So­le­dad Puér­to­las, es­cri­to­ra y aca­dé­mi­ca

Lo des­co­no­ci­do ins­pi­ra a la au­to­ra y aca­dé­mi­ca So­le­dad Puér­to­las

El País - S Moda - - SUMARIO - Tex­to MAIA HOETINK

Las le­tras han acom­pa­ña­do a la aca­dé­mi­ca y ac­tual pre­si­den­ta del Real Pa­tro­na­to de la Bi­blio­te­ca Na­cio­nal de España des­de una edad tem­pra­na: «Siem­pre he es­cri­to. La es­cri­tu­ra ha es­ta­do ahí, por for­tu­na para mí, porque no sa­bría có­mo vi­vir sin la ima­gi­na­ción y las pa­la­bras».

Puér­to­las en­cuen­tra la ins­pi­ra­ción en el mun­do que le ro­dea, en la bús­que­da de lo que «aún des­co­no­ce». «Me in­tere­sa arro­jar cier­ta luz so­bre la vi­da para com­pren­der al­go. Mi me­ta no es ha­cer una co­sa que le gus­te a los de­más», di­ce la ga­na­do­ra del Pre­mio Pla­ne­ta con la no­ve­la Que­da la no­che (1989) o el Ana­gra­ma con el en­sa­yo La

vi­da ocul­ta (1993). Re­sal­ta la im­por­tan­cia que tie­ne ha­cer las co­sas con «gra­cia», pa­la­bra que em­pie­za por la le­tra del si­llón que ocu­pa en la Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la des­de 2010.

No se sien­te «cons­cien­te» de la in­fluen­cia y el re­co­no­ci­mien­to que con­lle­va ser miem­bro de una ins­ti­tu­ción en la que, de los 46 aca­dé­mi­cos, so­lo ocho son mu­je­res: «Vi­vo muy ais­la­da. Ten­go la sen­sa­ción de es­tar fue­ra del mun­do des­de pe­que­ña». La au­to­ra po­see un sen­ti­mien­to vi­tal de «ex­tra­ñe­za» que siem­pre ha des­per­ta­do su cu­rio­si­dad. Qui­zá eso les mo­ti­vó, a ella y a su ma­ri­do, a tras­la­dar­se a No­rue­ga con ape­nas 21 años y, más tar­de, a Ca­li­for­nia: «La vuel­ta a España fue du­rí­si­ma. Es­ta­ba ins­ta­la­da en una reali­dad muy dis­tin­ta, y caer en las re­des de la preo­cu­pa­ción po­lí­ti­ca te car­ga mu­cho. No de­ja de en­som­bre­cer la alegría de la ju­ven­tud».

Vol­vien­do a la RAE, in­sis­te: «Aun­que hoy, teó­ri­ca­men­te, la igual­dad in­te­lec­tual no se cues­tio­na, la mu­jer aún tie­ne car­gas del pa­sa­do, y no se pue­de cam­biar la men­ta­li­dad en un año». Re­co­no­ce que «po­co a po­co» no­ta el cam­bio: «Yo no me sien­to me­nos va­lo­ra­da por mis com­pa­ñe­ros aca­dé­mi­cos. Siem­pre me ha pa­re­ci­do ab­sur­do que se pien­se que soy mu­jer an­tes que na­da».

Ad­mi­ra a Ana Ma­ría Ma­tu­te, «una gran ami­ga, una gran es­cri­to­ra y un ejem­plo de la vi­da en su ma­ne­ra de lle­var las di­fi­cul­ta­des». Y si tie­ne que ele­gir a una au­to­ra, se de­can­ta por Ali­ce Mun­ro, a quien lee des­de an­tes de que re­ci­bie­ra el No­bel: «Hoy las es­cri­to­ras no son cues­tio­na­bles. Re­sul­ta ver­da­de­ra­men­te la­men­ta­ble que a ve­ces los crí­ti­cos se ol­vi­den de men­cio­nar­las»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.