Có­mo cam­biar el mo­de­lo de pro­duc­ción

De H&M al gru­po de lu­jo Ke­ring. La in­dus­tria avan­za an­te la ur­gen­cia de cam­biar a un mo­de­lo de pro­duc­ción (y con­su­mo) cir­cu­lar

El País - S Moda - - SUMARIO -

So­lo el 1% de la ro­pa se re­ci­cla. La ci­fra es de­sola­do­ra y frus­tran­te. «¿Qué es­ta­mos ha­cien­do?», se pre­gun­ta­ba Stella McCart­ney en abril en una en­tre­vis­ta en The Guar­dian. Cuan­do ape­nas unos me­ses des­pués, en julio, Bur­berry hi­zo pú­bli­co en su in­for­me anual que ha­bía que­ma­do el equi­va­len­te a 32 mi­llo­nes de eu­ros en ex­ce­den­tes de tem­po­ra­da para «pro­te­ger su mar­ca», la in­dig­na­ción in­cen­dió las re­des. Ni ac­ti­vis­tas ni con­su­mi­do­res es­tán dis­pues­tos a to­le­rar es­te ti­po de po­lí­ti­cas que, en el cli­ma de emer­gen­cia am­bien­tal ac­tual, re­sul­tan a to­das lu­ces irres­pon­sa­bles e irres­pe­tuo­sas. El mo­de­lo so­cio­eco­nó­mi­co es­tá en cri­sis. «Vi­vi­mos en un sis­te­ma li­neal: fa­bri­ca­mos, con­su­mi­mos y desecha­mos. Ne­ce­si­ta­mos apren­der a res­pe­tar los re­cur­sos que nos ro­dean, in­clui­dos aque­llos pro­duc­tos sus­cep­ti­bles de con­ver­tir­se en re­si­duo»,

"EL CAM­BIO EXI­GE EL ES­FUER­ZO DE TO­DOS" CE­CI­LIA BRÄNNSTEN

ex­pli­ca Paul Dietzsch, má­na­ger de la plan­ta de re­ci­cla­je de I:CO en Wol­fen, an­ti­gua RDA, a dos ho­ras de Ber­lín.

«Re­ver­tir la si­tua­ción es po­si­ble, pe­ro re­quie­re el com­pro­mi­so de to­da la in­dus­tria: mar­cas, pro­vee­do­res, agen­tes de la ca­de­na de pro­duc­ción y, por su­pues­to, con­su­mi­do­res. Nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad es dar­les las he­rra­mien­tas para que pue­dan to­mar de­ci­sio­nes sen­sa­tas», se­ña­la Ce­ci­lia Bränns­ter, ge­ren­te de sos­te­ni­bi­li­dad de H&M. Pe­se a los ca­sos de «la­va­do de ima­gen ver­de» –de fir­mas que lan­zan lí­neas or­gá­ni­cas y, sin em­bar­go, no apli­can una po­lí­ti­ca éti­ca glo­bal–, la campaña Ma­ke Fas­hion Cir­cu­lar, que pre­sen­tó la Fun­da­ción Ellen Ma­cArt­hur en la Cum­bre de la Mo­da de Copenhague de 2017, de­mues­tra el fir­me com­pro­mi­so de to­dos los seg­men­tos del sec­tor. Del ba­jo cos­te al lu­jo. «Tra­ba­ja­mos mu­chí­si­mo con In­di­tex. Tam­bién con Stella McCart­ney, Ke­ring, C&A… En sos­te­ni­bi­li­dad no hay com­pe­ti­do­res», di­ce Brännsten.

En 2013, el gi­gan­te sue­co lan­zó la pri­me­ra ini­cia­ti­va de re­co­gi­da de ro­pa usa­da. Des­de en­ton­ces, la empresa ha re­cu­pe­ra­do más de 40.000 to­ne­la­das de tex­ti­les. El ob­je­ti­vo es au­men­tar ca­da año la can­ti­dad has­ta al­can­zar un to­tal de 25.000 to­ne­la­das al año en 2020. En ins­ta­la­cio­nes como la plan­ta de Wol­fen, se de­ci­de cuál es el uso más efi­cien­te para ca­da pie­za. Las pren­das que aún pue­dan lle­var­se, se ven­de­rán como ar­tícu­los de segunda mano; los tex­ti­les que no pue­dan ser re­uti­li­za­dos, ten­drán una segunda vi­da como fi­bras tex­ti­les o com­pues­tos ais­lan­tes.

Ver la ro­pa como un re­cur­so y no como un re­si­duo exi­ge un cam­bio de men­ta­li­dad. «Re­ci­clar es la úl­ti­ma op­ción». De ahí la im­por­tan­cia de edu­car con cam­pa­ñas como Ta­ke Ca­re, que pro­mue­ven un me­jor uso del guar­da­rro­pa: «Re­men­dar en lu­gar de ti­rar, lim­piar las za­pa­ti­llas vie­jas en lu­gar de com­prar un par nue­vo», enu­me­ra Brännsten. El le­ma es re­uti­li­zar. Un con­cep­to que es la ba­se de la fi­lo­so­fía del Ins­ti­tu­to de In­no­va­ción de Pro­duc­tos Crad­le to Crad­le, en fa­vor de una nue­va re­vo­lu­ción in­dus­trial que, a di­fe­ren­cia de la an­te­rior, ten­ga un efec­to po­si­ti­vo en el pla­ne­ta. En pa­la­bras de

Ellen Ma­cArt­hur, lí­der de pen­sa­mien­to glo­bal so­bre economía cir­cu­lar, «en lu­gar de in­ten­tar mi­ni­mi­zar el im­pac­to ne­ga­ti­vo, de­be­mos im­plan­tar un nue­vo mo­de­lo po­si­ti­vo».

Des­ban­car al po­der es­ta­ble­ci­do ha si­do el pro­pó­si­to de Vi­vien­ne West­wood (77 años). Es­ta vi­sio­na­ria in­gle­sa lle­va dé­ca­das aler­tan­do so­bre la ne­ce­si­dad de fre­nar el hi­per­con­su­mo ca­pi­ta­lis­ta: «Com­pra me­nos, eli­ge me­jor y haz que du­ren más» nues­tras pren­das. Cuan­do a fi­na­les de los ochen­ta, otra in­gle­sa, Kat­ha­ri­ne Ham­nett de­ci­dió rom­per con­tra­tos y ha­cer campaña por el al­go­dón or­gá­ni­co, na­die la si­guió. Su fir­ma pa­só de fac­tu­rar mi­llo­nes a la ban­ca ro­ta. ¿Qué ha ocu­rri­do? «He­mos en­ten­di­do que mu­chos de los pro­ble­mas del cam­bio cli­má­ti­co es­tán di­rec­ta­men­te re­la­cio­na­dos con los me­ca­nis­mos de la economía li­neal», re­co­no­ce. Pe­ro no es la úni­ca ra­zón: «Las pau­tas de con­su­mo son otras. Las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes va­lo­ran la éti­ca de una eti­que­ta a la ho­ra de com­prar». Do­nar, ven­der, re­pa­rar o al­qui­lar son las sa­li­das más po­pu­la­res en­tre los mi­lé­ni­cos.

En un fu­tu­ro cer­cano so­lo las em­pre­sas que sean sos­te­ni­bles se­gui­rán cre­cien­do. «Es una in­ver­sión a lar­go pla­zo; el cos­te se­rá muy al­to para los que no se suban al ca­rro. Bá­si­ca­men­te, de­ja­rán de ser re­le­van­tes». To­das las mi­ra­das es­tán pues­tas en la mo­da rá­pi­da. La pro­duc­ción mun­dial se ha du­pli­ca­do en los úl­ti­mos 15 años y se es­ti­ma que el 60% de la ro­pa ter­mi­na en un ver­te­de­ro o in­ci­ne­ra­do­ra en su pri­mer año de vi­da. «Te­ne­mos la res­pon­sa­bi­li­dad de pro­mo­ver el cam­bio», cree Brännsten. «He­mos de­mos­tra­do que es po­si­ble fa­bri­car ro­pa éti­ca de ca­li­dad a pre­cios ase­qui­bles. Ahora que­re­mos li­de­rar la trans­for­ma­ción del sis­te­ma». Su com­pro­mi­so: uti­li­zar ma­te­ria­les 100% de ori­gen sos­te­ni­ble o re­ci­cla­dos en 2030. Un ob­je­ti­vo que es una ad­ver­ten­cia para sus pro­vee­do­res. Pe­ro con la tec­no­lo­gía ac­tual, no to­do es reciclable. «De­be­mos in­ver­tir en in­no­va­ción». Al­go a prio­ri tan sen­ci­llo como iden­ti­fi­car la com­po­si­ción de una pren­da no siem­pre es fá­cil. «A ve­ces la . in­for­ma­ción de la eti­que­ta no es real», de­nun­cian en I:CO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.