Ar­kano y las ri­mas con con­cien­cia del nue­vo rap

El ra­pe­ro Ar­kano ha lle­va­do el ‘freesty­le’ al gran pú­bli­co con sus ri­mas por la jus­ti­cia

El País - S Moda - - SUMARIO - Tex­to NE­REA PÉREZ DE LAS HERAS Fotos AN­TÁR­TI­CA

Dar­dos. No hay es­pa­cio para el ti­tu­beo. La pa­la­bra tie­ne que fluir rimada, cer­te­ra e hi­rien­te; 15.000, 8.000, 13.000 chi­cos vi­to­rean, y ví­deo tras ví­deo de YouTu­be es­cu­dri­ño el pú­bli­co, pe­ro no logro en­con­trar a nin­gu­na chi­ca. Las pe­leas de ga­llos con­sis­ten en tra­tar de mi­nar la au­to­es­ti­ma del ad­ver­sa­rio usan­do so­lo el in­ge­nio, bom­bar­deán­do­le en un pe­que­ño es­pa­cio de tiem­po con bur­las muy ela­bo­ra­das y en ver­so que ten­gan rit­mo, con­te­ni­do e in­cen­dien al pú­bli­co.

Es un es­pec­tácu­lo ex­ci­tan­te, ba­rro­co y muy ma­cho en el que el ra­pe­ro Ar­kano no so­lo ha con­se­gui­do des­ta­car, sino que, en par­te, ha cam­bia­do las re­glas del jue­go. El ali­can­tino en­tró ha­ce unos años a san­gre y fue­go en es­te ruedo ga­nan­do en 2009 su pri­mer cer­ta­men na­cio­nal con so­lo 15 años, en 2015 se lle­vó el tí­tu­lo de cam­peón del mun­do en Chi­le y en 2016 con­si­guió un ré­cord Guin­ness tras es­tar ra­pean­do 24 ho­ras y me­dia sin des­can­so, y to­do es­to lo hi­zo se­gún su pro­pio có­di­go. Y es que Ar­kano, en la vi­da y en las ri­mas, se de­cla­ra fe­mi­nis­ta y de­fen­sor de los de­re­chos de la co­mu­ni­dad LGT­BI en un mun­do como el del freesty­le, en el que las ri­mas ma­chis­tas y ho­mó­fo­bas eran la nor­ma has­ta ha­ce no mu­cho.

Gra­cias a él, esas mi­les de ca­be­ci­tas to­ca­das con go­rra que se mue­ven rít­mi­ca­men­te es­cu­chan co­sas como que los mal­tra­ta­do­res no son ca­sos ais­la­dos, sino hi­jos sa­nos del pa­triar­ca­do. «Es un mun­do mas­cu­li­ni­za­do en el peor sen­ti­do. Ha­ce unos años eran fre­cuen­tes las ri­mas bur­das. A las po­cas mu­je­res que ha­bía en el freesty­le las ata­ca­ban y me­nos­pre­cia­ban por ser­lo. Es­te com­por­ta­mien­to es­tá cam­bian­do. Ver con­te­ni­do fe­mi­nis­ta o LGT­BI friendly es al­go ca­da vez más fre­cuen­te», di­ce. «Mu­chos cam­bios no se dan porque el ar­tis­ta re­fle­xio­ne, sino porque la so­cie­dad se lo em­pie­za a exi­gir y por pu­ro aná­li­sis de mer­ca­do lo aca­ban ha­cien­do». Al ra­pe­ro le in­co­mo­da el pa­pel de aban­de­ra­do del cam­bio: «Es­to es­ta­ba en la men­te de mu­chos».

Me ha re­ci­bi­do en el sa­lón de un es­tu­dio en La­va­piés con una ca­mi­se­ta en la que lle­va es­tam­pa­do un ar­coí­ris. Es ex­tra­ño char­lar con él a un rit­mo de con­ver­sa­ción nor­mal des­pués de ver­le en ac­ción en las com­pe­ti­cio­nes y pro­gra­mas de te­le­vi­sión en los que co­la­bo­ra. Un con­cep­to apa­re­ce en pan­ta­lla: «Pis­ci­na», «con­ta­mi­na­ción», «sel­va», y las neu­ro­nas y la len­gua tie­nen que arran­car a fun­cio­nar ca­si al mis­mo tiem­po. Ar­kano em­pie­za a des­mo­ra­li­zar al de en­fren­te, o el de en­fren­te a Ar­kano por ri­gu­ro­so turno, como si en su ca­be­za hu­bie­ra cinco guio­nis­tas has­ta las ce­jas de ca­feí­na tra­ba­jan­do fre­né­ti­ca­men­te a su ser­vi­cio. «Yo siem­pre es­toy muer­to de mie­do. Nun­ca me he que­da­do en blan­co, pe­ro a ve­ces sa­le feo», ase­gu­ra.

En sus ri­mas ha­bla de de­re­chos so­cia­les, bull­ying, re­fu­gia­dos, co­rrup­ción... Al­gu­na que otra ba­ta­lla con su ami­go el ra­pe­ro Sko­ne se con­vier­te en una dis­cu­sión so­bre la cla­se obre­ra y, por su­pues­to, ha­bla de fe­mi­nis­mo. «Po­co a po­co hay más mu­je­res. To­do es­tá cam­bian­do. In­sis­to en los men­sa­jes so­cia­les porque es lo que me im­por­ta y no po­dría ha­cer las co­sas de otra ma­ne­ra. Cla­ro que hay

mo­men­tos en los que es­toy un po­co des­co­ra­zo­na­do, cuan­do me lla­man de­ma­go­go, ven­dehu­mo y pe­sa­do por ‘ha­blar de po­lí­ti­ca’, to­do lo en­glo­ban ahí, en la po­lí­ti­ca. Per­ci­bo es­tas sen­sa­cio­nes tam­bién de mis ami­gas fe­mi­nis­tas, que me cuen­tan que de­nun­cian un pro­ble­ma real y las ha­cen sen­tir pe­sa­das».

Ar­kano es la des­ti­la­ción per­fec­ta de to­do lo mi­lé­ni­co: tie­ne la edad que tie­ne que te­ner, en­tien­de de ver­dad las re­des so­cia­les, po­see un ta­len­to com­pli­ca­do de cla­si­fi­car para las ge­ne­ra­cio­nes an­te­rio­res, pe­ro in­dis­cu­ti­ble, y tra­ta de ha­cer lo su­yo sin he­rir los sen­ti­mien­tos de nin­gún co­lec­ti­vo. Lo lla­man co­rrec­ción po­lí­ti­ca, pe­ro en reali­dad es em­pa­tía; les lla­man ofen­di­di­tos, pe­ro se tra­ta de una ge­ne­ra­ción que por fin se lo es­tá cues­tio­nan­do to­do y que de­di­ca par­te de su ener­gía a po­ner­se en la piel del otro. «Res­pec­to a la co­rrec­ción po­lí­ti­ca, de­fien­do la li­ber­tad de ex­pre­sión, pe­ro tam­bién la li­ber­tad de pre­sión. Aun­que soy un hom­bre blan­co bien po­si­cio­na­do, no es­toy en nin­gún gru­po opri­mi­do, mi voz no de­be ser pro­ta­go­nis­ta en es­te de­ba­te, se de­be es­cu­char a las per­so­nas que vi­ven es­tas reali­da­des», res­pues­ta con de­no­mi­na­ción de ori­gen 100% mi­lé­ni­ca.

Ar­kano tam­bién es Gui­ller­mo Ro­drí­guez Go­dí­nez, na­ci­do en Ali­can­te en 1994 y cria­do en el ba­rrio de San Blas. A sa­ber de qué al­qui­mia ge­né­ti­ca vie­ne su ta­len­to para la ri­ma rá­pi­da; de su ma­ne­ra de pen­sar, sus pa­sio­nes y sus preo­cu­pa­cio­nes tie­nen par­te de la cul­pa su ma­dre, su her­ma­na y una ex­pa­re­ja. «Mi ma­dre es la más crí­ti­ca con mi tra­ba­jo, la que me po­ne los pies en la tie­rra y me di­ce cuán­do he es­ta­do bien y cuán­do no. Mi her­ma­na es­ta­ba en es­ta cultura, en el hip-hop, el gra­fi­ti, y yo que­ría ha­cer lo que ha­cía ella. Y la per­so­na res­pon­sa­ble de que to­ma­ra con­cien­cia y em­pe­za­se a em­pa­ti­zar con el mo­vi­mien­to fe­mi­nis­ta fue mi ex, una per­so­na muy com­pro­me­ti­da que me hi­zo ver el mun­do como lo veo ahora». Gra­cias a la sen­si­bi­li­dad de Gui­ller­mo, los se­gui­do­res de Ar­kano re­ci­ben un men­sa­je trans­for­ma­dor, pe­ro la voz emi­so­ra no de­ja de ser la de un hom­bre.

No to­do son in­ten­cio­nes y ri­mas, tam­bién hay ac­tos. Ha­ce tiem­po, Ar­kano abrió una cuen­ta de co­rreo para que cual­quier ra­pe­ra le en­via­se su ma­te­rial y pu­bli­car­lo en sus re­des. Por un la­do, es­ta­ba to­man­do el pro­ta­go­nis­mo en una lu­cha cu­yo su­je­to no es él y por el otro, pres­ta­ba su al­ta­voz para vi­si­bi­li­zar el tra­ba­jo de las mu­je­res en un sec­tor en el que es to­tal­men­te se­cun­da­rio. Su di­le­ma era una fá­bu­la so­bre el eterno de­ba­te del pa­pel de los hom­bres en el fe­mi­nis­mo: si ca­llan es­tán es­cu­rrien­do el bul­to, si se im­pli­can es para ser el muer­to en el en­tie­rro. Ar­kano per­ci­bió el di­le­ma al vue­lo, de nue­vo en­tra en jue­go el afán cues­tio­na­dor de su ge­ne­ra­ción. «Cla­ro que me in­quie­ta­ba ser yo a quien se vie­ra. Te­nía du­das, así que con­sul­té a una ami­ga fe­mi­nis­ta, Mai­re­na, y ella me acon­se­jó que lo hi­cie­ra con hu­mil­dad, pe­ro que lo hi­cie­ra porque el re­sul­ta­do po­día ser útil».

Con­si­de­ra que la la­bor de los hom­bres den­tro del fe­mi­nis­mo es ha­blar con otros hom­bres para tra­tar de con­cien­ciar­les o para pa­rar­les los pies si es ne­ce­sa­rio. «No me gus­ta adoc­tri­nar, sino ge­ne­rar pen­sa­mien­to crí­ti­co». Tam­po­co le gus­ta la con­fron­ta­ción en el mun­do real, so­lo en las ba­ta­llas, pe­ro el fe­mi­nis­mo no se li­mi­ta a un es­lo­gan que ca­be en la de­lan­te­ra de una ca­mi­se­ta, no es inofen­si­vo, no es sen­ci­llo, no es com­pac­to, sino un mo­vi­mien­to vi­vo, lleno de co­rrien­tes, ma­ti­ces y de­ba­tes. ¿Qué opi­na Ar­kano, por ejem­plo, de la pros­ti­tu­ción y los vien­tres de al­qui­ler? El hom­bre que ja­más du­da, ca­lla. «Ten­go que pen­sar­lo». En es­ta pe­lea de ga­llos no va­len las fra­ses cor­tas. Con­clu­ye que so­lo le pa­re­ce acep­ta­ble si am­bas co­sas se ejer­cen . des­de la li­ber­tad, sin coac­ción, sin de­sigual­dad, en de­fi­ni­ti­va, sin pa­triar­ca­do. Bien, la ma­qui­na­ria de Ar­kano fun­cio­na rá­pi­do

"NO ES ADOC­TRI­NAR, ES PEN­SA­MIEN­TO CRÍ­TI­CO"

Pues­ta en es­ce­na, en la sa­la Joy Es­la­va (Ma­drid), de su úl­ti­mo dis­co (dcha.).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.