Pre­miar el pen­sa­mien­to ver­de

Los Green Fas­hion Car­pet Awards pre­mian la mo­da más res­pon­sa­ble

El País - S Moda - - SUMARIO - Tex­to NOE­LIA CO­LLA­DO

IN­DUS­TRIA

En un mer­ca­do de tra­ba­jo an­gus­tian­te, mi­les de tra­ba­ja­do­res con suel­dos ba­jos crean pren­das de lu­jo sin con­tra­to ni se­gu­ro […] Así es Ita­lia». Es el ex­trac­to de un re­por­ta­je que se pu­bli­có en sep­tiem­bre en el dia­rio The

New York Ti­mes. «Me sen­tí frus­tra­da al leer el ar­tícu­lo, ya que da­ba una vi­sión su­per­fi­cial de un pro­ble­ma muy gra­ve al que nos en­fren­ta­mos. Pa­re­cía un ata­que pe­re­zo­so a un sis­te­ma que el pe­rió­di­co no com­pren­de bien», re­pro­cha Li­via Firth, fun­da­do­ra de Eco Age. Días des­pués de la pu­bli­ca­ción, el pro­pio Car­lo Ca­pa­sa, pre­si­den­te de la Cá­ma­ra Na­cio­nal de la Mo­da Ita­lia­na, no pu­do evi­tar co­men­tar la in­si­dio­sa pie­za. Lo hi­zo en el Tea­tro de la Sca­la, du­ran­te los Green Fas­hion Car­pet Awards (GCFA), an­te la mi­ra­da de al­gu­nos de los nom­bres más in­flu­yen­tes del sec­tor. «En su dis­cur­so, si­tuó la in­for­ma­ción en un con­tex­to: so­lo en el Es­ta­do de Nue­va York, hay 12.000 mo­dis­tas irre­gu­la­res que tra­ba­jan 100 ho­ras a la se­ma­na. En mu­chos paí­ses de Asia, los tra­ba­ja­do­res irre­gu­la­res ni si­quie­ra se con­ta­bi­li­zan. De ma­ne­ra que más que ‘así es Ita­lia’, yo di­ría ‘así es el mun­do», re­pi­te Firth.

No es un even­to más del apre­ta­do ca­len­da­rio de la Se­ma­na de la Mo­da de Mi­lán. En una in­dus­tria que es­tá in­mer­sa en un pro­ce­so de trans­for­ma­ción ti­tá­ni­co, es­tos pre­mios, que aca­ban de ce­le­brar su segunda edi­ción, se han con­ver­ti­do en el al­ta­voz (y la con­cien­cia) del cam­bio. Ca­da ga­lar­dón es un men­sa­je de res­pon­sa­bi­li­dad y co­mu­ni­dad. De Suzy Men­kes (Pre­mio Vi­sio­na­rio) –que re­cor­dó la im­por­tan­cia de la pren­sa como agen­te edu­ca­dor y so­cia­li­za­dor– a los pro­duc­to­res de la­na de Tas­ma­nia (pre­mio a la ges­tión eco­ló­gi­ca). «Vin­cu­lar la sos­te­ni­bi­li­dad a una gla­mu­ro­sa ci­ta de eti­que­ta con ac­tri­ces in­ter­na­cio­na­les y al­fom­bra ro­ja es po­si­ble», sub­ra­yó Pier­pao­lo Pic­cio­li, di­rec­tor crea­ti­vo de Va­len­tino. Para Firth, «es­te even­to ha­bla de fu­tu­ro y de pro­gre­so; es una for­ma de re­cor­dar los va­lo­res fun­da­men­ta­les que de­be­mos abra­zar: in­clu­si­vi­dad, co­nec­ti­vi­dad, res­pe­to y equi­dad. Es­tos son los pre­mios en los que de­vol­ve­mos el co­ra­zón a la in­dus­tria».

«No sé có­mo ex­pre­sar lo que ha sig­ni­fi­ca­do para mí ga­nar el pre­mio Fran­ca Soz­za­ni al me­jor di­se­ña­dor emer­gen­te», ad­mi­te Gil­ber­to Calzolari. Éti­ca y es­té­ti­ca son pi­la­res esen­cia­les de mi fi­lo­so­fía. Con es­te di­se­ño –una com­bi­na­ción inusual de ma­te­ria­les po­bres (bol­sas de ca­fé re­ci­cla­das) y cris­ta­les Swa­rovs­ki en su ex­clu­si­vo Ad­van­ced Crys­tal (que cumple los más ri­gu­ro­sos re­qui­si­tos de sos­te­ni­bi­li­dad)– he que­ri­do de­mos­trar que la

crea­ti­vi­dad y el lu­jo pue­den y de­ben ir de la mano del res­pe­to por nues­tro pla­ne­ta», ex­pli­ca Calzolari. «Es­te con­cur­so, ade­más, me ha per­mi­ti­do es­cu­char la his­to­ria per­so­nal de otros par­ti­ci­pan­tes y apren­der (…) Es ins­pi­ra­dor co­no­cer, por ejem­plo, las téc­ni­cas y te­ji­dos al­ter­na­ti­vos que se es­tán desa­rro­llan­do».

Des­de que Li­via Firth fun­dó la con­sul­to­ra es­pe­cia­li­za­da en sos­te­ni­bi­li­dad Eco Age en 2009, es­te sec­tor ha da­do un gi­ro drás­ti­co. «No so­lo las em­pre­sas son cons­cien­tes de la ur­gen­cia de cam­biar el sis­te­ma, los con­su­mi­do­res –o, como yo pre­fie­ro lla­mar­los, ‘ciu­da­da­nos’– es­tán aler­ta del im­pac­to de una mar­ca y exi­gen más de sus fir­mas fa­vo­ri­tas», ana­li­za Firth. El des­per­tar de esa nue­va con­cien­cia es emo­cio­nan­te para la nue­va ge­ne­ra­ción de crea­ti­vos. «Con to­do, la mo­da éti­ca si­gue sien­do un lu­jo. Son

"EL LU­JO PUE­DE Y DE­BE SER ÉTI­CO" GIL­BER­TO CALZOLARI, DI­SE­ÑA­DOR

mu­chos los re­tos que te­ne­mos por de­lan­te. So­lo en ma­te­ria­les, por ejem­plo, re­sul­ta ca­si im­po­si­ble con­ce­bir una co­lec­ción 100% res­pe­tuo­sa con el pla­ne­ta», de­nun­cia Calzolari.

The Bi­ces­ter Vi­lla­ge Shopping Co­llec­tion (el se­llo que agru­pa los 11 vi­lla­ges de Va­lue Re­tail, en­tre ellos La Ro­ca Vi­lla­ge y Las Ro­zas Vi­lla­ge) con­ce­de el pre­mio al ta­len­to emer­gen­te de la ga­la. Gra­cias a es­te ga­lar­dón, Calzolari, ade­más de par­ti­ci­par en la Se­ma­na de la Mo­da de Mi­lán de fe­bre­ro del 2019, se be­ne­fi­cia­rá de un pro­gra­ma de for­ma­ción úni­ca. «Di­se­ña­mos un plan a me­di­da para ca­da fi­na­lis­ta, para en­se­ñar­les có­mo crear un ne­go­cio de mo­da sos­te­ni­ble», cuen­ta De­si­rée Bo­llier, la eje­cu­ti­va de Va­lue Re­tail, que ha con­ver­ti­do es­tos cen­tros co­mer­cia­les en pa­raí­sos de la ex­pe­rien­cia de com­pra de lu­jo. «El ga­na­dor de la edi­ción an­te­rior, Ti­ziano Guar­di­ni, ha crea­do una ba­se só­li­da de clien­tes gra­cias a su pre­sen­cia en los

vi­lla­ges de Fi­den­za y Las Ro­zas –di­ce–. Lle­va­mos 20 años apo­yan­do el ta­len­to emer­gen­te en mo­da, ar­te y di­se­ño. Que­re­mos ayu­dar­les a desa­rro­llar . to­do su po­ten­cial crea­ti­vo». Su pró­xi­mo pro­yec­to: «Co­la­bo­rar con el Con­se­jo Bri­tá­ni­co de la Mo­da»

A la iz­da., Li­via Firth. En la otra pá­gi­na, Wrad (M. Ward, S. Gio­va­nar­di y V. San­tia­go), Da­vi­de Gri­llo, Behno (Shi­vam Punj­ya), Gil­ber­to Calzolari, Tea­tum Jo­nes (C. Tea­tum y R. Jo­nes) con el ju­ra­do: De­si­rée Bo­llier (Va­lue Re­tail), Li­via Firth (Eco Age) y Car­lo Ca­pa­sa (CNMI).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.