THINK TANK

Ana López Na­va­jas, ase­so­ra en coedu­ca­ción e igual­dad, tra­ba­ja pa­ra re­cu­pe­rar re­fe­ren­tes fe­me­ni­nos ol­vi­da­dos

El País - S Moda - - SUMARIO - Tex­to PAKA DÍAZ Foto JOR­GE PARÍS

Ana López Na­va­jas, al res­ca­te de las fi­gu­ras fe­me­ni­nas ol­vi­da­das en los li­bros

Si plan­teá­se­mos un mun­do en el que se pro­cla­ma­ra la igual­dad, pe­ro des­de la in­fan­cia se en­se­ña­ra que so­lo los hom­bres son los protagonistas, ca­si ab­so­lu­tos, de la his­to­ria, las cien­cias, el pen­sa­mien­to y la cul­tu­ra, ¿se­ría un pla­ne­ta de igua­les? Eso se pre­gun­tó Ana López Na­va­jas, pro­fe­so­ra de Len­gua y Literatura y doctora por la Uni­ver­si­dad de Valencia, al com­pro­bar que en los li­bros de tex­to ape­nas se men­cio­na­ba a es­cri­to­ras. ¿Dón­de es­ta­ban ellas? Ase­so­ra de Coedu­ca­ción e Igual­dad en la For­ma­ción del Pro­fe­so­ra­do en la Ge­ne­ra­li­tat Va­len­cia­na, López Na­va­jas inició el pro­yec­to TRA­CE en 2009 pa­ra in­ves­ti­gar los re­fe­ren­tes fe­me­ni­nos en to­das las ma­te­rias de los li­bros de se­cun­da­ria. En 2014 pre­sen­ta­ron el de­mo­le­dor in­for­me Las mu­je­res en los con­te­ni­dos de la Edu­ca­ción Se­cun­da­ria Obli­ga­to­ria, que po­nía ci­fras a la au­sen­cia de fé­mi­nas en el re­la­to so­cio­cul­tu­ral: en el ma­te­rial di­dác­ti­co de la ESO, es­tas so­lo ocu­pan un 7,6%, por­cen­ta­je que en asig­na­tu­ras co­mo his­to­ria o cien­cias des­cien­de al 5% y en tec­no­lo­gía al 1%. «No per­ci­bi­mos su au­sen­cia por­que nos han edu­ca­do en un ca­non cul­tu­ral an­dro­cén­tri­co. Nos trans­mi­ten un pa­no­ra­ma cul­tu­ral par­cial co­mo si fue­ra uni­ver­sal, pe­ro no lo es, fal­ta el 50% de la po­bla­ción. Es­te es el gran frau­de de la edu­ca­ción, que es el ele­men­to fun­da­men­tal de trans­mi­sión cul­tu­ral», de­nun­cia Ana López Na­va­jas, que des­ta­ca que la re­cu­rren­cia de mu­je­res en los li­bros, su re­per­cu­sión, es mí­ni­ma. «Su pre­sen­cia es anec­dó­ti­ca y su au­sen­cia, sis­te­má­ti­ca», con­clu­ye el in­for­me.

Sí es re­cu­rren­te la res­pues­ta de los de­trac­to­res a la in­clu­sión de per­so­na­jes fe­me­ni­nos re­le­van­tes: ‘Si no ha ha­bi­do, no se pue­den in­ven­tar’. «Eso es puro des­co­no­ci­mien­to, fru­to de esa vi­sión an­dro­cén­tri­ca que ha­ce que crea­mos que, por ejem­plo, los úni­cos gran­des maes­tros en pin­tu­ra han si­do hom­bres. Cuan­do les ha­blas de Ar­te­mi­sia Gen­ti­les­chi o So­fo­nis­ba An­guis­so­la, no las co­no­cen», ex­pli­ca López Na­va­jas. Los per­so­na­jes fe­me­ni­nos re­le­van­tes exis­ten, pe­ro nues­tra cul­tu­ra de­me­dia­da no los re­co­no­ce. La ma­yo­ría de gran­des maes­tras en cual­quier ma­te­ria ni si­quie­ra nos sue­nan por­que son nom­bres ocul­tos. López Na­va­jas aña­de a la lis­ta los gran­des mo­vi­mien­tos fe­me­ni­nos ol­vi­da­dos que, sin em­bar­go, han con­tri­bui­do a for­mar la so­cie­dad. «Cir­cuns­cri­bi­mos la par­ti­ci­pa­ción de la mujer al

su­fra­gis­mo, pe­ro ellas es­tán en la his­to­ria mucho an­tes. Hay un mo­vi­mien­to muy po­de­ro­so del si­glo XV al XVIII, la Que­re­lla de las mu­je­res, so­bre su de­re­cho a la cul­tu­ra y a la edu­ca­ción, que inició Ch­ris­ti­ne de Pi­zan, cu­yo nom­bre de­be­ría fi­gu­rar con Dan­te, Pe­trar­ca y Bo­cac­cio co­mo una de las fi­gu­ras cla­ve so­bre las que pi­vo­ta el cam­bio a la Edad Mo­der­na».

La pro­fe­so­ra in­di­ca que se ha­bla mucho de cuo­tas, pe­ro «los úni­cos que las tie­nen son los hom­bres pa­ra en­trar en las aca­de­mias, las jun­tas di­rec­ti­vas y los pues­tos de ma­yor po­der. Pa­re­ce que es­tán por mé­ri­to cuan­do en reali­dad son la cos­tum­bre y la edu­ca­ción de pen­sar que son me­jo­res las que los po­nen ahí». Ade­más, se­ña­la que si los miem­bros de las reales aca­de­mias co­no­cie­ran la tradición cul­tu­ral y su­pie­ran un po­co más de las apor­ta­cio­nes fe­me­ni­nas, «qui­zá cam­bia­rían de opi­nión so­bre la in­clu­sión de mu­je­res. Pe­ro ni si­quie­ra con­si­de­ran que les va­le la pe­na leer sus obras. Esa po­si­ción soberbia les des­po­ja de ri­gor in­te­lec­tual y es­tá cau­sa­da por esa enseñanza des­de ni­ños sin re­fe­ren­tes fe­me­ni­nos».

La au­sen­cia de mu­je­res ge­ne­ra tres con­se­cuen­cias en los es­tu­dian­tes, se­gún López Na­va­jas. La pri­me­ra les con­de­na al em­po­bre­ci­mien­to cul­tu­ral, al im­pe­dir que co­noz­can sus obras. La se­gun­da, a las de­sigual­da­des: si no se re­co­no­cen sus apor­ta­cio­nes cul­tu­ra­les, no se les otor­ga va­lor so­cial, son se­cun­da­rias. «Esa es la ba­se de la de­sigual­dad. In­cluir re­fe­ren­tes de mu­je­res en las ma­te­rias es el me­jor an­tí­do­to pa­ra pre­ve­nir la vio­len­cia de gé­ne­ro o los te­chos de cris­tal. Es el ma­yor pro­gre­so pa­ra una so­cie­dad más equi­ta­ti­va y jus­ta. Los va­ro­nes las res­pe­ta­rían más, las ve­rían co­mo igua­les, si co­no­cie­ran esos nom­bres des­de ni­ños», ex­pli­ca López Na­va­jas. La ter­ce­ra con­se­cuen­cia es in­cum­plir la ley: la igual­dad no exis­te en los li­bros de tex­to con los que se edu­ca. «De­be­ría­mos re­plan­tear las re­fe­ren­cias esen­cia­les. El sis­te­ma edu­ca­ti­vo queda muy to­ca­do con es­ta omi­sión. Hay que for­mar al pro­fe­so­ra­do pa­ra que ten­gan en cuen­ta el co­no­ci­mien­to y la par­ti­ci­pa­ción de las mu­je­res en ca­da ma­te­ria», con­clu­ye López Na­va­jas.

Al­gu­nas edi­to­ria­les, co­mo SM o San­ti­lla­na, se han in­tere­sa­do por los in­for­mes de TRA­CE y se mues­tran dis­pues­tas a au­men­tar las men­cio­nes fe­me­ni­nas en sus li­bros de tex­to. Tam­bién la Ge­ne­ra­li­tat de Valencia y la Jun­ta de An­da­lu­cía es­tán dan­do pa­sos pa­ra pro­mo­ver ma­nua­les don­de ha­ya más mu­je­res. «Se po­dría lle­gar al 35% en asig­na­tu­ras his­tó­ri­cas, pe­ro en otras co­mo éti­ca po­drían su­pe­rar el 50%», apun­ta López Na­va­jas. TRA­CE con­ti­núa con la crea­ción de una ba­se de da­tos de per­so­na­jes re­le­van­tes fe­me­ni­nos pa­ra el pro­fe­so­ra­do y las edi­to­ria­les, aun­que avan­zan des­pa­cio, sin re­cur­sos. «Se­gui­mos gra­cias al tra­ba­jo de vo­lun­ta­rios de la enseñanza», di­ce López Na­va­jas, «nues­tro ob­je­ti­vo es mos­trar que exis­te me­mo­ria com­par­ti­da cul­tu­ral en la que mu­je­res y hom­bres he­mos par­ti­ci­pa­do de for­ma si­mi­lar pa­ra cons­truir la so­cie­dad que te­ne­mos»

NO EXIS­TE EL RI­GOR IN­TE­LEC­TUAL

Arri­ba, Catalina de Erau­so, mi­li­tar le­gen­da­ria del Si­glo de Oro. A la dcha.: Olym­pe de Gou­ges, au­to­ra de la De­cla­ra­ción de los De­re­chos de la Mujer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.