¿Qué em­pre­sas va­li­dan los test cos­mé­ti­cos?

Em­pre­sas in­de­pen­dien­tes ava­lan prue­bas con piel hu­ma­na para me­dir la efi­ca­cia cos­mé­ti­ca

El País - S Moda - - SUMARIO - Tex­to SER­GIO CA­BRE­RA

to­dos los cos­mé­ti­cos del mer­ca­do son efec­ti­vos. No se tra­ta de un es­lo­gan, sino de una obli­ga­ción: la que mar­ca el re­gla­men­to eu­ro­peo so­bre es­tos pro­duc­tos. «Es uno de los más avan­za­dos y ex­haus­ti­vos del mun­do. Ca­da cre­ma ha de pa­sar por un exa­men com­ple­to que abar­ca sus in­gre­dien­tes, la fór­mu­la fi­nal y su uso. No se tra­ta so­lo de que sea se­gu­ro, sino tam­bién de que fun­cio­ne», ex­pli­can des­de Stam­pa.

Aun­que la efi­ca­cia vie­ne ava­la­da por las pa­ten­tes de las fir­mas, es­tas no tie­nen la úl­ti­ma pa­la­bra. El exa­men so­lo lo pue­den lle­var a ca­bo em­pre­sas in­de­pen­dien­tes. Una de las más re­co­no­ci­das es Me­rieux Nu­triS­cien­ces, pre­sen­te en 22 paí­ses y con más de 100 la­bo­ra­to­rios. Desa­rro­llan aná­li­sis in vi­vo (so­bre vo­lun­ta­rios) e in vi­tro (so­bre mues­tras) que se adap­tan a ca­da pro­duc­to, de ahí que lle­ven a ca­bo más de 200 mé­to­dos di­fe­ren­tes. Por ejem­plo, el uso de bio­lu­mi­nis­cen­cia para de­ter­mi­nar el efec­to ener­gi­zan­te de una hi­dra­tan­te o una ci­to­me­tría (lá­ser) para ana­li­zar có­mo se re­pa­ra el ADN tras re­ci­bir ra­yos ul­tra­vio­le­tas.

Es im­por­tan­te usar am­bos ti­pos. «Aun­que los test in vi­tro so­bre mo­de­los de piel hu­ma­na son más pre­dic­ti­vos, no pue­den ser la úni­ca evi­den­cia. Ca­da fór­mu­la ne­ce­si­ta exá­me­nes pro­pios y de­be con­si­de­rar­se ca­so por ca­so», ex­pli­can des­de XCe­llR8, un la­bo­ra­to­rio que, en­tre otros, cer­ti­fi­ca la ac­ti­vi­dad an­ti­oxi­dan­te de un cos­mé­ti­co. «Lo úl­ti­mo es com­bi­nar mé­to­dos. Por ejem­plo, en las cre­mas an­ti­po­lu­ción, ade­más del efec­to en te­ji­dos, se to­man mues­tras en per­so­nas que vi­ven en áreas de mu­cha con­ta­mi­na­ción», ase­gu­ra el con­sul­tor cos­mé­ti­co Ste­ve Bar­ton, di­rec­tor de Skin Thin­king.

Los test so­bre piel real han en­tra­do es­te oto­ño en una nue­va eta­pa gra­cias al uso de es­pec­tros­co­pias de segunda ge­ne­ra­ción, como la que aca­ba de pre­sen­tar el ins­ti­tu­to proDERM, que tra­ba­jan sin pro­du­cir nin­gún ti­po da­ño.

Sin em­bar­go, la ten­den­cia si­gue sien­do la re­cons­truc­ción de te­ji­dos hu­ma­nos.

EpiS­kin es la empresa lí­der en es­ta in­ge­nie­ría. «Gra­cias a un pro­ce­so de cul­ti­vo ce­lu­lar ex­clu­si­vo ana­li­za­mos la efi­ca­cia de una cre­ma so­bre mo­de­los con la mis­ma elas­ti­ci­dad y ro­bus­tez», afir­man. En­car­ga­dos, en­tre otros, de eva­luar las fór­mu­las de L’Oréal, cuen­tan en sus la­bo­ra­to­rios con pie­les de la zo­na va­gi­nal, oral o cor­neal, es­ta úl­ti­ma en fa­se de va­li­da­ción.

El gran re­to es de­ter­mi­nar la efi­ca­cia para ca­da usua­rio, ya que la mis­ma cre­ma no fun­cio­na igual en to­do el mun­do. Para lo­grar es­ta per­so­na­li­za­ción, la res­pues­ta es­tá en nues­tros ge­nes. La fir­ma Epi­ge­nCa­re ha pa­ten­ta­do el pa­sa­do ve­rano un test que, de for­ma no in­va­si­va, como si de uno de aler­gia se tra­ta­ra, per­mi­te eva­luar el efec­to de di­fe­ren­tes in­gre­dien­tes so­bre nues­tra epi­der­mis. En fa­se de desa­rro­llo, el doc­tor Adam Li, su di­rec­tor cien­tí­fi­co, con­si­de­ra que «el ob­je­ti­vo es lo­grar una so­lu­ción der­ma­to­ló­gi­ca lo más per­so­na­li­za­da po­si­ble», para la que ha­cen fal­ta mar­ca­do­res de edad, elas­ti­ci­dad, hi­dra­ta­ción, pig­men­ta­ción… La com­pa­ñía quie­re te­ner­lo en el mer­ca­do es­ta­dou­ni­den­se an­tes de fin de año y ya hay lis­ta de es­pe­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.