GÓ­TI­CO AME­RI­CANO

Tras 14 años triun­fan­do en la mo­da con Ro­dar­te, las her­ma­nas Mu­lleavy pro­ta­go­ni­zan su pri­me­ra re­tros­pec­ti­va

El País - S Moda - - MODA EXCLUSIVA - Tex­to ÁLEX VICENTE Fotos RA­MO­NA RO­SA­LES

Vio la luz ca­si co­mo un hobby. Las her­ma­nas Ka­te y Lau­ra Mu­lleavy fun­da­ron Ro­dar­te ha­ce ca­si 14 años, sin te­ner ex­pe­rien­cia ni for­ma­ción al­gu­na. Su es­cue­la de mo­da con­sis­tió en ver una ma­ra­tón in­ter­mi­na­ble de pe­lí­cu­las de te­rror. Al ter­mi­nar la uni­ver­si­dad, vol­vie­ron a ins­ta­lar­se en ca­sa de sus pa­dres, en el nor­te de Ca­li­for­nia, y se li­mi­ta­ron a vi­sio­nar cin­tas de ho­rror du­ran­te un año en­te­ro. Ob­ser­van­do sus ves­ti­men­tas de co­lo­res sa­tu­ra­dos y ana­li­zan­do los leit­mo­tivs cro­má­ti­cos que el gé­ne­ro acos­tum­bra a uti­li­zar, en­ten­die­ron lo que era la mo­da. «Apren­di­mos a con­tar his­to­rias con emo­cio­nes exa­ge­ra­das. En el fon­do, eso es lo que quie­re lo­grar la mo­da: que una pren­da es­té co­nec­ta­da emo­cio­nal­men­te con la per­so­na que la vis­te», re­la­tan a dos vo­ces des­de su es­tu­dio en Los Án­ge­les. Su im­pro­ba­ble his­to­ria de éxi­to en el mun­do del lu­jo apa­re­ce con­den­sa­da en una nue­va ex­po­si­ción en el Na­tio­nal Mu­seum of Wo­men in the Arts de Was­hing­ton, don­de po­drá ver­se has­ta el 10 de fe­bre­ro. Se tra­ta de la pri­me­ra mues­tra que es­ta ins­ti­tu­ción es­ta­dou­ni­den­se de­di­ca a la mo­da, en sus 30 años de his­to­ria, y tam­bién de la pri­me­ra que las Mu­lleavy pro­ta­go­ni­zan en to­do el mun­do. Reúne 94 ves­ti­dos de 18 de sus co­lec­cio­nes y re­vi­sa los mo­ti­vos for­ma­les y las fuentes de ins­pi­ra­ción re­cu­rren­tes en su tra­yec­to­ria, co­mo la his­to­ria del ar­te y la del ci­ne, la mo­da victoriana y el gó­ti­co ame­ri­cano, ade­más del exu­be­ran­te pai­sa­je ca­li­for­niano y la de­co­ra­ción de su man­sión fa­mi­liar du­ran­te los se­ten­ta. «Ca­li­for­nia in­flu­ye en nues­tro tra­ba­jo a to­dos los ni­ve­les. Nos apa­sio­na la co­ne­xión con la naturaleza que te­ne­mos en es­te Es­ta­do», afir­man. Has­ta el pa­sa­do mes de oc­tu­bre, los di­se­ños de Ro­dar­te for­ma­ron par­te de la mues­tra Hea­venly Bo­dies, la más con­cu­rri­da en la his­to­ria del Me­tro­po­li­tan de Nue­va York, en la que par­ti­ci­pa­ron con ves­ti­dos inspirados en el ima­gi­na­rio ca­tó­li­co, co­mo los fres­cos de Fra An­gé­li­co o al­gu­nas obras de Ber­ni­ni. Se­lec­cio­nar las pie­zas pa­ra es­ta nue­va ex­po­si­ción ha si­do co­mo re­vi­vir su tra­yec­to­ria a cá­ma­ra rá­pi­da. «Re­vi­sa­mos las co­lec­cio­nes y des­cu­bri­mos téc­ni­cas e ideas que se re­pe­tían, de ma­ne­ras dis­tin­tas, a me­di­da que pa­sa­ban las tem­po­ra­das. El pro­ce­so fue emo­cio­nan­te: re­vi­sar los looks de nues­tros ar­chi­vos y ver có­mo vol­vían a co­brar vi­da», res­pon­den. «Al prin­ci­pio de nues­tras ca­rre­ras éra­mos muy di­fe­ren­tes. En ca­da tem­po­ra­da ha apa­re­ci­do una nue­va voz que ha con­tri­bui­do al de­sa­rro­llo de nues­tra mar­ca y de nues­tra es­té­ti­ca», aña­den las di­se­ña­do­ras.

Cuan­do de­bu­ta­ron en la mo­da te­nían 25 y 26 años. Hoy su­man 38 y 39. Du­ran­te ese tiem­po, han apren­di­do al­gu­nas lec­cio­nes. «Aho­ra sa­be­mos se­guir nues­tro ins­tin­to sin de­jar que nos afec­te el rui­do ex­te­rior ni las opi­nio­nes aje­nas», ase­gu­ran. «He­mos apren­di­do a te­ner con­fian­za en no­so­tras mis­mas, de una ma­ne­ra que so­lo vie­ne con el tiem­po».

Aun así, sus co­mien­zos no fue­ron par­ti­cu­lar­men­te difíciles. A prin­ci­pios de 2005, su pri­me­ra co­lec­ción apa­re­ció en la por­ta­da de WWD, pu­bli­ca­ción de re­fe­ren­cia pa­ra la in­dus­tria, en un ges­to con es­ca­sos pre­ce­den­tes. Días des­pués, la to­do­po­de­ro­sa An­na Win­tour se pre­sen­tó en su es­tu­dio de Los Án­ge­les pa­ra ob­ser­var sus di­se­ños de cer­ca. «Lo que ha­céis es muy per­so­nal. Se­guid así», les di­jo la je­fa de la edi­ción es­ta­dou­ni­den­se de Vo­gue, que lue­go no ha de­ja­do de apo­yar su tra­ba­jo (su né­me­sis sería Cathy Horyn, la en­ton­ces edi­to­ra de mo­da de The New York Ti­mes, que lo ha con­si­de­ra­do «or­na­men­tal» e «inar­ti­cu­la­do»). En Pa­rís, la con­cept store Co­let­te com­pró ín­te­gra­men­te su se­gun­da co­lec­ción, un pri­vi­le­gio re­ser­va­do a una se­lec­ta mi­no­ría. Ade­más, Holly­wood les dio una bien­ve­ni­da triun­fal. Kirs­ten Dunst se con­vir­tió en su prin­ci­pal em­ba­ja­do­ra en las al­fom­bras ro­jas. Las her­ma­nas Fan­ning vis­tie­ron sus di­se­ños. Y Na­ta­lie Port­man las es­co­gió por par­ti­da do­ble pa­ra acu­dir a los Oscar de 2009 y 2011. En el se­gun­do ca­so, el mo­de­lo ini­cial­men­te ele­gi­do era de John Ga­lliano pa­ra Dior, pe­ro la po­lé­mi­ca ori­gi­na­da por sus de­cla­ra­cio­nes an­ti­se­mi­tas hi­zo que la ac­triz pre­fi­rie­ra un ves­ti­do lar­go con cor­sé en co­lor re­mo­la­cha, que vis­tió em­ba­ra­za­da de bas­tan­tes me­ses. «Te­ne­mos amis­tad con to­das esas ac­tri­ces. Compartimos con ellas creen­cias si­mi­la­res so­bre el

"No de­ja­mos que nos afec­ten el rui­do ex­te­rior ni las opi­nio­nes aje­nas"

ar­te y la in­te­gri­dad», re­zan las Mu­lleavy. Más tar­de, Ca­te Blan­chett, Til­da Swin­ton o Saoir­se Ro­nan se su­ma­ron al club de fans. Igual que Mi­che­lle Obama, que es­co­gió un mo­de­lo en azul me­tá­li­co pa­ra re­ci­bir a Ra­nia de Jor­da­nia en la Ca­sa Blan­ca. Aun­que su sue­ño, se­gún con­fie­san, sería ves­tir a Ge­na Row­lands, la mí­ti­ca pro­ta­go­nis­ta de las pe­lí­cu­las de John Cas­sa­ve­tes.

Aes­tas dos her­ma­nas las sue­len tra­tar co­mo si fue­ran sia­me­sas. Quie­nes las co­no­cen di­cen que, du­ran­te años, pa­re­cía que for­ma­sen par­te de un úni­co or­ga­nis­mo. «Si­gue sien­do ver­dad», ad­mi­ten. Has­ta no ha­ce mu­chos años, in­clu­so com­par­tie­ron el mis­mo te­lé­fono mó­vil. Aho­ra ya no. «Pe­ro sí compartimos un correo elec­tró­ni­co pa­ra tra­ba­jar, por­que es im­po­si­ble pa­ra no­so­tras se­pa­rar quién de­be en­car­gar­se de qué. Pen­sa­mos de ma­ne­ra muy si­mi­lar, pe­ro te­ne­mos per­so­na­li­da­des que se desafían en­tre sí», ase­gu­ran. Por eso, a ve­ces sal­tan las chis­pas. «Por su­pues­to que hay desave­nen­cias. Sien­do her­ma­nas, es nor­mal te­ner mo­men­tos de frus­tra­ción que sa­len al ins­tan­te y no un día des­pués. Pe­ro, a me­nu­do, los desacuer­dos ter­mi­nan en acuer­do».

Ka­te y Lau­ra Mu­lleavy son hi­jas de un bo­tá­ni­co, ca­li­for­niano de cuar­ta ge­ne­ra­ción, y de una ar­tis­ta de ori­gen me­xi­cano e ita­liano. «La fa­mi­lia de nues­tra ma­dre es de Za­ca­te­cas. Nues­tro abue­lo emi­gró a Ca­li­for­nia des­pués de la Re­vo­lu­ción me­xi­ca­na. Ro­dar­te es el ape­lli­do de nues­tro abue­lo y el nom­bre de sol­te­ra de nues­tra ma­dre», acla­ran. «Nos encanta Mé­xi­co y su cul­tu­ra. Te­ne­mos la suer­te de pro­ce­der de allí y de ha­ber si­do ex­pues­tas a ese pa­tri­mo­nio tan in­creí­ble».

Ro­dar­te es una de las úl­ti­mas fir­mas in­de­pen­dien­tes de pri­mer ni­vel que si­guen ope­ran­do en el sec­tor del lu­jo, des­pués de la ven­ta de Dries van No­ten y Ver­sa­ce es­te año. Ade­más, for­man par­te de ese 14% de mar­cas que di­ri­gen mu­je­res. Ha­ce más de un si­glo, en los días de Co­co Cha­nel, Jean­ne Lan­vin y Ma­de­lei­ne Vion­net, era al­go co­rrien­te. Hoy ya no es así. «Los desafíos a los que se en­fren­ta una di­se­ña­do­ra en es­ta in­dus­tria son múl­ti­ples. No se ha­bla igual del tra­ba­jo de una mu­jer que del de sus ho­mó­lo­gos mas­cu­li­nos. Por lo tan­to, el au­ra que ro­dea a su tra­ba­jo es di­fe­ren­te des­de el co­mien­zo», de­nun­cian las Mu­lleavy.

Las fun­da­do­ras de Ro­dar­te son un ver­so suel­to. Lo son por sus ins­pi­ra­cio­nes a la ho­ra de crear sus co­lec­cio­nes, que re­mi­ten a co­sas tan di­ver­sas co­mo el ci­ne de Hitch­cock, la sa­ga Star Wars y El es­pí­ri­tu de la col­me­na, de Víctor Eri­ce. Tam­bién por su ma­ne­ra de pro­du­cir­las y ha­cer­las pú­bli­cas. So­lo di­se­ñan dos co­lec­cio­nes al año, ha­cien­do ca­so omi­so a las cua­tro o seis del res­to de mar­cas. Su co­lec­ción pa­ra el otoño de 2018 fue pre­sen­ta­da en so­cie­dad a tra­vés de un por­fo­lio en el que po­sa­ban las mu­je­res que la ins­pi­ra­ron, co­mo la can­tan­te Gri­mes, la ar­tis­ta Mi­ran­da July, la com­po­si­to­ra Joan­na New­som o Kim Gor­don, de So­nic Youth. El año pa­sa­do tam­bién des­fi­la­ron en la Se­ma­na de la Al­ta Cos­tu­ra en

Pa­rís co­mo miem­bros in­vi­ta­dos, aun­que en ju­nio pa­sa­do de­ci­die­ron de­jar de ha­cer­lo. «Nos encanta Pa­rís. Vi­vir en esa ciu­dad es un ar­te. Es un lu­gar don­de se apre­cia la cul­tu­ra», ase­gu­ran las her­ma­nas. ¿Po­drían ha­bi­tar en la ca­pi­tal fran­ce­sa, tal vez di­ri­gien­do al­gu­na de las gran­des mai­sons de la mo­da? Du­ran­te años se ne­ga­ron a con­si­de­rar­lo, pe­ro aho­ra no son re­ti­cen­tes. «Nos gus­tan to­do ti­po de desafíos crea­ti­vos y de aven­tu­ras. Man­te­ne­mos la puer­ta abier­ta a to­das las po­si­bi­li­da­des», res­pon­den. A no ser que su fu­tu­ro apunte, más bien, ha­cia el sép­ti­mo ar­te, des­pués de ha­ber de­bu­ta­do co­mo di­rec­to­ras en 2017 con Woods­hock, una cin­ta de te­rror que pro­ta­go­ni­zó Kirs­ten Dunst. «Den­tro de 10 años, se­gui­re­mos con­tan­do his­to­rias

. usan­do dis­tin­tos me­dios», ad­vier­ten. Que­da Ro­dar­te pa­ra ra­to

"Es­ta­mos abier­tas a to­do ti­po de desafíos crea­ti­vos. A to­das las po­si­bi­li­da­des"

A la iz­da., un mo­men­to del des­fi­le de la co­lec­ción p-v 2019 de la Se­ma­na de la Mo­da de Nue­va York, en el que sus di­se­ños se pa­sea­ron por una es­ce­no­gra­fía im­pac­tan­te, un ce­men­te­rio que en unos mi­nu­tos fue con­quis­ta­do por nin­fas con ves­ti­dos de fies­ta y ador­nos flo­ra­les. Son sus prin­ce­sas mo­der­nas.

Pen­dien­tes cha­pa­dos en la­tón en­ve­je­ci­dos (mat­ches­fas­hion. com).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.