Meg­han Mar­kle, du­que­sa de Sus­sex, ¿al­go más que la per­cha per­fec­ta?

Meg­han Mar­kle es to­da una mu­je­ra­nun­cio. En sus dis­cur­sos ha­bla del su­fra­gis­mo y del #MeToo

El País - S Moda - - SUMARIO -

Die­ci­séis días. Se­ten­ta y seis ac­tos ofi­cia­les. Quién sa­be cuán­tos cam­bios de ro­pa. El re­cien­te via­je a las an­tí­po­das de En­ri­que y Meg­han, los du­ques de Sus­sex, se ma­te­ria­li­zó como un atra­cón para los in­tere­sa­dos en es­tos asun­tos, una in­to­xi­can­te

grand bouf­fe de re­la­cio­nes públicas lle­na de éxi­tos pe­que­ños y gran­des. El pas­tel de plá­tano que Meg­han «co­ci­nó en un plis plas» para lle­var a una fa­mi­lia aus­tra­lia­na, el ves­ti­do de Os­car de la Ren­ta y el azul con ca­pa, to­das las ve­ces que la du­que­sa se lle­vó la mano a la ba­rri­ga cre­cien­te. Imá­ge­nes. ¿Y pa­la­bras? Po­cas, pe­ro al­gu­nas.

En Nue­va Ze­lan­da, en pre­sen­cia de la pri­me­ra ministra Ja­cin­da Ar­dern, Mar­kle pro­nun­ció un dis­cur­so ce­le­bran­do los 125 años del voto fe­me­nino. «El fe­mi­nis­mo es jus­ti­cia», di­jo. Sus

MAR­KLE SE ATRE­VIÓ A DE­CIR "ME TOO"

pa­la­bras iban en con­so­nan­cia con el bran­ding del nue­vo miem­bro de la reale­za y pro­ba­ble­men­te con sus pro­pias ideas. Ya en un ac­to en Lon­dres an­tes de su boda, Mar­kle se atre­vió a de­cir «Me Too» y «Ti­me’s Up», al­go que no hu­bie­ra he­cho su cu­ña­da, tam­bién pre­sen­te.

El plan per­fec­to

No es para tan­to, to­do va se­gún lo pre­vis­to, cree Graham Kee­ley, corresponsal del dia­rio The Ti­mes en España. «Si fue­ra la mu­jer del he­re­de­ro ten­dría me­nos es­pa­cio para crear­se es­te per­fil. To­das las fa­mi­lias reales tie­nen que jus­ti­fi­car su pro­pia exis­ten­cia y la bri­tá­ni­ca es bas­tan­te bue­na ha­cién­do­lo. Creo que es­to for­ma par­te de ella. Si quie­re lla­mar­se fe­mi­nis­ta, na­die va a ras­gar­se las ves­ti­du­ras», con­clu­ye el pe­rio­dis­ta bri­tá­ni­co.

En me­dio de la co­ber­tu­ra, de­ci­di­da­men­te re­tro so­bre la boda, sí hu­bo quien se­ña­ló que Meg­han Mar­kle, como la si­re­ni­ta de Andersen, per­día al ca­sar­se su de­re­cho a ha­blar y a ex­pre­sar opi­nio­nes po­lí­ti­cas como ha­bía he­cho an­tes en va­rias en­tre­vis­tas en las que se po­si­cio­nó, por ejem­plo, en con­tra de Do­nald Trump. «No creo que va­ya a echar mu­cho de me­nos su pla­ta­for­ma an­te­rior –opi­na Kee­ley–. No era nin­gu­na ar­tis­ta de van­guar­dia, ni si­quie­ra una ac­triz de mu­cho éxi­to, sa­lía en una se­rie de te­le­vi­sión bas­tan­te me­dio­cre».

La luna de miel po­li­amo­ro­sa en­tre el pú­bli­co, la pro­pia fa­mi­lia real y la in­tere­sa­da no pa­re­ce cer­ca de aca­bar­se, pe­ro sí ha ha­bi­do ya al­gu­na fric­ción. Du­ran­te su pri­me­ra vi­si­ta ofi­cial a Ir­lan­da (que se­rá re­cor­da­da por un Gi­venchy ver­de), una ministra del go­bierno tui­teó que Mar­kle se ha­bía de­cla­ra­do fe­liz con el re­sul­ta­do del re­fe­rén­dum so­bre el abor­to. Aquel tuit –que rom­pía el pro­to­co­lo– des­apa­re­ció rá­pi­da­men­te a su­ge­ren­cia de pa­la­cio. ¿De­ma­sia­do le­jos?

Na­die du­da de que la prin­ci­pal fun­ción de un (una) miem­bro de la reale­za mo­der­na es po­ner­se co­sas. Lo re­su­mió Hi­lary Man­tel en el me­jor tex­to que se ha es­cri­to so­bre Ka­te Midd­le­ton, Ro­yal

Bo­dies, en la Lon­don Re­view of Books: «Veía a Ka­te como una mu­ñe­ca ar­ti­cu­la­da so­bre la que se cuel­gan cier­tas pren­das. En aque­llos días era una ma­ni­quí de es­ca­pa­ra­te, sin per­so­na­li­dad pro­pia, de­fi­ni­da por lo que lle­va­ba». Se­gún la au­to­ra de En la

cor­te del lo­bo, la du­que­sa de Cam­brid­ge «pa­re­cía ha­ber si­do se­lec­cio­na­da para su pa­pel de prin­ce­sa porque era irre­pro­cha­ble: tan do­lo­ro­sa­men­te del­ga­da como se po­dría desear, sin ta­ras, sin ra­re­zas, sin ries­go de que emer­ja nin­gún ca­rác­ter. Pa­re­ce he­cha con pre­ci­sión, a má­qui­na».

Mar­kle ha­bría ve­ni­do a per­fec­cio­nar el mo­de­lo Midd­le­ton. Es más fo­to­gé­ni­ca, me­nos rí­gi­da, la ro­pa le que­da to­da­vía me­jor. Ya an­tes de que se con­fir­ma­ra su no­viaz­go con En­ri­que, las dos blo­gue­ras que ha­bían fun­da­do con mu­cho éxi­to la web What Would Ka­te Do? de­di­ca­da al fan­dom en torno a Midd­le­ton, si­guie­ron su in­tui­ción y lan­za­ron Meg­han’s Mi­rror, en la que se do­cu­men­ta ca­da pie­za de ro­pa que lle­va la du­que­sa de Sus­sex y se ofre­cen mo­de­los de la mis­ma pren­da y ré­pli­cas. No di­vul­gan sus da­tos de trá­fi­co y fac­tu­ra­ción, pe­ro ase­gu­ran que les va bien, muy bien. Du­ran­te el re­cien­te tour real, por ejem­plo, el equi­po, que es­tá di­vi­di­do en­tre In­gla­te­rra y Es­ta­dos Uni­dos, se re­par­tió las ta­reas y tra­ba­jó a des­ta­jo. «Nos es­for­za­mos por te­ner un out­fit de Meg­han iden­ti­fi­ca­do a los 20 mi­nu­tos de que em­pie­ce un ac­to. No siem­pre es po­si­ble, pe­ro es nues­tro ob­je­ti­vo», ex­pli­ca la di­rec­to­ra edi­to­rial Ch­ris­ti­ne Ross. El efec­to Mar­kle es, en es­tos mo­men­tos, ma­yor que el efec­to Midd­le­ton por un mo­ti­vo: lle­va más pren­das

ca­sual, que, ló­gi­ca­men­te, se ven­den me­jor. Fun­cio­na so­bre to­do con pie­zas por de­ba­jo de los 300 eu­ros, ex­pli­ca Ross, como las za­pa­ti­llas Ve­ja o los va­que­ros aus­tra­lia­nos Outland, mar­cas sos­te­ni­bles que se han be­ne­fi­cia­do de esa ex­po­si­ción.

Así que esa par­te es­tá cu­bier­ta. Mar­kle lle­va y ven­de muy bien la ro­pa, pe­ro po­dría que­rer al­go más. Ser, en efec­to, una prin­ce­sa fe­mi­nis­ta, lo que pre­sen­ta de en­tra­da cier­tas di­fi­cul­ta­des on­to­ló­gi­cas. Si la ideo­lo­gía se opo­ne a la de­sigual­dad por na­cer mu­jer, ¿qué hay de la de­sigual­dad fun­da­men­tal de na­cer en una fa­mi­lia real? «El con­cep­to de prin­ce­sa fe­mi­nis­ta es como cuan­do Mat­tel sa­có la Bar­bie in­ge­nie­ra –es­cri­bió Gaby Hins­liff en The Guar­dian– como mo­de­lo para ni­ñas, una mu­ñe­ca con una lla­ve in­gle­sa igual es me­jor que una mu­ñe­ca con un bol­so. Pe­ro si­gue sien­do una . mu­ñe­ca». Si se acep­ta a Mar­kle como voz del fe­mi­nis­mo, qui­zá es que el pro­ble­ma lo tie­ne el fe­mi­nis­mo

Tex­to BEGOÑA GÓMEZ UR­ZAIZ

A la iz­quier­da, con Ka­te Midd­le­ton. Arri­ba, en un zoo de Aus­tra­lia; y aba­jo, el mo­de­lo Lo­ve 85 de Jimmy Choo, a la ven­ta en Meg­han’s Mi­rror.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.