­nis­ta allí, y me di­jo que des­pués de un año aho­ra». es­ta­ba tan agra­de­ci­da co­mo si le aca­ba­ran de dar el pa­pel. Ese es mi re­to

"CUEN­TO HIS­TO­RIAS CON LA RO­PA" LIN­DA CHO

Asis­ti­mos a las prue­bas de ves­tua­rio, pa­ra ver có­mo uno de los bo­ce­tos de Lin­da Cho (arri­ba) se trans­for­ma en el es­pec­ta­cu­lar ves­ti­do ro­jo (de­ba­jo) de la obra. A la iz­da., Lin­da Cho (sen­ta­da) y Ja­na Gómez en el Co­li­seum.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.