FLO­RA A TONO

El áci­do bu­tí­ri­co es el pro­tec­tor in­tes­ti­nal que re­vo­lu­cio­na la nu­tri­ción

El País - S Moda - - BELLEZA ENFOQUE - Tex­to SER­GIO CA­BRE­RA

si nos po­ne­mos pre­ci­sos no es exa­ge­ra­do afir­mar que la be­lle­za em­pie­za pre­ci­sa­men­te en el in­tes­tino. Una flo­ra in­tes­ti­nal sa­lu­da­ble no so­lo afec­ta po­si­ti­va­men­te a nues­tro pe­so o a nues­tro me­ta­bo­lis­mo. Se ha com­pro­ba­do que es­tá co­nec­ta­do tam­bién con nues­tro sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio, la sa­lud de nues­tro ce­re­bro y la piel, con que nos sin­ta­mos con más o me­nos energía ca­da día e in­clu­so con la ca­li­dad del sue­ño», ex­pli­ca la nutricionista bri­tá­ni­ca Jeannette Hy­de, au­to­ra de Pon a pun­to tu in­tes­tino (Mae­va).

Pa­ra man­te­ner­lo en for­ma con­ta­mos con alia­dos co­mo el áci­do bu­tí­ri­co o bu­ti­ra­to, que es el com­bus­ti­ble pa­ra que po­da­mos re­ves­tir el in­tes­tino de for­ma sa­lu­da­ble. Su ac­ción no se li­mi­ta a es­ta par­te del cuer­po. Más de una do­ce­na de es­tu­dios han de­mos­tra­do en los úl­ti­mos años su in­fluen­cia en la re­duc­ción de gra­sa cor­po­ral y la pér­di­da de pe­so, pa­ra com­ba­tir la re­sis­ten­cia a la in­su­li­na, co­mo an­tin­fla­ma­to­rio e in­clu­so co­mo par­te ac­ti­va con­tra el cán­cer co­lo­no­rrec­tal.

El bu­ti­ra­to es un pos­bió­ti­co, es de­cir, una sus­tan­cia que ge­ne­ran los pro­bió­ti­cos en nues­tra flo­ra in­tes­ti­nal con efec­tos nu­tri­cio­na­les e in­mu­ni­ta­rios. Cuan­do los to­ma­mos lle­na­mos el in­tes­tino de mi­cro­or­ga­nis­mos lla­ma­dos a crear esas sus­tan­cias. «Usar­los eli­mi­na la ne­ce­si­dad de man­te­ner vi­vos los pro­bió­ti­cos, que son muy frá­gi­les an­te el con­tac­to con otras bac­te­rias y que ape­nas so­bre­vi­ven en­tre un 10% y un 25% en el pa­so del es­tó­ma­go al in­tes­tino», ex­pli­can des­de la con­sul­to­ra nu­tri­cio­nal In­cre­no­vo. «La gran novedad del áci­do bu­tí­ri­co es que ya po­de­mos ad­mi­nis­trar­lo co­mo su­ple­men­to, com­bi­nar­lo con tec­no­lo­gías que ase­gu­ren su uti­li­dad y su li­be­ra­ción don­de se ne­ce­si­ta», aña­den des­de ELiE Health So­lu­tions, la úni­ca em­pre­sa es­pa­ño­la que lo fa­bri­ca y dis­tri­bu­ye, ba­jo la mar­ca Buty­caps (27,50 €/30 so­bres), des­de ha­ce me­nos de dos años. No hay mu­chos la­bo­ra­to­rios más en el ex­tran­je­ro. La bri­tá­ni­ca Re­do­xBox o las ame­ri­ca­nas Bio­ca­re y Eco­lo­gi­cal For­mu­las son de las po­cas fir­mas que han em­pe­za­do a co­mer­cia­li­zar­lo.

Sin em­bar­go, no ha­ce fal­ta to­mar su­ple­men­tos pa­ra be­ne­fi­ciar­se de sus pro­pie­da­des, ya que las pro­pias bac­te­rias de nues­tro in­tes­tino se en­car­gan de fa­bri­car­lo. Eso sí, siem­pre y cuan­do sea­mos fie­les a la die­ta me­di­te­rrá­nea. «Con una die­ta ri­ca en fi­bra, no ne­ce­si­ta­mos pas­ti­llas. In­tro­du­cir, por ejem­plo, se­mi­llas de lino en el desa­yuno ayu­da a que nues­tro or­ga­nis­mo pro­duz­ca una bue­na can­ti­dad de bu­ti­ra­to. Ade­más, en es­te in­gre­dien­te te­ne­mos tam­bién pro­teí­nas, ome­ga-3, es­tró­ge­nos ve­ge­ta­les...», di­ce Hy­de, que apues­ta por la su­ma de nu­trien­tes y sus­tan­cias be­ne­fi­cio­sas, más que por cen­trar­se en una en con­cre­to.

La miel, el que­so par­me­sano o la man­te­qui­lla son ali­men­tos ri­cos en áci­do bu­tí­ri­co, fa­mo­so tam­bién por su fuer­te olor, de ahí que se use co­mo in­gre­dien­te en las bom­bas

. fé­ti­das o en los ce­bos de pes­ca. Más di­ver­si­dad, im­po­si­ble

"No es exa­ge­ra­do: la be­lle­za em­pie­za en el in­tes­tino" JEANNETTE HY­DE, NUTRICIONISTA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.