Die­ci­nue­ve mu­je­res con pro­yec­tos para cam­biar el mun­do

Las ideas fe­me­ni­nas, con una iden­ti­dad que im­po­ne crea­ti­vi­dad y au­da­cia, cons­tru­yen una so­cie­dad más jus­ta e igua­li­ta­ria. He aquí 19 ejem­plos

El País - S Moda - - SUMARIO - Tex­to PAKA DÍAZ, VIC­TO­RIA ARO­CA Y BEGOÑA GÓMEZ UR­ZAIZ Fotos AN­TÁR­TI­CA Y JO­SE­FI­NA AN­DRÉS Rea­li­za­ción PAU­LA DEL­GA­DO

Be­ne­det­ta Ta­glia­bue Su es­tu­dio de ar­qui­tec­tu­ra, Mi­ra­lles Ta­glia­bue EMBT (que creó con su es­po­so En­ric Mi­ra­lles, fa­lle­ci­do en 2000), tie­ne pro­yec­tos en mar­cha en paí­ses como Ita­lia, Fran­cia, Ale­ma­nia o Chi­na. So­lo uno de sus tra­ba­jos, cuya inau­gu­ra­ción se pre­vé para 2019, se es­tá rea­li­zan­do en España, con­cre­ta­men­te en Bar­ce­lo­na: el Cen­tro Kā­li­da Sant Pau: «Tra­ba­jo de­ma­sia­do fue­ra –re­co­no­ce–, pe­ro es­te es un pro­yec­to ma­ra­vi­llo­so». Ne­ce­sa­rio.

Si­tua­do jun­to al Ser­vi­cio de On­co­lo­gía del Hos­pi­tal de Sant Pau y di­se­ña­do se­gún el prin­ci­pio de ar­qui­tec­tu­ra «para cui­dar», da­rá so­por­te prác­ti­co, emo­cio­nal y so­cial, de ma­ne­ra gra­tui­ta y abier­ta, a per­so­nas con cán­cer y sus fa­mi­lia­res. Su pues­ta en mar­cha con­fir­ma la in­creí­ble ca­pa­ci­dad de la ar­qui­tec­tu­ra para me­jo­rar la so­cie­dad: «Ra­tan N. Ta­ta, con quien he com­par­ti­do el ju­ra­do de los pre­mios Pritz­ker, me ha trans­mi­ti­do esa fe en nues­tra pro­fe­sión», co­men­ta Ta­glia­bue. Su víncu­lo de­sin­te­re­sa­do por es­te pro­yec­to úni­co en nues­tro país y per­te­ne­cien­te a la red internacional de cen­tros Mag­gie’s, con la que han co­la­bo­ra­do repu­tados ar­qui­tec­tos como Zaha Ha­did, Nor­man Fos­ter o Frank Gehry, na­ció tras la ex­pe­rien­cia de vi­vir el cán­cer de su ma­ri­do: «La idea de Mag­gie’s pro­vie­ne de una mu­jer, Mag­gie Kes­wick Jencks, y es tan de sen­ti­do co­mún que qui­zá un hom­bre no hu­bie­ra te­ni­do la va­len­tía de pro­po­ner­la. Es ge­nial, po­ten­te, im­por­tan­te. El cen­tro Kā­li­da ten­drá una ar­qui­tec­tu­ra con un pun­to de vis­ta fe­me­nino e in­ten­ta­rá ha­cer fe­li­ces a los de­más. La mu­jer tie­ne un pa­pel es­pe­cial en la so­cie­dad porque se mue­ve con una ca­pa­ci­dad de ayu­dar in­creí­ble y cons­tan­te».

Myrt­ha Ca­sa­no­va Su vi­da da para una se­rie de al­to pre­su­pues­to, con es­ce­na­rios en Cu­ba, Es­ta­dos Uni­dos, Mé­xi­co, Ve­ne­zue­la y España, y en la que Ken­nedy y Castro ten­drían pa­pe­les secundarios, am­bos como vi­lla­nos. Na­ci­da en Cu­ba en 1936, es­tu­dió Fi­lo­lo­gía y sa­lió del país an­tes de la Re­vo­lu­ción. Tra­ba­jó en pu­bli­ci­dad en Es­ta­dos Uni­dos, en una agen­cia no muy dis­tin­ta a la de Mad Men, y fue re­clu­ta­da por el FBI para ha­cer pro­pa­gan­da an­ti­co­mu­nis­ta. Tras el fra­ca­so de la in­va­sión de bahía de Co­chi-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.