Cuan­do el se­xo deja de ser sa­lu­da­ble

La Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud ha in­clui­do el com­por­ta­mien­to se­xual com­pul­si­vo co­mo un des­or­den men­tal. Las alar­mas sal­tan cuan­do se es­fu­ma el pla­cer y apa­re­ce la an­sie­dad.

El País Semanal - - SUMARIO - POR LO­LA MO­RÓN ILUS­TRA­CIÓN DE MI­KEL JASO

EL COM­POR­TA­MIEN­TO SE­XUAL com­pul­si­vo ha si­do in­clui­do re­cien­te­men­te co­mo un des­or­den de sa­lud men­tal en la lis­ta de la Cla­si­fi­ca­ción In­ter­na­cio­nal de En­fer­me­da­des (CIE) de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS). Se de­fi­ne co­mo “un pa­trón per­sis­ten­te de fa­lla pa­ra con­tro­lar los de­seos se­xua­les o im­pul­sos se­xua­les in­ten­sos y re­pe­ti­ti­vos que re­sul­tan en un com­por­ta­mien­to se­xual re­pe­ti­ti­vo”. Por el mo­men­to, no ha si­do con­si­de­ra­do un tras­torno o una adic­ción co­mo tal, por lo que el in­ten­so de­ba­te so­bre si se tra­ta de una adic­ción o no si­gue abier­to. To­do lo que ge­ne­ra pla­cer es sus­cep­ti­ble de ge­ne­rar un com­por­ta­mien­to com­pul­si­vo, adic­ti­vo. Ha su­ce­di­do siem­pre con las dro­gas, el al­cohol o el ta­ba­co. El se­xo lo ge­ne­ra. Pa­ra to­dos, la ten­ta­ción pue­de es­tar ahí. Hay per­so­nas más li­bi­di­no­sas que otras, y ser más o me­nos ca­paz de con­tro­lar el im­pul­so se­xual es al­go que con­cier­ne a ca­da uno. Pe­ro ¿dón­de ter­mi­na el vi­cio y em­pie­za el tras­torno? Cuan­do ya no es el pla­cer se­xual el mo­tor que lo con­du­ce a re­pe­tir la con­duc­ta, sino evi­tar el dis­pla­cer. Cuan­do no con­su­mir le pro­du­ce un in­ten­so su­fri­mien­to: an­sie­dad, an­gus­tia. Cuan­do su vi­da em­pie­za a ver­se afec­ta­da por­que su ob­je­ti­vo de con­su­mo se con­vier­te en prio­ri­dad. Una per­so­na adic­ta al se­xo pue­de em­pe­zar a “po­ner­se pe­sa­da” con su pa­re­ja o a mas­tur­bar­se con más fre­cuen­cia. De­di­car ca­da día más tiem­po o más di­ne­ro a la por­no­gra­fía. Pue­de em­pe­zar a des­cui­dar sus tareas en ca­sa. En­ce­rrar­se en un “es­tu­dio” y no ju­gar con sus hi­jos o ce­nar en fa­mi­lia. Lle­gar tar­de al tra­ba­jo o con­su­mir por­no­gra­fía en la ofi­ci­na. Pue­de gas­tar to­do su di­ne­ro en pros­ti­tu­ción y aban­do­nar por com­ple­to sus obli­ga­cio­nes. Aun­que no nos gus­te eti­que­tar a nues­tros pa­cien­tes, los pro­fe­sio­na­les de la sa­lud men­tal te­ne­mos que po­ner nom­bre a aque­llo que es po­ten­cial­men­te pe­li­gro­so o que ge­ne­ra su­fri­mien­to a la per­so­na o a su en­torno. Y una per­so­na adic­ta al se­xo pue­de des­tro­zar su vi­da. Es­ta pa­to­lo­gía afec­ta en torno a un 6% de la po­bla­ción oc­ci­den­tal y es más fre­cuen­te en hom­bres co­mo con­su­mi­do­res di­rec­tos. Pa­re­cen ser más vul­ne­ra­bles aque­llos que ya han te­ni­do otras adic­cio­nes, co­mo el jue­go. Es fre­cuen­te que las per­so­nas que so­li­ci­tan de for­ma com­pul­si­va los ser­vi­cios de pro­fe­sio­na­les del se­xo lo ha­gan en el con­tex­to del con­su­mo de dro­gas, en par­ti­cu­lar de co­caí­na. Re­co­noz­cá­mos­lo: el apo­yo in­con­di­cio­nal a tu pa­re­ja du­ran­te un pe­rio­do de lu­do­pa­tía o de adic­ción a la co­caí­na pue­de re­sul­tar di­fí­cil. Pe­ro acep­tar que so­li­ci­te com­pul­si­va­men­te los ser­vi­cios se­xua­les de otras per­so­nas va más allá del apo­yo, pues afec­ta a la pro­pia per­cep­ción de ti mis­mo. Hay mu­je­res que mo­di­fi­can su cuer­po con pró­te­sis ma­ma­rias o ta­tua­jes pa­ra re­sul­tar más atrac­ti­vas. Hom­bres que su­fren im­po­ten­cia por­que no pue­den sa­tis­fa­cer a su pa­re­ja. En oca­sio­nes ha­cen to­do ti­po de in­ten­tos de­ses­pe­ra­dos por ofre­cer jue­gos eró­ti­cos con los que la pa­re­ja al fi­nal no se sien­te có­mo­da. Esa in­se­gu­ri­dad, en de­fi­ni­ti­va, es in­ten­sa­men­te do­lo­ro­sa y ge­ne­ra tris­te­za, ra­bia, ira y has­ta odio. Entender y per­do­nar a una per­so­na adic­ta al se­xo pue­de con­ver­tir­se en un ac­to ca­si he­roi­co que no to­dos es­tán pre­pa­ra­dos pa­ra asu­mir. La im­por­tan­cia de re­co­no­cer es­te pro­ble­ma co­mo un “des­or­den de sa­lud” es la po­si­bi­li­dad de que aque­llos que han de­ja­do de dis­fru­tar el se­xo y han pa­sa­do a su­frir­lo pi­dan ayu­da. Re­co­no­cer­lo co­mo “do­len­cia” no exi­me a quien lo pa­de­ce de ser res­pon­sa­ble de sus ac­tos, co­mo su­ce­de con tan­tas otras en­fer­me­da­des —tan­to men­ta­les co­mo so­má­ti­cas— que im­pli­can la vo­lun­tad del pa­cien­te en su de­sa­rro­llo o tra­ta­mien­to (un ejem­plo: el que su­fre de so­bre­pe­so o hi­per­ten­sión). Y bajo nin­gún con­cep­to po­drá ser uti­li­za­do en me­di­ci­na fo­ren­se co­mo ar­gu­men­to ate­nuan­te —y mu­cho me­nos exi­men­te— de con­duc­tas de­lic­ti­vas. No exis­te cau­sa fí­si­ca que im­pi­da a la per­so­na ser res­pon­sa­ble fi­nal de su con­duc­ta. De­cir que la ma­yo­ría de las per­so­nas in­fie­les son adic­tas se­ría co­mo de­cir que lo son los que se mas­tur­ban o ven por­no­gra­fía. Quien busca el se­xo con el úni­co fin de ob­te­ner pla­cer no es adic­to. Que sea o no vi­cio­so no es ob­je­to de es­tu­dio de la me­di­ci­na.

De­cir que la ma­yo­ría de las per­so­nas in­fie­les son adic­tas al se­xo se­ría co­mo de­cir que lo son las que se mas­tur­ban o ven por­no­gra­fía

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.