La de­cons­truc­ción del lo­go de CH Ca­ro­li­na He­rre­ra

CH Ca­ro­li­na He­rre­ra de­cons­tru­ye su in­sig­nia en su úl­ti­ma lí­nea de bol­sos

El País - S Moda - - SUMARIO - Tex­to ISA­BEL AR­QUE­RO Fo­to AN­TÁR­TI­CA Rea­li­za­ción NA­TA­LIA BENGOECHEA

el 1 de mayo de 1846 se emi­tió en In­gla­te­rra el Penny Black, el pri­mer se­llo pos­tal. Has­ta en­ton­ces, el im­por­te del en­vío de una car­ta de­bía abo­nar­lo el des­ti­na­ta­rio. Aquel tim­bre –que fun­cio­na­ba como com­pro­ban­te de pa­go– re­vo­lu­cio­nó las co­mu­ni­ca­cio­nes. La ima­gen de la es­tam­pa, como no po­día ser de otra ma­ne­ra, era del per­fil de la rei­na Vic­to­ria, sin nin­gún tex­to in­di­can­do su nom­bre. Su rei­na­do so­lo lle­va­ba tres años en mar­cha (le que­da­ban otros 60), pe­ro ya era su­fi­cien­te­men­te co­no­ci­da como para que su ca­ra fue­se iden­ti­fi­ca­da de in­me­dia­to por sus súb­di­tos y los que no lo eran. Eso con­ver­tía al Penny Black en el pri­mer lo­go de la his­to­ria, una he­rra­mien­ta de bran­ding para una rei­na en su apo­geo im­pe­rial.

Más de 170 años des­pués, CH Ca­ro­li­na He­rre­ra lan­za una co­lec­ción de bol­sos lla­ma­da Vic­to­ria In­sig­nia, que ho­me­na­jea a la con­si­de­ra­da «abue­la de Eu­ro­pa» y a aquel Penny Black. La mar­ca cumple los 35 años in­mer­sa en un pro­ce­so de cam­bios. La fun­da­do­ra dio un pa­so al la­do el pa­sa­do fe­bre­ro –«no di­gan que me ju­bi­lo», ad­vir­tió en su re­ti­ra­da– y abrió la puer­ta a un nue­vo di­rec­tor crea­ti­vo, Wes Gor­don, de tan so­lo 31 años. En una mar­ca tan per­so­na­lis­ta en la que siem­pre se ha re­cal­ca­do la iden­ti­fi­ca­ción de la di­se­ña­do­ra y las co­lec­cio­nes (la clien­ta ideal de Ca­ro­li­na He­rre­ra so­lo po­día ser la pro­pia Ca­ro­li­na He­rre­ra), la fun­da­do­ra re­tie­ne el rol como «em­ba­ja­do­ra glo­bal».

Tres dé­ca­das y me­dia son su­fi­cien­tes para una ca­sa po­ten­te como para po­der ju­gar con su lo­go. Lo aca­ba de ha­cer tam­bién Tommy Hilfiger, que ha pres­cin­di­do de su nom­bre y de­ja­do tan so­lo su ban­de­ra, una am­bi­ción del fun­da­dor des­de que Ni­ke bo­rró el nom­bre de su lo­go en los ochen­ta. En los Vic­to­ria In­sig­nia, la fa­mo­sas CH es­tán de­cons­trui­das en el cie­rre, crean­do al­go pa­re­ci­do a un mo­ti­vo ecues­tre. Se tra­ta de un ges­to de al­gu­na

ma­ne­ra con­tra­rio a la ac­tual lo­go­ma­nía que in­va­de la in­dus­tria y que ha lle­va­do in­clu­so a Za­ra a im­pri­mir su nom­bre en al­gu­nas pren­das has­ta el in­fi­ni­to. Fren­te a la ob­vie­dad, dis­cre­ción. En tér­mi­nos ar­te­sa­nos, esa re­in­ter­pre­ta­ción del sím­bo­lo se ha lo­gra­do con la téc­ni­ca del lu­ja­do he­cho a mano.

Los In­sig­nia lle­gan en va­rios ta­ma­ños y es­tán he­chos con na­pa Ylang y piel sa­bi­na pro­ce­den­te de te­ne­rías es­pa­ño­las, en co­lo­res sor­be­te (azul cla­ro, blan­co mag­no­lia, beis, un ro­sa que lla­man «peo­nía»), ade­más del ro­jo em­ble­ma de la ca­sa. Los to­nos, ex­pli­can des­de la fir­ma, es­tán ins­pi­ra­dos en los pan­to­nes que se uti­li­za­ron en los se­llos con la efi­gie de la rei­na Vic­to­ria. Se han lan­za­do como bol­sos de hom­bro, ban­do­le­ras y de mano, y tam­bién en el ta­ma­ño mi­ni que tan bue­nos re­sul­ta­dos co­mer­cia­les ha da­do a las mar­cas en las úl­ti­mas tem­po­ra­das.

Pue­de que ya no exis­tan it bags como los que sur­gie­ron en los 2000, pie­zas muy re­co­no­ci­bles que se­rían pi­la­res de al­gu­nas mar­cas para re­con­ver­tir su ima­gen y sa­near sus cuen­tas. Fue el ca­so de Ch­loé con su Pad­ding­ton y en ma­yor me­di­da de Mul­berry con su Bays­wa­ter. Pe­ro lo que sí lan­zan las fir­mas son mo­de­los que su­po­nen apues­tas po­ten­tes en tér­mi­nos co­mer­cia­les y que van mo­di­fi­cán­do­se ca­da tem­po­ra­da. Qui­zá las snea­kers sean los nue­vos bol­sos, pe­ro cuan­do He­di Sli­ma­ne qui­so lan­zar un avi­so de lo que se­ría Ce­li­ne (sin acen­to) ba­jo su ba­tu­ta, lo hi­zo a tra­vés de una car­te­ra de piel, que le dio a Lady Ga­ga para que pa­sea­ra por el Li­do de Ve­ne­cia du­ran­te el fes­ti­val. Ese mo­de­lo, el 16, y otros como

EL BOL­SO SI­GUE SIEN­DO EL REY

el Syl­vie de Guc­ci o el Tess de Ch­loé tie­nen en co­mún con los Vic­to­ria In­sig­nia un re­torno a cier­ta ri­gi­dez y a las for­mas clá­si­cas, pe­ro con to­ques (en es­te ca­so, el co­lor) que in­di­can cla­ra­men­te que no se tra­ta de un re­ma­ke, sino de bol­sos di­se­ña­dos en 2018 para las ne­ce­si­da­des de 2018.

La nue­va co­lec­ción de bol­sos de CH Ca­ro­li­na He­rre­ra pa­re­ce es­tar en sin­to­nía con el es­ti­lo que quie­re im­pri­mir Gor­don a la en­se­ña, y que ya em­pie­za a des­bro­zar­se, tras un par de co­lec­cio­nes. Cuan­do al­gu­nas no­tas ex­pli­ca­ti­vas de las fir­mas pa­re­cen tra­ta­dos fi­lo­só­fi­cos pa­sa­dos por Goo­gle Trans­la­te, con una en­sa­la­da de con­cep­tos a ve­ces di­fí­cil de digerir, el di­se­ña­dor es­ta­dou­ni­den­se sor­pren­de di­cien­do que lo que pre­ten­de es ha­cer ro­pa fe­liz para tiem­pos di­fí­ci­les y que, como le en­se­ñó su an­ti­gua je­fa (en la ca­sa siem­pre la lla­man La se­ño­ra), un ves­ti­do es so­lo un ves­ti­do. Y un bol­so, un bol­so. So­lo ha­ce fal­ta que es­tán bien he­chos y ape­tez­ca lle­var­los

Bol­so Vic­to­ria In­sig­nia de CH CA­RO­LI­NA HE­RRE­RA (860 €).

PER­SUA­SIÓN HIS­TÓ­RI­CA A la iz­da., re­tra­to de la rei­na Vic­to­ria a par­tir de una obra de Win­ter­hal­ter de 1859; y fa­cha­da de Ubri­que, em­ble­ma de la ma­rro­qui­ne­ría ma­dein Spain. A la dcha., looks de p-v 2019 de Ca­ro­li­na He­rre­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.