PER­SO­NA­JE

Fran­ces­co Sau­ro, en el fon­do de los gla­cia­res

El País Semanal - - SUMARIO - POR LUIS MI­GUEL ARIZA

92

EL GLA­CIAR RUS­SELL, en la cos­ta oes­te de Groen­lan­dia, es una for­mi­da­ble mu­ra­lla de hie­lo de 60 me­tros de al­tu­ra. Ca­da ve­rano, el ca­lor ge­ne­ra ríos de agua fun­di­da que so­ca­van el hie­lo, abrien­do caí­das ver­ti­ca­les, ca­ta­ra­tas de agua he­la­da y pozos de has­ta 50 me­tros de diá­me­tro, que ex­ca­van ga­le­rías de tú­ne­les a más de 200 me­tros de pro­fun­di­dad. “Pe­ro las cue­vas que se abren en ve­rano vuel­ven a ce­rrar­se en in­vierno, y así su­ce­si­va­men­te. Son efí­me­ras”, se­ña­la el es­pe­leó­lo­go y geó­lo­go Fran­ces­co Sau­ro (Pa­dua, 1984). Su afán ex­plo­ra­to­rio le ha lle­va­do has­ta allí don­de na­die ha pues­to su hue­lla. Es­tas ca­vi­da­des apa­re­cen, se trans­for­man, se de­rrum­ban y des­apa­re­cen. Hay que ser muy cau­te­lo­so pa­ra no que­dar atra­pa­do por- que son una tram­pa mor­tal. So­lo se pue­den ex­plo­rar cuan­do los ríos que las han ex­ca­va­do se con­ge­lan con la lle­ga­da del in­vierno. An­tes ocu­rría a fi­na­les de agosto, ex­pli­ca es­te ex­per­to, pe­ro el ca­len­ta­mien­to glo­bal es­tá pro­ba­ble­men­te re­tra­san­do es­ta ven­ta­na de ex­plo­ra­ción has­ta fi­na­les de septiembre y oc­tu­bre, cuan­do ha­ce más frío. Sau­ro y su equi­po tie­nen que dar­se pri­sa. Una cue­va que aho­ra es se­gu­ra pue­de de­rrum­bar­se en un par de se­ma­nas por el pe­so de la nie­ve acu­mu­la­da. ¿Có­mo se sien­te uno en el co­ra­zón de un gla­ciar, ro­dea­do de paredes de hie­lo de de­ce­nas de me­tros? “Cuan­do es­tás den­tro no ne­ce­si­tas luz. El com­po­nen­te azul del es­pec­tro lu­mi­no­so pa­sa a tra­vés del hie­lo, que bri­lla a 100 me­tros. En cam­bio, por la no­che, cuan­do sa­les a la su­per­fi­cie, el hie­lo se ti­ñe de ver­de por la luz de las au­ro­ras bo­rea­les tan in­ten­sas en es­ta par­te de Groen­lan­dia”. La mi­sión de Sau­ro con­sis­te en es­tu­diar la mor­fo­lo­gía y bus­car for­mas de vi­da. Acom­pa­ña­do por el gla­ció­lo­go bri­tá­ni­co Jo­seph Cook, de la Uni­ver­si­dad de Shef­field, di­ri­ge un equi­po que ha ca­ta­lo­ga­do bac­te­rias y algas que so­bre­vi­ven en con­di­cio­nes ex­tre­mas y, al mis­mo tiem­po, con­di­cio­nan la evo­lu­ción de las cue­vas. “Los ríos arras­tran mi­cro­or­ga­nis­mos has­ta el co­ra­zón del gla­ciar y to­da­vía des­co­no­ce­mos su im­pac­to”. Sau­ro cree que las bac­te­rias po­drían ser res­pon­sa­bles en úl­ti­ma ins­tan­cia de la mor­fo­lo­gía, las for­ma­cio­nes en el in­te­rior de es­tas cue­vas y la di­ná­mi­ca de estos mun­dos he­la­dos.

“Los es­pe­leó­lo­gos he­mos ex­plo­ra­do 50.000 ki­ló­me­tros de cue­vas en el mun­do. Pe­ro se es­ti­ma que hay has­ta 10 mi­llo­nes”

Ca­da día, los des­cen­sos co­mien­zan en­tre las seis y las sie­te de la ma­ña­na. Si ha­ce de­ma­sia­do ca­lor, hay que es­pe­rar a la no­che, a las ho­ras más frías, en­tre las tres y las cua­tro de la ma­dru­ga­da. El equi­po se tras­la­dó el pa­sa­do septiembre en helicóptero des­de la lo­ca­li­dad groen­lan­de­sa de Kan­ger­lus­suaq has­ta 55 ki­ló­me­tros al oes­te pa­ra ex­plo­rar dos cue­vas lo­ca­li­za­das al fi­nal de un abis­mo abier­to en el gla­ciar. Cuan­do lle­ga­ron, el mo­lino Nort­hern Lights (un so­ca­vón en el hie­lo que co­rre ha­cia el in­te­rior del gla­ciar) es­ta­ba ya con­ge­la­do en una se­rie de ga­le­rías a 120 me­tros de pro­fun­di­dad que desem­bo­ca­ban en un im­prac­ti­ca­ble la­go he­la­do. Otra ca­vi­dad más gran­de, bau­ti­za­da co­mo Li­ving Ice Giant Ac­ti­ve Mou­lin, ofre­cía una si­ma de en­tra­da de 70 me­tros que ter­mi­na­ba en una ga­le­ría gi­gan­te. A los po­cos días sur­gió una enor­me grie­ta por en­ci­ma de las ca­be­zas de los ex­plo­ra­do­res, pro­du­ci­da pro­ba­ble­men­te por el mo­vi­mien­to con­ti­nuo del gla­ciar, y el equi­po de­ci­dió aban­do­nar. Ho­ras des­pués, la cue­va se hun­día jus­to en el pun­to don­de de­ci­die­ron re­gre­sar. El pro­yec­to In­si­de the Gla­ciers es­tá fi­nan­cia­do por la fir­ma fran­ce­sa Mon­cler, es­pe­cia­li­za­da en desa­rro­llar ves­tua­rio tec­no­ló­gi­co, tra­jes tér­mi­cos y cas­cos pa­ra tra­ba­jar en con­di­cio­nes ex­tre­mas. Es al­go que Sau­ro agra­de­ce. La apor­ta­ción de una em­pre­sa pri­va­da en es­te ti­po de ex­pe­di­cio­nes se tra­du­ce en gran­des be­ne­fi­cios en for­ma de co­no­ci­mien­tos ines­pe­ra­dos so­bre el mis­te­rio­so mun­do sub­te­rrá­neo. Es el úni­co que, jun­to con las pro­fun­di­da­des oceá­ni­cas, per­ma­ne­ce aún inex­plo­ra­do. Al­ber­ga se­cre­tos pa­ra en­ten­der có­mo sur­gie­ron las pri­me­ras for­mas de vi­da y có­mo evo­lu­cio­na­ron. Sau­ro es­ti­ma que el 50% de las

El mun­do sub­te­rrá­neo al­ber­ga se­cre­tos que nos ayu­da­rían a com­pren­der có­mo han evo­lu­cio­na­do las for­mas de vi­da

bac­te­rias que co­no­ce­mos vi­ven ba­jo la su­per­fi­cie. “Que­da mu­cho ca­mino por re­co­rrer. Los es­pe­leó­lo­gos han ex­plo­ra­do en­tre 40.000 y 50.000 ki­ló­me­tros de cue­vas en el mun­do, pe­ro se cal­cu­la que hay has­ta 10 mi­llo­nes de ki­ló­me­tros de ga­le­rías”. A sus 33 años, es­te es­pe­leó­lo­go, pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de Bo­lo­nia, se ha la­bra­do una repu­tación de pres­ti­gio. Ha si­do ga­lar­do­na­do por sus ha­llaz­gos so­bre la vi­da bac­te­ria­na en las cue­vas de los te­pu­yes, esas gi­gan­tes­cas me­se­tas que se al­zan en­tre la nie­bla de la sel­va ve­ne­zo­la­na. Con cen­te­na­res de mi­llo­nes de años a sus es­pal­das, los te­pu­yes son co­mo is­las en el tiem­po, don­de han evo­lu­cio­na­do un sin­fín de mi­cro­or­ga­nis­mos que Sau­ro ha ido in­ves­ti­gan­do en di­ver­sas ex­pe­di­cio­nes rea­li­za­das con la aso­cia­ción ita­lia­na de ex­plo­ra­cio­nes geo­grá­fi­cas La Ven­ta. Son las cue­vas más an­ti­guas del mun­do —el ex­tre­mo opues­to a las que se for­man en los gla­cia­res—. Ade­más, Sau­ro es con­sul­tor cien­tí­fi­co de la Agen­cia Espacial Eu­ro­pea. Los ex­plo­ra­do­res co­mo él y los as­tro­nau­tas tie­nen en co­mún la so­le­dad y el ais­la­mien­to que con­lle­van sus res­pec­ti­vas mi­sio­nes, y el ita­liano les ase­so­ra pa­ra tra­tar de que las con­di­cio­nes de sus fu­tu­ros via­jes in­ter­pla­ne­ta­rios sean más lle­va­de­ras. Des­de aque­llos pri­me­ros des­cen­sos de ni­ño con su pa­dre en las cue­vas de Ve­ro­na, y co­mo buen ex­plo­ra­dor, Sau­ro es­tá con­ven­ci­do de que rom­per moldes es par­te de su tra­ba­jo. La di­vi­sión en­tre la geo­lo­gía y la bio­lo­gía, que se es­tu­dian por se­pa­ra­do en las uni­ver­si­da­des de to­do el mun­do, es ca­da vez más di­fu­sa cuan­do uno via­ja al in­te­rior de un gla­ciar o de una cue­va tan an­ti­gua co­mo el mun­do. Aho­ra es po­si­ble que una gran par­te de los mi­ne­ra­les que co­no­ce­mos ten­gan un ori­gen bio­ló­gi­co. Una he­re­jía que, has­ta ha­ce muy po­co, ha­bría he­cho lle­var­se las ma­nos a la ca­be­za a más de un ca­te­drá­ti­co.

PER­SO­NA­JE / VIA­JE AL FON­DO

DE LOS GLA­CIA­RES El pro­yec­to In­si­de the Gla­ciers lle­vó a Sau­ro y su equi­po a Groen­lan­dia pa­ra, en pa­la­bras del ita­liano, “pe­ne­trar en los abis­mos del hie­lo” y es­tu­diar “la ex­cep­cio­nal mor­fo­lo­gía y mi­cro­or­ga­nis­mos” que ha­bi­tan los gla­cia­res. En es­ta pá­gi­na, imá­ge­nes de la ex­pe­di­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.