NA­VE­GAR AL DES­VÍO

El Go­bierno de Sán­chez pa­re­cía pre­des­ti­na­do a una vi­da fu­gaz. Un par de días o un par de me­ses. En to­do ca­so, un Go­bierno re­lám­pa­go.

El País Semanal - - SUMARIO - Por Manuel Ri­vas

EL GO­BIERNO MÁS BRE­VE de la his­to­ria de España fue el pre­si­di­do por Se­ra­fín Ma­ría de Sot­to y ab Ach Lang­ton Ca­sa­vie­lla, ter­cer con­de de Clo­nard y quin­to mar­qués de Gra­na­da, que se­ría nom­bra­do el 19 de oc­tu­bre de 1849 y ce­sa­do al día si­guien­te, 20 de oc­tu­bre. El chis­te es­tá ser­vi­do: cuan­do la rei­na con­si­guió de­cir el nom­bre com­ple­to de su ex­ce­len­cia Se­ra­fín Ma­ría, de­ci­dió que ya ha­bía fi­na­li­za­do el man­da­to. Y pa­re­ce que fue una de las me­jo­res de­ci­sio­nes po­lí­ti­cas de Isa­bel II. El nom­bra­mien­to con­ta­ba con el apo­yo de la cu­ria y de la gen­te nea, “siem­pre re­zan­do tri­sa­gios im­plo­ran­do la sal­va­ción de España”, que di­ría Valle-In­clán, y en la ope­ra­ción tu­vo un pa­pel re­le­van­te el es­po­so ofi­cial de la rei­na, el ul­tra­mon­tano y gran chis­ga­ra­bís Fran­cis­co de Asís, dis­pen­san­do el ri­pio. Don Se­ra­fín Ma­ría, que tam­bién ejer­ció de mi­nis­tro de Gue­rra, es­ta­ba en la po­ma­da de aque­lla cor­te de los mi­la­gros co­mo di­rec­tor de los ser­vi­cios de con­tra­es­pio­na­je e in­te­li­gen­cia, mi­sión en la que te­nía el apo­do de Lo­bo So­li­ta­rio. No sa­be­mos si las fuen­tes de in­te­li­gen­cia fun­cio­na­ron muy mal o en­dia­bla­da­men­te bien, pe­ro el ca­so es que la rei­na acor­dó el ce­se por­que, co­mo di­ría­mos hoy, las re­des so­cia­les se in­cen­dia­ron. Y las de Fa­ce­book y Twit­ter son pi­ja­das com­pa­ra­das con lo que po­día ser un re­tum­be po­pu­lar. Y así ca­yó el lla­ma­do Go­bierno re­lám­pa­go, en 24 ho­ras, sin si­quie­ra ha­ber­se reuni­do. Tam­bién el Go­bierno que pre­si­de Pe­dro Sán­chez pa­re­cía pre­des­ti­na­do pa­ra esa con­di­ción fu­gaz. Un par de días o un par de me­ses. En to­do ca­so, un Go­bierno re­lám­pa­go. Ca­si na­die da­ba un du­ro por el in­ven­to. Y qui­zá fue eso lo que lo hi­zo po­si­ble. To­da­vía hay gen­te del an­te­rior Go­bierno con cara de es­tu­por. Cuen­tan que Ma­riano Ra­joy re­pe­tía esos días el po­co ga­lai­co le­ma: “¡No me lo pue­do creer!”. Po­día ha­ber re­cu­rri­do a aquel clá­si­co el se­na­dor Igle­sias Corral, que ex­pli­có de for­ma muy di­dác­ti­ca lo inex­pli­ca­ble: “Aquí pa­só lo que pa­só”. A al­gu­nos de quie­nes ocu­pa­ban las si­llas del poder, con esa se­gu­ri­dad del pro­pie­ta­rio de pol­tro­na, se les ve des­orien­ta­dos, pre­gun­tán­do­se có­mo pa­só lo que pa­só, y bus­can­do con nos­tal­gia el an­ti­guo or­den pro­to­co­la­rio. Esa nos­tal­gia re­sen­ti­da se per­ci­be en la for­ma de ha­cer opo­si­ción. Por una par­te, la con­sig­na re­sen­ti­da de no de­jar pa­sar ni una. Si no es por el fon­do, es por la for­ma. No im­por­ta que la for­ma, co­mo el de­cre­to-ley, sea la pa­ten­te pre­fe­ri­da de quie­nes aho­ra la de­nues­tan. No im­por­ta tam­po­co que se ha­yan to­ma­do me­di­das que res­pon­dan cla­ra­men­te, sin par­ti­dis­mos, al in­te­rés ge­ne­ral, co­mo es el ca­so, por ejem­plo, de la ofer­ta de em­pleo pú­bli­co. O la de­ci­sión de re­for­zar las me­di­das y los re­cur­sos con­tra la vio­len­cia ma­chis­ta. O el de­vol­ver la con­di­ción uni­ver­sal a la aten­ción sa­ni­ta­ria, po­nien­do fin a la im­pie­dad de ne­gar asis­ten­cia a per­so­nas muy vul­ne­ra­bles. O el des­blo­queo de­mo­crá­ti­co de ese bar­co va­ra­do que era la RTVE. Hay otra me­di­da que tra­ta de obs­ta­cu­li­zar o em­pa­ñar la de­re­cha, sea su co­rrien­te al­ter­na, la de Ciu­da­da­nos, o su co­rrien­te con­ti­nua, el Par­ti­do Po­pu­lar, y es la de des­ins­ta­lar el mau­so­leo del dic­ta­dor y, a la vez, li­be­rar­se de to­da la mor­ta­ja sim­bó­li­ca. Ser de­mó­cra­ta en España sig­ni­fi­ca ser an­ti­fran­quis­ta. Co­mo en Ita­lia, an­ti­fas­cis­ta. Y en Ale­ma­nia, an­ti­na­zi. No se pue­de ser ac­ti­vis­ta de la li­ber­tad y dar un ro­deo de dé­ca­das an­te uno de los re­gí­me­nes más crue­les de la his­to­ria. El com­pro­mi­so de­mo­crá­ti­co es in­com­pa­ti­ble con la in­di­fe­ren­cia an­te las víc­ti­mas des­apa­re­ci­das en cu­ne­tas y fo­sas. No se tra­ta de apo­yar o no a un Go­bierno, sea re­lám­pa­go o de lar­ga du­ra­ción. En es­ta cues­tión so­lo pue­de ha­ber dos par­ti­dos: o el de la hu­ma­ni­dad, o el de la in­hu­ma­ni­dad. Ha si­do muy de­pri­men­te es­te ve­rano ver có­mo las con­cien­cias se iban de va­ca­cio­nes y no po­cos me­dios pe­rio­dís­ti­cos pres­ta­ban el al­ta­voz a los ne­ga­cio­nis­tas del ho­rror. Esa irres­pon­sa­bi­li­dad de no ver que el fas­cis­mo vuel­ve tu­nean­do la his­to­ria. Pa­ra la política, co­mo pa­ra to­do, in­clu­so pa­ra la fan­ta­sía, es im­pres­cin­di­ble el prin­ci­pio de reali­dad. Hay una de­re­cha con­ser­va­do­ra, política y me­diá­ti­ca, que no acep­ta la reali­dad de que exis­ta un Go­bierno de iz­quier­da pro­gre­sis­ta en España. Pa­ra ellos, se tra­ta de un es­pe­jis­mo, de una ano­ma­lía, de un fa­llo de la reali­dad. En lu­gar de apro­ve­char el tiem­po pa­ra la au­to­crí­ti­ca, pa­ra apren­der de los erro­res, pa­ra blin­dar­se fren­te a la co­rrup­ción y el ex­tre­mis­mo xe­nó­fo­bo, la úni­ca ta­rea es po­ner­le la mor­da­za a es­te Go­bierno. No sea que de­ro­gue la ley mor­da­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.