'OUI', PARIS

Cha­nel rin­de tri­bu­to a la cu­na de la al­ta cos­tu­ra

El País - S Moda - - MODA EN EL TALLER - Tex­to NOE­LIA CO­LLA­DO Fotos OLI­VIER SAILLANT

Cou­tu­re. El tér­mino re­mi­te a Pa­rís. No es la es­tam­pa una pos­tal anacró­ni­ca, aun­que el de­co­ra­do del úl­ti­mo des­fi­le de Cha­nel pue­da pa­re­cer la re­crea­ción ilu­so­ria de un es­ce­na­rio pre­té­ri­to. De­trás de los flas­hes de la pa­sa­re­la, la ciu­dad ha cons­trui­do a su al­re­de­dor un au­tén­ti­co bún­ker (cul­tu­ral y ju­rí­di­co) pa­ra pro­te­ger el sa­ber ha­cer de los ar­te­sa­nos que man­tie­nen vi­vo es­te seg­men­to, el más ex­clu­si­vo y ca­ro de la in­dus­tria. Pa­ra Karl La­ger­feld (di­rec­tor ar­tís­ti­co de la mai­son des­de 1983), ha­blar de cos­tu­ra es ha­blar de Pa­rís. Ayer y hoy. Él lle­gó a la ca­pi­tal fran­ce­sa con ape­nas 18 años, cuan­do es­ta ur­be in­ten­ta­ba su­pe­rar la pos­gue­rra, en­tre la mi­se­ria y el gran­deur, y la mi­gra­ción ali­men­ta­ba la es­ce­na ar­tís­ti­ca. El kái­ser com­par­te la mis­ma idea de la ciu­dad de la luz que los ar­tis­tas cu­ya obra ex­hi­be el Mu­seo Rei­na So­fía en la mues­tra Pa­rís pe­se a to­do. Ar­tis­tas ex­tran­je­ros 1944-1968 (has­ta el 22 de abril): la fan­ta­sía de una me­tró­po­lis li­bre y eter­na. Cu­rio­sa­men­te, en la vis­ta de la ri­be­ra del Se­na que Cha­nel evo­ca ba­jo la bó­ve­da acris­ta­la­da del Grand Pa­lais, jun­to a los tí­pi­cos bu­qui­nis­tas (ven­de­do­res con­ver­ti­dos en li­bre­ros) apa­re­ce tam­bién la fa­cha­da de la Aca­de­mia Fran­ce­sa. Sus aca­dé­mi­cos, co­mo La­ger­feld, son conocidos co­mo «los in­mor­ta­les».

Pe­ro ¿pue­de la cos­tu­ra de ver­dad su­pe­rar la ba­rre­ra del tiem­po?, ¿pue­de la ex­pre­sión más su­bli­me y serena de la mo­da ser mo­der­na en una so­cie­dad fre­né­ti­ca e hi­per­di­gi­ta­li­za­da? The

LA COS­TU­RA NI EN­TIEN­DE DE MODAS NI CADUCA

Bu­si­ness of Fas­hion vol­vía a lan­zar la pre­gun­ta ha­ce me­nos de un año. Son mu­chos los que, pe­se a los bue­nos re­sul­ta­dos del sec­tor, cues­tio­nan su re­le­van­cia. «La al­ta cos­tu­ra es una is­la de sue­ños y es­ca­pis­mo. Es el lu­jo má­xi­mo, trasciende las modas y no en­tien­de de tiem­pos», ana­li­za La­ger­feld. La esen­cia del ofi­cio no ha cam­bia­do. En tiem­pos de dic­ta­du­ra low cost, des­de las gran­des mai­sons se reivin­di­ca con or­gu­llo la ne­ce­si­dad de res­pe­tar y per­pe­tuar los mis­mos va­lo­res: ex­ce­len­cia, ar­te­sa­nía, ex­clu­si­vi­dad y de­di­ca­ción (ca­si 1.000 ho­ras de tra­ba­jo pa­ra con­fec­cio­nar una cha­que­ta de al­ta cos­tu­ra).

La vi­sión ori­gi­nal de Gabrielle si­gue ahí, inal­te­ra­ble, guian­do la mas­to­dón­ti­ca ma­qui­na­ria co­mer­cial de la em­pre­sa. El pro­pio Karl se en­car­ga de re­es­cri­bir su bio­gra­fía ca­da tem­po­ra­da con anéc­do­tas que de pron­to re­sul­tan ac­tua­les de nue­vo. Co­mo cual­quier otro len­gua­je vi­vo, la cos­tu­ra ha ido in­cor­po­ran­do nue­vas téc­ni­cas, neo­lo­gis­mos y dis­cur­sos. Es­te año, la mu­jer es por una­ni­mi­dad el eje de las pro­pues­tas vis­tas en pa­sa­re­la. Tam­bién en Cha­nel. Y qui­zá con más ra­zón que en otras ca­sas. Al fin y al ca­bo, Co­co fue fe­mi­nis­ta y re­vo­lu­cio­na­ria. Su ma­yor re­to fue trans­for­mar el guar­da­rro­pa pa­ra que las fé­mi­nas no se sin­tie­ran dis­fra­za­das y pu­die­ran mo­ver­se con fa­ci­li­dad. Aho­ra La­ger­feld jue­ga con cre­ma­lle­ras pa­ra aña­dir ver­sa­ti­li­dad. Hay fal­das lar­gas has­ta los pies con cre­ma­lle­ras la­te­ra­les que al su­bir­se de­jan al des­cu­bier­to mi­ni­fal­das pre­cio­sis­tas. Son pie­zas mo­des­tas y pro­vo­ca­do­ras a la vez. Pa­ra to­dos los usos… y to­dos los clien­tes.

En los cuar­te­les de la mai­son en rue Cam­bon, y ba­jo la su­per­vi­sión de ma­da­me Jac­que­li­ne Mer­cier, pre­miè­re d’ate­lier (je­fa de ta­ller), el cie­lo gris, los bu­le­va­res y las fachadas hauss­ma­nia­nas de Pa­rís –que es­bo­zó La­ger­feld un mes an­tes del des­fi­le en una se­rie de bo­ce­tos, cla­ros y ex­plí­ci­tos– hil­va­nan una co­lec­ción en fa­ya de se­da, chi­fón y tweed de to­nos gri­sá­ceos. «No hay flo­res ni es­tam­pa­dos. En su lu­gar, des­te­llos me­tá­li­cos que ilu­mi­nan el ros­tro sin ne­ce­si­dad de gran­des or­na­men­tos», ex­pli­có el crea­ti­vo en el backs­ta­ge tras el show. Hay hi­los pla­tea­dos y do­ra­dos, bor­da­dos iri­sa­dos, pai­llet­tes y aba­lo­rios bri­llan­tes… En uno de los looks, qui­zá el más sor­pren­den­te, la mis­ma man­ta tér­mi­ca re­flec­tan­te que uti­li­zan por igual re­fu­gia­dos, co­rre­do­res de ma­ra­tón y equi­pos de sal­va­men­to se trenza has­ta dar for­ma a una vo­lu­mi­no­sa fal­da acol­cha­da ul­tra­li­ge­ra. So­bre la pa­sa­re­la,

. la po­la­ca Ola Rud­nic­ka luce el di­se­ño con un top de ter­cio­pe­lo y plu­mas. Es ma­gia sin com­ple­jos

Arri­ba, mo­de­los en la re­crea­ción de Pa­rís que cons­tru­yó Cha­nel en el in­te­rior del Grand Pa­lais. En las imá­ge­nes, de­ta­lles de la con­fec­ción de uno de los looks de la co­lec­ción de cos­tu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.