LLE­GÓ EL FU­TU­RO

Huir de la In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial (IA) y sus al­go­rit­mos ya es mi­sión im­po­si­ble. El ‘ra­zo­na­mien­to’ emo­cio­nal de los ro­bots con­quis­ta to­dos los ám­bi­tos de la reali­dad

El País - S Moda - - LA MIRADA TENDENCIA - Tex­to JO­SÉ ÁN­GEL PLA­ZA Y BEGOÑA G. URZAIZ Fotos LU­CIA GIACANI

El cam­bio más sig­ni­fi­ca­ti­vo en mo­da no es­tá en el co­mer­cio o la dis­tri­bu­ción, sino en la pro­duc­ción, en pro de una in­dus­tria más sos­te­ni­ble

Pa­ra en­ten­der el im­pac­to de la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial (IA) en nues­tras vi­das bas­ta con te­ner cla­ro que: la IA no es una tec­no­lo­gía más, sino la tec­no­lo­gía de­trás de la tec­no­lo­gía. Gra­cias a ella, los al­go­rit­mos se han con­ver­ti­do en una ex­ten­sión de las ca­pa­ci­da­des hu­ma­nas que nos ayu­dan a te­ner ex­pe­rien­cias dis­tin­tas en los si­guien­tes ám­bi­tos.

Mo­da

Mu­cho an­tes de fun­dar Farfetch, el im­pe­rio de la mo­da on­li­ne, y con­ver­tir­se en una de las 500 per­so­nas más po­de­ro­sas del mun­do de la mo­da se­gún The Bu­si­ness of Fas­hion, el por­tu­gués Jo­sé Ne­ves lan­zó una mar­ca de za­pa­tos, Swear, y tu­vo una bou­ti­que en Lon­dres, B-Store, así que co­no­ce de pri­me­ra mano que «hay al­go má­gi­co en el co­mer­cio fí­si­co». «Los in­te­rio­res, los olo­res, la po­si­bi­li­dad de pal­par la ro­pa y, lo más im­por­tan­te, el to­que hu­mano y el story­te­lling. La tien­da di­gi­tal nun­ca re­em­pla­za­rá eso», aña­de. Sin em­bar­go, en los co­mer­cios de ce­men­to y la­dri­llo «na­die sa­be na­da de no­so­tros ni apren­den na­da des­de que en­tra­mos has­ta que nos va­mos», y eso tam­po­co es sa­tis­fac­to­rio pa­ra unos clien­tes acos­tum­bra­dos ya a te­ner ex­pe­rien­cias hi­per­per­so­na­li­za­das en to­do lo que ha­cen, des­de tra­tar con su ban­co a ges­tio­nar sus re­des. Así que aho­ra en Farfetch tra­ba­jan pa­ra te­ner lo mejor de los dos mun­dos en un sis­te­ma que lla­man «la tien­da del fu­tu­ro» y que ya han adop­ta­do fir­mas co­mo Cha­nel. «Se tra­ta de uti­li­zar tec­no­lo­gías que pon­gan al con­su­mi­dor en el centro», di­ce, y eso pa­sa por usar, por ejem­plo, reali­dad au­men­ta­da.

No so­lo el lu­jo es­tá ba­san­do su fu­tu­ro en la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial. H&M con­fía en se­guir cre­cien­do a tra­vés de la apli­ca­ción del big da­ta pa­ra cam­biar to­da su lo­gís­ti­ca. El sis­te­ma les per­mi­te per­so­na­li­zar ca­da una de sus tien­das en el mun­do, en lu­gar de ofre­cer un stock si­mi­lar. Aho­ra uti­li­zan al­go­rit­mos pa­ra ana­li­zar ca­da ti­que de com­pra, ca­da de­vo­lu­ción y ca­da tar­je­ta de fi­de­li­dad (de ahí que en los úl­ti­mos me­ses se ha­yan ofre­ci­do des­cuen­tos en ca­ja a cam­bio de ba­jar­se la apli­ca­ción de H&M) pa­ra evi­tar lle­gar a las re­ba­jas. La es­tra­te­gia ten­drá re­sul­ta­dos len­tos, se­gún los ex­per­tos, pe­ro ha co­men­za­do a no­tar­se: los nú­me­ros de sep­tiem­bre del gi­gan­te sue­co em­pe­za­ron a me­jo­rar tras ca­si tres años en caí­da.

Con to­do, el cam­bio más sig­ni­fi­ca­ti­vo que la IA es­tá ope­ran­do en la in­dus­tria de la mo­da pue­de que no es­té en el co­mer­cio ni en la dis­tri­bu­ción, sino en la pro­pia pro­duc­ción. El centro de in­ves­ti­ga­ción de Ama­zon, Lab 126, si­tua­do en San Fran­cis­co, ya ha desa­rro­lla­do un sis­te­ma que pue­de ana­li­zar es­ti­los de ro­pa po­pu­la­res en las re­des, crear su pro­pio pa­trón a par­tir de esos datos y pro­du­cir­lo. ¿Re­ti­ra­rán los ro­bots a los di­se­ña­do­res? No es pro­ba­ble, por­que se­gui­rán ha­cien­do fal­ta men­tes hu­ma­nas ima­gi­na­ti­vas pa­ra in­tuir las ten­den­cias, pe­ro sí pue­den al­te­rar el pro­ce­so has­ta aho­ra com­ple­ta­men­te in­sos­te­ni­ble en el que se apo­ya la in­dus­tria de la mo­da rá­pi­da. De es­ta ma­ne­ra, creen los op­ti­mis­tas, se re­du­ci­rá el nú­me­ro to­tal de pren­das que se co­sen, y así se li­mi­ta­rá el enor­me gas­to de re­cur­sos na­tu­ra­les que eso su­po­ne. Las nue­vas fá­bri­cas ro­bo­ti­za­das, equi­pa­das con in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, co­mo las Speed­fac­tory que Adi­das tie­ne ya en Ans­bach (Ale­ma­nia) y en Atlan­ta, per­mi­ten crear al ins­tan­te pren­das cus­to­mi­za­das y cam­bian el mo­de­lo de des­lo­ca­li­za­ción en fá­bri­cas asiá­ti­cas. Un reportero de Wi­red que vi­si­tó la fá­bri­ca ale­ma­na la des­cri­bió «co­mo ver El cas­ca­nue­ces re­pre­sen­ta­do en un Foot Loc­ker». La idea es que, en el fu­tu­ro, un con­su­mi­dor de Adi­das se es­ca­nee el cuer­po una vez y pue­da re­ci­bir a do­mi­ci­lio pren­das per­so­na­li­za­das en su ca­sa en cual­quier lu­gar del mun­do.

Se­xo

Re­sul­ta ca­da vez más co­mún que las pe­lí­cu­las de cien­cia fic­ción nor­ma­li­cen si­tua­cio­nes trans­cu­rri­das en el fu­tu­ro que años atrás nos ha­brían re­sul­ta­do de­men­cia­les. Un ejem­plo, Jor­di Serra, di­rec­tor de in­ves­ti­ga­ción del Cen­tre for

Post­nor­mal Po­licy & Fu­tu­res Stu­dies, se­ña­la que Bla­de Run­ner

(es­tre­na­da en 2017) ha ayu­da­do a que mu­chas per­so­nas se plan­teen de una ma­ne­ra más abier­ta la po­si­bi­li­dad de man­te­ner una re­la­ción afec­ti­vo-se­xual en­tre hu­ma­nos y se­res ar­ti­fi­cia­les.

Sin ha­cer spoi­lers, los que ha­yan vis­to es­ta pe­lí­cu­la re­cor­da­rán que las li­mi­ta­cio­nes fí­si­cas no tie­nen por qué ser un pro­ble­ma pa­ra que su pro­ta­go­nis­ta y su asis­ten­te vir­tual man­ten­gan re­la­cio­nes se­xua­les, al igual que ya ocu­rría en Her por el año 2013. Pues bien, en un fu­tu­ro pró­xi­mo, con la al­ta tec­no­lo­gía apli­ca­da al se­xo (o sex­tech) po­dre­mos man­te­ner re­la­cio­nes a dis­tan­cia y sen­tir be­sos, ca­ri­cias y con­tac­tos gra­cias a sen­so­res co­nec­ta­dos a pan­ta­llas tác­ti­les que en­vían men­sa­jes al ce­re­bro. Lo que ya es reali­dad son los mu­ñe­cos y mu­ñe­cas se­xua­les con cier­tas ca­pa­ci­da­des ro­bó­ti­cas pa­ra res­pon­der a las ac­cio­nes del usua­rio. La com­pa­ñía Kinky

S Dolls tie­ne mo­de­los de en­tre 2.000 dó­la­res y 3.500 dó­la­res, que in­clu­so se pue­den pro­bar an­tes de com­prar­los.

Re­la­cio­nes per­so­na­les

En la ac­tua­li­dad, los ro­bots si­guen sien­do frías má­qui­nas, a pe­sar de la apa­rien­cia hi­per­rea­lis­ta que se ha lo­gra­do en al­gu­nos. Sin em­bar­go, el Área de Compu­tación Afec­ti­va del MIT in­ves­ti­ga có­mo do­tar de in­te­li­gen­cia emo­cio­nal a las tec­no­lo­gías, una ca­pa­ci­dad crí­ti­ca pa­ra te­ner re­la­cio­nes mu­cho más na­tu­ra­les con los asis­ten­tes vir­tua­les. «Las con­ver­sa­cio­nes en la vi­da real son lar­gas y com­ple­jas y exis­te gran can­ti­dad de in­for­ma­ción que se pro­por­cio­na de ma­ne­ra no ex­plí­ci­ta, co­mo el es­ta­do emo­cio­nal de la per­so­na. Du­ran­te los pró­xi­mos cin­co años, ve­re­mos una me­jo­ra sig­ni­fi­ca­ti­va en la ca­pa­ci­dad co­mu­ni­ca­ti­va de es­tas tec­no­lo­gías, aun­que aún es­ta­rán bas­tan­te le­jos de las con­ver­sa­cio­nes que se mues­tran en pe­lí­cu­las co­mo Iron Man o Her», di­ce Ja­vier Her­nán­dez, in­ves­ti­ga­dor del MIT. Pe­ro cuan­do se con­si­ga, si nues­tro mó­vil de­tec­ta que es­ta­mos pa­san­do por un mal mo­men­to, qui­zá fil­tre las no­ti­cias pa­ra dis­cri­mi­nar las más ne­ga­ti­vas, nos re­co­mien­de es­cu­char una can­ción que nos gus­ta o nos su­gie­ra ha­blar con al­guien cer­cano pa­ra ali­viar­nos. En es­te mis­mo con­tex­to ya exis­ten tec­no­lo­gías que pue­den mo­ni­to­ri­zar e in­ter­pre­tar dis­tin­tas se­ña­les emo­cio­na­les en ca­sos muy es­pe­cí­fi­cos.

Por ejem­plo, al­gu­nas em­pre­sas las uti­li­zan pa­ra es­tu­diar las ex­pre­sio­nes fa­cia­les con el fin de en­ten­der el es­ta­do emo­cio­nal de las per­so­nas mien­tras ven anun­cios co­mer­cia­les (es el ca­so de em­pre­sas co­mo Bit­brain o el Ins­ti­tu­to Fraun­ho­fer) y otras em­plean tec­no­lo­gías muy si­mi­la­res pa­ra ayu­dar a gen­te con autismo a co­mu­ni­car­se mejor (Brain Po­wer o Af­fec­ti­va).

¿Có­mo re­co­no­ce eso una má­qui­na? Los dis­po­si­ti­vos in­cor­po­ran cá­ma­ras que captan ges­tos, ex­pre­sio­nes fa­cia­les o cam­bios en el co­lor de la piel que in­di­can es­ta­dos de áni­mo (ru­bor, ira, mie­do…); otras he­rra­mien­tas, co­mo los eye trac­kers, re­co­pi­lan in­for­ma­ción a par­tir de la di­la­ta­ción y el se­gui­mien­to de las pu­pi­las; y los mi­cró­fo­nos cap­tu­ran el len­gua­je y las va­ria­cio­nes en la en­to­na­ción o el vo­lu­men de la voz. Ade­más, es po­si­ble re­ca­bar datos a tra­vés de sen­so­res que mi­den la res­pi­ra­ción, el pul­so o la reac­ción de la piel an­te de­ter­mi­na­dos es­tí­mu­los.

A la ho­ra de dar ór­de­nes a los dis­po­si­ti­vos, den­tro de po­co ni si­quie­ra se­rá ne­ce­sa­rio ha­blar ni te­clear, por­que Fa­ce­book es­tá ul­ti­man­do una so­lu­ción ca­paz de de­co­di­fi­car las se­ña­les ce­re­bra­les y trans­mi­tir di­rec­ta­men­te los pen­sa­mien­tos a las má­qui­nas. Pre­ci­sa­men­te, el asis­ten­te M de Mes­sen­ger, la apli­ca­ción de men­sa­je­ría ins­tan­tá­nea de Fa­ce­book, ya se cue­la en las con­ver­sa­cio­nes in­ter­per­so­na­les pa­ra su­ge­rir ac­cio­nes re­la­cio­na­das con los te­mas tra­ta­dos en los chats. Así, gra­cias a la IA de M, si un ami­go te pre­gun­ta dón­de es­tás, au­to­má­ti­ca­men­te te apa­re­ce en pan­ta­lla la opción de com­par­tir tu ubi­ca­ción o in­clu­so re­co­mien­da en­viar un stic­ker con­cre­to pa­ra res­pon­der fra­ses co­mu­nes co­mo «has­ta lue­go» o «be­sos». Pa­ra al­gu­nos, es­tas ac­cio­nes pue­den ser el ini­cio de un tra­to im­per­so­nal, so­bre to­do si ha­ce­mos ca­so a lo que se co­men­ta que es­tá por lle­gar: des­de ex­pe­ri­men­tos de Goo­gle con al­go­rit­mos que su­gie­ren res­pues­tas a los men­sa­jes re­ci­bi­dos por What­sApp, Fa­ce­book, Mes­sen­ger, Sky­pe o Twit­ter, has­ta el de­sa­rro­llo de un chat­bot de Fa­ce­book ca­paz de sol­ven­tar los si­len­cios in­có­mo­dos de una pri­me­ra ci­ta.

La IA se ex­pan­de a ve­lo­ci­dad de vér­ti­go en el ho­gar. En el con­tex­to per­so­nal, ya exis­ten tec­no­lo­gías que mo­ni­to­ri­zan e in­ter­pre­tan se­ña­les emo­cio­na­les

Es­ti­lo de vi­da

Si hay un lu­gar don­de la IA se es­tá ex­pan­dien­do a ve­lo­ci­dad de vér­ti­go es el ho­gar, don­de te­ner un al­ta­voz in­te­li­gen­te pron­to se­rá tan co­mún co­mo dis­po­ner de un te­le­vi­sor. Así, un es­tu­dio de Stra­tegy Analy­tics ase­gu­ra que en el ini­cio de 2019 se es­ta­rán usan­do 125 mi­llo­nes de es­tos apa­ra­tos a ni­vel mun­dial y que so­lo en el ter­cer tri­mes­tre de 2018 se co­mer­cia­li­za­ron 22,7 mi­llo­nes, so­bre to­do de las si­guien­tes mar­cas, por es­te or­den: Ama­zon (Echo), Goo­gle (Ho­me y Ho­me Mi­ni), Bai­du (Ra­ven H), Xiao­mi (Mi AI Spea­ker) y Ap­ple (Ho­mePod). Se­gún el in­for­me, en la úl­ti­ma dé­ca­da nin­gún otro dis­po­si­ti­vo ha re­ba­sa­do tan rápido la ci­fra glo­bal de 125 mi­llo­nes de uni­da­des en uso. Sin du­da, una de las ra­zo­nes que ha con­tri­bui­do a esa ex­pan­sión es el pre­cio, con mo­de­los en­tre los 29 eu­ros y los 399 eu­ros. A gran­des ras­gos, es­tos dis­po­si­ti­vos son al­ta­vo­ces con mi­cró­fono que se co­nec­tan a asis­ten­tes re­mo­tos ba­sa­dos en IA, así que gra­cias a ellos bas­ta dar ór­de­nes con la voz pa­ra re­gu­lar las lu­ces y la ca­le­fac­ción, re­pro­du­cir mú­si­ca, ac­ti­var el des­per­ta­dor… Es­ta co­mo­di­dad pue­de com­ple­men­tar­se con me­di­do­res in­te­li­gen­tes que mues­tran in­for­ma­ción en tiem­po real so­bre el uso de las dis­tin­tas fuentes de energía, lo que con­lle­va un aho­rro en las fac­tu­ras y un con­su­mo más sos­te­ni­ble.

Fue­ra de ca­sa, la IA irrum­pe con fuer­za en los des­pla­za­mien­tos: el uso de los vehícu­los au­tó­no­mos es­tá ca­da vez más cer­ca e in­clu­so Car2Go tra­ba­ja en un pro­yec­to so­bre flo­tas de co­ches au­tó­no­mos di­ri­gi­das por un automóvil que ac­túa de avan­za­di­lla. De mo­men­to, ya se co­mer­cia­li­zan co­ches con fun­cio­nes se­mi­au­tó­no­mas y asis­ten­tes pa­ra el apar­ca­mien­to, lo que fa­ci­li­ta es­ta ta­rea por­que prác­ti­ca­men­te se apar­can so­los. Por otro la­do, en­tre los ob­je­ti­vos de la IA es­tán un ma­yor con­trol del tráfico, in­clui­da la re­duc­ción de atas­cos, y el in­cre­men­to de la se­gu­ri­dad. Si esos des­pla­za­mien­tos nos lle­van has­ta el ex­tran­je­ro, por ne­go­cios o tu­ris­mo, nues­tra es­tan­cia se­rá más fá­cil con apps co­mo el Tra­duc­tor de Goo­gle, que tra­du­ce en tiem­po real tan­to con­ver­sa­cio­nes co­mo tex­tos es­cri­tos en car­te­les con in­for­ma­ción, la car­ta de un me­nú, las instrucciones de un me­ca­nis­mo… Asi­mis­mo, en es­tos via­jes en­con­tra­mos he­rra­mien­tas que IBM mos­tró el pa­sa­do no­viem­bre ba­jo la de­no­mi­na­ción «tu­ris­mo cog­ni­ti­vo» en su con­gre­so Think Ma­drid. En con­cre­to, en un stand re­crea­do co­mo una ha­bi­ta­ción de ho­tel, un es­pe­jo que fun­cio­na con Wat­son, el bu­que insignia de las so­lu­cio­nes de IA de IBM, aden­tró a los vi­si­tan­tes al mun­do de la hos­te­le­ría per­so­na­li­za­da. Es­te es­pe­jo fa­ci­li­ta in­for­ma­ción so­bre la ciu­dad don­de se en­cuen­tra el hués­ped o los ser­vi­cios del pro­pio ho­tel con so­lo so­li­ci­tár­se­lo con la voz. Se tra­ta de una tec­no­lo­gía ya dis­po­ni­ble en ho­te­les es­pa­ño­les, se­gún IBM, aun­que por su ele­va­do cos­te de mo­men­to se ubi­can en zo­nas co­mu­nes co­mo el lobby, la re­cep­ción o el res­tau­ran­te. Por otro la­do, al igual que en el ho­gar, el usua­rio re­gu­la la lu­mi­no­si­dad y la tem­pe­ra­tu­ra de su ha­bi­ta­ción a tra­vés de un chat­bot al que tam­bién pue­de en­car­gar la com­pra de un ar­tícu­lo pa­ra que se lo en­tre­guen en re­cep­ción o pa­ra re­co­ger­lo en un es­ta­ble­ci­mien­to.

Por cier­to, en las tien­das de to­do ti­po, se­gún la firma de aná­li­sis PwC, las áreas con ma­yor po­si­bi­li­dad de de­sa­rro­llo de la IA son la ofer­ta de pro­duc­tos con di­se­ños per­so­na­li­za­dos; la ges­tión au­to­ma­ti­za­da del in­ven­ta­rio y las en­tre­gas; y la an­ti­ci­pa­ción a la de­man­da de los clien­tes. En re­la­ción a es­te úl­ti­mo pun­to, hay co­mer­cios que han co­men­za­do a apli­car al­go­rit­mos pa­ra pre­de­cir pe­di­dos y en­viar con­fi­gu­ra­cio­nes de ca­rri­tos a los clien­tes, así que bas­ta un clic pa­ra re­ci­bir lo que nos fal­ta en la ne­ve­ra sin ha­ber he­cho la lis­ta de la com­pra.

Tra­ba­jo

Otro de los ám­bi­tos que más preo­cu­pan (por­que ocu­pan) es el pro­fe­sio­nal. La con­sul­to­ra McKin­sey ase­gu­ra que en España el 48% de las ho­ras la­bo­ra­les ya son téc­ni­ca­men­te au­to­ma­ti­za­bles. Con datos de es­te ti­po, no es ex­tra­ño que pro­li­fe­ren ti­tu­la­res so­bre un in­mi­nen­te fu­tu­ro en el que los ro­bots re­em­pla­za­rán a las per­so­nas en el pues­to de tra­ba­jo. Sin em­bar­go, en es­te mis­mo con­tex­to Ac­cen­tu­re ha­bla de un mis­sing midd­le, que es el área don­de con­vi­vi­rán hu­ma­nos y má­qui­nas me­dian­te una in­te­li­gen­cia co­la­bo­ra­ti­va

y don­de apa­re­ce­rán tra­ba­jos que aún no exis­ten, cla­si­fi­ca­dos en dos gran­des gru­pos: aque­llos en los que los hu­ma­nos com­ple­men­tan a las má­qui­nas y otros en los que la IA otor­ga «su­per­po­de­res» a las per­so­nas. Se tra­ta de en­con­trar el pun­to in­ter­me­dio en­tre los dos ex­tre­mos, es de­cir: las ta­reas que so­lo po­de­mos ha­cer no­so­tros con crea­ti­vi­dad, em­pa­tía o in­te­li­gen­cia emo­cio­nal; y las fun­cio­nes que de­ben de­le­gar­se a la tec­no­lo­gía, co­mo me­mo­ri­zar gran­des can­ti­da­des de datos y eje­cu­tar in­tera­cio­nes en bus­ca de pa­tro­nes.

Por lo tan­to, ese ma­ña­na en el que la in­tro­duc­ción de la IA en la ofi­ci­na nos con­du­ci­rá irre­me­dia­ble­men­te a la ofi­ci­na del Inem de­be­ría con­tem­plar­se des­de otra pers­pec­ti­va. De he­cho, en oca­sio­nes, los al­go­rit­mos se apli­ca­rán pa­ra to­do lo con­tra­rio, ya que gra­cias a su ras­treo de in­for­ma­ción son ca­pa­ces de ave­ri­guar los ras­gos co­mu­nes de los equi­pos de al­to ren­di­mien­to o las per­so­nas con ma­yor ca­pa­ci­dad de li­de­raz­go, con el fin de re­com­pen­sar­les con un as­cen­so o un au­men­to de suel­do y así evi­tar que aban­do­nen la com­pa­ñía. De igual mo­do, ya exis­ten he­rra­mien­tas que in­cor­po­ran IA pa­ra ana­li­zar per­fi­les de Lin­ke­dIn y otras re­des so­cia­les en bus­ca de ta­len­to que pue­da be­ne­fi­ciar a una or­ga­ni­za­ción. Es­tas téc­ni­cas tam­bién se han apli­ca­do en prue­bas de se­lec­ción que pre­di­cen los can­di­da­tos idó­neos pa­ra una va­can­te, pa­ra lo cual se tie­ne en cuen­ta el com­por­ta­mien­to de las per­so­nas en di­chas prue­bas, re­ba­jan­do el pe­so del cu­rrí­cu­lum, es de­cir, de la for­ma­ción y la ex­pe­rien­cia la­bo­ral, si bien es cier­to que la de­ci­sión final de­be re­caer en ma­nos de los pro­fe­sio­na­les de Re­cur­sos Hu­ma­nos.

Sa­lud

Se­gún PwC, la apli­ca­ción de la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial al ám­bi­to de la sa­ni­dad pa­sa por pro­yec­tos co­mo lo­grar la iden­ti­fi­ca­ción tem­pra­na de pan­de­mias pa­ra ayu­dar a pre­ve­nir­las o evi­tar su pro­pa­ga­ción, la de­tec­ción an­ti­ci­pa­da de po­si­bles va­ria­cio­nes en la sa­lud de los pa­cien­tes a tra­vés del aná­li­sis de datos o la me­jo­ra del diag­nós­ti­co por imá­ge­nes. Ya exis­ten al­go­rit­mos que de­tec­tan con pre­ci­sión el alz­héi­mer y al­gu­nos ti­pos de cán­cer e in­clu­so se apli­can pa­ra pla­ni­fi­car tra­ta­mien­tos y con­tro­lar su evo­lu­ción. Hay tam­bién pro­gra­mas que rea­li­zan el se­gui­mien­to del em­ba­ra­zo pa­ra de­tec­tar pro­ble­mas en el feto me­dian­te la apli­ca­ción de IA a imá­ge­nes en dos di­men­sio­nes cap­ta­das con ul­tra­so­ni­dos.

En la in­dus­tria far­ma­céu­ti­ca, uno de los re­tos de la bio­lo­gía compu­tacio­nal es des­ci­frar las es­truc­tu­ras tri­di­men­sio­na­les de las pro­teí­nas. Jo­sé San­tos, pro­fe­sor de Cien­cias de la Compu­tación e IA de la Uni­ver­si­dad de La Coruña, se­ña­la que cuan­do sea po­si­ble, y gra­cias a los al­go­rit­mos de apren­di­za­je que ana­li­zan los mo­de­los de com­po­si­cio­nes de esas es­truc­tu­ras, se ace­le­ra­rá y sim­pli­fi­ca­rá el de­sa­rro­llo del fár­ma­co con­tra un com­po­nen­te es­pe­cí­fi­co.

Edu­ca­ción

Al sec­tor edi­to­rial tam­bién le han en­tra­do pri­sas. San­ti­lla­na, por ejem­plo, aca­ba de lan­zar Pe­que­ños ge­nios, una apli­ca­ción (o lo que se co­no­ce co­mo skill, es de­cir, una fun­ción es­pe­cí­fi­ca pa­ra al­ta­vo­ces in­te­li­gen­tes) que se in­te­gra con Ama­zon Echo pa­ra ayu­dar a re­pa­sar con­te­ni­dos a alum­nos de Pri­ma­ria. Es un jue­go que se adap­ta a las ca­pa­ci­da­des de los ni­ños, se­gún sus res­pues­tas, por lo que pro­po­ne un apren­di­za­je per­so­na­li­za­do, aun­que de mo­men­to so­lo se cen­tra en Cien­cias Na­tu­ra­les. Se­gún Iña­ki Vé­lez de Gue­va­ra, di­rec­tor glo­bal de Ar­qui­tec­tu­ra Tec­no­ló­gi­ca de San­ti­lla­na, la idea es ir am­plian­do ma­te­rias y ca­pa­ci­da­des, así co­mo una ma­yor in­ter­ac­ción, co­mo la po­si­bi­li­dad de que alum­nos y pa­dres pue­dan pre­gun­tar al al­ta­voz en qué cam­pos es­tán más flo­jos o cuán­do es el pró­xi­mo exa­men pa­ra ayu­dar a pre­pa­rar­lo.

Pe­ro la IA tam­bién es­tá ya pre­sen­te en la for­ma­ción pa­ra to­das las eda­des, con tu­to­res vir­tua­les que ade­más de ofre­cer esa en­se­ñan­za per­so­na­li­za­da en fun­ción del pro­gre­so de ca­da uno tam­bién ayu­dan a re­pa­sar lo apren­di­do en for­ma­to chat­bot, por ejem­plo. En es­te con­tex­to, el ex­per­to en nue­vas tec­no­lo­gías Las­se Rouhiai­nen, que aca­ba de pu­bli­car el li­bro In­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial. 101 co­sas que de­bes sa­ber hoy so­bre tu fu­tu­ro (Alien­ta), ha­bla de la ne­ce­si­dad de crear un «sis­te­ma de edu­ca­ción pa­ra adul­tos», que ya han pues­to en marcha paí­ses co­mo Fin­lan­dia, cu­yo go­bierno ha anun­cia­do que hay que re­edu­car a un mi­llón de fin­lan­de­ses pa­ra que apren­dan nue­vos co­no­ci­mien­tos y ha­bi­li­da­des ne­ce­sa­rios en la era de la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial. «Es­to equi­va­le al 20% de la po­bla­ción, así que en España la ci­fra sería de nue­ve mi­llo­nes de per­so­nas. Sin em­bar­go, has­ta aho­ra, el Go­bierno es­pa­ñol no ha anun­cia­do nin­gu­na me­di­da», re­mar­ca Rouhiai­nen.

USer­vi­cios fi­nan­cie­ros

no de los neo­lo­gis­mos in­cor­po­ra­dos du­ran­te los úl­ti­mos años es fin­tech, que sur­ge de com­bi­nar los tér­mi­nos fi­nan­zas y tec­no­lo­gía y se re­fie­re a to­dos aque­llos pro­yec­tos, mu­chos de ellos de em­pre­sas emer­gen­tes, que es­tán trans­for­man­do los ser­vi­cios fi­nan­cie­ros y ban­ca­rios gra­cias a la apli­ca­ción de ideas dis­rup­ti­vas que se apo­yan en el nue­vo en­torno di­gi­tal. En es­te ám­bi­to tie­nen ca­bi­da in­nu­me­ra­bles so­lu­cio­nes: mé­to­dos de pa­go, to­ma de de­ci­sio­nes a par­tir del aná­li­sis de gran­des can­ti­da­des de datos, aten­ción a tra­vés de chat­bots, ser­vi­cios per­so­na­li­za­dos al má­xi­mo me­dian­te in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial que apren­de de los pa­tro­nes de los clien­tes o ro­boad­vi­sors que ase­so­ran a los clien­tes y au­to­ma­ti­zan las car­te­ras de in­ver­sión. El in­for­me Mo­bi­le Banking 2017, de Deuts­che Bank Re­search, de­fi­ne a es­tos úl­ti­mos co­mo pro­gra­mas de soft­wa­re ba­sa­dos en al­go­rit­mos o un con­jun­to de instrucciones que des­cri­be los pa­sos ne­ce­sa­rios pa­ra re­sol­ver un pro­ble­ma ma­te­má­ti­co: «Esen­cial­men­te, un ro­boad­vi­sor es un ad­mi­nis­tra­dor de ac­ti­vos di­gi­ta­les que ofre­ce re­co­men­da­cio­nes de in­ver­sión ge­ne­ra­das por or­de­na­dor que no se ba­san en la in­tui­ción hu­ma­na ni de­pen­den de de­ci­sio­nes hu­ma­nas».

Pe­ro, ade­más, en los pró­xi­mos años, gra­cias a la IA ve­re­mos nue­vos avan­ces en la con­fi­gu­ra­ción de pla­nes fi­nan­cie­ros

. per­so­na­li­za­dos, en la de­tec­ción de frau­des y blan­queo de di­ne­ro y en la au­to­ma­ti­za­ción de ope­ra­cio­nes orien­ta­das al cliente

Los pro­ba­do­res vir­tua­les de Or­dre per­mi­ten ver el mo­vi­mien­to y caí­da de pren­das que no es­tán fí­si­ca­men­te en la tien­da. Al­ta­voz in­te­li­gen­te Goo­gle Ho­me Mi­ni.

Asis­ten­te Li­nTO de LINAGORA Labs. Dcha.: ex­po­si­ción Moon Kyung­won and Jeon Joon­ho: News From Now­he­re en la Ta­te Li­ver­pool.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.