CO­CA-CO­LA PA­RA TO­DOS

El País - S Moda - - SMODA PARA COCA COLA -

Des­de la ac­triz Ani­ta Ek­berg en Las Ven­tas en 1958 has­ta los lu­mi­no­sos del Ma­drid de los ochen­ta, el re­fres­co ha ci­men­ta­do en España su con­di­ción de icono cul­tu­ral.

Mien­tras que­den ba­res, ha­brá es­pe­ran­za. Por­que to­dos en­con­tra­mos en esa agi­ta­da ba­rra un ho­gar. Son tan ca­se­ros que mu­chos lle­van nom­bre de fa­mi­liar: Ma­no­lo, Pe­pe o Án­ge­les. De­cía el es­cri­tor J. R. Moeh­rin­ger que, co­mo tan­tos an­tes, se enamo­ró de uno: “Y ese amor fue re­cí­pro­co y dio for­ma a to­das mis de­más his­to­rias”. Tam­bién la re­la­ción en­tre nues­tros ba­res —hay 183.306 por to­do el país, se­gún la Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Hos­te­le­ría— y Co­ca-Co­la se re­su­me en un ‘fe­li­ces pa­ra siem­pre’. Em­pe­zó tí­mi­da­men­te en 1953, cuan­do las pri­me­ras bo­te­llas sa­lie­ron de la fá­bri­ca de Bar­ce­lo­na. Los ven­de­do­res re­par­tían bo­le­tos con los que, a cam­bio de una pe­se­ta, se po­día dis­fru­tar de una Co­ca-Co­la en su lu­gar de ca­be­ce­ra. El bar se que­da­ba con la mer­can­cía gra­tis y la pe­se­ta de ga­nan­cia. Mu­cho han cam­bia­do las co­sas en es­tos 65 años, pe­ro no el com­pro­mi­so de la firma con la hos­te­le­ría. Por­que cuan­do mu­chos lo­ca­les echa­ron el cie­rre por la cri­sis, Co­ca-Co­la lan­zó su cam­pa­ña Ben­di­tos Ba­res, un ale­ga­to de reivin­di­ca­ción y op­ti­mis­mo; y tam­bién la pla­ta­for­ma Bar­ta­lent Lab pa­ra pro­fe­sio­na­li­zar el gre­mio de los ca­ma­re­ros. Y hoy, a tra­vés de su pla­ta­for­ma Hos­te­le­ría #Po­rE­lC­li­ma, bus­ca la adap­ta­ción sos­te­ni­ble del sec­tor. Por­que la his­to­ria de nues­tro país no po­dría en­ten­der­se sin sus ba­res, un re­la­to es­cri­to a sor­bos de Co­ca-Co­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.