Una tar­de de ca­se­río con la fa­mi­lia Goe­na­ga-Sém­per

El País - S Moda - - SUMARIO - BAR­BA­RA GOE­NA­GA

La bu­rra Mi­ke­la se pa­sea por la pro­pie­dad como una más de la fa­mi­lia. En la fo­to, Bar­ba­ra lle­va fal­da de SO­NIA RYKIEL y jer­sey de BLAUER. A la dcha., in­te­rio­res del ca­se­río: la plan­ta ba­ja es­tá lle­na de los óleos y pin­ce­les de Juan Luis Goe­na­ga, cu­yo ta­ller es un caos a pe­que­ña es­ca­la. En el pi­so de arri­ba acu­mu­la li­bros de to­da te­má­ti­ca ilu­mi­na­dos por lám­pa­ras de ara­ña.

Des­de que era ni­ña, la ac­triz Bar­ba­ra Goe­na­ga tie­ne una ci­ca­triz en la fren­te pro­duc­to de la fan­ta­sía: se la hi­zo ju­gan­do, tras ima­gi­nar una gran pis­ci­na en el sue­lo. El año en que na­ció, 1983, se tras­plan­tó por pri­me­ra vez un pán­creas en España y la se­lec­ción ga­nó a Mal­ta 12 a 1 en fút­bol, de­por­te que nun­ca le ha fas­ci­na­do. For­ma par­te de la ge­ne­ra­ción que to­da­vía in­ter­cam­bia­ba ca­se­tes de mú­si­ca. Apa­re­ció en una se­rie te­le­vi­si­va a los tres años. Par­ti­ci­pó en una pe­lí­cu­la a los nue­ve. En­tre los 11 y los 15 es­tu­vo en el elen­co de Goen­ka­le —una exi­to­sa te­le­no­ve­la del País Vas­co—. Y su cu­rrí­cu­lum es una su­ma de pa­pe­les in­tere­san­tes: ha si­do abo­ga­da en Amar es para siem­pre, la es­po­sa de un al­cal­de en Ovie­do Ex­press, una vio­lon­che­lis­ta en El gru­po y psi­có­lo­ga en Cuén­ta­me có­mo pa­só.

Qui­zá el úni­co per­so­na­je con el que de­ja la in­ter­pre­ta­ción de la­do es el que mues­tra en Ins­ta­gram, una red so­cial en la que acu­mu­la ca­si 29.000 se­gui­do­res: «Me agra­dan las re­des porque son un es­pa­cio don­de pue­des te­ner tu pro­pia voz», ana­li­za. «Vo­so­tros, cuan­do te­néis gri­pe, po­déis to­mar un ibu­pro­feno, un an­ti­gri­pal, un al­go... ver­dad? LAS EM­BA­RA­ZA­DAS NO. #dor­mi­mos­con­ce­bo­llas #am­bien­ta­zoen­laha­bi­ta­ción #ieup. Ah! Te he co­gi­do la ca­mi­se­ta @bsem­per, que no me ca­ben, ya tú sa­bes», pu­bli­có el día 21 de di­ciem­bre de 2015, de­ba­jo de una en­tre­te­ni­da vi­deo­se­cuen­cia. El nom­bre de su hi­jo pe­que­ño,

Eliot, na­ci­do es­te sep­tiem­bre, lo con­fir­mó por esa mis­ma vía: «Como el ni­ño de mi pe­lí­cu­la fa­vo­ri­ta». Y es es­pon­tá­nea: «Amor es mu­chas co­sas. Por ejem­plo, que lea tus guio­nes y no le­van­te la vis­ta ni con tur­bu­len­cias», co­men­tó ba­jo una fo­to den­tro de un avión ha­ce tres años.

El que no le­van­ta la vis­ta en esa fo­to es Bor­ja Sém­per, su pareja, un po­lí­ti­co que co­men­zó su an­da­du­ra a los 17 años –ins­pi­ra­do por Gre­go­rio Or­dó­ñez– y que es­tá más que acos­tum­bra­do a las tur­bu­len­cias: fue con­ce­jal del PP en Irún en una épo­ca en la que ca­si na­die de su par­ti­do se atre­vía a ser­lo en al­gu­nos pue­blos, y se ani­mó a pu­bli­car un re­la­to du­ro y per­so­na­lí­si­mo –di­ri­gi­do a sus pa­dres y ti­tu­la­do Que no os ro­ben es­te

mo­men­to– tras el es­pe­ra­do anun­cio del fi­nal del te­rro­ris­mo. El año que na­ció, 1976, tam­bién fue un po­co agi­ta­do: el rey Juan Carlos I apro­bó una am­nis­tía ge­ne­ral para los pre­sos que ha­bían si­do en­car­cer­la­dos por sus ideas, hu­bo un ro­bo de 119 cua­dros de la úl­ti­ma eta­pa de Pi­cas­so y Fi­del Castro de­jó de ser pri­mer mi­nis­tro para con­ver­tir­se en pre­si­den­te cu­bano.

Sém­per se de­fi­ne como una per­so­na com­ple­ja, como aquel año 1976 que ya ca­si na­die re­cuer­da. «Me pa­re­ce bien du­dar y cues­tio­nar­me y que mis con­vic­cio­nes po­lí­ti­cas se tam­ba­leen de vez en cuan­do», pun­tua­li­za. A pe­sar de que se en­cuen­tran en ve­re­das opues­tas, de­fen­dió a Pe­dro Sán­chez en Twit­ter cuan­do le abu­chea­ron du­ran­te el des­fi­le del 12 de oc­tu­bre. Es fan de Joa­quín Sa­bi­na y ad­mi­ra la obra de Luis Gar­cía Mon­te­ro, un poe­ta co­mu­nis­ta, y del li­be­ral­con­ser­va­dor Luis Alberto de Cuen­ca. No sa­le sin una li­bre­ta en­ci­ma don­de apun­ta fra­ses para sus dis­cur­sos o para sus poe­mas. An­tes de lan­zar su pri­mer li­bro, a ve­ces mos­tra­ba al­gu­nos ver­sos suel­tos en las re­des so­cia­les y des­pués los bo­rra­ba. Y cuan­do es­tá tran­qui­lo sue­le leer en el cuar­to de ba­ño.

Ru­ti­na de ere­mi­ta

Su sue­gro, Juan Luis Goe­na­ga, es de los que pin­tan. Tie­ne el pe­lo cano y lar­go, re­co­gi­do en una tren­za, y un pen­dien­te dis­cre­to en la ore­ja iz­quier­da. Em­pe­zó a di­bu­jar cuan­do era ni­ño: pai­sa­jes, ci­clis­tas. Qui­zá porque los ci­clis­tas eran par­te de la clien­te­la del Au­rre­ra, un bar de

San Se­bas­tián que re­gen­ta­ban sus pa­dres, un lo­cal em­ble­má­ti­co don­de so­lían re­unir­se al­gu­nos re­fe­ren­tes de la cultura vas­ca y don­de se di­ce que es­tu­vo has­ta la es­pía Ma­ta Ha­ri. Juan Luis ex­pre­sa en sus obras lo que «mi­ra»: pin­ta pie­dras, pin­ta hier­bas, pin­ta raí­ces, pin­ta se­res vin­cu­la­dos a la mi­to­lo­gía. Tam­bién ha­ce re­tra­tos y di­bu­jos eró­ti­cos. Po­ne nom­bre a los ani­ma­les que cui­da: Mís­ter es la ga­ta, Mi­ke­la la bu­rra, Jai­na la pe­rra... y An­to­ñi­to y Jo­do­rowsky eran dos mo­nos ca­pu­chi­nos que tu­vo y que ya mu­rie­ron. Pe­ro es rea­cio a pen­sar en tí­tu­los para sus cua­dros. Na­ció en 1950, el año en que se pu­bli­có

Cró­ni­cas mar­cia­nas. Di­ce que es «un ere­mi­ta». No sa­le de ca­sa sin un lá­piz y pin­tu­ras para di­bu­jar a sus nie­tos. Y no es usua­rio de las re­des so­cia­les.

Su re­fu­gio es­tá en Al­ki­za (Gi­puz­koa), un pue­blo en las fal­das del mon­te Er­nio con me­nos de 400 ha­bi­tan­tes don­de hue­le a cam­po y fo­rra­je. Es un ca­se­río re­for­ma­do del si­glo XV con ven­ta­nas chi­cas y un tra­ga­luz que ilu­mi­na su ta­ller ca­si to­do el día. Un lu­gar re­ple­to de ob­je­tos que pa­re­cen ani­ma­dos, como las sar­te­nes don­de el pin­tor mez­cla sus co­lo­res, y mue­bles an­ti­guos y li­bros, de­ce­nas de ellos, has­ta de­ba­jo de las vi­gas.

En bus­ca del si­len­cio

Es­tos rin­co­nes que Juan Luis tam­bién ha ati­bo­rra­do de lien­zos son, ade­más, un oa­sis para el res­to de la fa­mi­lia. Un pa­rén­te­sis ne­ce­sa­rio para ha­cer ca­tar­sis en mi­tad de unas agen­das don­de ape­nas hay ren­glo­nes va­cíos. Bar­ba­ra, por ejem­plo, es­tu­vo como ju­ra­do en un fes­ti­val de ci­ne y tu­vo que acos­tum­brar­se a dar de ma­mar a Eliot en­tre pe­lí­cu­la y pe­lí­cu­la has­ta el día de la clau­su­ra. Y Sém­per ma­dru­ga para ha­cer de­por­te, lle­va a los ni­ños al co­le­gio cuan­do es­tá sin pri­sa, va al Par­la­men­to Vas­co o a su ofi­ci­na, a me­nu­do en­ca­de­na va­rias reunio­nes en una jor­na­da y se sien­te ama­rra­do a la ciu­dad y al rui­do.

En el ca­se­río, en cam­bio, di­ce que a ra­tos en­cuen­tra un si­len­cio ca­si ab­so­lu­to. «Aquí has­ta los ni­ños se adap­tan, ba­jan la ve­lo­ci­dad y dis­fru­tan mu­cho», ase­gu­ra. Eliot duer­me a pier­na suel­ta en un ca­pa­zo que co­lo­can en una sa­la con es­tu­fa cuan­do ha­ce frío; y Tel­mo, su her­mano ma­yor, se di­vier­te con los mis­mos ju­gue­tes con los que se dis­traían su ma­dre y su tío ha­ce dos dé­ca­das. Mís­ter, la ga­ta, sue­le

"ME PA­RE­CE BIEN DU­DAR Y CUES­TIO­NAR­ME" BOR­JA SÉM­PER

es­tar aten­ta a la co­ci­na para ro­bar co­mi­da; y la bu­rra has­ta ha apren­di­do a abrir una puer­ta y de vez en cuan­do ha­ce el ama­go de in­va­dir la ca­sa con las ga­lli­nas de­trás, en fi­la in­dia. Bar­ba­ra, que aca­ba de lle­gar con to­da la tro­pa en un co­che per­so­na­li­za­do –con una puer­ta blan­ca que tie­ne su fir­ma a la vis­ta–, re­cuer­da que cuan­do era ni­ña a ve­ces co­gía la bi­ci y pen­sa­ba en po­ner­se a vo­lar, «como en la pe­li de ET», o subía a un tron­co con­ven­ci­da de que ate­rri­za­ría en Mar­te. Di­ce que su vi­da se pa­re­ce a «una co­me­dia de ac­ción», que dis­fru­ta ac­tuan­do, que se sien­te muy im­pli­ca­da con la crian­za de sus hi­jos y que ade­más ha lan­za­do una lí­nea de jo­yas, Soulbask, con la que ayu­da a or­ga­ni­za­cio­nes como las fun­da­cio­nes Vi­cen­te Fe­rrer o Ala­di­na o la Co­mi­sión Es­pa­ño­la de Ayu­da al Re­fu­gia­do.

En las montañas y ca­mi­nos que nos ro­dean, se­gún Juan Luis, es po­si­ble «leer» la his­to­ria del mun­do porque hay des­de fó­si­les has­ta pin­tu­ras ru­pes­tres. Y en el in­te­rior del ca­se­río tam­bién se apre­cian hue­llas, pe­ro de un pa­sa­do un po­co más ín­ti­mo: una pa­lan­ga­na, una má­qui­na de co­ser mar­ca Sin­ger, arcones ce­rra­dos como si se tra­ta­ra de cáp­su­las del tiem­po, te­te­ras... y fotos en blan­co y ne­gro don­de uno pue­de en­tre­ver al­gu­nas au­sen­cias muy pre­sen­tes

Goe­na­ga, en el bos­que con to­tal look de MIS­SO­NI. En la pá­gi­na si­guien­te, con sus hi­jos ba­jo la mi­ra­da del abue­lo (ella vis­te pan­ta­lón de SAHOCO y él jer­sey de BLAUER) y, de­ba­jo, pa­sean­do con Tel­mo (Bor­ja, con abri­go de FAY y Tel­mo con par­ka de LARANJINHA) y dur­mien­do a Eliot (Bar­ba­ra lle­va cár­di­gan de MAX MA­RA, body de MAI­SON LEJABY, cal­ce­ti­nes de OYSHO y jo­yas de SOULBASK).

Arri­ba, Goe­na­ga ju­gan­do con la ga­ta Mís­ter. De­ba­jo, Tel­mo, uno de los hi­jos de la pareja, pa­sean­do de la mano de su abue­lo, Juan Luis. A la iz­da., pa­dre e hi­ja; él con ame­ri­ca­na de MIS­SO­NI y ella con abri­go de HERNO, jer­sey de JA­VIER SIMORRA, pan­ta­lón de SAHOCO y ani­llo de SOULBASK.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.