Có­mo la len­ce­ría se adap­ta a la mu­jer hoy

El sec­tor ín­ti­mo mu­ta para dia­lo­gar con una mu­jer se­gu­ra y co­nec­ta­da. En Etam lo ha­cen a tra­vés de su ‘show’

El País - S Moda - - SUMARIO - Tex­to PA­TRI­CIA RO­DRÍ­GUEZ

Den­tro de la at­mós­fe­ra ac­tual, en la que la agi­ta­ción es nor­ma, es in­ne­ga­ble que el mo­vi­mien­to so­cial de ma­yor ca­la­do lo pro­ta­go­ni­zan las mu­je­res. Una re­vo­lu­ción que es­tá di­na­mi­tan­do las vie­jas es­truc­tu­ras de po­der, mien­tras las fé­mi­nas de to­do el mun­do se re­plan­tean su pa­pel en la so­cie­dad. La trans­for­ma­ción es glo­bal y trans­ver­sal, pe­ro afec­ta con fuer­za al sec­tor de la len­ce­ría. «La mo­da es­tá ín­ti­ma­men­te li­ga­da a lo que su­ce­de en la ca­lle. Y pro­ba­ble­men­te lo es­té en ma­yor me­di­da la len­ce­ría, porque ha­bla de in­ti­mi­dad. Po­cas co­sas ex­pli­can la his­to­ria de las mu­je­res como la ro­pa in­te­rior: su evo­lu­ción es­tá in­trín­se­ca­men­te uni­da a los avan­ces fe­me­ni­nos y a la his­to­ria de sus de­re­chos», cuen­ta Ca­ro­li­ne Japy, di­rec­to­ra de Mar­ke­ting Internacional de Etam. Del fin del cor­sé a prin­ci­pios del si­glo XX a la que­ma de su­je­ta­do­res en los se­ten­ta, ca­da ola fe­mi­nis­ta ha te­ni­do su par­ti­cu­lar re­per­cu­sión en los re­sul­ta­dos de es­ta in­dus­tria. Una que, se­gún los ana­lis­tas de mer­ca­do de Edi­ted, al­can­za­rá los 48.890 mi­llo­nes de eu­ros glo­bal­men­te en 2024.

«Los ro­les cam­bian si­guien­do la his­to­ria del fe­mi­nis­mo: se aca­bó la mu­jer ob­je­to, so­mos ha­ce­do­ras de nues­tra pro­pia iden­ti­dad. Por ello crea­mos pie­zas que se adap­ten a nues­tras ne­ce­si­da­des, que sean al mis­mo tiem­po con­for­ta­bles y se­xies», ex­pli­ca Japy. «To­das las encuestas coin­ci­den en se­ña­lar que la clien­ta quie­re di­se­ños con los que sen­tir­se se­gu­ra». Así, em­po­de­ra­mien­to y bús­que­da de co­mo­di­dad se con­vier­ten en man­tras a la ho­ra de con­fec­cio­nar pren­das que tam­bién sa­len al ex­te­rior. «La len­ce­ría de­be­ría ser al­go de lo que pre­su­mir, no es­con­der. Las fir­mas es­tán crean­do mo­de­los con­ce­bi­dos para ser mos­tra­dos, por ejem­plo, ba­jo trans­pa­ren­cias», se­ña­lan des­de la com­pa­ñía ex­per­ta en pre­dic­ción de ten­den­cias WGSN.

Un pa­no­ra­ma que sir­ve en ban­de­ja co­mu­ni­car­se con la con­su­mi­do­ra me­dian­te un show. Porque en pleno de­ba­te so­bre el sen­ti­do del des­fi­le, la mo­da ín­ti­ma en­ten­dió pron­to que la res­pues­ta pa­sa ne­ce­sa­ria­men­te por el es­pec­tácu­lo. Y por las po­si­bi­li­da­des de di­fu­sión que re­ga­lan las re­des so­cia­les. En Etam bus­can re­per­cu­sión y víncu­los con mo­da: «Nues­tro Li­ve

Show nos apor­ta re­so­nan­cia internacional. Es una ma­ne­ra de com­par­tir nues­tro sa­ber ha­cer. Tam­bién ayu­da a con­se­guir ma­yor vi­si­bi­li­dad». El úl­ti­mo –ya lle­van 11 años–, en la Se­ma­na de la Mo­da en Pa­rís en sep­tiem­bre, se con­vir­tió en una de las ci­tas más mul­ti­tu­di­na­rias y me­diá­ti­cas de la tem­po­ra­da. El ac­ce­so a la Es­cue­la de Be­llas Ar­tes de la ca­pi­tal fran­ce­sa fue uno de los más con­cu­rri­dos: la ra­pe­ra Car­di B o las can­tan­tes Za­ra Lars­son y Jor­ja Smith acom­pa­ña­ron a ma­ni­quís como Joan Smalls, Cons­tan­ce Ja­blons­ki o Eni­ko Miha­lik so­bre la pa­sa­re­la (o es­ce­na­rio). Jun­tas ra­ti­fi­ca­ron que mo­da, en­tre­te­ni­mien­to y di­ver­sión fun­cio­nan bien de la mano.

Un des­fi­le en­ten­di­do como ge­ne­ra­dor de de­seo y re­afir­ma­ción para la di­rec­ti­va de la mar­ca ga­la: «Son pren­das pen­sa­das con en­fo­que fe­me­nino, no como una ma­ne­ra de se­du­cir al de en­fren­te. Nues­tra mi­sión pa­sa por dar­les po­der a las mu­je­res para ser ellas mis­mas, para li­be­rar sus cuer­pos . y sus men­tes. Porque la pro­pia con­fian­za es el me­jor ar­ma­rio»

"LA LEN­CE­RÍA ES­TÁ UNI­DA A LOS AVAN­CES FE­ME­NI­NOS"

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.