EN­FO­QUE

Su in­ges­ta in­dis­cri­mi­na­da, sin de­fi­cien­cias, pue­de re­sul­tar pe­li­gro­sa pa­ra nues­tra sa­lud

El País - S Moda - - SUMARIO - Tex­to SIL­VIA CAPAFONS

¿Cuál es la do­sis idó­nea de vi­ta­mi­na D?

esul­ta evi­den­te por qué to­do el mun­do ha­bla de la vi­ta­mi­na D: ayu­da a la ab­sor­ción del cal­cio pa­ra el buen fun­cio­na­mien­to de los huesos, jue­ga un rol fun­da­men­tal en el sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio, ner­vio­so y mus­cu­lar y hay es­tu­dios que confirman que po­dría ayu­dar a pre­ve­nir di­ver­sos tipos de cáncer. Si has­ta ha­ce po­co la rei­na era la C por su ca­pa­ci­dad an­ti­oxi­dan­te, pa­ra reparar te­ji­dos y cu­rar res­fria­dos, la D se ven­de co­mo eli­xir pa­ra pre­ser­var la sa­lud a te­nor de un es­tu­dio rea­li­za­do por la Uni­ver­si­dad de Co­lo­ra­do jun­to al Hos­pi­tal Ge­ne­ral de Mas­sa­chu­setts, que de­mues­tra la aso­cia­ción de sus ba­jos ni­ve­les y la pre­dis­po­si­ción a po­ner­se en­fer­mo. An­tes nos be­bía­mos un zu­mo de na­ran­ja si nos cons­ti­pá­ba­mos, aho­ra pa­re­ce pre­fe­ri­ble to­mar­se un tro­zo de que­so.

Podemos ob­te­ner­la con la ex­po­si­ción al sol y la die­ta. Pe­ro ¿to­mar el sol no era ma­lo? Lo ex­pli­ca el doc­tor Ju­lián Co­ne­jo-Mir, ca­te­drá­ti­co de Der­ma­to­lo­gía y pre­si­den­te de honor de la Aca­de­mia de Der­ma­to­lo­gía. «La vi­ta­mi­na D es una prohor­mo­na que de­be pa­sar por mo­di­fi­ca­cio­nes quí­mi­cas en nues­tro cuer­po pa­ra te­ner un efec­to bio­ló­gi­co; la más im­por­tan­te es la del sol, que la con­vier­te en vi­ta­mi­na com­ple­ta: el 90% la ge­ne­ra­mos ex­po­nien­do bra­zos o pier­nas 10 mi­nu­tos, dos o tres ve­ces por se­ma­na, sin pro­tec­ción. El otro 10% pro­ce­de de ali­men­tos que la con­ten­gan». ¿No es el Fac­tor de Pro­tec­ción So­lar im­pres­cin­di­ble pa­ra evi­tar el cáncer de piel? «Lo es. El sol da­ña nues­tra piel. Pe­ro, a la vez, mu­chos tipos de cáncer (tam­bién el de piel) se re­du­cen con vi­ta­mi­na D. Por eso hay que li­mi­tar esa ex­po­si­ción».

Un es­tu­dio pu­bli­ca­do por epi­de­mió­lo­gos en la Bi­blio­te­ca Na­cio­nal de Me­di­ci­na de EE UU ase­gu­ra que aun­que hay re­la­ción en­tre los pa­cien­tes con ba­jos ni­ve­les de D y la in­ci­den­cia de ra­qui­tis­mo, en­fer­me­da­des me­ta­bó­li­cas, car­dio­vas­cu­la­res o de ba­se in­mu­no­ló­gi­ca, la ca­ren­cia es la con­se­cuen­cia y no la cau­sa. Irene Bre­tón, pre­si­den­ta de la So­cie­dad Española de En­do­cri­no­lo­gía y Nu­tri­ción (SEEN), aña­de que «mu­chas in­ves­ti­ga­cio­nes des­cri­ben una aso­cia­ción, pe­ro no confirman que la de­fi­cien­cia sea la cau­sa; de­be va­lo­rar­lo el mé­di­co». An­tes de pen­sar en apor­tes ex­tras, vi­gi­le­mos los há­bi­tos, por­que una die­ta ri­ca en lác­teos gra­sos, ye­ma de hue­vo, pes­ca­do azul y vi­da ac­ti­va al ai­re li­bre es su­fi­cien­te en per­so­nas sin pro­ble­mas aña­di­dos.

«No exis­te una­ni­mi­dad so­bre la in­ges­ta ade­cua­da; la do­sis que pro­po­ne la En­do­cri­ne So­ciety es su­pe­rior a la de la OMS», cuen­ta la doctora en nu­tri­ción, aun­que se con­si­de­ran ni­ve­les nor­ma­les los su­pe­rio­res a 30 na­no­gra­mos por ml en san­gre. Pa­re­ce un mo­ti­vo su­fi­cien­te pa­ra no ob­se­sio­nar­nos con ci­fras y cen­trar­nos en des­car­tar la per­te­nen­cia a gru­pos de ries­go: con pro­ble­mas di­ges­ti­vos, ci­ru­gías ba­riá­tri­cas, an­cia­nos y per­so­nas que no to­man el sol. Un con­se­jo: cui­da­do con la die­ta, por­que la bio­dis­po­ni­bi­li­dad de la vi­ta­mi­na D es com­ple­ja. Co­mo se­ña­la Co­ne­jo-Mir, «es de ti­po li­po­so­lu­ble, pe­ro no que­re­mos en­gor­dar ni te­ner el co­les­te­rol al­to, y a ve­ces ele­gi­mos los ali­men­tos light, re­du­cien­do la gra­sa y la vi­ta­mi­na D. Lo mis­mo si eli­mi­nan la le­che por una su­pues­ta in­to­le­ran­cia sin te­ner­la». Pe­ro tan ma­lo es el de­fec­to co­mo el ex­ce­so. Se­gún un es­tu­dio de la Uni­ver­si­dad de Co­pen­ha­gue, exis­te una ta­sa de mor­ta­li­dad alta en­tre per­so­nas

re­na­les. con ni­ve­les muy ele­va­dos de vi­ta­mi­na D. El ex­ce­so pue­de ori­gi­nar vó­mi­tos, es­tre­ñi­mien­to, de­bi­li­dad o pro­ble­mas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.