Car­me Por­ta­ce­li

Car­me Por­ta­ce­li usa la pa­la­bra co­mo he­rra­mien­ta li­ber­ta­ria

El País - S Moda - - SUMARIO - Tex­to SA­LO­MÉ GARCÍA

A la dra­ma­tur­ga le pre­ce­de su fa­ma de lle­var siem­pre el ha­cha de gue­rra. En par­te, por su afán per­fec­cio­nis­ta. «Tam­bién por­que, por ser mu­jer, uno más uno no siem­pre su­man dos. A ve­ces son uno y me­dio; in­clu­so so­lo uno. To­ca pe­lear el do­ble pa­ra que te oi­gan. Que­jar­te, ser in­có­mo­da, que es al­go que no se es­pe­ra de no­so­tras. Si no te que­jas, no exis­tes». En su vas­ta ca­rre­ra, Car­me Por­ta­ce­li ha es­tre­na­do más de 60 mon­ta­jes pa­ra el Cen­tro Dra­má­ti­co Na­cio­nal, el Tea­tre Lliu­re o la Com­pa­ñía Na­cio­nal de Tea­tro Clá­si­co, en­tre otros. Con el aplau­so de pú­bli­co, crítica y com­pa­ñe­ros, co­mo ava­lan nu­me­ro­sos pre­mios: «Me en­can­ta re­ci­bir­los, pe­ro no me ob­se­sio­nan». Que­ría di­ri­gir des­de ni­ña: «So­ña­ba con ser di­rec­to­ra de ci­ne. Me ima­gi­na­ba dan­do ór­de­nes a los ac­to­res an­te la cá­ma­ra». Aún así, es­tu­dió His­to­ria del Ar­te, «con te­si­na y to­do». Pe­ro aca­bó en el Ins­ti­tut del Tea­tre de Barcelona co­mo pro­fe­so­ra de ví­deo e in­ter­pre­ta­ción. Y se enamo­ró de la pro­fe­sión, en la que ha si­do fun­da­do­ra de la Aca­de­mia de las Ar­tes Es­cé­ni­cas (AAEE) y la Fac­to­ría Es­cé­ni­ca In­ter­na­cio­nal. «Un buen tex­to es cla­ve, pe­ro al di­ri­gir das una re­lec­tu­ra en la que vuel­cas lo que eres, tu cul­tu­ra, tu ideo­lo­gía». En 2016 co­gía las rien­das del Tea­tro Es­pa­ñol, que estrena nue­va tem­po­ra­da, con un re­to múl­ti­ple: ha­cer­lo lle­gar a to­dos, in­ter­na­cio­na­li­zar­lo y al­can­zar la pa­ri­dad. Y las ci­fras la ava­lan: des­de su lle­ga­da la ta­qui­lla re­gis­tra un 50% más de es­pec­ta­do­res. «In­ten­ta­mos co­ger el pul­so so­cial y las in­quie­tu­des del ciu­da­dano del si­glo XXI, dar ca­bi­da a otros len­gua­jes y acer­car­lo al pú­bli­co más jo­ven». Sus con­vic­cio­nes mar­can sus pro­yec­tos. En oc­tu­bre se estrena Ja­ne Ey­re, es­cri­ta por Char­lot­te Bron­të ba­jo el pseu­dó­ni­mo de Cu­rrer Bell. «Sien­do mu­jer, con su nom­bre real y en pleno si­glo XIX, no se lo hu­bie­ran pu­bli­ca­do». Ha­bla de una jo­ven que se su­ble­va a que la pi­so­teen por su do­ble con­di­ción de hu­mil­de y fé­mi­na. «Aún hoy exis­te dis­cri­mi­na­ción por se­xo, te­ne­mos me­nos opor­tu­ni­da­des. Un di­rec­tor jo­ven que co­mien­za en una sa­li­ta in­de­pen­dien­te, a po­co que des­ta­que, aca­ba al fren­te de un pro­yec­to ma­yor. Si es una di­rec­to­ra pa­sa­rá el tiem­po y se­gui­rá en ese mis­mo tea­tro. No por fal­ta de ta­len­to, sino de opor­tu­ni­da­des». Su ofi­cio le ha en­se­ña­do a re­la­ti­vi­zar las de­rro­tas, pe­ro a ser fir­me en sus prin­ci­pios. Sa­be cui­dar­se: «Por la ma­ña­na de­jo mi ago­ta­da». ver­du­ra her­vi­da pa­ra la ce­na. Así me ase­gu­ro co­mer sano aun­que lle­gue a ca­sa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.